TERMINATOR (1984) -Última Parte-

TERMINATOR (1984) -Última Parte-

JAMES CAMERON

 

 

 

5/5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Curiosidades y otras cositas

Sí, amigos, por supuesto que esta modesta producción convertida en clásico tuvo muchas incidencias y curiosidades, así que vamos a traer unas cuantas.

–En un delirio tuvo Cameron la imagen clave de Terminator. En la postproducción de “Piraña II”, en un estado febril, en la cama, en Roma, le vino la imagen del Terminator surgiendo entre llamas de fuego. Así comenzó todo.

–El rodaje del film tuvo que retrasarse 9 meses para esperar a Arnold Schwarzenegger, que estaba rodando “Conan”. No fue algo infructuoso, ya que ese retraso facilitó la preparación de la película.

Schwarzenegger no tenía nada claro aquello de interpretar al héroe de la película. Cameron tampoco lo quería. Se reunieron en una comida a la que Cameron iba decidido a hacerle desistir de participar en ella. Cameron quería sacar a Schwarzenegger de la película y Schwarzenegger no quería hacer de Reese. El caso es que surgió la idea de que el austriaco interpretara al villano (siempre un riesgo), que fue como una revelación para todos, que vieron la solución perfecta, aunque la imagen que el director tenía de la máquina no era exactamente como la que ofrecía Arnold

De hecho, Cameron creía que Schwarzenegger quería interpretar al héroe, algo que no quería ni por asomo, ya que la apariencia poderosa del actor quitaría impacto al villano… Cameron le envió, antes del almuerzo, una imagen en la que aparecía con su arma y media cara robótica, la de Terminator.

–Muchos han visto en Terminator el mejor papel de Schwarzenegger, algunos comentándolo en tono burlón, pero lo cierto es que el actor trabajó duro para personificar a la máquina. Su hieratismo está muy medido y calculado junto a sus movimientos robóticos, especialmente los de cabeza, que buscaban la sensación de inexpresividad, determinación y eficiencia absoluta.

Estos movimientos que ideó Schwarzenegger se inspiraban en dos cosas. Un tiburón buscando a su presa y, de paso, rindiendo homenaje al film de Spielberg, y una cámara de vigilancia, donde sus movimientos de ojos y cabeza la simularían. La escena del aparcamiento, donde el Terminator busca a sus objetivos, es paradigmática de esto que comento, entre otras muchas.

Cameron no andaba muy convencido con la idea… hasta que vio cómo quedaba en pantalla.

Nadie ha visto nada igual”.

–Lo más duro para Schwarzenegger no fueron las escenas físicas de acción, en las que se aplicaba con devoción, por ejemplo lanzándose de cabeza, atado, sobre el coche de Reese y Sarah en el callejón, sino que lo rociaran de ácido (en concentración leve) para que su ropa echara humo…

 

 

Schwarzenegger también tuvo, como Lance Henriksen, una aparición estelar maquillado completamente de Terminator. Se presentó en un restaurante en una de las pausas del rodaje para estupefacción y horror de los allí presentes.

–Productores, compañeros, equipo, director… se deshacen en elogios hacia Arnold Schwarzenegger por su profesionalidad y carácter durante el rodaje. Era la energía que faltaba cuando las dificultades ensombrecían el ambiente.

Era fantástico trabajar con Arnold porque era imposible deprimirlo”.

El propio Cameron ha reconocido que es uno de los mejores profesionales con los que ha trabajado, un tipo que lo hace todo fácil y que es enormemente disciplinado siguiendo las directrices.

–A Schwarzenegger se le ve el ojo sano en ciertos planos en los que pretende ocultarlo con las gafas. Debe ser porque todo es puro teatro, ya que también podemos ver cómo al bisturí con el que se lo saca ante el espejo le falta la hoja… Cuestiones de seguridad, claro. Un exagerado, nuestro Terminator.

 

 

Arnold Schwarzenegger y Michael Biehn apenas trabajaron juntos. Sólo coinciden en pantalla en un fugaz momento, pero además Schwarzenegger se mantuvo alejado de él y de Linda Hamilton para no generar empatía hacia ellos y que le ayudara en su “introspección”, ya que, al fin y al cabo, su único objetivo era matarlos.

Linda Hamilton se rompió un tobillo poco antes de comenzar el rodaje. Por ello, hubo que retrasar sus escenas más exigentes físicamente, las de carreras y saltos, para que estuviera mejor. Se le aplicó un severo vendaje.

 

 

–Tanto Jennifer Jason Leigh como Rosanna Arquette fueron tanteadas para interpretar a Sarah Connor.

Michael Biehn interpreta a Kyle Reese, el héroe de la función. El actor hizo una gran prueba de casting, pero con un marcado acento sureño que no encajaba con el papel. Cuando se lo comentaron al representante, éste se sorprendió, porque Michael no tenía acento alguno… el problema fue que hizo una prueba esa misma mañana para “La gata sobre el tejado de zinc” y el acento se le había quedado… Volvió para hacerla sin acento y… el resto es historia.

–La llegada de Kyle Reese al “pasado” de 1984 está rodada con un doble. Su caída es real, lo que impactó al propio Michael Biehn, porque era una caída a peso desde más de un metro de costado, tal cual se ve en la imagen.

–Y hablando de dobles. Puede verse al de Kyle con claridad en las secuencias finales, cuando se enfrenta cara a cara con la máquina al golpearlo con una barra. Es bastante cantoso.

Biehn arrancó un volante de su eje en la tensión de la escena de acción de la persecución en coche.

 

 

–“Volveré”, se ha convertido en la frase iconográfica de la saga. Una sola palabra (en su traducción al español) que está entre las más iconográficas de la historia del cine según todas las listas. Nadie pensó, bajo ningún concepto, que fuera a tener esa repercusión ni resultar tan divertida.

Además, “Volveré” se dice en todas y cada una de las películas que han compuesto la franquicia, un leit motiv irreprimible.

–Lo mismo ocurre con la frase “Ven conmigo si quieres vivir”.

–La idea primigenia de Cameron, era que el Terminator fuera una persona normal, nada imponente, capaz de camuflarse con cualquiera (esto se amolda más a la idea de la segunda parte, que parece contener mucho de lo pensado en principio, pero no se pudo acometer por falta de presupuesto y tecnología) para matar eficazmente. Es por ello que uno de los actores pensados para interpretar a la máquina fue Lance Henriksen, más acorde con esa idea (en la primera interpreta finalmente al detective Hal Vukovich). Con Schwarzenegger, lo de confundirse con los demás iba a ser un tanto complicado…

–De hecho, Lance Henriksen, que fue posteriormente Bishop en “Aliens. El regreso” (James Cameron, 1986), fue probado. Se presentó vestido y maquillado, con dientes metalizados, de Terminator, sin hacer nada, sólo poniendo la pose, a una reunión con los ejecutivos preguntando por Jim Cameron. Los aterró a todos, y cuando la cosa amenazaba con entrar en pánico, apareció el director para calmar los ánimos… También se pensó en O.J. Simpson para el papel de máquina.

–“Terminator” se rodó con cuatro duros y apañándoselas como pudieron para rodar muchas de las escenas. De hecho, muchas veces salían solamente tres del equipo a rodar algunos planos, sin nadie de vestuario al que poder acudir. El actor, Cameron y un ayudante… Un ejemplo divertido es la escena en la que Schwarzenegger revienta la ventana de un coche para robarlo… La rodaron Arnold y Cameron solos.

Rápido, antes de que venga la policía”. “Cruza la calle y dale un puñetazo a la ventana”.

 

 

 

–En la escena del callejón, donde el Terminator persigue a Kyle y Sarah lanzándose sobre su coche y golpeando su cristal, lo que se mueve es la pared de ladrillo que actúa de fondo, no el coche marcha atrás.

–El garito, llamado Tech Noir para estimular a los críticos por su toque de cine negro futurista, fue tan bien acondicionado que la gente quería pagar por entrar allí. Incluso se lo plantearon, viendo lo mal que andaban de dinero en la película, bromeaba la productora.

 

 

–Hubo una plaga de la mosca de la fruta durante el rodaje. Fumigaron toda la ciudad de Los Ángeles, con la desafortunada coincidencia, o no tanto, de que siempre acababan de hacerlo en la localización donde el equipo iba a rodar. Las apreturas no permitían muchos retrasos, así que en alguna ni siquiera eso impidió que trabajaran, por ejemplo las escenas mañaneras entre Kyle y Sarah tras pasar la noche en un desagüe. Esa neblina era, en teoría, restos de la fumigación.

–Los efectos son asombrosos para el escaso presupuesto. La figura final del Terminator, su endoesqueleto, fue obra, básicamente, de Cameron, ya que se basaron en sus detallados dibujos.

 

 

–Se crearon distintas maquetas con el endoesqueleto, de distintos tamaños, unos parciales, alguno completo… También partes específicas. Se utilizó la animación fotograma a fotograma y el stop-motion (Shane Mahan manejaba al Terminator en su forma robótica como titiritero).

 

 

–Se tiró de ingenio para los efectos, sobre todo en lo concerniente a las escenas del futuro apocalíptico. Se usaron trucos de fotografía y perspectiva con las maquetas y las miniaturas creadas para esas batallas futuras. La iluminación tenebrista y el humo servían para disimular los fondos de un estudio de 5 metros de profundidad. También se usaron numerosos fotomontajes y proyecciones tanto delanteras como traseras.

 

 

–El camión que estalla al final del film, en la persecución del Terminator a los protagonistas, tuvo tela que cortar. No es producto de un fotomontaje, es una miniatura. De hecho, tanto el camión como todo ese decorado son maquetas. Costó mucho construirlo… y lo destrozaron porque al tirar de él, saltó el tren delantero… así que hubo que hacer otro camión. Además, se aprecia el cable que tira del mismo…

 

 

–En la persecución final con el camión, podemos ver un coche ya destrozado antes de que dicho camión impacte con él, seguramente utilizado en alguna toma previa.

–Hablando de camiones y maquetas. El camión de juguete que pisa Schwarzenegger es del mismo modelo que el que conduce el T-1000 en la segunda parte.

 

 

–La bomba que lanza la resistencia a una de las orugas de las máquinas, en una de las batallas del futuro, fue en realidad un petardo de 5 centímetros. Hubo que hacer varias intentonas para que el petardo quedara en el sitio adecuado antes de estallar.

 

 

–La voz que oímos en el contestador automático de Sarah es la de James Cameron.

–Se tuvieron que rodar muchos insertos improvisados debido a la escasez presupuestaria: la bolsa de cadáveres (que en realidad es una bolsa de viajes de Cameron), los pies de Terminator fuera de la casa de Sarah, la muerte del Terminator… con corcho, papel de aluminio y humo de cigarrillo, todo improvisado en el momento…

 

 

–El número de la casa de la primera víctima, la primera Sarah Connor, es distinto en la guía telefónica que revisa la máquina respecto al lugar que visita (1823 en la guía, 14239 en la puerta).

 

 

–Curiosamente, los mensajes que se pueden leer en los coches policiales, cambian según la escena: De “Cuidar y proteger” a “Dedicados a servir”.

 

 

–La última escena de film estuvo a punto de no poder rodarse cuando un policía apareció para impedirlo, ya que no tenían los permisos para rodar. Una historia inventada sobre un trabajo para el instituto convenció al agente para que procedieran, sólo tuvieron que mover un poco el equipo para no entorpecer a posibles conductores, si bien tan sólo ese policía apareció por allí…

 

 

 

 

 

 

–Se eliminaron una serie de escenas. Bien por cuestiones de ritmo o por estar conectadas con otras que ya desaparecieron.

  1. Tenemos una escena que alarga la presentación de Sarah Connor trabajando de camarera sin mucha confianza… Se eliminó porque ralentizaba y no aportaba mucho. Su único motivo parecía señalar su nombre, pero ya había quedado claro.

 

 

2. El Terminator marchándose de su primera ejecución, cortada por la misma causa, dar más ritmo. Es el único momento que se cortó de Schwarzenegger, regresando a su coche en medio del vecindario tras su asesinato.

 

 

3. Se cortaron varias escenas del detective Ed Traxler (Paul Winfield), donde se le daba cierto arco dramático y redimía finalmente al comprender que Reese decía la verdad.

 

 

4. La más importante es la que tiene lugar tras la noche en la alcantarilla o el desagüe. Es un momento dramático decisivo para Reese y muestra el cambio que se ha ido produciendo en Sarah (quizá algo abrupto, donde se la ve queriendo controlar su destino), que quedó eliminada por lastrar un tanto el ritmo. Además, obligaba a desarrollar tramas que dieron lugar a la segunda parte… Sarah plantea su deseo de enfrentarse a la máquina y a Cyberdyne Sistems… como sucederá en la segunda entrega. La semilla de la segunda ya estaba aquí.

 

 

5. Entre las escenas del arco de la anterior mencionada, vemos a Sarah avisando a su madre para que vaya a la cabaña… donde la encontrará el Terminator.

 

 

 

6. Se cortó un momento cotidiano de la pareja en su huida que alargaba una existente, mientras hacían bombas contra el Terminator.

 

 

 

7. Se corta un momento romántico en la cama con mirada amorosa…

 

 

 

Esas dos últimas se eliminaron para conservar la sensación de amenaza y peligro inminente. Es decir, por ritmo.

8. El descubrimiento por parte de agentes del microprocesador que llevan luego a Cyberdyne Systems hubo de eliminarse, obviamente, así como toda referencia. Al eliminar el cambio de Sarah y su determinación contra la máquina y Cyberdyne Systems hubo que eliminar esta también, además la idea ya quedaba sobreentendida en la narración.

 

 

Basada en ideas de Harlan Ellison, con quien hubo pleitos y polémicas al verse en la película conceptos y elementos de dos capítulos de “Más allá del límite” (“Soldado” y “El demonio con la mano de cristal”), que fueron escritos por Ellison, la película es un hito de la Ciencia Ficción y el terror.

Todo el reparto está más que notable, con un Michael Biehn excelente en su papel de idealista salvador, experto en la guerra, inexperto en lo personal. Fantástica Linda Hamilton como la ingenua joven que debe asumir una gran responsabilidad. Enorme Schwarzenegger en uno de sus papeles más recordados, aunque no le dieron el Oscar como a Bardem.

Terminator” es un prodigio, casi un milagro, donde los aspectos técnicos destacan sobremanera a pesar de estar creados sin medios, con una música acertadísima, francamente bien interpretada, con unos efectos sorprendentes y muy efectivos, pero, sobre todo, con una dirección portentosa de uno de los grandes de nuestro tiempo.

 

 

 

Lee aquí la 1ª Parte del análisis.

Lee aquí la 2ª Parte del análisis.

 

sambo

Leave a reply