JOJO MOYES: La Casa de las Olas

JOJO MOYES: La Casa de las Olas

LITERATURA

 

 

 

 

Este libro, regalo paterno navideño que adquirió por la pradera de portada y que relacionó con las novelas victorianas de Jane Austen que tanto me gustaban por aquella época (y me gustan), no es en absoluto lo que él pensaba, más allá del color rosa con el que se catalogan ciertas novelas, y con el que a mí jamás se me ocurriría bautizar a las de la legendaria Austen.

Esta es una novela rosa o romántica moderna, de ahora, nada que ver en fondo y forma con las obras victorianas, pero está claro que comprar por la portada y la sinopsis a veces trae estas cosas en nuestra inocencia e ingenuidad. Lo cierto es que no me quejo porque todo tiene su valía, para bien o para mal. No me quejo porque en su estilo y género en absoluto es una mala novela, si bien no destaca por nada en especial. Además me sirvió para conocer a esta novelista de la que no había oído hablar, y que daba sus primeros pasos, ya que esta que aquí os traigo es su segunda novela, si bien es cierto que no sé en qué año concretamente llegó a mis manos (no creo que se alejara mucho de ese 2002 en el que se publicó).

Me la leí esa misma Navidad, con rapidez. Es un libro de lectura fácil. Era el segundo trabajo de Jojo Moyes, publicado en 2002, que ahora triunfa por todo el mundo, incluso con adaptaciones cinematográficas de sus textos. De hecho, su exitosa novela “Yo antes de ti” (2012) fue adaptada al cine en 2016 bajo la dirección de Thea Sharrock, “Antes de ti”, con aceptable éxito y un guión obra de la propia Moyes.

Periodista y novelista, trabajó durante muchos años en “The Independent” hasta que en 2002 se convirtió en novelista a tiempo completo al cosechar un buen éxito con su primera novela, “Cubriendo la lluvia”. Desde ahí el éxito ha sido imparable, traducida a multitud de idiomas, con ventas millonarias y galardones prestigiosos dentro del género romántico (ganadora por dos veces del Romantic Novelists’ Association).

La sinopsis oficial nos lleva a la Inglaterra de 1950, a un pueblecito costero de esos en los que todo el mundo se conoce y donde el chismorreo es el deporte local. Allí vive Lottie, una joven cariñosa dispuesta y muy conformista. Su mejor amiga es Celia Holden, con cuya familia vive: ayuda en la casa, hace recados, cuida a los pequeños… Un buen día, el pequeño mundo de Lottie dará un vuelco cuando un grupo de artistas bohemios se instale en la que llaman “La Casa de las Olas”. Sus costumbres, que para ella son muy exóticas, le descubren una nueva manera de vivir, más libre, rica y estimulante. Y justo entonces, Celia le presenta a su novio, un chico que ha conocido en Londres…

Con este preámbulo, los temas quedan claros. El amor, la amistad, la fidelidad y la lealtad, los valores y sentimientos callados, secretos, soterrados, las renuncias a nuestra vida por mantener esos valores, la posibilidad de traicionarlos para ser nosotros mismos… No son malos temas, de hecho son interesantes.

Todos los tópicos y elementos de la novela romántica se dan cita. Un lugar de cierto exotismo, que tiene algo de simbólico al estar alejado de lo urbano, costero, como zona de tránsito, de inicio o fin de algo, como así ocurre con la protagonista, que verá cambiar su vida, en un rasgo que no es poco común, precisamente, en la novela romántica. Y un retrato amable y poco conflictivo de esa población costera, donde, como se anuncia en la sinopsis, el chismorreo es actividad cotidiana, y más cuando llegan particulares visitantes nuevos a los que cuestionar su moral. Un lugar que tiene más interés como fotograma para el recuerdo, escenarios de vivencias ejecutadas u omitidas a las que recurrir desde el futuro.

Amores complicados o en apariencia imposibles, lealtades puestas a prueba, triángulos y cuadrados amorosos, el descubrimiento de uno mismo, el cambio… Todo ello narrado con soltura por Moyes, sin caer en sentimentalismos ni en excesos rebuscados, con bastante naturalidad. Esto es un aspecto bueno en cierto sentido, pero también tiene algo de hándicap, ya que los personajes no resultan especialmente atractivos, quizá sus motivaciones y sentimientos sí, o algo más, pero no hay un carisma especial en todo ello…

Mientras lees “La Casa de las Olas” enseguida te vienen a la cabeza novelas y películas de temáticas similares, su convencionalismo, estar inmerso en la típica novela rosa que tanto frecuentan otros autores conocidos, pero quizá peores. Danielle Steel, Nicholas Sparks… autores de tremendo éxito y con infinidad de seguidores…

No es un libro que recomendaría según mis gustos, en absoluto, pero sí es una recomendación que haría tranquilamente a los aficionados de la novela romántica, si bien es cierto que no es de las destacadas del género ni de la propia autora, Jojo Moyes, que también ha volado a más altura.

 

sambo

Leave a reply