PARQUE JURÁSICO (1993) -Parte 3/4-

PARQUE JURÁSICO (1993) -Parte 3/4-

STEVEN SPIELBERG

 

 

5/5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evolución del personaje.

La evolución del personaje principal se irá mostrando metafóricamente a través de los dinosaurios, en lo que es otra obra maestra spielbergiana del subtexto y la alegoría. El instinto paternal a través de los dinosaurios.

 

 

Velociraptor. Alan Grant, al inicio de la película, es un depredador. Alguien independiente, que no siente apego ninguno hacia los niños. Es por ello que se le vinculará directamente con los velociraptores. Verá los restos de uno en un ordenador y atemorizará a un crío mostrándole la garra retráctil de otro, a la que se siente apegado. Él es un cazador. El símbolo de su naturaleza depredadora e independiente.

Se siente plenamente identificado con ellos, vinculado a la muerte, investigando sobre esos dinosaurios muertos, ajeno a la creación de vida personificada en los niños.

Cuando su evolución se desarrolle, irá dejando atrás ese apego por los velociraptores para “empatizar” con los braquiosaurios.

 

 

Alan pasará de la admiración, cuando carece de instinto paternal, cuando reniega de él, cuando los velociraptores estaban muertos, a enfrentarse a ellos, ver lo que era y su cambio, una vez están vivos, dando prioridad a la “familia”.

El duelo final será frente a frente, simbolizado en un plano, ese que los incluye a ambos mirándose a los ojos tan sólo separados por una puerta. Es la escisión definitiva, aquel que fue y en el que se reconoce, del que huye.

 

 

 

Triceratops. Si el velociraptor aparece vinculado a Alan, el triceratops lo hará con Ellie. Es el símbolo del instinto maternal. Su pulsión. A través de la escena de ella con el triceratops entendemos que está preparada para la maternidad. Es una escena en la que podríamos encontrar ciertos paralelismos con los de un nacimiento. Nada más verla llorará mientras dice “mi pequeña”. El propio Alan dice cosas como “es la cosa más bonita que jamás he visto”. Se le trata como a un niño pequeño, un bebé. Frases que se pueden escuchar en cualquier sala de parto. Acto seguido, el comportamiento de Ellie (Laura Dern) será puramente maternal, aplicando cuidados al enfermo animal, viendo los síntomas, investigando y, finalmente, manoseando sus excrementos, elemento muy apegado a los lactantes…

 

 

Ella termina su periplo aquí. Se quedará con el dinosaurio enfermo, mientras Alan debe seguir su maduración. Solo.

 

Braquiosaurio. Es el primer dinosaurio que veremos y verán los protagonistas (excepción de los ojos del velociraptor de la primera escena). La cara amable de los mismos. Pacíficos, vegetarianos, “familiares”. De él se nos explicará que van en manadas. Se vinculará luego, en su segunda aparición, a los personajes una vez han formado su “familia” y están en el “hogar” (simbólico), es decir, en el árbol. Aparecerán cuando Alan, Lex (Ariana Richards) y Tim (Joseph Mazzello) pasen la noche en las ramas de un árbol y el hombre proteja y acceda a pasar despierto la noche para tranquilidad de los chicos, vinculándose así este dinosaurio con la idea de familia.

Junto a ellos, los braquiosaurios, Alan se comportará como un padre, siendo consolador, cariñoso, protector y maestro. Y lanzará su garra de velociraptor al vacío.

 

 

 

Tiranosaurio. El tiranosaurio es la figura clave. Él marca la evolución del instinto paternal de Alan. Su primera aparición, absolutamente memorable, escenifica el miedo de Alan (Sam Neill) a la paternidad, enfrentado a una situación que cree no puede controlar, obligado por la propia vida. Es el tiranosaurio el que le impulsa hacia la responsabilidad. Alan se enfrenta a su propio instinto, que recuerden es de enfrentamiento hacia los niños, como hemos observado hasta ese punto de la narración, pero al enfrentarse a él esto cambiará en la asunción de la responsabilidad. El tiranosaurio ataca a los niños, como hacía él.

 

 

En la segunda aparición del T-Rex lo veremos cazando y luego impulsando a los tres protagonistas hacia la verja donde será electrocutado Tim. Es una escena importante, ya que escenifica la fase de aprendizaje de ese mentor y figura paterna con respecto a los niños. Están aprendiendo a valerse por sí mismos, como demostrarán cuando lleguen al centro de recepción, donde tendrán que enfrentarse solos a los raptores (antigua fase del propio Alan). Observad además que justo al llegar, Alan los dejará en un salón repleto de comida, donde los chicos se alimentarán, como vieron hacer al Rex.

 

 

 

 

 

Por si fuera poco, la huida a la que obliga el tiranosaurio y que los lleva a la verja, cubrirá el único punto aún no remarcado en esta evolución de un padre. Tim recibirá una descarga que lo matará, por lo que Alan, la figura paterna, podrá, por fin, dar vida, literalmente, como corresponde a su nueva condición asumida.

 

 

Una vez Alan ha pasado su evolución, la que ya había pasado Ellie en la escena con el triceratops, demostrando, por fin, estar listo para ser padre, los cuatro quedarán unidos como una familia, momento en el que el tiranosaurio aparecerá por tercera y última vez vinculado a Alan.

Aquel instinto liberado que abominaba de los niños, que daba miedo, que resultaba una amenaza, viene para salvar a la “familia”, demostrando el cambio rotundo y radical, la evolución sufrida por el personaje, en su instinto paternal adquirido, desarrollado, asumido, donde antes se identificaba con los velociraptores, pero ahora se enfrenta a ellos, dispuesto, si hiciera falta, a exponer su propia vida para proteger a su pareja y sus “hijos”.

 

 

Un tiranosaurio que cada vez es menos amenazante para los personajes, que apenas sale, y que finalmente resulta salvador. ¿Por qué ocurría eso? Pues ahí tienen. Y es que estoy seguro de que muchos pensasteis que era muy “oportuna” la aparición del T- Rex para salvar a los héroes, que era un Deus ex machina facilón para salir del paso, llegando sin saber cómo para matar velociraptores… pero en esa ilógica, más que buscada, está la clave de la soterrada y oculta tesis, la maravilla del film.

 

 

La memorable escena, otra más, en la que el tiranosaurio persigue el jeep con Ellie y Malcolm (Jeff Goldblum), escenifica de alguna forma la necesidad de tiempo para Alan, que aún no está listo para reunirse con la familia, que todavía no ha asumido su rol. Por ello los espanta… para luego forzar al mismo Alan a la reunión.

 

 

Pterosaurios. No eran dinosaurios, sino reptiles, pero esto da igual, la película no pretende ser ni rigurosa ni una clase de paleontología. Es el último “dinosaurio” en aparecer. Si recuerdan bien, desde el mismo inicio, Alan Grant sostiene la tesis de que los dinosaurios desembocaron/evolucionaron en aves… Y con ellos terminamos el film, con la liberación y asunción de la paternidad, con Alan alcanzando la paz.

Spielberg además resuelve la escena sin palabras, de nuevo con miradas, la música de John Williams y la relación del personaje con los pterosaurios que observa por la ventana del helicóptero poniendo fin a su propia evolución.

 

 

Hay licencias y errores asumidos en tamaños y comportamientos en algunos de los dinosaurios, por ejemplo en los velociraptores, que Spielberg exigió fueran hechos más grandes por cuestiones dramáticas y narrativas. Se basaron en la especie Deinonychus. Lo curioso es que después el film se descubrió un Utahraptor parecido al velociraptor diseñado por Spielberg.

El Dilofosaurio, en cambio, se hizo con menor tamaño respecto al real, para marcar diferencias con respecto al velociraptor. Las características que le vemos también son inventadas, desde el lanzamiento de veneno al collar extensible con el que intimidan a sus víctimas.

 

 

Lee aquí la 1ª Parte del Análisis.

Lee aquí la 2ª Parte del Análisis.

Lee aquí la Última Parte del Análisis.

 

sambo

Leave a reply