TOM ROB SMITH: El Niño 44

TOM ROB SMITH: El Niño 44

LITERATURA

 



 

 

Sensacional thriller, absorbente, perturbador y trepidante, sobre el horror en un régimen totalitario. Un espeluznante retrato de la miseria, el terror, la depravación y la perversión del estalinismo.

El poderoso inicio de la novela, con ese desolador panorama que retrata Tom Rob Smith, nos parece sugerir una especie de Dickens truculento, francamente inquietante. Un retrato sin concesiones y sin esperanzas como introducción, marcando el tono.

Tom Rob Smith apuesta por un relato duro, escalofriante, despiadado, aterrador, sin edulcorar nada. Auténtico y sincero. Un retrato de la miseria, de la podredumbre, de las limitaciones, de la castración individual… Un estilo y calidad de vida lamentables ante las que sólo el individuo puede oponerse, hasta el punto de preferir vivir cómodamente en un hospital por la atención que se recibe que tener que formar parte de ese desalmado e inhumado engranaje.

Leo Demidov es nuestro protagonista, un oficial de la MGB que fue héroe de guerra, algo de lo que se siente orgulloso. Es uno de los mejores agentes y defensor a ultranza del sistema. Sin casi darse cuenta irá comprobando cómo ese sistema que defendía tan abnegadamente se va volviendo en su contra, con lo que tendrá que transformar sus ideales y replantearse sus valores, especialmente cuando siga la investigación de un asesino de niños en serie que el sistema pretende ocultar y él está decidido a resolver y desentrañar.

Tom Rob Smith, licenciado en literatura, ha escrito cuatro novelas de las que “El niño 44” es su opera prima. Además ha participado en múltiples guiones para televisión. En este soberbio thriller nos presenta una escalofriante descripción del sistema del horror, el miedo y la muerte instaurado por los comunistas en Rusia, la ideología más asesina, letal, despiadada y horrorosa que ha habido, con sus muertes indiscriminadas, sus fríos asesinatos, sus prisiones torturadoras, depravadas, sus celdas de imposible truculencia, sus muertes indirectas o inducidas… El miedo justificado en una sociedad sometida por un “bien superior”, el de los mandamases del “Estado” y el mensaje populista, el del estado negador del individuo.

Lo que vemos reflejado por Tom Rob Smith es el Gran Hermano, amigos, el real, el que Orwell plateaba como una posible amenaza.

Un sistema donde los sospechosos son culpables, inventados sospechosos, por tanto, culpables ad hoc. Inocentes condenados por conveniencia, por capricho, por imagen, por apariencia… Decisiones judiciales precocinadas en un autoengaño del propio estado, que pretende una legalidad y justicia que no tiene… Un estado que vive a gusto en el autoengaño y en la mentira hacia el exterior, un estado psicopático, perverso y criminal que se vende a sí mismo como un estado sin psicópatas, delitos ni crímenes. La negación de la naturaleza humana como fundamento último.

Nadie está a salvo, todos son posibles sospechosos y, por tanto, culpables, como si de un pecado original demoniaco se tratara. Es el retrato de un mecanismo asesino implacable e insaciable para un supuesto beneficio del estado, del partido y de una falacia de idea. Un estado totalitario, absorbiendo derechos a cambio de una falsa seguridad, la definición de dictadura, donde lo único que cuenta es el estado, un ente abstracto que se engulle a sí mismo de la misma forma que se retro alimenta con la masacre. El control absoluto.

La homofobia, el antisemitismo (escalofriantes las purgas de homosexuales y judíos), el asesinato indiscriminado por conveniencia de mandos y su poder, ya sea por intereses personales o grupales… en una investigación que va dejando al descubierto todas las contradicciones de un sistema terrorífico y policial. Una novela repleta de crueldad en todas sus vertientes: psicológicas, con esas presiones y amenazas, ese miedo eterno; las físicas, con esas bestiales torturas, el aceite de alcanfor, los asesinatos, las muertes lentas, los gulags, las demenciales cárceles, las muertes a millares… millones…

El desarrollo del personaje principal y sus relaciones, tanto con sus padres y su mujer como con sus principios, que creía ideales, es magnífico. Dramáticamente todos estos aspectos son excelentes, la perfecta descripción de un idealismo resquebrajado, el de Leo, el protagonista, participante fiel y eficaz del sistema convertido en individuo que se rebela y está dispuesto a todo por conservar sus principios renovados y la verdad.

En este sentido, la relación de Leo con Raisa, su mujer, es extraordinaria y uno de los mejores aspectos de la novela, sobre todo su planteamiento inicial y desarrollo, alejados del tópico. Magnífica relación. El desprecio absoluto por la verdad en pos de una apariencia de eficiencia y justificación de ese ansia insaciable de control absoluto, con la mentira y el miedo como columna vertebral social, queda maravillosamente escenificado en el matrimonio protagonista.

Los principios individuales, la lucha y defensa del individuo y la individualidad como una motivación y una respuesta al miedo provocado por un sistema perverso y pervertido establecido, quedarán personificados por Leo y algunos otros de los personajes que saldrán ocasionalmente durante la novela, y que correrán distinta suerte en esa lucha y ese propósito.

La estructura general e interna de la novela rezuma inteligencia. Disfrutaremos de un brillante juego de ecos, así como de magníficos y muy conseguidos giros narrativos que mantienen la atención del lector. Un juego de espejos antagónicos. Una narración absorbente, apasionante, dura y terrorífica.

La fuerza del pasado, en especial del pasado familiar, será un factor fundamental en los protagonistas, sus comportamientos, decisiones y motivaciones. Tom Rob Smith también retrata de manera espeluznante lo difícil que es matar a alguien, algo que me recordó a Hitchcock y escenas como la de Paul Newman en “Cortina rasgada” (1966) peleando con un villano hasta acabar dificultosamente con él, famosa por ese aspecto que menciono, lo complicado que resulta matar.

“El niño 44” es una obra francamente bien documentada, visceral, apasionada y apasionante, durísima y con una base completamente real (la historia del asesino en serie Chikatilo). Si te gusta el thriller y las emociones fuertes, apuesta por esta obra que no te dejará indiferente y desenmascara cosas que muchos aún hoy día pretenden justificar.

 

 

 

 

MrSambo92

 

sambo

Leave a reply