EL PODER DEL PERRO (2021) -Ultima Parte-

EL PODER DEL PERRO (2021) -Ultima Parte-

JANE CAMPION

 

 

 

3/5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Interacciones.

Con estos complejos personajes, las interacciones entre ellos los complican y enriquecen aún más.

–La relación entre Phil y George, los dos hermanos, es interesante. Hay cierta asunción en George de lo incontrolable que es Phil, si bien esto no impide ser firme con él. También se intuye respeto en Phil hacia su hermano, de alguna manera parece tener en cuenta sus comentarios, aunque luego actúe con independencia (ese reproche de George a Phil por su actitud hacia Peter en la comida, refiriendo que hizo daño a Rose, antes de dormir en la misma cama).

 

 

Phil parece sentir miedo, inseguridad, respecto al camino que podría seguir su hermano, casarse, formar una familia, perder, quizá, esa vitola dominadora, perder, en cierto sentido, a su hermano. Hay algo de envidia también al ver encaminar a su hermano algo que él no ve posible hacer por su condición escondida.

George se ha liado con la viuda de un suicida. A su hijo le falta un hervor”. “Nos casamos el domingo”.

Podría molestarle que acudieras a la mesa sin lavarte”.

–Entre Phil y Rose está todo el meollo, es la relación causante del conflicto, ya que hay una oposición (la de George con Rose es el origen, pero no negativo, no hay conflicto). Phil no acepta que se altere el statu quo en el que está cómodo.

No soy tu hermano. Eres una burda embaucadora”.

Para Phil es una amenaza. Estaba cómodo en el estatismo y la rutina, donde su hermano seguía esa linde con aparente conformismo. Que su hermano forme una familia le pone un espejo ante él que no soporta, un espejo que sólo ve él. Sólo ve maldad en esa mujer, hacia la que traslada todos sus miedos y complejos. Viene por interés económico, viene a alterar su mundo… Por eso su salida es la violencia psicológica, soterrada, no explícita, por respeto a su hermano. Luz de Gas.

Es interesante cómo retrata Campion los conflictos, la presión de Phil hacia Rose, con ese rasgo de estilo que define el film y del que hablaré luego: los sonidos.

 

 

El arduo aprendizaje de Rose para complacer con el piano la visita del gobernador y su mujer, quedará agonizante por la violencia pasiva de Phil en ese duelo instrumental que propone desde su virtuosismo con el banjo. Inmoviliza a Rose, a la que le vienen todas sus inseguridades por su inexperiencia o falta de destreza.

En algún momento, ante tanto acoso, puede intuirse cierta tensión sexual, de no conocer las verdaderas motivaciones de Phil en ese sentido…

Rose teme la relación de Phil con su hijo. Cabe preguntarse por qué, ya que parecen hacer buenas migas, como comenta George, pero la sufriente madre proyecta su sentir hacia un posible maltrato del rudo vaquero hacia su vástago.

No quiero que conozca a cierta persona”.

 

 

Phil y Peter tendrán un primer encontronazo inmediatamente. Phil se burla del amaneramiento, su manera de hablar y las aficiones del chico (esas flores de papel), hasta el punto de humillarlo, encendiéndose cigarros con esas elaboradas flores… Phil ridiculiza a Peter por algo que es él mismo. Su inseguridad, querer hacer constar que él es ajeno a eso, lo motiva y moviliza inconteniblemente… Phil es un hijo de su entorno y su tiempo.

Pequeño Lord”. “Ojos de niña”. “La señorita Nancy”.

 

 

En un momento dado, Phil tendrá un acercamiento, por su propia voluntad, hacia el muchacho, un acercamiento que desconcierta en principio. ¿Es de confiar? ¿Busca humillarlo más? ¿Busca hacer daño a Rose? ¿Valora esa actitud osada de Peter? ¿Quiere burlarse de él y captar sus debilidades? ¿Siente esa atracción hacia alguien que podría corresponderle en un momento dado? ¿Pretende algo más oscuro?

Phil cree que con ese chico puede hacer renacer ese pasado idealizado que tuvo con Bronco Henry, donde ahora él sería el mentor. Un espejo entre la relación que hubo entre Bronco Henry y Phil y ahora entre Phil y Peter (Phil tenía la edad de Peter cuando conoció a Bronco). Phil pretende dar un carácter varonil a Peter (le enseñará lo que sabe, desde montar a usar el lazo), que en un principio parece anhelante de aceptación…

 

 

La cuestión será que es Peter el que descubre y usa la debilidad de Phil, en el hábil juego de la película. Peter descubre el poder que tiene, la capacidad de seducción y, por tanto, de influjo que ha adquirido hacia Phil.

Phil y Peter sellarán su “amistad” con un objeto, como gusta a Phil, un objeto que marcará la evolución de la pareja. Cómo va formándose, cómo se convierte en un símbolo de afecto y confianza y cómo termina siendo el mecanismo de la traición. La cuerda.

 

 

No será el único objeto que los vincule. Observad el uso de la silla de Bronco Henry. En un principio, como he comentado, veremos a Phil acariciarla con devoción, con sensualidad. Cuando se la enseñe a Peter este hará lo mismo, incluso la montará. Un significativo detalle.

“… el mejor jinete que he conocido”.

 

 

De hecho, a ambos parece gustarles el trabajo manual, uno cuerdas, el otro flores de papel, por ejemplo…

El momento en el que Peter se gana a Phil completamente es cuando distingue la “pareidolia” en el paisaje montañoso de un perro con la boca abierta. Es como si Phil viera en él, definitivamente, a esa alma gemela que fue en su día Bronco Henry, el que le enseñó a ver cosas que nadie más veía…

Un perro con la boca muy abierta”. “Un perro ladrando”.

 

 

Los otros dos puntos de inflexión en la relación entre Peter y Phil los tenemos en la escena de la excursión juntos y cuando el muchacho apacigua la ira del experimentado vaquero hacia el final del film.

La primera manifiesta una profunda e interesante ambigüedad, ya que en esta secuencia se plasma una complicidad sincera, pero también ambigua, porque también puede leerse su revelación como una advertencia. Peter cuenta a Phil la historia de su padre bebedor que se suicidó:

Peter: Yo lo encontré. Corté la soga. Le preocupaba que yo no fuera amable. Que fuera demasiado duro

Phil: ¿Tú duro? ¡Je! Qué equivocado estaba

 

 

Phil confunde rudeza con dureza, fuerza física con dureza, pero Peter sabe de qué habla, por eso se impone. Su dureza, su fortaleza, es sibilina, retorcida, pero mucho más peligrosa. El padre de Peter lo conocía bien, mientras que Phil se queda en la superficie del estereotipo, como ha vivido su vida.

La segunda es cuando Phil estalla en ira al ver sus pieles vendidas (que dice necesitar, pero sólo quema, en otro claro fetichismo), y amenaza con ir a por Rose. En ese momento, Peter desplegará todas sus artes de seducción. Atemperará a su “amigo”, pero analiza que ya no tiene más margen, por lo que decide proceder a ejecutarlo.

Al final, descubrimos, por tanto, que la actitud de Phil hacia Peter era sincera. Nunca intentó nada raro, más allá de dejarse llevar por una irresistible atracción y la nostalgia de un pasado. Así como el deseo de conservar un legado, que quizá le estaba vetado por su condición, donde pudiera ejercer de mentor, de padre también, y transmitir todos aquellos conocimientos que a él le transmitió Bronco Henry.

 

 

Es por eso tan encantador y emotivo como patético e infructuoso su gesto de intentar entregar la cuerda a Peter, ya casi agonizante en su enfermedad… Como un Dirk Bogarde que en vez de en Venecia deseara embelesado en el viejo oeste.

La cuestión está en saber cuándo y en qué momento cambian las intenciones de Peter hacia Phil. Peter parece querer la aceptación de Phil, pero al ver que su madre sufre por él se moviliza.

 

 

En la escena donde su madre lo interroga sobre su incipiente relación, donde manifiesta de alguna manera su sufrimiento, con mención a los sonidos, Peter comenzará a investigar leyendo libros de medicina y explorando las cercanías buscando reses muertas (buscando hacer el mayor daño posible y el más sutil…).

 

 

El plano final de Peter tocando la cuerda mortal, es sumamente interesante por ambiguo. Usa del mismo modo que Phil sus fetiches, ese apego comentado, como si lo hubiera heredado, insinuando un cierto cariño hacia aquel hombre, a pesar de no arrepentirse de haberlo matado porque era lo que tenía que hacer según su código. Algo así como, “me llegaste a caer bien, pero te lo buscaste”…

Quizá Phil, a su modo, de cierta manera, murió feliz tras haber terminado su regalo a Peter sin saber que el frío y siniestro chico había ejecutado su “venganza” con él.

 

 

George saldrá de la burbuja de confort en la que estaba instalado, y en la que no estaba satisfecho, gracias a Rose. Una burbuja que parecía asfixiarlo y en la que su hermano era Capitán General. George idealiza a Rose.

Es bella la escena de la pareja en la naturaleza, con ese baile interrumpido por la emoción de George, que quizá es consciente de esa realidad, que Rose en realidad no está enamorada, pero con conseguir ese afecto se da por satisfecho, porque lo que para ella puede ser una salida para él es un salvavidas. Un adiós a su soledad y un afecto sincero.

 

 

Peter y Rose. Hijo y madre. Su relación es la que menos dobleces tiene. Es la de una pura devoción y lealtad. Como he comentado, la primera frase del film, esa voz over de Peter, define el resto de la película y los fundamentos por los que se moverá el personaje. Es la relación base que justificará los demás actos. De ahí que sea la más monolítica. Rose busca lo mejor para su hijo y Peter que su madre no sufra.

Madre, no tienes por qué hacer esto. Yo me ocuparé de que no tengas que hacerlo”.

 

 

 

Western sensitivo.

Jane Campion apuesta por una cinta contemplativa, en exceso, y sensitiva. Es su estilo, pero donde unas veces apuesta por la sugerencia, por la ambigüedad, por no ser explícita, en otras, muy a menudo, resulta redundante, cargante, pesada, parsimoniosa, reiterativa…

Nos queda claro que Phil tiene un apego especial por el fetiche relacionado a Bronco Henry. Se explicita una atracción y, quizá, relación sexual con aquel, pero Campion lo subraya hasta la extenuación. Nos ha quedado claro, pero ella insiste, por si acaso. Phil acaricia la montura, Phil tiene revistas de culturistas (suyas o de Bronco), Phil no para de mencionar a Bronco y todas sus virtudes, Phil se tira durante un minuto jugando sensualmente con un pañuelo que tiene las iniciales de Bronco (BH)… Ya lo hemos pillado, Jane, ya…

 

 

Es un estilo ensimismado que (le ha pasado a buena parte del público), puede llegar a exasperar y desesperar por la redundancia y lentitud (esto sí es lentitud, no que tenga un ritmo tranquilo), en el desarrollo de la historia.

Mucha espiga al viento (plano que no hemos visto nunca, ¿verdad?), mucho plano de Peter de pie haciendo nada…

 

 

Uno de los recursos de estilo más interesante y brillante es su juego con los sonidos, lo que hace el film muy atmosférico y sensitivo. Los sonidos marcan la definitiva separación de los hermanos en la escena de la noche de bodas… La puerta que se cierra, la llave que busca intimidad y el sonido del placer de la pareja sobre el rostro de Phil

El sonido es usado por Phil para presionar y atosigar a Rose. No ya sólo con su exhibición de banjo, también lo hace con su silbido, como cuando la ve beber en un callejón. Sus pisadas son ya para Rose un elemento atenazador.

 

 

Peter se emocionará cuando su madre le pregunte por algún ruido que pueda darle escalofríos… porque aunque diga no acordarse, es algo que le afecta, como si hubiera un trauma oculto… De nuevo los sonidos… Rose, de hecho, mencionará en esa misma escena un ruido que la atormenta, el del chirrido en la pizarra causado por su profesora.

¿Algún ruido te da escalofríos?”. “Peter, no hagas ese ruido con el peine”.

Otro rasgo, generalmente vinculado a Rose, es el uso de los desenfocados para los entornos, como un contraste emocional. Los vemos en la cena donde tiene que tocar el piano o cuando juegan al tenis y cae rendida por la migraña…

 

 

La tensión calma, la violencia soterrada, está bien tratada, aunque no siempre con un sentido. Son muchas las escenas de este tipo, sobre todo cuando aparece un Cumberbatch con su excelente trabajo, siempre a punto de estallar, ya sea en la comida del inicio del film o en la humillante velada, tras el fracaso de una Rose que aparece acomplejada y fuera de lugar.

En ocasiones juega con la alturas y las distancias para visualizar las diferencias y los conflictos de los personajes, sobre todo entre Rose y Phil, uno arriba y otra abajo, separados en la misma estancia…

 

 

La sobriedad contrasta con ese repentino y no siempre acertado lirismo. La abrupta muerte de Phil, por ejemplo, está mostrada con acierto, desde su lastimera búsqueda de Peter para darle su cuerda al viaje en coche y el fundido a negro.

También resulta un tanto improbable, y muy oportuno, el descubrimiento de Peter del escondite de Phil.

 

 

Sutilezas

Son muchas las sutilezas ya comentadas, tanto de puesta en escena como en el retrato de la psicología de los personajes y sus relaciones, pero hay algunas otras que se pueden comentar aparte de las que se incluyen en otros puntos.

Cosas como esa forma de insinuar que los hermanos conocen de veces anteriores a Rose, parada obligada en su transitar con el ganado.

O cuando Rose retira las flores de Peter de la mesa, causa de las chanzas de Phil. Además fue idea suya utilizarlas allí… Una sutil consciencia.

 

 

La manera en la que George pretende a Rose, con casi todo en off o sugerido, con esa aparente torpeza, resulta escueta y sutil. Observad ese gesto de George, colocándose la servilleta como hizo Peter, en la forma en la que recibió burlas por su amaneramiento. Un bonito gesto que pretende ser seductor y amable.

 

 

Las depuraciones de Phil, esa búsqueda constante de soledad para poder ser él mismo, donde bañarse, ver sus revistas o deleitarse con sus fetiches en un escondite privado.

Los conejos y Peter. Sus trampas para cazarlos son una buena pista para los más despistados…

 

 

Ese plano, casi final, con Peter enguantado tocando la cuerda para ligar con la imagen aquella en la que cortó un pedazo de piel de una res muerta por carbunco. Esto puede resultar forzado a algunos, pero me resulta interesantemente sutil, sobre todo si lo contrastamos con esos planos subacuáticos de las manos heridas de Phil terminando esa misma cuerda mientras se condenaba.

Detalles de recreación, como esa cuerda en las habitaciones para usar por la ventana en caso de incendio, que no eran nada infrecuentes…

Y esa música, de curioso uso, que no siempre se sabe muy bien hacia dónde va tampoco… pero que resulta interesante, jugando con las cuerdas y las teclas del piano, a menudo disonantes, retratando esos personajes perturbados o rotos.

El Poder del Perro” es una buena película, a pesar de sus defectos. Es irregular y no terminé de entender qué pretendía con el tono, entre la violencia soterrada, el sosiego, el ligero humor, la tensión contenida, el lirismo redundante… aunque deduje que despistar y, con esa tensión, mantener la atención del espectador.

 

 

 

A muchos les ha parecido eficaz, aunque se han excedido en unos elogios que no dejan de sorprender y que, también como signo de los tiempos, uno ya no sabe si es por motivos genuinos y artísticos… Un poco bastante de sobreactuación.

 

 

 

Lee aquí la 1ª Parte del análisis.

 

sambo

There are 2 comments on this post
  1. Gorka
    marzo 05, 2022, 11:22 pm

    No termino las desavenencias entre Rose y Phil son demasiadas para lo poco que se desarrollan. Es decir. Todo gira en torno a lo que teme Rose a Phil PERO apenas se trata esa desavenencia en la película. Además hablamos de una época en la que según qué cosas eran «normales»
    A mí ese punto me dejó con el culo torcido. Y luego toda la gente diciendo que era la película del año. Técnicamente está muy bien y las actuaciones, pero el 3/5 que le das me parece una puntuación más que justa

    • sambo
      marzo 07, 2022, 12:58 pm

      Interesante aporte, Gorka. Muchas gracias.

Leave a reply