WIG WAM: Hard To Be A Rock’n Roller (2005)

WIG WAM: Hard To Be A Rock’n Roller (2005)

 

Wig Wam han sido una de las mejores noticias que ha dado el
mundo del Hard Rock melódico en muchos años, uno de los mejores grupos del
panorama actual (aunque han empezado a pinchar o sembrar ciertas dudas
demasiado pronto), que con sus dos excepcionales primeros discos parecían tener
el libro de las revelaciones para crear canciones perfectas, con gancho, de
estribillos largos e inspiradísimos al estilo Desmond Child, de forma continua.
Una facilidad francamente sorprendente que les ha elevado a grupo de culto en
el mundillo. Unos nuevos Bon Jovi que además rescataban no sólo el sonido puramente
ochentero sino también la estética glam con los Kiss, por ejemplo, como uno de
los referentes evidentes, también musicalmente.

 

Este cuarteto noruego sorprendió por su estilo desenfadado,
su apuesta por el estilo más ochentero, por la diversión y el aspecto más
lúdico y divertido del rock, como en la década referida, con unas melodías
impactantes, directas, muy elaboradas, y una calidad musical fuera de toda duda.
Wig Wam se sitúan como la mejor noticia en el mundo del Hard Rock melódico,
junto a Gotthard, de los últimos años. Este éxito les lleva a ser seleccionados
para representar a su país en Eurovisión, donde no es fácil ver grupos de rock,
y abrieron el camino para que al año siguiente Lordi venciera en el festival.
Sacaron su álbum «667…The Neighbour of the Beast«, en claro
homenaje de los Iron Maiden, y con tesón lograron un nutrido grupo de fans a
base de defenderlo en directo por todo el país, los wig wamaniacos. Con el
impulso de Eurovisión su éxito aumentó y reeditaron el disco incluyendo el tema
In My Dreams”, que fue el que presentaron al concurso. Esta  reedición se llamó “Hard to be a Rock’n roller”, que es también el título de uno de los cortes del disco.El álbum que nos ocupa

 

Un grupo con la intensidad, elaboración y gusto por los
estribillos largos de unos Bon Jovi, por ejemplo, que en su aspecto jovial y
“happy” esconden una calidad musical y compositiva excepcional, y donde la
diversión no evita un sentimiento y profundidad que lo aleja y sitúa muy por
encima de grupos similares (Sha-Boom, Bad Habit, Last Autumn’s Dream…), y en lo
más alto dentro del estilo en la actualidad. Su sonido y estilo del norte de
Europa los acerca también de forma clara a los Europe, de igual manera que es
evidente la influencia de unos Kiss, tanto musical como estéticamente. El Glam
de los 80 en general e incluso un Steven Tyler son otras de las influencias.
Herederos de los Sweet, Ole Evenrud o Alien, los han superado
con creces.
Glam como vocalista, Teeny como guitarrista, muy en la línea
de Eddie Van Halen, Sporty en la batería y Flash al bajo son los componentes de
este magnífico grupo.
In My Dreams: El tema que presentaron para Eurovisión es
precisamente el que da comienzo al disco. Un tema subordinado a las reglas del
concurso, es decir, que no sea superior a 3 minutos de duración, lo que
minimiza algunas cuestiones, como el solo de guitarra, pero maximiza las
cualidades, un estribillo prodigioso, un himno coreable que podría ser un éxito
en cualquier lugar. “Come on, come on, come on…”. Desde el mismo inicio no nos
dejamos nada, un riff de entrada para cantar parte del estribillo a coro. Las
cartas sobre la mesa. Misteriosas estrofas sin batería pero un riff
nervioso, el bombo empieza a hacer acto de presencia hasta estallar en el
espectacular y tremendamente adictivo estribillo. Nuevamente las estrofas,
entradas y uso de los riffs realmente notables y muy asimilables incluso por
los no rockeros. Enseguida el puente, los coros constantes y el estribillo a
todo poder, un estribillo con un juego de voces y coros magnífico. Breve solo
de guitarra, que más que un solo es una transición, parón clásico y explosión
con el estribillo que coge cada vez más fuerza. Coros y una intensidad creciente hasta llegar al final. Sencilla y basada en el
estribillo, pero de las que no te puedes quitar de la cabeza. Sonido ampuloso y
gran producción. Un temazo.

Hard To Be A Rock’n ‘roller: El tema que da nombre al álbum.
Riffs potentes y melódicos, bongos en la percusión y ritmos clásicos y ágiles.
Voz distorsionada para las estrofas que vuelve a funcionar de forma ejemplar al
contrastarlo con el memorable estribillo. La distorsión se mantiene aunque el
acompañamiento musical cobra todo su poder. El estribillo es, una vez más,
memorable, con coros y voz principal haciendo armonías. Larguísimo y muy elaborado.
Otro estribillo inolvidable. Las estrofas vuelven a la distorsión con fuerza
progresiva hasta estallar, nunca mejor disco, en el estribillo. El mimo por
los puntos álgidos de los temas, los estribillos, es total. Temas directos de
estructura clásica, ágiles, potentes y muy divertidos, pero nada
intrascendentes, es rock de primer nivel. Tras el segundo estribillo entrada
espectacular de la guitarra con su solo. Melodía y virtuosismo en el trabajo de
Teeny a las 6 cuerdas. Pasada la tormenta volvemos a la distorsión vocal con
acompañamiento como sacado de un videojuego, una pausa breve para la explosión final del
tema y su estribillo hímnico, melodía y ritmos realmente contundentes mezclados
a la perfección. Puro Hard Melódico como hacía tiempo no se hacía. Otro temazo.

Bless The Night: Si entre los mejores temas del disco
encontramos estribillos que no podrás olvidar, el de esta canción seguramente
es el mejor de ellos, uno de los grandes éxitos del grupo, una de esas
canciones redondas, que en el álbum abundan, y donde cada momento es ideal para
saltar, cantar a pleno pulmón y disfrutar, que es justo lo que quiere y ofrece
Wig Wam en sus discos. Una melodía de guitarra y un bajo también muy melódico
nos avisan de lo que puede ser el tema. Parón para un riff básico y constante,
en espera, donde Glam desbroza la primera estrofa. El resto del grupo se suma y
las estrofas y el estupendo puente preparan el clímax, un estribillo para
cantar una y otra vez a coro, larguísimo, elaborado con mimo y que
parece no acabar para nuestro placer. Una vez pasó volvemos a las estrofas,
realmente melódicas y conseguidas. Estructura clásica en progresión, puente y
nuevo estribillo. Botar, botar y botar, un concierto de estos chicos te lo hará
pasar bien seguro. Solo melódico de guitarra, sencillo; puente; clímax en la
estrofa y estribillo, con parón incluido, que se lanza vertiginoso, entusiasta y
cada vez más intenso hasta el final, donde aparecerán las melódicas guitarras
para hacer armonías también. Una joya absoluta, increíblemente pegadiza. Aunque
el sonido es ochentero al máximo la producción es moderna y no escatima en
efectos que quedan muy bien.

Turn To You: Con efectos de directo donde oímos al público
comienza esta versión del tema de la Spice Girls, Melanie C. Con unos poperos
teclados, como los del tema original, iniciamos esta versión convertida en
brillantísimo Hard Melódico. Riffs, ritmos vivos y melodía, los componentes
clásicos de Wig Wam. Una voz mucho más grave de Glam nos acompaña por las
estrofas que se van sucediendo camino del puente y el estribillo, que vuelve a
funcionar como un reloj, elevado en la intensidad y autenticidad rockera.
Repetimos estructura con arreglos electrónicos para volver a llegar al estribillo,
muy nocturno. Estrofa melódica de gran nivel distinta a las demás que anticipa
el solo con gran trabajo de tapping del amigo Teeny, como mandan los cánones.
Nuevamente el estribillo, ahora con detalles guitarreros acompañando, la
intensidad sube según nos acercamos al final como de costumbre, con la guitarra
cada vez más presente. Un gran tema, intachable, que se suma a la lista de temas
perfectos del disco.

Out Of Time: La primera balada balada del disco, y no puede
ser mejor. Sintetizadores iniciales, solemnes, y la voz que entra siguiendo la
melodía. Glam no es un cantante especialmente virtuoso, pero da el pego con su
tono desenfadado y una calidad suficiente para tocar todos los palos con
solvencia. Las estrofas se dirigen al puente casi sin darnos cuenta cuando sin
aviso aparece el estribillo, maravilloso, emocionante e intenso. Otra vez.
Estrofas con los arreglos de teclado y la batería repitiendo estructura hasta
el estribillo de nuevo, magnífico trabajo de percusión a los platos. Parón con
teclados “aviolinados” para entrar en el solo de guitarra, magnífico y muy
bonito con tapping y el estilo ágil habitual en Teeny. Entramos en una estrofa
muy  intensa y alta de tono, brevemente, para iniciar el estribillo
y encauzar el final, épico, emocionante y de sentimiento desbordado. Una
soberbia balada de estilo clásico. Cinco temas redondos de cinco.
Mine All Mine: Pura diversión desde el mismo inicio, juegos
vocales desenfadados y riffs melódicos y potentes para comenzar el tema.
Estrofas contundentes hasta llegar a un estribillo jovial, vitalista, simpático y
muy efectivo, menos intenso que los otros y en un tono más festivo y alegre con
coros femeninos. Nueva estrofa con los mismos parámetros, puente corto y de
nuevo al estribillo, estructura clásica. Solo de guitarra brillante y vacilón
que sigue la misma línea desenfadada y que desemboca en una de las mejores
estrofas del tema. Transición con los potentes riffs y estribillo con parón y
los coros femeninos al ritmo de la batería. Una guitarra suave que se dispara
al final para repetir el estribillo. Un tema muy alegre aunque,
quizá, algo por debajo del resto.
The Drop: Tema instrumental para deleitarnos con las
habilidades del grupo, especialmente de Teeny a la guitarra en un
estilo con evidentes similitudes al de Van Halen. Buena melodía en un tema
potente donde se mezclan riffs, melodías guitarreras y punteos vertiginosos.
Tell Me Where To Go: Nuevo tema lento. Unas acústicas marcan la melodía con un
piano y toques de teclado ambientales. Glam se pone romántico aunque no sea su
mejor registro, pero una vez más la melodía es excelente. Las estrofas se
suceden hasta un suave estribillo cantado con delicadeza, un tema casi acústico
muy tranquilo. Seguimos por los mismos cauces aunque las estrofas van
aumentando en intensidad, así como el tono de los estribillos, lo que acaba
dotando al tema de una emotividad muy conseguida. La parte final con el teclado
y las armonía vocales es magnífico, otro registro más donde Wig Wam salen
victoriosos. Un tema muy bonito.
No More Living On Lies: Nuevo temazo espectacular. Hard Rock
melódico con toques modernos en la producción, estrofas salvajes y contundentes,
puente y memorable estribillo, que no será raro se convierta en uno de tus
favoritos. Larguísimo, con coros magníficamente integrados y sentimiento a
raudales. Tremenda la facilidad para conseguir temas tan redondos. Los riffs
que aparecen intermitentemente en las estrofas dotan de dureza al tema, que
contrastan luego con la melodía apasionada y desbordada del estribillo. El juego
de los coros da el toque perfecto. Estrofa variando la melodía preludio del
solo, que es muy bueno nuevamente. Encaramos el final con potencia en las
estrofas y el estribillo por todo lo alto. Un tema que entusiasmará, sin duda,
a los fans del género.
Erection: Homenaje al famoso tema de Eddie Van Halen, “Eruption”, del primer álbum de los Van Halen. Un trepidante punteo con sonido
de directo, vertiginoso y con la técnica del tapping como protagonista absoluta
de la función. Un tema cortito, instrumental, del que disfrutarán todos los
amantes de la guitarra, como es mi caso.
Car-Lyle: Ritmos pesados y sugerentes realmente atractivos,
como una apisonadora que arranca sin remisión. Estrofas con voz siniestra y
seductora que se van sucediendo hasta llegar a un estribillo mucho menos
conseguido que los anteriores, sin ser malo. El riff “automovilístico” es lo
mejor del tema. Tras el segundo estribillo tenemos el solo, muy hardrockero y
potente con wah wah y ritmos pesados, una vez más brillante. Parón para
deleitarnos en el riff únicamente y arrancar de nuevo hacia el estribillo y el
final. Estructura clásica, como la de la mayoría de los temas, en un tema muy
potente aunque menos inspirado que el resto.
The Best Song In The World: Riff clásico y arreglos
melódicos, contundencia y melodía, los elementos indispensables del Hard melódico.
Coros y puente donde la melodía acaba predominando y un estribillo muy
conseguido sin llegar a las cotas de los mejores temas del disco. Grandes
riffs, muy heavys en las estrofas, y un puente y un estribillo muy elaborados en su
melodía y matices. Solo en dos fases, una inicial y melódica y otra vertiginosa
y espectacular. Nuevos sonidos de directo, los oímos en varios temas,
lógico, ya que muchos de los temas son ideales para directo, y estribillo
desbocado hacia el final con armonías e improvisaciones de guitarra. Un clímax
intenso. Muy buen tema.
A Long Way To Go: Último de los temas lentos del disco, de
comienzo acústico y con toques americanos en las primeras estrofas, en
las que existe cierta distorsión en la voz. Estribillo que como siempre no se abandona a lo convencional y repetitivo, que aunque no sea nada memorable sí es de
notable calidad. El tono se mantiene hasta la mitad de canción. En el segundo
estribillo se incluyen coros sin perder la esencia acústica con una mayor
intensidad. Solo acústico y muy americano también, tema muy blusero. Esta canción
acentúa la variedad de matices en el disco, lo cual acaba resultando
reconfortante. La parte final es con el estribillo y la libertad característica
del estilo blusero más improvisado. Buen tema.
Crazy Things: La conclusión no puede ser mejor, volvemos a
la caña con uno de los grandes temas del álbum. Un nuevo inicio de esos
expectantes, riffs básicos y contundentes junto a las líneas vocales de las primeras
estrofas, puente brillante y breve y estribillo absolutamente memorable, de lo
mejor de un álbum repleto de estribillos memorables. Los toques de teclado en el
estribillo y las inflexiones vocales son realmente inspirados. Magistral.
Nuevamente volvemos a las estrofas pero con toques de guitarra que enriquecen
las mismas hasta volver al puente y el estribillo. Reiterar la atención en el
uso de los teclados, sutiles, en el estribillo, un detalle inspiradísimo. Un
estribillo que se deshace en la boca, una auténtica delicia. Riff que se
engarza con el solo, muy breve, parón y nuevo estallido del larguísimo estribillo
hasta el final, cada vez más intenso. Otro tema corto y directo completamente
redondo para cerrar el disco.

Un soberbio álbum, una sorpresa gratísima que recupera los
80 y su espíritu en todo su esplendor, que tiene auténticos himnos, algunas de
las mejores  y más pegadizas canciones que ha logrados el grupo, auténticos hits
de calidad suprema. Ciertos altibajos lo sitúan por debajo del siguiente
álbum, su obra maestra, “Wig Wamania”, su mejor disco hasta la fecha, un álbum
redondo y de lo mejor que se ha hecho en muchos años dentro del panorama del
Hard Rock melódico. Si te gusta esto, brincarás, botarás, saltarás, bailarás,
disfrutarás y te entusiasmarás con esta joya.

 

sambo

There are 6 comments on this post
  1. diciembre 22, 2012, 3:20 pm

    No conocía yo a estos WIG WAM… vaya pintas… XD

    Sambo, hemos quedado a ver el partido en el sitio de siempre a las 19h. F y yo.

    Si te apuntas dale un toque a F y si puedes a chu4che.

  2. diciembre 22, 2012, 6:28 pm

    Pintacas de Rock 80tero y Glam jajajajja.

    Lo acabo de ver y me acabo de enterar, estaba frito y no me he enterado, me temo que ya no llego, lo veré por aquí.

  3. diciembre 22, 2012, 8:36 pm

    Bueno, pues ya está escuchado.
    Están graciosos.
    Me recuerdan muchiiiiiisimo a Europe, sí!!!

    Bless the night es muy pegadiza!! Y el vídeo muy simpático.

    Gracias Sambo, no los conocía!!!

  4. diciembre 22, 2012, 8:56 pm

    Me alegra que alguna te haya gustado Reina.

  5. diciembre 24, 2012, 1:13 pm

    Felices fiestas, MrSambo

  6. diciembre 24, 2012, 2:26 pm

    Muchas gracias Culé, luego me pasaré a felicitaros por allí. Feliz Navidad.

Leave a reply