Crítica: IRA DE TITANES (2012)

Crítica: IRA DE TITANES (2012)

JONATHAN LIEBESMAN

 

Pues resulta, nadie sabe por qué, que la muy mediocre “Furia
de titanes
” tiene secuela. Sí, ésta que nos ocupa y que es tan mala o peor que
su predecesora, algo que, como supondréis, no es ningún mérito.
Protagonizada también por Sam Worthington, un buen actor que
no acabo de ver en el perfil de gran héroe de acción, algo que ya me llamó la
atención en el último Terminator (“Terminator SalvationMcG, 2009), y que aquí
con ese look que lo asemeja a Juanma Lillo, parece cualquier cosa menos un semidiós.
Tras acabar con el Kracken, Perseo decide retirarse a una
tranquila vida pesquera, pero Zeus, su padre, requerirá su ayuda, ya que la
falta de rezo de los hombres ha debilitado el poder de los dioses con funestas
futuras consecuencias.
Desde aquí la historia es lo de menos, se basa en ver a
Perseo pelear contra distintos monstruos mitológicos o dioses, uno detrás de
otro, junto a un pequeño equipo que poco aporta.
Aquí veremos muchas referencias mitológicas pero poca
mitología…
Perseo lucha contra una Hidra.

 

Zeus, Liam Neeson, advierte del posible fin del mundo.
Perseo tendrá un sueño premonitorio… Importantísimo en la trama, como casi todo
lo que ocurre. El Tártaro se resquebraja, con el peligro que eso conlleva.
Suele ocurrir que este tipo de cintas cuentan con
sorprendentes repartos, por supuesto totalmente desaprovechados. Ralph Finnes
interpreta a Hades, en un papel de chiste, donde su personalidad cambia y da
bandazos sin ton ni son según conviene a los intereses de la trama y de nuestros
héroes.
También veremos a Ares, el dios de la guerra. Éste sí que es
muy malo.

 

La mezcolanza es tremenda, salen nombres a cascoporro por
todos lados, mitología de parvulario y sin el más mínimo rigor, personajes sin
sentido a los que se les han puesto nombres muy respetables.
Pegaso, Andrómeda (Rosamund Pike), Agenor (Toby Kebbell),
Poseidón (Danny Huston), Hefesto (Bill Nighy), Crono
Hay mucha libertad para crear historias nuevas con los
nombres mitológicos, pero aquí han preferido centrarse en la pirotecnia y los
efectos especiales, nada nuevo.
Perseo lucha contra los Cíclopes.
Perseo y su grupo buscan a Hefesto para que les ayude a
entrar en el Tártaro. Este personaje, que es muy sabio, mantendrá diálogos con
un búho metálico, el símbolo de la sabiduría.

 

Agenor, por su parte, es hijo de Poseidón, y será el
personaje humorístico de la cinta. En teoría, claro.

 

Perseo lucha contra Ares.

 

Perseo lucha con el Minotauro, sin ayuda ni nada.

 

Perseo vuelve a luchar contra Ares, esta vez logrará vencerle definitivamente. ¡Olé por ti, Perseo!

 

El sueño premonitorio de Perseo parece cumplirse, un
gigantesco Crono amenaza a la humanidad. Curiosamente será el rival más
sencillo de vencer, eso sí, entre medias un derroche de pirotecnia francamente
espectacular.
Hay más explosiones que en “Salvar al soldado Ryan” (Steven
Spielberg
, 1998).
Perseo lucha contra Crono.
La pena es que después de todos estos quebraderos de cabeza
Zeus muere, como casi todos los dioses, y los que no lo hacen pierden su poder.
El mundo sin dioses a temprana edad.

En una emotiva, casi lloro, escena final, Perseo incumplirá
la promesa que le hizo a su difunta mujer y dejará que su hijo empuñe una
espada. Su sucesor. Él es Helio.

 

Nuestro héroe no se quedará sin pareja, quizá sea una de las
intrigas, saber si un partidazo como Perseo se va a quedar soltero. Pues no, al
final el tímido héroe se lanzará a darle un besito a Andrómeda, que estaba
loquita, mitológicamente, por sus huesos.
En fin, espectaculares efectos especiales y pasables escenas
de acción para una película mediocre sin el más mínimo atisbo de encanto,
carisma o talento, que se limita a engarzar batallas y peleas una detrás de
otra, para mostrar los, estos sí, muy queridos por parte de los creadores del
film, efectos especiales.
Otra mediocridad más.

 

sambo

There are 10 comments on this post
  1. octubre 20, 2012, 5:09 pm

    Las pelis esas de batido de mitología griega son un purgante potente…

  2. octubre 20, 2012, 10:37 pm

    No sé lo que son, en este caso aparte de una película mala, no sé jajaja

  3. octubre 27, 2012, 9:22 pm

    Jajajjajaja, joder, no había leído esta crítica, master.

    Genial.

    Grandes efectos visuales para un truñazo de peli…

  4. octubre 27, 2012, 10:54 pm

    Jajaja Taillón lo has resumido muy bien en una frase

  5. Pablo / PBL
    octubre 28, 2012, 6:06 am

    Al menos no engaña, parece mala desde el tráiler.
    Un saludo.

  6. octubre 28, 2012, 12:18 pm

    No, desde luego engañar no engaña jaja

  7. Fernalfs
    febrero 06, 2013, 4:49 pm

    Con películas como ésta se agradece la existencia de discos duros multimedia.

    • febrero 06, 2013, 6:42 pm

      Jajajja y eso para qué?

    • Fernalfs
      febrero 08, 2013, 10:15 am

      Porque te bajas la película con el emule y puedes borrarla a los 5 minutos sin haber tenido la imperiosa necesidad de quemar un DVD o tirarlo por la ventana y darle a alguien, además de la pasta que te ahorras.

    • febrero 08, 2013, 10:38 am

      jajaja indiscutible

Leave a reply