LOS ASESINOS DE LA LUNA (2023) -Última Parte-

LOS ASESINOS DE LA LUNA (2023) -Última Parte-

MARTIN SCORSESE

 

 

4/5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Relaciones y personajes

La relación entre Ernest y Mollie es fascinante.

Scorsese inicia la relación de los protagonistas de manera indirecta, a través de espejos. Vemos a Mollie en el coche a través de la mirada de Ernest en el retrovisor. También vemos a Ernest a través del retrovisor… Entablan contacto, donde Ernest aparece tras un cristal sucio…

Los sentimientos de Ernest son ambivalentes. Es un personaje manejable, temeroso, moldeable, dócil, que hará lo que sea menos problemático, aunque eso no sea lo que le guste o quiera. Su temor a su tío condicionará sus pasos. Del mismo modo que el temor a las consecuencias judiciales condicionará su cambio de actitud…

No sé ni siquiera si me quieres”.

Nadie te hará daño si yo estoy aquí”.

 

 

Aprenderá de los osage con un libro que le da su tío, de la misma forma que entenderá la consideración que ellos tienen del hombre blanco. Lobos-Hombre Blanco. Irá integrándose en la comunidad osage, acudirá a la iglesia católica, aprenderá el idioma…

Es una persona básica. El gustan las mujeres y el dinero. Y nada más. En cuanto ve la ocasión, en esa velada a la que es invitado con el regalo de un sombrero, pasará al ataque fumando y bebiendo whisky… y obedeciendo, que es lo que mejor se le da.

DiCaprio es guapete y la pasión se impondrá. Pedirá matrimonio a Mollie dentro del coche, bajo la lluvia.

La aparente torpeza e ingenuidad de Ernest enternece y divierte a Mollie. Le divierte su obviedad. Una torpeza e ingenuidad que, en realidad, lo son, ya que la maldad de Ernest es sobrevenida, no ideada. Simplemente sigue órdenes que cree en su beneficio y para evitar represalias… Hace lo que hace como habría hecho otra cosa de no tener que hacerlo, viviendo cómodamente sin mucho problema.

Mírame como si me entendieras”.

 

 

Es decir, Ernest parece tonto, pero ¿hasta qué punto? Busca información y oculta cosas para proteger a su tío y su hermano, roba a los osage… Sabe que lo que le da a su mujer va a matarla… Estamos hablando de un tipo que miente, roba, envenena, mata con sus propias manos… Que aplaza la visita del investigador para que no vean la situación real de Mollie y por el miedo a lo que pueda suceder, pueda contar o puedan interpretar… Pero también es sincero su pesar cuando le presiona su tío, que le tiene que presionar, del mismo modo que su impacto ante el asesinato de Reta y Bill.

Mucho has vivido para lo corto que eres”.

Un tipo obediente y temeroso de su tío, pero que es capaz de iniciativa propia y decisiones independientes, como la inversión en un rancho que sale mal y que le recrimina su tío, molesto por el dinero perdido en ello… que podría haberse quedado él.

Ernest capta las intenciones de su tío a medias. No es especialmente avispado, aunque sabe bien de las tropelías que le ordenan y que ejecuta. Lo que no espera es que llegue el momento en que tenga que ejecutarlas sobre Mollie. Es un tipo de persona adocenada. Si Mollie muere por la diabetes, aunque él intervenga para acelerar el proceso o provocarlo, si se lo cuentan bien es capaz de aceptarlo, de convencerse de que era lo mejor para todos, incluso para Mollie. ¿Es Ernest coyote o serpiente?

Esto la irá apagando”.

 

 

Un tipo desconcertante, Ernest, en ocasiones. No termina de ser creíble como un cínico capaz de maquinar maldad, va siguiendo la corriente, pero siempre la que crea que le beneficia. Hasta el punto que cuando dice no haber hecho nada malo nunca, es posible que, más allá de la intención de dar esa imagen e intentar presentarse como inocente, se lo crea un poco también…

No he hecho nada malo en mi vida”. “Siento tanto problema”.

¡Te pegaron!”.

Ernest da una medicina adulterada, pero lloroso, reducirá la dosis para tomarse él un poco. ¿Con qué motivo? Imagino que relajarse con la heroína, sin más. Y es que sigue inyectando algo con lo que nunca mejoró.

La insulina funciona”.

Will es consciente de que Ernest tiene sentimientos sinceros hacia Mollie, pero que eso no puede interponerse en el gran plan…

 

 

Cuando la presión de su tío y el beneficio económico le impulsen a matar a Mollie, lo hará, con los reparos que se quiera, pero lo hará. Cuando se vea pillado, delatará la mafia de su tío buscando reducir su pena, pero cuando su tío, a través de su abogado, lo vuelva a presionar, se desdecirá sin problemas… para volver a delatar a todos una vez muerta su hija. Una veleta vendida al viento. Eso sí, al final, el vínculo familiar, parece ser, condiciona su decisión definitiva. Se alejará de su tío en una gran escena separados por los barrotes. Para siempre.

Nadie va a apoyarte nunca más”.

Mollie hará pasar una especie de casting a Ernest, como ya hizo su tío antes, en un curioso paralelismo.

La mayor parte del tiempo parece que los sentimientos de ambos son auténticos, aunque estén contaminados de intereses que los propician o enmarcan.

Quiero a esa chica. Mollie”.

 

 

Mollie mantendrá su confianza en Ernest hasta límites increíbles. Echará a los médicos, sospechará y tendrá la convicción de que la están matando, pero pondrá su vida en manos de Ernest, que es el principal ejecutor.

Este poncho nos convierte en objetivo”.

Ernest: Lo sé. Lo sé, Rey. Se ha ido a Washington… Así que… hay que ir apagándola, ¿verdad?

Will: .

Ernest: Pues habrá que apagarla un poco.

En ocasiones, parece como si Mollie se rigiera por un código personal y moral, donde aunque sepa lo que está haciendo Ernest, confía en que al final entre en razón y rectifique, arriesgando su propia vida. Prescindirá de los médicos, pero no de la insulina que ellos traen, como si en el momento de ponerla estuviera el problema y no en la sustancia misma. Cuesta creer que ella no caiga en esto o piense así.

 

 

Llega un punto en el que sólo quiere alimentarse de lo que le prepara su cocinera. Y que sólo Ernest recoja la insulina que le debe administrar… ¿Es posible que Mollie ni se plantee la traición de Ernest? Quizá sea eso, pero en ocasiones parece como si lo probara, probara a ver hasta dónde está dispuesto a llegar, confiada y segura de que la quiere y, por tanto, al final hará lo correcto.

Mollie es un personaje fascinante. Cuesta creer que no sepa quién es su marido, que no piense en algún momento que Ernest la está perjudicando, lo que hacen él y su tío, pero ¿llegar a ponerle por encima de los asesinatos a su familia? ¿Tal era su ceguera o su confianza en él? ¿Hasta qué punto es así o hasta qué punto quería redimirlo?

En su reencuentro con Ernest, tras recuperarse en el hospital, no parece albergar rencor ni duda alguna hacia su marido. ¿Es un plan? ¿Es disimulo? ¿Inconsciencia o ignorancia? Lo mismo en el funeral de su hija, Anna, donde tendrá otro gesto de cariño hacia su marido. Parece la piedad absoluta.

Así llegamos a la escena más importante del film, a mi entender. El último encuentro de la pareja tras la confesión en el juicio de Ernest. Escena compleja y fantástica.

Ernest dice a Mollie que ha dicho toda la verdad en la declaración, pero ella le pregunta una cosa muy concreta. ¿Qué llevaban las inyecciones que le daba? Ernest queda en silencio, porque de su contestación puede depender todo. Decide mentir.

Cuando Mollie pregunta a Ernest, ¿ya ha decidido el final de su relación? El hecho es que cuando Ernest dice que sólo llevaban insulina, ella lo abandona. ¿Lo abandona porque no acepta la mentira? De haber dicho la verdad, ¿lo hubiera perdonado? Si dependía de reconocer la verdad, esto supondría que Mollie la sabía, era consciente de que le ponía algo, por tanto, era consciente de todo y, a pesar de ello, seguía junto a él.

 

 

Puede que sólo esperara sinceridad para perdonarlo, pero a Ernest le puede la vergüenza y el complejo, además de su debilidad de carácter. En cualquier caso, pienso que la quiere de alguna manera, la quiere mal, pero dentro de lo que es capaz, siente ese afecto.

Anna (Cara Jade Myers) es un gran personaje. Pura vida y sinceridad, parece la favorita de todos, incluida su madre. A través de Anna, Scorsese retrata todas las vidas y planes interrumpidos por la ambición de esa gente sin escrúpulos. El día de su muerte la veremos visitar el cementerio donde está enterrado su padre para contarle sus cosas, entre ellas su embarazo de una niña a la que pensaba poner Minnie, en recuerdo de su hermana… que no llegará a nacer. Mollie sí hará eso con su nueva hija, a la que llamará Anna en honor de su hermana asesinada. De nuevo el legado.

Bill Smith es otro personaje realmente interesante. Choca frontalmente con Will Hale y los Burkhart. Está casado con Minnie y parece tener la misma idea que Will. Y es que cuando Minnie fallece por una extraña enfermedad, casará con Reta.

“… Y ya sabes que Bill no se porta bien con Reta cuando yo no estoy”.

 

 

¿Bill es sincero o pretende lo mismo que Will? Atendiendo a los detalles y frases que se sueltan, parece claro que más bien lo segundo.

Son interesantes las conversaciones que Bill mantiene con Ernest, como si fueran dos iguales en competencia por sus acciones.

Es que no me gusta hablar contigo”. “Es tu manera de ser lo que me molesta”.

Mira con desprecio a Ernest, del mismo modo que desvía la mirada ante Will cuando éste preguntaba por su salud a Minnie. Es altivo y cínico, pero a la vez se pondrá a investigar sobre la muerte de Anna… Algo que, en realidad, no va contra sus intereses… Firmando su condena de muerte, algo que sabe posible.

 

 

 

Tradición

La película comienza con una ceremonia de enterramiento de una pipa. Una sociedad apegada a sus creencias y tradiciones donde se da muerte a un mundo para dar la bienvenida a otro. Llantos y un legado perdido. Generaciones que ya verán otra cosa distinta… A través de un yacimiento de petróleo.

Sí, los osage son los mejores y más bellos seres que ha creado Dios”.

Los osage, que no son una de las 5 tribus civilizadas…

Los osage tiene las cosas claras. La conversación entre las mujeres sobre esos blancos con los que se han casado o las pretenden es divertida y significativa. Saben a por lo que van, pero también son humanas… No son ni estúpidos ni tontos, sólo abusan de su buen talante. Su silencio es significativo siempre.

El Sol es el abuelo. La Luna es la madre. El Fuego el padre. Su cultura, sus tradiciones.

 

 

El fuego es el padre. Tenemos una escena con fuego, deslumbrante en lo estético, morosa. Es cuando Will quema su rancho para cobrar el seguro. Un fuego que distorsiona las siluetas de los que trabajan allí, con grandiosos planos que recuerdan a “Lo Que El Viento Se Llevó” (Victor Fleming, 1939)… y un Ernest al límite, tomando heroína, planteándose cosas, pero volviendo a inyectar a su mujer…

El coyote busca dinero”.

Los osage llaman a los blancos de determinado talente zánganos, holgazanes. Acordarán contratar detectives para averiguar quién está matando a los suyos. Más bien, quién, concretamente, está matando a los suyos, ya que tienen claro que son blancos llegados allí a por su dinero.

 

 

Luego será la propia Mollie, muy enferma, la que marchará a Washington a pedir ayuda al mismísimo presidente, el republicano Calvin Coolidge. Petición que será escuchada.

En los osage hay una continua reivindicación de la tradición, de una cultura que casi se pierde, de la tierra, la familia y el legado.

Los osage son católicos, van a la iglesia, lugar donde Mollie intentará encontrar cobijo a sus males y miedos.

El búho como vaticinio de la muerte. Aparece dos veces. Una ante Lizzie, la madre, y otra ante la propia Mollie. Toda esa secuencia, con el plano secuencia a través de la casa hasta el corte donde aparece el búho ante a Lizzie, resume y define toda la película, ya que Scorsese convierte esa casa en un lugar simbólico del todo, como ya comenté.

 

 

Asistiremos a la poética muerte de Lizzie, la madre de Mollie, Minnie, Reta y Anna. Al ritual de su entierro, a ese peine posado en el río que se hunde…

Los osage preferirán resolver el asunto por sus propios medios, ajusticiando a los criminales, pero tendrán que asumir otra justicia… Nuevos tiempos incapacitantes. Con todo, abroncarán al detective por su falta de eficacia…

Si averiguamos quién es, lo mataríamos”.

El búho que se le aparece a Mollie en su agonía es sustituido por Ernest, en un magnífico detalle visual sobre la muerte.

Mollie, en su agonía, parece tener un estado de consciencia alterado. No sólo es el búho, que también vio su madre, sino que anticipará la presencia del “hombre del sombrero”, Tom White (Jesse Plemons), el agente del gobierno, de la oficina de investigación. Enviado allí por J. Edgar Hoover. Precognición.

 

 

La película termina con un tremendo cenital con los cánticos y bailes tradicionales osage, con mucho colorido y percusión, como una Luna. Honrando a la Luna, que recordemos es la madre.

Por cierto, es divertido oír a Leonardo DiCaprio hablar de sueños después de haber protagonizado “Origen” (Christopher Nolan, 2010).

DiCaprio está gigantesco una vez más. Que, por cierto, hay momentos donde parece el gemelo de Matt Damon, por ejemplo, en esa escena donde va a presionar a John Ramsey para que adelante el contacto con Acie Kirby para matar a Bill y Reta.

De Niro está pletórico. Ha dejado alguna buena interpretación estos años, pero seguramente esta es la mejor de esta época. Y, hablando de parecidos, De Niro afeitado, recuerda a su Al Capone en “Los Intocables de Eliot Ness” (Brian De Palma, 1987).

 

 

Scorsese, con ese peculiar epílogo radiofónico (patrocinado por Lucky Strike), parece confirmar y desmentir a la vez las palabras de Will Hale acerca del olvido de la gente. Un epílogo donde el propio director hace un cameo para despedir la historia. Leerá la necrológica de Mollie

Un final donde, al constatar las pocas consecuencias que tuvo aquello contra la nación osage, reducido a una historia de radio para entretenimiento fugaz, él mismo reivindica que aquello no se olvida. Quedará grabado para la posteridad. Un sentido homenaje a la nación osage, a quien se dedica la película, se les muestra respeto y agradecimiento, así como a los habitantes de Gray Horse, Pawhuska y Hominy.

El bien había ganado”.

Los doctores libres; Byron, libre tras un juicio; William Hale fue condenado a cadena perpetua, pero salió libre en 1947, viviendo una vida plácida hasta su muerte en un asilo a los 87 años. Ernest también fue condenado a cadena perpetua y liberado unos años después (volvió a ser encarcelado de hecho). Terminó viviendo junto a su hermano Byron en una carava hasta su muerte en el condado osage, por quienes fue perdonado.

 

 

Por su parte, Mollie volvió a casarse, pero murió pronto, en 1937, por culpa de la diabetes. Con 50 años.

Ni una mención a los asesinatos”.

Robbie Robertson y John Williams aparecen homenajeados al final del film.

Otra gran película del maestro, con sus debilidades, pero donde destacan unos personajes con muchísimos pliegues y el deseo de homenajear a un pueblo y su injusticia sufrida.

 

 

Lee aquí la 1ª Parte del análisis.

Lee aquí la 2ª Parte del análisis.

 

sambo

Leave a reply