Crítica: NOÉ (2014) -Última Parte-

Crítica: NOÉ (2014) -Última Parte-

DARREN ARONOFSKY

Aronofsky también logrará transmitir la idea, desde su concepción fantasiosa, de la vacuidad de la propiedad, que sería exclusiva de Dios, algo que queda patenta cuando alguien reivindica algo como suyo en la cinta. Suena insustancial, banal, al espectador. La propiedad como algo para disfrutar y sacar partido, pero nunca como excusa para el abuso o el ataque violento al prójimo. Antimonopolio, como comenté anteriormente.

La estirpe de Caín llega para oponerse a Noé (Russell Crowe) en la figura de Tubalcaín (Ray Winstone), asesino de su padre y poseedor de la piel de serpiente que pertenecía a la estirpe de Seth. Un rey terrenal que pretende enfrentarse, como símbolo del progreso y la metalurgia, al Creador. De nuevo el mensaje anti industrial…

Tu tiempo se ha agotado”.

Todo lo relacionado con la depravación, la lascivia, la avaricia, la violencia, se relacionará con Tubalcaín y su pueblo, aspectos ajenos a Noé.

 

 

Ila y Noé.

-Uno de los detalles más notables de la película lo tenemos con las conversaciones que mantienen Ila Noé, repletas de sinceridad, cariño y autenticidad. La primera será sobre el tema de la imposibilidad de tener niños de ella, una mujer yerma para una magnífica idea dramática. Así cobra sentido cuando la vimos parar las caricias sexuales de su novio Sem. Una conversación muy bella, dura y sincera donde Noé intentará dar todo su apoyo y comprensión al tormento de la chica, desesperada por no poder dar un hijo a su amor.

“…Por favor, no olvides cuan precioso regalo eres.”

-Al final de la cinta tendremos otra, donde en esta ocasión es Ila la que levanta a Noé, ayudándole a perdonarse a sí mismo.

-Las conversaciones entre personajes, su desarrollo dramático, perfectamente modulado y desarrollado, es uno de los puntos fuertes de la cinta, alcanzando gran intensidad emocional. Aronofsky dará a cada personaje su lugar y le permitirá explicar sus motivaciones y sentimientos, hasta llegar a un clímax de enfrentamiento.

Interesante como reflexión sobre el bien, el mal y los grises, tenemos la conversación entre Noé Naameh (la bellísima Jennifer Connelly) y cómo ven cada uno a sus hijos. Ella ve leal a Sem, amable a Jafet (Leo McHugh Carroll) e íntegro a Cam, mientras que Noé añade que Sem está cegado por el deseo, Jafet vive sólo para complacer y Cam es codicioso…

El tiempo de la compasión ha pasado, ahora comienza nuestro castigo”.

Esto lleva a la resignación de Noé, que tras ver el pervertido mundo que reina Tubalcaín, interpreta el mensaje de divino como la muerte de la humanidad en pleno, incluida su familia, sin descendientes, que sólo sería la salvadora de las criaturas inocentes de la creación, los animales, por eso Ila está yerma, por ejemplo… Este será el núcleo central de conflicto en el interior del Arca.

Gandalf-Hopkins-Matusalén, aplicará sus poderes sobre Ila-Hermione para hacerla fértil y aumentar el conflicto dramático que se avecina en el Arca. Una vez se sepa fértil, la calurosa chica irá corriendo a copular salvajemente con su novio, lo que entendemos perfectamente, ya que tantos años de calentón contenido no pueden ser buenos…

Más defectos.

-A esta familia tan bien avenida, que empieza a mostrar fisuras, no se le ocurre otra cosa que separarse y ponerse a discutir, tras muchos años de placentera y calmada convivencia construyendo el Arca, el mismo día del diluvio universal… Por tocar las narices, supongo…

-El inicio del diluvio comienza con un picado extremo que desciende, el punto de vista de la primera gota, el plano más adecuado para el gran momento. Justo en este momento se inicia un clímax de la película, confluyendo varias tramas para generar tensión y aumentar el suspense, pero de forma muy artificiosa y forzada. El enfado de Sem, la huida de Cam y la muerte de la chica que volvía con él, la batalla con Tubalcaín y su ejército… Espectáculo grandilocuente, flipes de todo tipo, lucha cuerpo a cuerpo, rocas parlanchinas soldados y Russell Crowe de protagonista.

No faltarán las truculencias en muchas de las escenas, especialmente en esta batalla, tan del gusto de Aronofsky.

 

Aronofsky es un director que gusta del dramatismo exacerbado, intenso, llevarlo al límite. En muchos casos lo logra de forma brillante, como en “Cisne negro” (2010), pero en otros se demuestra artificial y forzado, como es este caso. Ya he comentado los mecanismos con los que el director logra transmitir la intensidad dramática y acentuar el suspense en los clímax o puntos álgidos de la película, mezclando sucesos, sumándolos, haciéndolos estallar a la vez, como en el inicio del diluvio, tras haber ido planteándolos, creando la incertidumbre, aumentando el suspense, hasta el estallido final. En la parte final del film volverá a hacerlo con el parto, la traición de Cam y la aparición de Tubalcaín y su lucha con Noé, así como la decisión del protagonista sobre el futuro de los bebés recién nacidos. Por supuesto, se logra una gran intensidad dramática, con montajes paralelos, situaciones extremas que se desbordan y demás, pero se corre el peligro de que resulte tremendamente artificioso y forzado, inverosímil, como es el caso, por el cúmulo de coincidencias, y más cuando se es reincidente en la estructura, como he explicado. Una vez lo ves en el diluvio y vuelves a comprobarlo en la parte final este artificio se hace patente, resultando uno de los defectos del film. Incluso veremos a Tubalcaín intuyendo el parto de Ila (Emma Watson) justo para poder actuar…

Claustrofóbico Arca.

Cuando el agua anega todo y nuestra familia, junto con un polizón, Tubalcaín, se encuentra a salvo dentro del Arca, tenemos una de las escenas más escalofriantes y brillantes de la película, los gritos desesperados y agónicos del exterior en off sobre el rostro de Noé en primer plano y con un travelling de retroceso. Los posteriores planos exteriores, donde vemos a gente agarrada a rocas intentando aferrarse inútilmente a la vida, son francamente apocalípticos.

La imagen del convaleciente Tubalcaín, ayudado por Cam sin excesiva explicación y tras un par de encuentros, ocultándoselo y posteriormente traicionando a su padre, parece sacada de “Apocalypse Now” (Francis Ford Coppola, 1979), un Marlon Brando bíblico. La venganza será su motivación.

El retrato del mundo de Noé que nos presenta Aronofsky tampoco es especialmente acertado, parece un mundo despoblado, ajeno al protagonista, que vive cómodo así, pero lo que provoca esto es que la segunda parte del film, con el aislamiento en el Arca, pierda impacto, ya que ese aislamiento no funciona como contraste al haber visto a los personajes ajenos al mundo durante el metraje.

La maldad y la traición acompañan a la humanidad, por ello la veremos también en el interior del Arca, lugar que debería estar purificado, un reducto de paz.

Noé, la roca.

Crowe está poderoso en su encarnación de Noé, un hombre que vive un tormento y conflicto interior gigantesco, de proporciones bíblicas, nunca mejor dicho. Debe sostener sobre él la muerte de la humanidad por mandato divino. Todo será asumido por su familia, hasta que se descubra el embarazo de IlaNoé asumió el encargo desde la idea de que la humanidad no se perpetuaría con su familia, ya que Ila era yerma y no había posibilidad, lo interpreta como decisión divina, pero la noticia del embarazo de la chica generará un radical conflicto en el interior del Arca, donde Noé acabará más solo que nunca.

-La noticia del embarazo se hará pública poco antes de que cese la lluvia, que parará cuando Noé acepte el encargo, y Aronofsky recalcará tan importante momento con un excelente plano secuencia siguiendo a Crowe por el barco subiendo para hacer su plegaria, para desahogarse por una noticia fatal para él…

Noé anunciará su sentencia de espaldas, reiterada posteriormente de frente. Una sentencia que no le gusta, pero que tiene que respetar, de ahí que la anuncie primero de espaldas.

No es que yo quiera hacerlo, es que tengo que hacerlo”.

La vida y la muerte uniéndose de forma inexorable en un clímax con traiciones y peleas varias.

-Aunque siempre tendrá al comprensivo apoyo de su mujer, será su sostén durante mucho tiempo, llegará un momento en el que quedará solo, cuando todos se pongan contra él en su decisión de matar a los bebés que tendrá Ila.

Noé acaba convertido en una amenaza para el resto, solo, ajeno, atormentado, víctima de una misión a la que no puede negarse. Lo veremos, tras una elipsis en la que el embarazo ya está muy avanzado, tras unas cortinas, deambulando, vigilante, desde el punto de vista del resto.

-Esto lleva a nuestro protagonista a un doloroso y necesario blindaje para poder acometer la dura determinación divina, convertido en una impermeable roca contra los sentimientos para poder llevar a buen puerto su misión.

-El momento del perdón a los bebés es tan intenso como hermoso finalmente, sustituyendo las cuchilladas por besos. Esto llevará a un perdón generalizado, menos por parte de Cam, que se marchará, y del propio Noé a sí mismo. De nuevo Aronofsky recurre a lo visual, el beso, antes que a la verbalización para exponer el perdón.

Tubalcaín apelará a la hombría de Cam y al asesinato como valor humano en busca de su complicidad en el momento decisivo, matar a su padre. Todo esto coincidirá con el inicio del parto, en lo que es un forzado clímax, antes analizado. La balsa ardiendo al fondo del plano, que prende Noé para evitar que Sem Ila se marchen, marca el tono dramático de lo que acontece y acontecerá. Una tensa espera hasta la explosión violenta y traicionera.

A un hombre no le gobiernan los cielos, a un hombre le gobierna su voluntad”.

Es previsible que finalmente sea el traidor Cam, arrepentido, el que acabe matando a Tubalcaín, su protegido hasta ese momento, en un vaivén psicológico extravagante que chirría demasiado. Lamentablemente a Noé/Gladiator le tienen que salvar en última instancia, aunque también le impidieron terminar el asunto cuando debía… Todos en contra.

Aronofsky firma una película irregular, indefinida, que se queda a medio camino de casi todo cobardemente, pero que no es en absoluto desdeñable, que ofrece cosas muy apreciables, desde intensidad dramática a poderío visual, dejando interesantes reflexiones y planteamientos. Le sobran peleítas y tintes fantásticos, porque no se les explota con decisión.

En esa indecisión se siente en ocasiones cierto distanciamiento con respecto al relato, como si no se tomara muy en serio.

Buenas interpretaciones de todo al reparto aunque haya personajes algo difusos o poco desarrollados, como el hermano mayor o el menor. Menciones especiales para Crowe y su interiorizado papel y Connelly. Añadir que el doblador de Russell CroweJordi Boixaderas, es excelente.

Una dirección poderosa e irregular, un guión indefinido, una gran música de Clint Mansell… que redondean una obra poco cohesionada y muy psicológica. Claros y oscuros.

 

Lee aquí la 1ª Parte del análisis.

MrSambo92: 24 Sep de 2014 @ 00:18

sambo

There are 4 comments on this post
  1. septiembre 24, 2014, 1:20 pm

    Me encanta el lenguaje de este post.
    Intenso pero sobrio y estudiado análisis.
    Hay fotogramas muy buenos. Y me parece muy generoso q recuerdes a los dobladores. He visto a Boixaderas en el teatro, y me gusta. 🙂
    Gracias por tu trabajo y un beso, sensei!!

    • septiembre 24, 2014, 4:08 pm

      Muchas gracias Reina, me alegra que te haya gustado. No he tenido el placer de ver actuar a Boixaderas, pero tiene una voz portentosa!

      Gracias a ti, un beso.

  2. Pearlsbu
    septiembre 30, 2014, 12:36 pm

    Sambito, mil perdones, ayer al final no pude escribir pero, como lo prometido es deuda, acabo de leerme tu crítica sobre Noé con un sándwich delante del ordenador (hoy estoy hasta arriba de trabajo).

    No quiero sonar pelota, pero tus críticas cinematográficas son siempre muy brillantes (al menos, las que yo he leído:-). Efectivamente, como bien resumes, Noé es una película "indefinida, que se queda a medio camino de casi todo" y estrafalaria. Ya sabes que mi marido quería hasta salirse del cine y yo aguanté y creo que la segunda parte de la película, desde que se embarcan en el arca, remonta, fundamentalmente, me interesó el destino que pudieran correr los bebés inocentes a los que Noé se sentía obligado a sacrificar. En resumen, a mí me pareció una película fallida, aunque con aspectos interesantes. Por cierto, pelín truculento que el incesto fuera la única forma de poblar el mundo;-)

    Enhorabuena, como siempre, y mil besos.

    Pearlsbu

  3. septiembre 30, 2014, 12:57 pm

    Jajajaja es verdad Pearls, lo he pensado muchas veces, cómo iría ese tema de los incestos y relaciones un tanto escabrosas para ir poblando el mundo…

    Como bien dices en la parte del Arca se alcanzan muy buenos momentos de interés dramático, pero no alcanza para salvarla del todo.

    Besos para ti y mil gracias por tus palabras.

Leave a reply