THE BATMAN (2022) -Parte 3/4-

THE BATMAN (2022) -Parte 3/4-

MATT REEVES

 

 

 

4/5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Héroe y villano

Dos años de la aparición de Batman en Gotham. Bruce Wayne, como ya he comentado, es un ser herido emocionalmente, lleno de rencor, que no sabe muy bien cómo gestionar o conducir esto de una manera normal. Roto… Así que usa a Batman para proyectar todo esto. Un Bruce oscuro, taciturno, vengativo y dolido.

Nuestras cicatrices pueden destruirnos, incluso después de que las heridas se hayan curado”.

La necesidad de un padre, el vació de su ausencia, es el motor que lo movilizará en vida. Todo eso se tambaleará ante las revelaciones de Falcone, que parece confirmar las de Enigma. Una herida que se abre, muy bien simbolizada en esa habitación paterna cerrada que, finalmente, Bruce abrirá.

Thomas Wayne sería un aliado de la mafia, que buscaría proteger su imagen para llegar a la alcaldía. Esto es muy Kennedy.

Tu padre me dijo que me ocupara, y eso hice… Ocuparme”.

Te sorprendería saber lo que, incluso un buen hombre como él, es capaz de hacer en determinadas circunstancias”.

Esa supuesta amistad, la de Falcone con su padre, entrará en conflicto con el idealismo de Bruce.

 

 

Aquí, Bruce Wayne/Batman apenas se diferencian. Son esquivos, taciturnos, asociales, misántropos y se definen como “La Venganza”. Desagradable, incluso, y escueto. Ese es el arco dramático del personaje en esta primera película. Viven a gusto en las sombras, en la oscuridad, parecen tener fobia al día, a la luz…

Cuando esa luz ilumina el cielo, no es sólo una llamada. Es una advertencia… para ellos”.

El miedo es una herramienta”.

¿Quién coño eres tú?

La Venganza.

 

 

Este Batman es chulo y prepotente, verdaderamente amenazante. Wayne tiene un carácter obsesivo, como bien se muestra en esa escena donde vemos planos de distintos mecanismos mientras él ve en bucle el video que grabó Selina con sus lentillas.

Batman, como dije, lleva dos años ejerciendo, y ya es conocido por todos, aceptado (a regañadientes) por la policía y ha forjado una relación de confianza y lealtad con el inspector Gordon.

Como si tengo que agredir a tres”.

Gordon: Podrías haberte cortado con el puñetazo.

Batman: Lo he hecho.

 

 

Hay un punto de inconsciencia homicida o temeridad inconsciente en este Batman. Parece capaz de cualquier cosa, amenaza con perder el control y su vida parece importarle más bien poco. Esto también cambiará. Y para ello el personaje de Alfred será clave.

“… no me importa lo que me pase”.

Alfred, déjalo. No eres mi padre”.

Te vas a manchar el disfraz de sangre.

¿De la mía o de la tuya?

Y tú, ¿eres un Wayne?

Me los regaló su padre (unos gemelos).

 

 

Orfandad

El ataque a Alfred es clave, ya que marca la evolución de Bruce Wayne y desnuda sus heridas. Y es que la relación con Alfred es otro punto fuerte de la historia. Una relación que parece algo fría, distante, difícil, debido al trauma de Bruce.

Por eso la bonita e importante escena con Alfred convaleciente, donde se sinceran ambos y aclaran ciertas cosas, es vital en la evolución del personaje principal y su relación con su mayordomo, porque hay que tener en cuenta que la orfandad es uno de los temas del film. La orfandad de Bruce, por supuesto, la de Selina, la de Enigma, la de la propia ciudad de Gotham…

Es, por supuesto, uno de los principales vínculos entre Bruce/Batman y Enigma. Ambos son huérfanos.

 

 

Alfred redime al padre matizando su error y contradiciendo la historia que Falcone le había contado a Bruce. Mafiosos asesinos y sospechosos de la muerte de un hombre honesto. Es de las primeras veces, o la primera, en la que Bruce se muestra vulnerable. Era una relación tirante, la de Alfred y Bruce, que pasa a otra fase.

No estaba preparado para ocuparme de usted. Necesitaba un padre… y sólo me tenía a mí”.

Nunca pensé que volvería a experimentar este temor. Creía que lo tenía controlado. Yo no tengo miedo a la muerte, pero ahora entiendo que hay algo que no he superado. El temor a volver a pasar por eso. A perder a un ser querido”.

No, sólo estoy yo”.

Thomas Wayne en realidad sólo buscaba proteger a su hijo y a su mujer, Martha, que tuvo que entrar en instituciones psiquiátricas. Nada que ver con chanchullos mafiosos, de los que se alejó cuando vio el percal.

Esa orfandad se extiende hacia el resto de personajes. Alfred sólo tiene a Bruce. Selina cree que Falcone es su padre, ante la ignorancia de éste, que habría asesinado a la madre cuando nuestra Catwoman (Zoë Kravitz) tenía 7 años. Otra huérfana. El mismo Enigma es un completo desarraigado.

Bruce Wayne estaría en el centro de las heridas causadas por la orfandad y el desarraigo. Tanto Enigma como Catwoman cruzan o están a punto de cruzar una línea que los sitúa o situaría en una posición indistinguible de los villanos o como uno de ellos. Enigma cree, como he dicho, que puede forjar una alianza con Batman. Y, de hecho, Batman, con besito y confidencias, forjará una con Catwoman, siempre con la amenaza de la desconfianza.

Bastante has pagado ya”.

 

 

Enigma es otro ser herido. Un huérfano. Un niño que creció en el odio, que se siente estafado por la vida y por aquellos que le acogieron, que él liga a los Wayne y el manejo que de su fondo hicieron los mafiosos. Desde ahí se inicia su cruzada. Un niño de orfanato… muy perturbado. La mayoría de los huérfanos aquí parecen estarlo…

En cada crimen, el villano manda mensajes y acertijos a Batman intentando crear un vínculo hacia alguien que cree igual a él.

Es el único que nos falta, pero ya nos hemos ocupado del resto, ¿no?”.

He sido invisible toda mi vida. Supongo que ya nunca más lo seré. Ahora me recordarán, nos recordarán a los dos”.

Enigma se aferra a un vínculo con Batman que sólo está en su cabeza. Esto es exactamente lo que Batman le dice, separando esos caminos que el villano había unido forzosamente. Es una idea brillante la de que ese Batman, que es “la venganza”, sirva de inspiración al villano… al mal.

Si quieres que la gente entienda, que lo entienda de verdad, no puedes darle las respuestas, tienes que torturarla con las preguntas espeluznantes como me torturaron a mí”.

Yo soy cerebral”.

Un tipo acomplejado, inteligente, asocial, marginado incluso, que encuentra una comunidad de pirados que se inspiran en sus ideas y proceder, como le pasó a él con Batman, aprovechando una necesidad y un desencanto social.

“… digamos que ninguno de nosotros volverá a estar solo”.

Enigma es otro ser que quiere justicia. Mata sólo a malos y corruptos. Ve en la cruzada de Batman algo parecido a lo que él hace, de ahí que busque el acercamiento. Su look y su imaginería es magnífica, con esa voz y retrato visual en siluetas o enmascarado.

Ambos personajes utilizan prismáticos para vigilar a sus objetivos. Los vemos con Enigma al inicio del film y luego con Bruce siguiendo a Selina. Dos especies de voyeurs.

Enigma parece tenerlo todo pensado, preparado, pero es algo débil que lo haga sostener todo sobre un vínculo que se saca un poco de la manga. En realidad, parece querer su aprobación, un aliado. Sí es interesante que se planteara usar a Batman para lograr sus propósitos, pero va más allá.

Ya veo que no eres tan listo como yo creía. Supongo que te he sobrestimado”.

 

 

 

Es fácil entender el vínculo que surge entre el hijo del alcalde que descubre a su padre muerto y Bruce/Batman. De hecho, cuando Alfred ve el video que Batman grabó del niño le hace comprender, o seguir siendo consciente, de la enorme herida que lleva a cuestas.

En su investigación avanzando hacia su redención, esa idea de venganza se irá poniendo en duda, tanto por él mismo como por los otros. Selina, de hecho, se lo pregunta…

¿No eras la venganza?”.

 

 

Antagonismos y vínculos

El arco de Bruce Wayne alcanza su pleno sentido y desarrollo en la película por su vínculo y antagonismo con el villano. Batman comienza siendo “La Venganza” al inicio de la película, lo que lo acerca peligrosamente a Enigma, para terminar siendo “La Esperanza”.

¿No eras la venganza?”.

Ambos van enmascarados, ocultan su verdadera identidad con intención de simbolizar algo más grande.

A los dos se los presenta saliendo de las sombras. La presentación de Enigma es brillante. Puramente expresionista. Usando la intermitencia lumínica para que se le atisbe fugazmente antes de su violenta irrupción.

También sale de las sombras Batman en su presentación (que también es espectacular), de su hábitat natural, pero voluntariamente y sin intermitencias, surgiendo de la oscuridad a la luz para también recurrir a la violencia. Pero aquí también se plasman sus diferencias. Uno usa la violencia para matar, el otro para proteger.

Desde el estilo, o los recursos visuales, también se enfatizan los vínculos entre héroes y villanos. Por ejemplo, con el uso del plano subjetivo, el punto de vista subjetivo, y la idea de espionaje, de voyeur.

 

 

En la primera escena del film, es Enigma el que espía al político, al alcalde, con una atmósfera bien conseguida, envuelta en el sonido de la respiración del observador que examina un edificio con su cámara y el Ave María de Schubert en un entorno religioso. Por cierto, observad el gran uso que se hace del Ave María a lo largo de la película, que suena distorsionada en ciertos momentos para enfatizar la putrefacción y corrupción de esa ciudad incluso en sus proyectos mejor intencionados.

Posteriormente, es Bruce Wayne el que hace de espía cuando sigue a Selina a su casa.

Escondido en el caos está el crimen”.

Batman llega a insinuar que el comisario Savage se merecía su cruel destino a manos de Enigma

Incluso en la escena extra eliminada con el Joker, se mencionan los paralelismos de Batman con el villano.

 

 

 

Uno de los principales aspectos antagónicos entre Bruce Wayne y Enigma, es la clase social. Hay en Enigma un reproche a Bruce por su dinero, un complejo, envidia y dolor de clase por los que recurrirá a alguno de sus recuerdos traumáticos de infancia, el drop o las ratas, para elaborar sus crímenes. Como cuando Bruce usa su miedo a los murciélagos para convertirse en uno.

Enigma se identifica con Batman, le sirve de inspiración, es decir, se identifica con el concepto de venganza, como verbalizará uno de sus secuaces en el clímax, momentos antes de la transformación de Batman en “La Esperanza”.

El arco de Bruce Wayne/Batman en la película es perfecto (ya os comenté que confío en que lo desarrollen en las siguientes entregas). De “La Venganza” a “La Esperanza”. Y lo es porque se realiza a través de todo lo que va ocurriendo en la película, especialmente por su impacto e inspiración en el villano.

Bruce comprende, a través de esta redención, que su camino era equivocado, que su inspiración, aunque bien intencionada, era peligrosa. La necesidad de una referencia paterna, el miedo a la pérdida y las consecuencias de seguir su ejemplo van desarrollando a la perfección la evolución del personaje.

 

 

Empiezo a ver ahora que mis acciones han surtido efecto, pero no el que esperaba. La venganza no cambiará el pasado, ni el mío ni el de nadie. Tengo que ir más allá. La gente necesita tener esperanza”.

La escena que simboliza el cambio definitivo es al final del clímax. Batman se lanza al agua desde gran altura, justo después de escuchar a uno de los terroristas definirse como se definía él, “La Venganza”, para depurarse, eliminar ese yo anterior y renovarse. Así, desde el agua renacerá como “La Esperanza”, guiando a los atemorizados ciudadanos para salir de allí.

La “Venganza” también vincula a Batman con Catwoman, que emprende una cruzada vengativa contra Falcone.

La despedida de la pareja es bella, quizá algo alargada también. Les separará la fe inquebrantable de Batman en Gotham. Ese breve paseo juntos en moto al final, que termina con la separación y la mirada por el retrovisor (luego decidida al frente), es un gran momento.

La gata y el murciélago”.

 

 

 

Lee aquí la 1ª Parte del análisis.

Lee aquí la 2ª Parte del análisis.

Lee aquí la Última Parte del análisis.

 

sambo

Leave a reply