TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL (1991) -Última Parte-

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL (1991) -Última Parte-

JAMES CAMERON

 

 

 

5/5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Curiosidades y otras cositas

Es obvio que un clásico tan complejo de realizar como este, que además traía consigo una mítica desde los años 80, tenía que tener muchas curiosidades o anécdotas. Aquí os dejo unas cuentas.

–Comienzo con una alabanza al tráiler del film. En esta época donde se cuenta toda la trama en los trailers, es una gozada ver algunos como el realizado para “Terminator 2” donde no sale ni una sola escena, petición expresa de Cameron, de la película, sino que se rodó en exclusiva para la promoción. Lo hizo Stan Wilson y es magnífico.

Cameron contó con casi todo el equipo de la primera entrega.

–El propio James Cameron rodó personalmente la escena en la que el helicóptero pasa bajo un puente. Lo hizo desde un coche y porque su equipo se acobardó, ya que pensaban que aquello era muy peligroso.

 

 

–Si contamos todo el tiempo que el bueno de Arnold Schwarzenegger pasó en maquillaje durante el rodaje, el resultado da seis días completos, con sus días y sus noches.

Arnold Schwarzenegger llevaba un llamativo pantaloncito corto púrpura en la escena del bar donde supuestamente aparece desnudo en busca de ropa. A Robert Patrick le eliminaron el pene digitalmente, aunque se le puede ver el pajarito en alguna versión…

 

 

 

 

–El actor austriaco cuestionó bastante la definición de su personaje y la idea de que no “exterminara” a nadie, ya que era como desnaturalizarlo, desvirtuarlo. Hubo que debatir mucho sobre su nueva naturaleza.

Cameron se deshizo en elogios con Schwarzenegger, del que destacaba su capacidad de concentración, disciplina y profesionalidad cumpliendo órdenes.

Schwarzenegger tuvo problemas con el célebre giro de escopeta que vemos en la persecución por los canales. Se hacía mucho daño en los dedos al pillárselos, por lo que tuvo que practicar largo y tendido para perfeccionarlo. Por su parte, Linda Hamilton perdió la audición en un oído en la escena del ascensor en el hospital por culpa de uno de los disparos que tienen lugar en su interior, al olvidar ponerse uno de los protectores de oído.

–Una de las curiosidades más conocidas es que el “Sayonara, baby” de la versión española era en realidad “Hasta la vista, baby”, lo que ocurre es que al estar doblada al castellano perdía cierto sentido esa despedida utilizando el mismo idioma…

–En el Reino Unido se censuró la escena en la que Sarah huye del psiquiátrico abriendo puertas con un clip (aprendió a forzar cerraduras) y la de Schwarzenegger disparando a las rodillas de la policía en el Cyberdyne Systems, una técnica usada por el IRA…

–Un ex comando israelí  ayudó a los actores en el manejo de armas y en tácticas de combate (Robert Patrick, Linda Hamilton). Hamilton, concretamente, se sometió a un duro régimen de entrenamiento, tres horas diarias seis días a la semana (13 semanas antes de comenzar el rodaje) con judo y combate cuerpo a cuerpo entre sus actividades, y dieta, aunque no quiso dejar de fumar… Por su parte, Patrick, entrenó de forma especial su carrera explosiva para ejecutarlo de la manera más eficaz en el film sin que su rostro reflejara exigencia o cansancio.

 

 

–El niño pequeño con el que Sarah juega en el sueño apocalíptico, es el propio hijo de la actriz, que tenía 10 meses de edad.

–Se valoró a Billy Idol y al propio Michael Biehn para interpretar al T-1000. De hecho, Idol no pudo participar porque tuvo un grave accidente de moto antes de la producción. Lo de Biehn se desechó porque podía ser confuso para el espectador. También se tanteó a Blackie Lawless, líder de la banda de Heavy W.A.S.P.

Robert Patrick se inspiró en los movimientos de la cabeza de un águila para su encarnación como T-1000.

–La escena de la entrada del Terminator en la comisaría, cima de la primera entrega, fue recreada nuevamente para esas imágenes que de ella vemos en video, no se utilizaron las de la primera.

–Hubo que desviar el curso del agua para poder rodar la escena de los canales donde el T-1000 persigue a John. Un lugar emblemático, el viaducto de la calle 6ª, para el celuloide, ya que se eternizó en clásicos como “Grease” (Randal Kleiser, 1978) o “A Quemarropa” (John Boorman, 1967).

–En esta misma escena de la persecución por los canales, hubo que improvisar algunos momentos, por ejemplo con el camión al que se arranca el techo de la cabina, ya que se percataron tarde de que este no cabía por los conductos… Así que, se le arranca con uno y asunto solucionado…

Charles Tamburro, el hombre que salta del helicóptero ante la aparición del T-1000 en la cabina, realizó todas las maniobras especialistas con el aparato que aparecen en el film, incluida esa en la que pasa bajo un puente.

 

 

–El cañón rotatorio que utiliza Schwarzenegger en la famosa escena donde acribilla coches policiales desde lo alto de una ventana en Cyberdyne Systems, es el mismo que pudimos ver en “Depredador” (John McTiernan, 1987).

–En esa escena en Cyberdyne Systems, con el Terminator acribillando coches de policía, Cameron tuvo once cámaras distintas rodando el momento de la explosión del edificio.

–Otra conexión con una cinta de Schwarzenegger la tenemos en el centro comercial donde se produce el encuentro de los Terminators con John Connor. Allí, Schwarzenegger había rodado escenas de “Comando” (Mark L. Lester, 1985). Es la Sherman Oaks Galleria.

 

 

–Allí, en el centro comercial, se producen dos cameos curiosos. El japonés que vemos en el pasillo donde los Terminators se cruzan por fin con John Connor es un amigo de Cameron que viajó desde su país sólo para ese momento. El turista con la cámara que fotografía a Schwarzenegger tras atravesar una cristalera en el centro comercial es William Wisher Jr., guionista de la película, la mujer a su lado es una de las dobles de Linda Hamilton

–Además, en una escena en el laboratorio, donde se nos presenta al personaje de Miles Dyson (Joe Morton), se puede ver a Van Ling, coordinador de los efectos especiales del film.

 

 

Denzel Washington fue tanteado para el papel del científico Miles Dyson, papel que rechazó porque, según él, ese personaje lo único que hacía era asustarse y sudar.

–Ahí donde lo ven, Edward Furlong manejaba realmente una moto… con ruedines, eso sí. También él tuvo que preparase físicamente, además de dar clases en las pausas del rodaje. Tenía 13 años cuando rodó el film, no 10 como se dice en la película.

–A Edward Furlong le cambió la voz durante el rodaje, por lo que hubo que retocarla, redoblarla, en postproducción para que sonara uniforme. Además, nunca le veréis portar armas en el film, idea sobre la que Cameron fue muy insistente.

–Limitar el corte (montaje), como suele ser regla en los grandes directores, llevó a Cameron a soluciones realmente trabajadas que incluso evitaban los efectos visuales. El mejor ejemplo lo tenemos en el uso de gemelos. Se usaron gemelos en dos escenas: en el hospital donde está Sarah, los hermanos Don y Dan Stanton interpretan al guarda que toma un café y su réplica creada por el T-1000 (Dan), una vez se forma tras incorporarse del suelo de baldosas blancas y negras.

 

 

La otra es cuando Sarah se dispone al quitar la CPU al Terminator. Vemos un espejo que en realidad no es tal, sino su hermana gemela (Leslie Hamilton) procediendo en perfecta coreografía a dicha acción para poder rodarlo en su solo plano sin reflejo de la cámara. Hubo que ensayar mucho cada movimiento para que fuera exactamente a la vez. Leslie fue, de hecho, doble de Linda en la película.

 

 

–Wolfie, el nombre del perro mencionado en la película y que sirve para despistar al T-1000, es el nombre del perro de James Cameron, que aparecía en la película original.

–Como siempre sostuve, el origen de los efectos especiales para esta secuela, que revolucionaron el cine, están en “Abyss” (1986), también de Cameron, con esas figuras que se formaban con sustancia acuosa. Es su referente.

–Aunque los efectos especiales de esta segunda entrega revolucionaron el cine, lo cierto es que no se renunció a lo artesanal, con cuidadas maquetas que dieron un resultado asombroso. Precisamente la escena del apocalipsis. Se hizo para esa escena del ataque nuclear una tremenda maqueta de Los Ángeles. La explosión se realizó con unos buenos ventiladores, un poco de CGI, cereales y galletas.

 

 

–La escena final es en una refinería, pero toda esa atmósfera de calor fue creada, ya que en realidad sólo hacía 5º, con lo que sudar era complicado, así que se aplicaba agua a los actores. Todo hecho de manera artesanal.

–Se hicieron dobles animatrónicos para algunos personajes en determinadas escenas. Por ejemplo para Schwarzenegger en la escena del tiroteo en el edificio de Cyberdyne Systems (lo cierto es que se nota cuáles son los planos concretos); también para Linda Hamilton en la escena del sueño apocalíptico con el ataque nuclear.

–Para el T-1000 se utilizaron varios tipos de efectos, desde digitales a artesanales. Los trabajadores de efectos pasaron de 6 a 36 para crear al T-1000 de metal líquido, trabajando 8 meses y gastando 8 millones de dólares para lograr 3 minutos y algo de metraje que se vería en pantalla.

–De hecho, para los retoques con el ordenador en las escenas más sofisticadas, se utilizó un programa pionero en su primera versión: el Photoshop.

–Con el sonido también hay curiosidades interesantes. El del T-1000 recomponiéndose o atravesando cosas, se consiguió con comida de perro escurriéndose por la lata. El metálico de la banda sonora es con sartenes de hierro golpeando.

–Se habló mucho del guiño a los Guns & Roses en la escena en la que el Terminator saca un arma de una caja con rosas, pero lo cierto es que esa escena se rodó con anterioridad a confirmarse la presencia de los Guns en la película.

–Por cierto, me encantan los juegos y guiños en el DvD de los anuncios de THX simulando el metal líquido del T-1000.

 

 

–También se eliminaron una serie de escenas aquí.

  1. Vemos al T-1000 registrando la habitación de John, palpando objetos para que entendamos que es capaz de analizarlos de esa manera, pero se eliminó porque el concepto ya se había entendido.
  2. En el hospital psiquiátrico se eliminaron varias tomas, por ejemplo las de Dougie (Ken Gibbel), el agresivo enfermero, golpeando a Sarah, así como el onírico encuentro entre Sarah y Kyle. Esta segunda se eliminó por intrascendente y porque supondría un parón o retroceso en la evolución que se pretende en Sarah, que ya no es vulnerable ni necesitaba ese apoyo.
  3. Una de las más significativas es la de la extracción de la CPU de la cabeza del Terminator. Sarah amenaza con destrozarla, pero aquí cede el poder a su hijo, que ya muestra maneras de líder convenciéndola. Se quería exponer la extraña vulnerabilidad de ese ser que parece casi inmortal, inaccesible y poderoso, que queda reducido a una pieza de miniatura. Con todo, no entiendo qué contraprogramación le hacen, ya que no se aprecia más allá de la extracción y su colocación… Salvo que resulte como con los Pcs, apagar y encender…

Esta escena no se rueda frente a un espejo como parece, sino que se usó un maniquí con la forma de Schwarzenegger y a la hermana gemela de Linda Hamilton, Leslie.

Al eliminar la escena del chip dando lugar a la capacidad de aprendizaje de la máquina de forma consciente para entender mejor al humano, hubo que eliminar otras. Se consideraba además que el humor podía tirar por tierra la imagen invulnerable del Terminator, convirtiéndolo en parodia y que perdiera su esencia aterradora. Es por ello que ese uso del humor debía ser inconsciente en la máquina, sólo accesible a nosotros en determinadas situaciones.

Todas estas secuencias, que acontecen en el desierto cuando huyen de la clínica hasta el regreso de Sarah a la ciudad para eliminar a Dyson (Joe Morton), se consideraba que ralentizaban el ritmo. Un bache narrativo, una parte en exceso introspectiva. Cameron la definía como “fase hueca desde el punto de vista narrativo”.

  1. La segunda escena en la que vemos al científico Dyson, su humanidad, la presentación de su mujer y los niños, mientras él trabaja compulsivamente, también está cortada.
  2. Los fallos que se producen en el T-1000 en la refinería tras ser congelado con nitrógeno líquido, donde se fundía con ciertos elementos, se eliminó porque mostraba su vulnerabilidad.
  3. El final cambia. En un principio el guión era cerrado, con una secuencia final en la que se mostraba el parque que veía Sarah arrasado por la bomba nuclear en la fecha en la que iba ser destruido, ahora radiante de felicidad y tranquilidad, sin que ocurra nada, mientras ella reflexiona en avanzada edad. Se sustituyó finalmente por un concepto más abierto, el de una lucha y dinámica continua que se escenificaba con ese plano por una carretera y una línea discontinua.

Terminator 2”, como ya lo fue la uno, es un hito del cine de Acción y Ciencia Ficción, tanto desde el punto de vista narrativo como desde el técnico. Una obra de referencia tremendamente entretenida y poderosa que, en realidad, da fin a una serie que tras ella ha dado tumbos contradictorios, erráticos o lamentables, sin que implique que deje de ser entretenida. Simplemente, las películas que siguieron a “Terminator 2: El Juicio Final” son otra cosa.

 

 

Lee aquí la 1ª Parte del análisis.

Lee aquí la 2ª Parte del análisis.

Lee aquí la 3ª Parte del análisis.

Lee aquí la 4ª Parte del análisis.

sambo

Leave a reply