Crítica: MARGIN CALL (2011)

Crítica: MARGIN CALL (2011)

J. C. CHANDOR

El universo que retrata Margin Call es tristón, egocéntrico, solitario, aislado del resto del mundo, metalizado, frío, ajeno, apático, despiadado, un universo centrado casi en exclusiva en el rascacielos que sirve de decorado a la mayor parte de la película y bien resaltado desde la dirección y puesta en escena. Un universo donde no se ve a nadie que no tenga relación con ese universo burbuja salvo en la escena final, un mundo hermético ajeno al resto del mundo, mirándose, en exclusiva, a sí mismo.
La película recrea una ficción sobre lo que pudo ocurrir en un poderoso banco de inversión horas antes de la crisis financiera de 2008. Centrándose en 8 trabajadores especialmente, se mirará la fauna de esos tiburones de los negocios desde distintas perspectivas y posiciones.
El cine siempre ha sentido fascinación por el mundo de las finanzas y empresas, tratándolo en multitud de ocasiones de forma directa o indirecta (“Wall Street” de Oliver Stone 1987, “Glengarry Glen Ross” de James Folley, 1992, las recientes “Inside Job” el documental de Charles Ferguson o 2010, “The company men” de Ben Affleck, 2010…).
También está muy presente, especialmente presente, incluso a nivel estético, Michael Mann y su “El dilema” (1999), por ejemplo.

«Margin Call» comienza con una escabechina en forma de despidos en la mencionada firma, una sangría producto de los problemas extremos que tiene la empresa, veremos la frialdad de la ejecución en la escena donde Stanley Tucci es despedido y recodaremos la reciente y muy apreciable “Up in the air” de Jason Reitman (2009).
Esta frialdad será la normal común durante la película mezclada con una apatía y desprecio social muy bien resaltado desde la dirección, que hace pequeña la película y cada vez más claustrofóbica rodando casi en exclusiva en el rascacielos de la empresa, una claustrofobia que incluso se muestra dentro de los planos creando burbujas aisladas de esos personajes.
En la cinta se ven multitud de planos de luces de neón, cristales que se superponen a los personajes… resaltando ese mundo burbuja donde viven, coches, grandes edificios, personajes siempre rodeados de metal y mobiliarios, personajes hundidos en ellos. La banda sonora, metálica, industrial, subraya toda esta sensación de frialdad y ajenidad, como si de un universo inhóspito y extraño se tratara.
Las conversaciones entre los personajes son de una vacuidad supina en general, intrascendentes, banales, hablan de chorradas, de dinero, de sueldos o cuando les pilla el toro del problema en cuestión y de cómo peligrarán sus trabajos. El director J. C. Chandor hace especial hincapié en la intrascendencia y superficialidad de los diálogos.
Es significativo que el director no haga un inserto en ningún momento a los monitores donde se muestran esas contabilidades y datos tan funestos para el banco y sus personajes, mientras que a la vez vemos a dichos personajes rodeados por todas partes de monitores, mesas y metal, incluso en los travellings en muchas ocasiones se verá a los personajes en un segundo plano tras el mobiliario. Una idea semejante aunque con menos rigor, potencia y profundidad de lo que se realizó en el “Crash” de David Cronenberg (1996).
Bastante escalofriante la escena donde vemos a un Kevin Spacey triste y lloroso mientras se sucede la masacre de despidos. Creemos que la situación le supera para, mediante el diálogo con Paul Bettany, saber que lo que ocurre le da igual, que su pena es por su perro enfermo. Una vez más la frialdad y desprecio al problema ajeno, la falta de empatía absoluta. Los datos preocupan, las personas no tanto. Un paralelismo que aunque eficaz resulta bastante grueso y burdo.
Las conversaciones sobre sueldos son recurrentes una y otra vez, sobre todo entre los personajes de Paul Bettany, Zachary Quinto y Penn Badgley. En una de las ocasiones ante la reiteración del tema, Peter Sullivan (Quinto) se lo hará saber a Seth Bregman (Badgley), para acto seguido fliparlo por los datos concretos de los sueldos mencionados.
Seth hablará de lo que cobra él, se preguntará lo que cobran las chicas del bar al que van, hablará de lo que cobra Peter, también de lo que cobra Will (Bettany), Sam (Spacey)…
Esta tribu se siente totalmente ajena al resto de la humanidad, están ellos y el resto de las personas, la gente normal, ellos son excepcionales, Seth lo expresará en alto diciendo: “esto va a afectar a la gente normal”. Will mostrará su profundo desprecio por esa gente normal, afirmando de forma implícita la excepcionalidad y superioridad de los de su “especie”. Ni siquiera tienen un planteamiento moral, simplemente no llegan ni a valorarlo. Sólo en un momento alguien hace una pregunta al respecto. Sólo es ganar dinero.
No hay maniqueísmo, los personajes están bastante bien elaborados y no se cede a la frivolidad.
Los paisajes urbanos y metalizados se suceden durante todo el metraje, recalcando la idea de tesis mencionada. Por ejemplo, veremos en varias ocasiones como un personaje sale desenfocado al lado de un amplio paisaje urbano para posteriormente centrarnos en dicho personaje. También la planificación sitúa en numerosas ocasiones a los personajes a un lado del encuadre, encuadres cortos que los protegen y aíslan del resto del mundo, un universo limitado en los decorados y esos encuadres que les cobijan y acurrucan.
En medio de todo esto Chandor se saca un brillante plano-secuencia haciendo un travelling y una panorámica que atraviesa una de las zonas de trabajo solitaria, con los ordenadores encendidos y banderas americanas en las paredes, en penumbra, mientras la banda sonora con un estridente piano sube en intensidad hasta que llegamos al despacho de Sam Rogers (Spacey), que dormido se despierta alarmado en la butaca del despacho. Un  ejemplo perfecto de todo lo comentado resaltado con la fría fotografía de tonos azulados. El decorado, los ordenadores como auténtico hogar de esa gente ajena al mundo. Los monitores y datos son sus verdaderas preocupaciones.
Veremos un plano de Peter paseando por la ciudad y por supuesto, llevará los auriculares puestos, todo el simbolismo necesario para ejemplificar esa burbuja en la que viven y que llevan a donde quiera que van, protegiéndoles de ese mundo que no va con ellos. Incluso en las escenas donde aparecen en bares, están solos y la cámara no se fija en nadie más, ni en otros personajes ni en el ambiente que los rodea. Sólo se relacionan entre ellos.
La incomunicación, que también es señalada con las mencionadas conversaciones triviales, se manifiesta además en la multitud de silencios que tiene la película y escenas de personajes en soledad.
Un exceso esteticista, en muchas ocasiones, que casi acaba por ser abstracto y resta de fuerza a un mensaje que pretende ser potente.
Una de las escenas clave tiene lugar en la casa de Eric Dale (Stanley Tucci), cuando van a buscarle para que regrese a la firma y cobrar la indemnización. Allí Dale explicará con datos y números, el único idioma que parecen entender, lo que supuso para él como ingeniero que es, el haber hecho un puente. Ese puente hace más por la gente que todo el trabajo dedicado a las finanzas, que le dio un cuantioso sueldo pero es intrascendente para los demás. Una vez más la vacuidad del trabajo al que se dedican, algo que asumen tanto Peter, que renuncia a sus estudios como ingeniero aeronáutico porque se ganaba más dinero en ese intrascendente trabajo como Will, que también lo asume al reconocer que sin ellos todo sería más justo pero en el fondo son útiles, o el propio Eric Dale en la escena mencionada.
Los personajes en que se centra la película son un buen ejemplo de los incompetentes que albergan campos como las finanzas o la política, esos políticos que no tienen más mérito que estar al abrigo del partido y que sin ese abrigo están perdidos. Aquí estos financieros manifiestan su ignorancia en no pocas ocasiones, como el personajes de Spacey o el de Jeremy Irons (John Tuld), sin complejos. Personajes que mantienen siempre una espada de Damocles sobre sus subordinados en caso de caída y usarán a los más válidos para su beneficio siempre que les puedan ser útiles, como hacen con Peter al final de la cinta, manteniéndole en su trabajo, un trabajo que mantiene por la generosidad e interés de sus jefes.
La escena de la venta de activos es absolutamente impersonal, escenarios de compra-venta, monitores y multitudes trabajando y una voz en off haciendo operaciones, el inicio de una crisis mundial consciente de la que se salvarán sólo unos cuantos de rostros invisibles.
No se relacionan con nadie, solamente vemos a los miembros de la compañía, llevan su soledad incluso fuera de la misma en esa burbuja que les protege y aísla, los acompaña siempre.
No hay referencias a sus familias salvo en una conversación, incomoda, entre Sam y Peter.
El personaje de la mujer de Sam (Mary McDonnell), al final de la película, sirve como contraste y demostración de todo lo mencionado. Sam es un personaje acabado, solitario, que sólo tiene el dinero que logrará ganar y su trabajo, el patetismo de la última escena lo resume todo. Un personaje que ya no vive allí pero entierra a su perro en el jardín de la casa de su mujer de forma obsesiva.
Gente apática, que se cree superior, autosuficiente, asociales, aislados, que se consideran otra clase.
La película acaba siendo más casi un análisis sobre cómo son esa gente, su psicología, que sobre cualquier otra cosa. Una película de reparto descomunal que aunque con buenas intenciones y grandes pretensiones queda floja, falta de empuje y visceralidad en su crítica, de mordiente, siendo esquemática unas veces y en exceso didáctica otras, pero que no acaba de ser esa película que analizara los sucesos y cuestiones de la gran crisis que acontece, el referente actual.
Todos los miembros del reparto están muy correctos, incluyendo a Demi Moore y Simon Baker, este último en un papel que es otro ejemplo de incompetencia.
Buena, interesante pero que deja con hambre, un apetito no saciado en una obra que daba para algo de mayor calado, y que se pierde en la puesta en escena esteticista y vistosa, brillante, pero excesivamente por encima del fondo de lo tratado, que queda por debajo en todo momento. Manida, vista en otras ocasiones y que ni logra superar la reflexión más obvia, ni trasciende, ni muestra un punto de vista novedoso o profundo.

sambo

There are 21 comments on this post
  1. noviembre 08, 2011, 3:51 pm

    Gran análisis.

    A mi gustó básicamente por el trabajo de los actores. Es un placer para mi ver un buen hacer de genre como Tucci, Bettany, Spacey, el de la serie "el mentalista", Irons.. incluso me gusta Demi Moore.

    Destacaré la frase de Bettany cuando se sube a la cornisa de la terraza del último piso del rascacielos con ademán de tirarse(quiero entenderlo como un guiño al crack del 29), algo así como que lo que sentimos cuando estamos tan cerca del abismo no es el miedo a caernos, sino el miedo de atrevernos a tirar.

    Sobre el tema de la crisis recomiendo "Too Big to Fail", no sé si ya estará doblada al castellano, yo la vi en versión original.

  2. noviembre 08, 2011, 6:45 pm

    Muchas gracias Eddie, el reparto es espectacular y están todo bien. Apunto la peli que citas a ver qué tal. Tu comentario sobre el Crack del 29 me parece muy acertado.

  3. noviembre 08, 2011, 8:23 pm

    De nada MrSambo,

    a ver si TDK se deja caer porque me gustaría conocer su opinión sobre la peli, que si no recuerdo mal, creo haberle leído que fue a ver la película y que le gustó.

    En cuanto a Too big to Fail es un poco friqui porque está rodada "casi" en plan documental y quizá haya que estar algo informado para conocer un poco quienes son los personajes reales retratados por el filme, pero me pareció muy buena si es que te gustan las intrigas políticas al más alto nivel.

    Un saludo.

  4. noviembre 08, 2011, 8:43 pm

    Sí, a TDK le gustó mucho, ya nos contará que opina.

    A mí claro que me gustan las intrigas de todo tipo jeje, si por lo que sea no conozco o me pierdo me informaré como Dios manda.

  5. noviembre 09, 2011, 9:15 am

    Jo… Máximo de 4096 caracteres y tengo más de 10000…

  6. noviembre 09, 2011, 9:17 am

    No sabía que había límite jajaja, te toca partirlo en dos

  7. noviembre 09, 2011, 10:50 am

    Pues hasta por la tarde no puede ser, perdona. Probablemente Fel_blan pueda dar más info, ya que me da que trabaja más cerca de ese negocio…

  8. noviembre 09, 2011, 5:38 pm

    A las buenas. Por fin…

    Sí, confirmo que a mí me gustó bastante. AL TAJO!!

    Para empezar, Sambo, creo que tu crítica contiene un error inicial en la premisa de tu análisis. Básicamente, es el hecho de pensar, no sé si basado o no en declaraciones del director, que la película quiere retratar a los personajes y mostrar el origen de esta crisis y criticar (en sentido negativo) a los "artífices" de esto. Yo creo que nos quiere contar una historia y mostrar, un poco como un documental, un mundo tan hermético al gran público como es ése.

    Ahí voy. Un aviso: voy a intentar seguir el orden de tu texto para ir matizando en lo que no estoy de acuerdo y luego exponer más datos basados en mi propia experiencia y presentar mi opinión.

    Yo no considero la carnicería como el comienzo de la película, si no como el marco donde encuadrar la acción. Es un prefacio, un prólogo. La acción para mí arranca en el momento en Quinto se despide de Tucci en el ascensor. Acude a despedirse de su mentor y agradecerle lo que le ha enseñado y su trato para con él. Ésa es una escena cálida y emotiva, en la que, además, muchos podemos ver ecos de nuestras propias experiencias personales, no por el dramatismo de un despido pero sí en reuniones de dos personas, cargos al margen, para despedirse por un cambio de empresa o pedir consejo sobre si hacer ese cambio. Sí estoy de acuerdo en que presenta un mundo frío y aséptico, pero no le noto matices negativos, si no que, simplemente, es el marco de la acción. No estoy de acuerdo en que los personajes sean apáticos y desprecien a la sociedad (no todos), como dices. Esto lo iré desarrollando más abajo.

  9. noviembre 09, 2011, 5:38 pm

    Las conversaciones de los personajes no son vacuas, lo que ocurre es que giran siempre en torno a temas profesionales de banca de inversión, economía/gestión de grandes patrimonios y el mundo laboral en que se desarrolla. Sí hay un personaje que encarna ésa superficialidad y adolescencia fuera de lugar, que es el compañero de Quinto. Lo dejo para el final. Si Chandor hace hincapié en la superficialidad de los diálogos, entonces yo soy raro, porque yo les encuentro profundidad, pero técnica/profesional, claro está, no emotiva, ni lírica, claro.El no mostrar los monitores diría que es para no incurrir en cagaditas fácilmente detectables a nivel de contenido técnico relacionado, más que algo intencionado, ya que tienden a hablar vagamente de esos asuntos, de manera que sea entendible/accesible para todos. La relación Spacey-perro también la traslado al final.

    La escena de Tucci. Lo que presenta en esta escena el director, para mí, es la cabeza extraña del personaje de Tucci. Los cálculos que realiza a toda velocidad sobre el puente que construyó como ingeniero no son propios de una persona normal. La anteposición de su orgullo y su honradez profesional a lo que es mejor para su familia, tampoco. De hecho, Will apela a motivos sentimentales, emotivos y de obligación para con su familia para que acepte el dinero que le va a ofrecer su antigua empresa a cambio de su silencio. Más adelante volveré sobre el personaje de Tucci y Demi Moore.

    Tampoco creo que pinte a gente incompetente. Pero también desarrollaré esto más adelante

    Desgranada un poco tu entrada, ahora voy a intentar hacer las dos siguiente partes como he dicho, aunque las juntaré, por coherencia y claridad… Espero…
    Sambo, la crítica que haces de los personajes y su frialdad y aislamiento del mundo real, es cierta, pero, sin embargo, creo que no es completamente justa. Muchas de esas personas probablmente posean esos rasgos del carácter desde un inicio. Sean así. Sin embargo otros muchos no tienen por qué tener ese carácter. Son personas más o menos normales que, en un determinado momento, toman la decisión de anteponer su desarrollo y éxito profesional a su desarrollo personal y vida íntima. Y, para mí que lo he visto de cerca, es más triste que otra cosa. De hecho, Sam creo que encarna eso exactamente. APARENTEMENTE, es inconcebible su aprensión por un perro "con la que está cayendo" en la empresa. Y sí, piensas, valiente joputa… Sin embargo, va pasando la cinta y es Sam quien se pelea por su gente, para que no la echen, para que no acometan esa opción que sabe que es la más adecuada desde el punto de vista del negocio. Y eso es una dicotomía. Y la respuesta está cuando va a enterrar a su perro. Va a su antigua casa, la casa de su ex-mujer. La casa donde el perro corría por el jardín y disfrutaba. El perro no es tal, es el último vínculo que tiene con su vida anterior. El perro es su vida como persona, más allá del éxito de su trabajo que, al ir pasando los años, se da cuenta que ya no le llena y le produce pena y tristeza. Su ex´mujer lo trata con dulzura, como a un niño. Es una persona lastimosa, que, además, al final él mismo es consciente de que ya no tiene salida de ese agujero donde se ha metido y acepta que Jeremy Irons compre su silencio.

  10. noviembre 09, 2011, 5:40 pm

    El personaje de Penn Badgley es la encarnación de todo lo que tú criticas: frío, narcisista, egocéntrico, preocupado por su sueldo y el de los demás, centrado en el dinero y que todo lo que siempre ha querido es trabajar en eso, allí. Al que al final despiden y se le ve desvalido, llorando como un crío en un water. Este personaje creo que hay que ponerlo en contraposición con el de Quinto, y esta pareja es una versión, a mi juicio, rejuvenecida de Demi Moore y Tucci. En ambas parejas, hay una persona preocupada por hacer un buen trabajo, que contempla el dinero como la remuneración justa por realizar su trabajo de la mejor manera, y no como un fin. el FIN para unos es el dinero, mientras que para otros es hacer un buen trabajo. La diferencia es que mientras que en su momento Moore pudo ascender y tener una posición de prevalencia, Tucci quedó estancado. Esto sí es un mensaje de atención: ojito con las épocas de vacas gordas que pueden aupar a quien se dedique de medrar por trabajos de pasillo más que por la calidad de su trabajo. En vacas flacas, las cosas no se pueden pervertir. Además, Tucci y Quinto son outsiders: ingenieros que se pasan al mundo de la banca y las finanzas porque, como dice Quinto a Irons, "no dejan ser operaciones, sumar y restar. Qué más da que sean monedas o dinero que otras cosas. Y aquí me pagaban mucho mejor". Esto, soy ingeniero aeronáutico, es completamente cierto. En España estamos sobreformados para lo que luego tenemos que hacer. De cuando en vez tienes la satisfacción de hacer algo que realmente TE EXIGE, pero normalmente tu trabajo es gris y triste, como el de esas personas, pero ganando sueldos, a veces, por debajo de los mecánicos que tienes a tu cargo. Como ves, esta parte no es elucubración, es bastante personal, ya que yo mismo varias veces me he visto tentado de pasarme al mundo de la banca. Sin embargo nunca he llegado a hacerlo por una razón: mi vida personal, más allá de la profesional. Pero, como ya comenté, eso es una decisión, nada más, y no considero justo criticar a las personas que toman una decisión diferente a la que yo he tomado. De hecho, creo que lo que la película muestra es como esas personas de éxito en ese mundo, deben renunciar a TODO, o prácticamente, para obtener el éxito profesional. Es un sacrificio enorme, que deja sus secuelas: Moore al saber que va a ser despedida se siente desconsolada, porque no tiene nada más, y necesita "disculparse" con Tucci por una más que insinuada "cama" que le había hecho en el pasado, Badgley llora, porque además aún no había conseguido nada… Son dos ópticas: las personas cuyo fin es eso, el dinero, y las personas que simplemente lo veían como un agradable aditamento a su trabajo que no lo ven demasiado diferente de ése a otro que hubieran hecho. Es interesante como son dos outsider los que "salvan" el negocio. Aquí sí que creo que hay una crítica a la banca de inversión y los mercados de derivados, que se complican de una manera brutal, provocando que NADIE sepa REALMENTE CÓMO FUNCIONA. Hasta que alguien "virgen", sin "prejuicios" lo mira desde otra óptica y señala los errores.

  11. noviembre 09, 2011, 5:40 pm

    El desprecio por la sociedad de Bettany en su monólogo sobre el cochazo que gasta, con Badgley de convidado de piedra, no es tal como tú lo planteas. Critica a quienes les van a decir que son unos buitres, que son los mismos que gracias al trabajo que ellos hacen, y por el que ganan una pasta, han vivido mucho tiempo por encima de sus posibilidades. Además, aplica perfectamente a España: los mismos que se compraron el chalet a precio de oro, con una hipoteca del 120% para tener el Cayenne/Q7 e irse de vacaciones a Bali, son los que critican a los bancos ahora por dárselo. Es exactamente lo mismo. No critica a las personas normales y la sociedad como tal en su conjunto. Critica a esas personas. Otra cosa diferente es que, por lo que van a hacer, ESA gente va a sufrir un huevo. Lo único que dice es que le da igual, que se lo merecen, y que su hipocresía de pedir una sociedad más justa y luego querer vivir por encima de tus posibilidades es eso: pura hipocresía. Y estoy de acuerdo. Además, lo que van a hacer no es más que vender a pérdidas para mejorar la posición de la empresa de cara al futuro. Eso, como todos adivinan, implica ECHAR a toda la gente que trabaja ahí y cobra esos sueldazos. Y ésa es otra variable que no se tiene en cuenta normalmente: la gente que trabaja en eso tiene sueldos altísimos, sí, pero una gran precariedad laboral, ya que no hay medias tintas, o lo hacen bien, o fuera. Incluso, como se muestra, haciéndolo bien, se pueden ir fuera.

    Se muestra además, a mi juicio, en la película, el camino que han tenido que recorrer para llegar ahí los jefes: la acción transcurre en 36 horas, donde los personajes no duermen y se reúnen de madrugada. Es decir, esos son los sacrificios que tienen que hacer para estar ahí y que les impide tener una vida normal. Will lo ejemplifica al hablar de su sueldo y en lo que se le va: putas, alcohol, una hipoteca, un coche, ayudar a sus padres y guardar algo para por si. Es algo muy triste, porque eso refleja su vida: vive trabajando y su vida íntima se reduce a contactos con profesionales. Es el pago por su posición, como las reminiscencias del tributo de Odín de su ojo por la sabiduría. Viene a recordar que nada es gratis, todo tiene su precio, de una u otra manera.

    Joerl, me está quedando un tochazo. Lo dejo aquí, porque creo que la idea está clara. Eso sí, ya lo dije por Tweeter. Creo que es una peli deliberadamente ambigua, para permitir, y casi fomentar, diversas lecturas que recaben un público lo más amplio posible. Con las dos interpretaciones tan diferente que hacemos, creo que en esto sí que acierto! ;-P

    PS: Probablemente en un bar con unas cañitas esto sería muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho más interesante!!!

  12. noviembre 09, 2011, 5:40 pm

    Como dijo uno, menudo coñazo acabo de soltar…

  13. noviembre 09, 2011, 7:32 pm

    Impresionante TDK,

    veo la peli como dices, pero entiendo también la óptica de MrSambo, por lo que totalmente de acuerdo en que es deliberadamente ambigua, porque si no resultaría demasiado políticamente incorrecta.

    De hecho a mi el personaje que más me gusta es el que tiene a cargo las frases más duras, osea, el de Bettany(Will).

    Un saludo.

  14. noviembre 09, 2011, 9:20 pm

    Eddie, concuerdo. A mí me gusta mucho Bettany también. Es el paradigma de broker tiburón al que le ves su "reverso tenebroso"

  15. noviembre 09, 2011, 9:23 pm

    TDK, el error, MAYÚSCULO, es tuyo, la trama y la SINÓPSIS de la película es un ejemplo del inicio de la crisis de 2008. No hay una sola explicación sobre el funcionamiento ni manejo del mundo empresarial, no puedes verlo porque no lo hay.

    Tu inicio un nuevo error, la carnicería es CONSECUNECIA DIRECTA de los que descubren Tucci y Peter, por eso se nos enseña el despido de Tucci en primera apersona. Que tú obvies eso es una gratuidad para encajar una visión que tienes preestablecida.

    Un mundo frío es negativo con respecto al contraste a la sociedad, tus datos no pueden contradecir lo que la película muestra e incluso verbaliza a través de los personaje, su desprecio por la gente normal y que se consideran de otro tipo. Lo dicen ellos, no yo, lo dicen en la película, una vez más adaptas lo que quieres que sea a lo que es.
    No hay profundidad técnica, la mayoría de los personajes dicen EXPRESAMENTE que no se enteran de los gráficos y que se les habla de forma simple, porque si no, no lo entienden. Tampoco lo digo yo. Lo dicen en la película. Tu mismo manifiestas que se habla con profundidad de esos temas para luego decir que se simplifica y sean entendibles. La única función de eso es narrativa, que el espectador sepa dónde está. No hay ni una sola reflexión sobre las causas.

    Si se repite un diálogo hasta 5 veces y es compartido, no es gratuito, tiene una evidente intención, está en la película, no me invento esos diálogos.

    La escena de Tucci ejemplifica la película, no sólo es Tucci quién habla de números, por eso recalco el tema sueldos. Solo hablan de números, y son vacuos, vacíos como los planos de monitores que se hurtan.

    Vuelves a incurrir en imponer tus deseos a lo que muestra la película y por tanto su tesis, que puede estar equivocada o no, pero es la que muestra. Los personaje que se muestran en la película están aislado, tus suposiciones son intrascendentes para la tesis de la cinta que no los muestra. Creo que esto está claro ya que extrapolas tu experiencia personal, pero en tu experiencia personal habrás visto lo que hay detrás pero el director lo evita, y lo evita para mantener la tesis que expongo. De ahí la excepción de la mujer al final.

    Sam no lucha para que no echen a su gente, lucha para que no puteen a los de fuera, que es distinto, a su gente la echan en la primera escena. El patetismo de la última escena está reseñado en la crítica, pero que sea consciente de su patetismo no cambia la reflexión de inicio.

  16. noviembre 09, 2011, 9:29 pm

    Yo no critico a nadie, hablo de lo que muestra la película. Es Tucci el que descubre el problema, no hay una muestra por el trabajo bien hecho, eso en la película es intrascendente no hay defensa de eso en ningún momento. Quinto se dedica a algo que no conoce porque gana más pasta, es su única reflexión personal y elige lo vacuo por dinero a lo que de verdad le llenaba. Habla de sueldos con todos. Lo único es que éste sí está preparado. Quinto hace muy bien en elegir un trabajo que le dé más dinero, pero define a la clase de la que tratamos.

    Tienes otro error mayúsculo de base en todo lo que comentas de Bettany, y es que la película jamás analiza el otro lado, no analiza ni muestra a la gente ni la generalización que hace ese personaje, el retrato de la película es del mundo y fauna empresarial, no sale nadie fuera de eso y lo único que tenemos es la visión de alguien que se considera de otra clase, su visión para no verse afectado, como sí pedir un crédito le justificara en su incompetencia. Es decir la acertada reflexión que haces y será cierta en muchos casos no está expuesta en la película ni se analizan las causas de por qué la gente pide o hace según qué cosas.

    No hay ambigüedad y también se reseña en la crítica la falta de maniqueísmo, nadie dice que no trabajen, sino que asumen su rol de otra clase de personas ajenas al resto de la sociedad, algo que asumen unos con más formación y otros con menos con tal de ganar dinero, que en algo les compensa ya que no renuncian. La película crea una burbuja en esa autodenominada clase excepcional. Es un hecho desde la puesta en escena.

    Con todo, una reflexión brillante que enriquece todo lo que rodea la cinta.

  17. noviembre 09, 2011, 10:36 pm

    Sambo, no:

    Tu inicio un nuevo error, la carnicería es CONSECUNECIA DIRECTA de los que descubren Tucci y Peter, por eso se nos enseña el despido de Tucci en primera apersona.

    No. Mírala de nuevo. El despido de Tucci es anterior a la acción que motiva el maratón, no es consecuencia directa de éste.

    Que tú expliques un tema en palabras simples no implica que tu interlocutor no lo entienda. Es por sintetizar. El tiempo es oro. Es por ahorrar tiempo, no pueden detenerse a analizar las cifras todos y cada uno de ellos, y eso es algo normal. JAMÁS dicen que no lo entiendan, eso es algo que tú das por hecho. Dicen que se les HABLE COMO SI no entendieran nada. Lo hace Irons. Estás equivocando la intención.

    Sambo, el problema es que tú crees que los números están vacíos y eso no es cierto. PARA TI hablar de números puede resultarte vacío, pero no lo es. El tema sueldos SIEMPRE lo saca Badgley, como ya he dicho. El resto de personajes no lo tocan por iniciativa. Sí hablan de dinero. Claro. De indemnizaciones por despido, de cláusulas de silencio, pero es normal.

    Sambo no creo justo que tú expliques lo que muestra el director si no lo citas. Puedes elucubrar, como yo, pero no lo puedes saber a ciencia cierta como dices aquí:

    Los personaje que se muestran en la película están aislado, tus suposiciones son intrascendentes para la tesis de la cinta que no los muestra. Creo que esto está claro ya que extrapolas tu experiencia personal, pero en tu experiencia personal habrás visto lo que hay detrás pero el director lo evita, y lo evita para mantener la tesis que expongo.

    Das por hecho que la tesis de la cinta ES lo que tú dices. Toda tu argumentación viene de una presunción, la mía no, sólo señalo las inconsistencias que la cinta presenta a esa supuesta tesis.

    Esta frase:
    Quinto hace muy bien en elegir un trabajo que le dé más dinero, pero define a la clase de la que tratamos.
    no me parece adecuada. Que una persona tome una carrera profesional sobre otra en base a la remuneración para mí no define de ninguna manera a esa persona. Diría que es un prejuicio, sin ánimo de ofender, ojo.

    Sambo, la "otra gente" no aparece en la peli del mismo modo que este mundo de Margin Call no aparece en Erin Brockovich, porque no va de eso. No tienes por qué aparecer. No pinta nada.

    En cuanto al tema del elitismo, obviamente con su posición económica no consideran tener los mismo problemas que la clase media, pero le das, a mi juicio, una importancia desmedida, ya que es una situación análoga a la diferencia que puede haber entre mí y un inmigrante ahora mismo. Son auténticos abismos, casi universos paralelos.

    Lo que quiero decir es que no creo, como parece que tú sí, que la película tenga una tesis y, mucho menos, que ésta sea de crítica acerada y descarnada a estas instituciones y las personas que en ellas trabajan. Creo que su gran virtud es una cierta frialdad casi documental que la envuelve y que permite que cada uno la veamos y enfoquemos desde ángulos distintos y hagamos, por lo tanto, lecturas distintas.

    Y reitero que con unas cañas esto sería mucho menos árido, porque menudo otro ladrillo acabo de soltar!!!!

  18. noviembre 09, 2011, 11:19 pm

    La diferencia TDK, es que mi exposición se basa en los que se dice y ve en la película, basándome en eso puedo equivocarme o no. Pero tú construyes una argumentación basada en nada, nada de lo que dices y mencionas en los anteriores post sale ni en la película, ni en los diálogos ni en la puesta en escena, lo que yo digo sí, y le doy una interpretación. Tú has mencionado unas 4 o 5 veces cosas que no se mencionan e incluso dices que ”deben ser o se suponen”. Esa es la diferencia. Hay que encajar todo lo que sale en la película desde lo visual a lo dialogado. Tú obvias la mayoría.

    A lo que me refiero con el inicio es que se despide gente porque la cosa está muy mal, SÚPER MAL e irá a peor, como dice Spacey, y SU GENTE está siendo despedida en su cara y él no hace nada, y si despiden más, como él confirma que pasará con casi toda seguridad, lo asume. Tú lo que has mantenido es que da la cara por SU GENTE. Eso es falso no sale en la peli, lo que yo digo sí.

    Hay montones, millares de películas de aspecto técnico o temática compleja y no se dice “háblame como a un niño”, o “explícamelo que sabes que yo de eso no entiendo”, no sé si son literales pero casi. Se dice eso para recalcar algo como es lógico, no por carácter narrativo (añadimos el tema el jefazo con poca edad). Por carácter narrativo para explicar algo se elabora un guión para que quede natural y el espectador no se dé cuenta de que ese diálogo se dice para explicar cosas al espectador. Más claro, lo que se explica es intrascendente y nos lo explican en la escena con Simon Baker, Spacey antes, cuando se entera de todo, le dice a Bettany, explícamelo que no entiendo. El director podía resolverlo con Spacey mirando en pantalla y diciendo JOOOOOOOOODER, y que luego nos lo expliquen en la otra escena, pero no lo hace, dice la frase mencionada en el guión, que además no es la única en ese sentido.

    No es que se hable de dinero, es que hablan de sueldos hasta 5 veces y todos se divierten con ello, Quinto, Bettany y Bagdley. TODOS.

    Lo que se dice en una película siempre va con intención, y lo que se ve también, o debe ir. Aquí además se reitera.

    Para mí no es vacío hablar de números, es la concepción que ellos mismos asumen, la tesis de la cinta, la conversación de Tucci y su puente, el reconocimiento EXPLÍCITO de Bettany. Está en la peli. Un trabajo vacío con el que se gana dinero, que es lo que reconoce de forma IMPLÍCITA, Quinto al asumir un trabajo que se la suda. Y que TODOS ACEPTAN A PESAR DE LOS PESARES.

    No es un prejuicio, hablo en los términos que se plantean en la película, en su conjunto, Quinto es partícipe de lo mismo que el resto, nada más, ¿por qué crees que se menciona precisamente que se dedicaba a otra cosa y estaba tan preparado? ¿Con que objetivo? ¿Por qué sí? No amigo, con la intención mencionada, ese trabajo no le llena, pero le forra. De eso hablo, no de que censure lo que tú dices. No hablo de mis opiniones con respecto a lo que sucede, sino de las que expresa la película basándome en diálogos y planos de escena, sobre lo que opino yo sería otro debate distinto.

    Se reitera varias veces lo de “el resto de personas”, “las personas normales”, “los de allí” etc. no es una cuestión de élite sin más, asumen su aislamiento mostrado en mil detalles por Chandor. Mi análisis es tratando de cohesionar todo lo que acontece en la película, y el por qué se toman las decisiones visuales que se toman y se muestran los diálogos que se muestran en su conjunto, la tesis a la que nos dispone esto es la que menciono en la crítica.

  19. noviembre 10, 2011, 12:05 am

    No considero, además, que la película proponga un “buenos” o “malos”, deconstruye una grupo laboral, y lo que dice es que están aislados, en un mundo propio, ajeno al del resto, que se consideran distintos, superiores en muchos casos… De ahí la bondad o maldad de lo que se explica, que además se explica con distintos trabajadores de distintas formas, competentes, incompetentes, trepas, enchufados… ningún idealista, es algo que juzgará el espectador.

  20. noviembre 13, 2011, 9:07 pm

    Entro rápido, que te debía este comentario (adelanto su malignidad ácida y corrosiva, pero en plan coña, conste). No sé si curro más entre semana o los fines de.

    Aceptemos que esté yo haciendo trampas al solitario como esto:
    Pero tú construyes una argumentación basada en nada, nada de lo que dices y mencionas en los anteriores post sale ni en la película, ni en los diálogos ni en la puesta en escena, lo que yo digo sí, y le doy una interpretación. Tú has mencionado unas 4 o 5 veces cosas que no se mencionan e incluso dices que ”deben ser o se suponen”
    ¿Significa eso que tu crítica a ET, centrada en una hipótesis interpretativa del personaje de ET como alegoría de la niñez para explicar toda la película, es "tramposa"?

    Ah, y paso de contestar ya. Creo que mejor lo dejamos estar y, si alguna vez nos conocemos con un café o una cerveza en medio lo tratamos como un diálogo, porque este formato no es lo suficientemente ágil. ¿Te parece?

  21. noviembre 13, 2011, 9:22 pm

    TDK, como tú quieras.

    Con respecto a tu pregunta la respuesta es NO jeje. Mi argumentación, y lo vuelvo a repetir, se basa en lo que se dice y ve en la película, en E.T lo demuestro escena por escena. Que mi interpretación sea única no es la intención pero quien trate de rebatirla, deberá demostrar con los mismos ejemplos y no cogiendo unas cosas y dejando otras para demostrar que es fallida. Tú coges las que te interesan pero omites muchas, por ejemplo el 90 por ciento de la puesta en escena que yo sí trato. Mi interpretación es esa, puede haber otras válidas pero deben incluirlo todo. Seguramente si buscas sentido a todo lo que yo expongo puedas ver una interpretación más cohesionada, yo mostré donde estaban las debilidades que me parecían, precisamente porque rellenas los huecos con ideas o cosas que no se apoyan en la película o sólo lo hacen en parte.

    Luego está el debate sano, cuando esas interpretaciones no son complementarios y sí contradictorias. Las nuestras son complementarias en muchos aspectos, en otros no. Nada más.

Leave a reply