CONGELADO

CONGELADO

RELATO

 



 

 

 

La mayoría de la gente ve el verano como el cálido lugar de sus aventuras, desvaríos y amoríos, ese entorno agradable donde dar rienda suelta a los excesos y encender la pasión sin miedo ni complejos, pero para mí los veranos son un lugar gélido e incómodo donde no apetece nada, un horror uniforme sin atractivos ni alicientes.

El verano invita al amor y al sexo, a la infidelidad y la lascivia, pero pasada la adolescencia aquello de los amores veraniegos, a pesar de ser soltero, se esfumaron para mí. Es lo que tiene pasar esta época del año en Siberia, entre esquimales, en un infinito de hielo…

No es un sitio confortable, ni siquiera en verano. Uno no puede ir por casa desnudo, ni espatarrarse en calzoncillos, ni sentarse al fresco en una terracita. No, uno tiene que ir siempre con su abrigo de pieles hasta para ducharse.

Aquí se valora mucho el sol, que apenas calienta, pero cambia el ánimo y logra que se vean mejor las risueñas caritas, enmarcadas en sus capuchas, de mis compañeros. No es que esto no tenga sus ventajas, aunque bien pensado no se me ocurre ninguna… Bueno, que te ahorras un dineral en aire acondicionado y en ropa, porque con una piel de oso tienes para varios años.

Estoy aquí por trabajo, que no por devoción, porque a mí lo del calorcito me va bastante, pero ahogo mis penas pensando en lo bien que se lo estarán pasando mis amigos en la playa o la piscina. Los quiero mucho.

Disfrutan porque en esta época a las chicas les da por ir en bikini y a los chicos en bañador, lo que siempre es estimulante. Aquí, la mujer con menos ropa que he visto tenía una piel de oso polar que la tapaba todo el cuerpo dejando ver unos picaruelos ojillos rasgados. Me siento como en la época victoriana, que si veo un tobillo desnudo me tengo que ir derecho a dar una ducha de agua fría, que, por cierto, es una de esas cosas que aquí podréis hacer casi en cualquier sitio.

El amor aquí es complicado. Yo siempre estaba predispuesto, aunque las lugareñas nunca me han resultado especialmente atractivas. Aun así uno no es de piedra y ha tenido sus escarceos. Me gustó mucho una chica que tenía los ojos más rasgados de lo normal, que era lo único que se le veía, como a las demás, siempre que no lleven gafas… Seducirla era un problema, porque quise llevarle flores y aquí no pude encontrar un maldito ramo… Le hice una figurita de hielo, que aquí se conservan estupendamente bien, y comenzamos a salir. Patinábamos sobre hielo, jugábamos al hockey, hacíamos esquí… esas cosas.

Lo peor fue cuando me invitó a su casa y se quitó la capucha. Aquella chica de ojos rasgados no era como imaginaba. Tenía barba y creo que podía cogerme a pulso.

Llevarla a casa o ir a la suya me mortificaba, los iglús siempre me han producido una enorme angustia. Sé que los hay duraderos, pero no acabo de estar nunca tranquilo. Por mucho que se diga, dentro sigue haciendo frío. Que de los -40 pasemos a los -15 no es algo especialmente cálido… ¡Leches, son casas hechas de hielo, con paredes y techos de hielo! ¡Cómo no va a hacer frío! Por otro lado, siempre he pensado que dar rienda suelta al fuego de mi pasión allí quizá podría derretirlos… Ya, ya sé que es una paranoia, pero es algo que tengo metido en la cabeza. De todas formas, es complicado ponerse a tono, hasta el punto de que creo que está mermando mi masculinidad.

 

 

 

Por estas razones, poco a poco, fui desistiendo de los amores veraniegos, así que paso los fines de semana con mi pingüino en casa tomando productos congelados, que aquí son muy buenos, y otros artesanales, como los helados. Hago unos calipos estupendos con zumo de limón y un poco de hielo de mi jardín.

Mis días de estío son rutinarios y aburridos, vivo mirando el calendario con anhelo, deseando que llegue la Navidad para regresar a mi casa y sentir por fin la agradable sensación del cálido invierno, porque si una cosa tengo clara es que el verano está tremendamente sobrevalorado, y sus amores más.

sambo

Leave a reply