MIGUEL DELIBES: El Camino

MIGUEL DELIBES: El Camino

LITERATURA



 

Mereció ser el séptimo Nobel de la literatura española. Lamentablemente, a pesar de ser indiscutible candidato, nunca se lo concedieron.

Miguel Delibes ha sido uno de los grandes de nuestras letras, posiblemente el más grande de la historia reciente junto a Cela y, una vez obtenida la nacionalidad en 1993, Vargas Llosa. Pocos premios le quedaron por lograr, y aunque no consiguiera el Nobel, su categoría está muy por encima de tal reconocimiento.

El camino” es la tercera obra de este magistral autor, una novela a la que tiene especial cariño y que según él mismo supuso un punto de inflexión en su estilo, además de definir con claridad todos los conceptos y las constantes de su universo con maestría. Delibes ejecuta el estilo indirecto libre magistralmente ya en esta obra que nos ocupa. Su lenguaje sincero, auténtico, desnudo y preciso, lo definen.

Él mismo decía: “En El Camino me despojé por primera vez de lo postizo y salí a cuerpo limpio”.

Aunque indefinido, el pueblo que se nos retrata se supone situado en Castilla, (aunque posiblemente inspirado en Molledo, en Cantabria, localidad que nombró hijo adoptivo a Delibes en 2009, y donde paso muchísimos veranos. Es donde nació y murió su padre). Allí viviremos las aventuras de un joven, Daniel “El Mochuelo, a través de sus recuerdos en su pueblo la noche antes de irse a estudiar a la ciudad.

La prosa de Delibes es tan sencilla como adictiva, te va envolviendo de tal forma que al poco de comenzar sus relatos estás completamente ensimismado, fascinado por lo que cuenta o expresa, como invadido por una bruma de placer, arropado por una cálida manta de letras, sea cual sea el tema…

Como bien sabéis, la mirada infantil siempre me fascina, las historias bajo su punto de vista siempre adquieren un sabor especial por esa ausencia de cinismo, esa pureza e incluso ingenuidad, que permite depurar, verlo todo con más claridad. A ello apuesta Delibes con “El Camino” y su personaje Daniel “El Mochuelo.

 

El camino” es a la vez un viaje iniciático y crepuscular, una historia de descubrimiento y a la vez sobre el fin de una etapa, la infancia. La amistad, las travesuras y aventuras, la mezquindad adulta, el amor y el sexo, la muerte… van siendo descubiertas y expuestas en la rutina feliz y diaria de Daniel en su pueblo.

El descubrimiento y el amor por la naturaleza, la caza, las plantas y los animales, no sólo son temas básicos de la obra de Delibes, es que sentía verdadera pasión por ellos. La amistad de Daniel con Germán ”El Tiñoso y Roque “El Moñigo es la forma ideal de tratar todos esos temas, además del de la propia amistad, también clave en la novela.

La naturaleza, la caza, los animales, las plantas, son el vínculo que usa Delibes para desarrollar las relaciones en la novela, especialmente entre los amigos, pero también se sirve de esa amistad para ir retratando la vida cotidiana y costumbrista en el pueblo. En la naturaleza será donde los amigos descubrirán los secretos de la vida, el sexo, el nacimiento, la muerte…

El retrato rural, siempre preciso y sin efectismos, es otra de las constantes de la obra de Delibes, tanto que dan ganas de visitar los lugares que retrata, de vivir esas experiencias que en la vorágine urbanita parecen olvidadas. Delibes logra imbuir de vida a sus entornos y personajes, hace que estalle haciendo de lo rural el contenedor de la mejor experiencia vital. Los trabajos clásicos (taberneros, el zapatero, el herrero, el cura, el padre de Daniel es quesero…), las beatas, los prejuicios y cotilleos, el machismo, la pulsión erótica que los niños aún no aciertan a descifrar… Pura vida, puro descubrimiento, puro ambiente rural…

La muerte es otro tema vertebral de la novela. Habrá varias muertes de distinto tipo, suicidios, enfermedades, accidentes, que ayudarán a Daniel “El Mochuelo a comprenderla mejor.

En la idea del viaje a la ciudad para estudiar, como su padre quiere que haga, hay un evidente tono nostálgico. Es el fin de una época, lo que convierte ese retrato iniciático de recuerdos, en uno crepuscular, ya que Daniel no quiere irse y Delibes se hace cómplice de él. Hay algo reivindicador en la mirada rural de Delibes, reivindicador de lo humano y el individualismo, de las raíces. Se contrasta ese mundo rural con el urbano que amenaza con exterminarlo. Se desnuda así una reflexión nostálgica, el recuerdo feliz.

Una exquisita novela costumbrista, tan entrañable como poco complaciente, que escenifica sin un orden determinado los recuerdos de un niño, de tantos que fueron. Una obra que deberíais leer para empezar a conocer a uno de los grandes de nuestras letras.

 

 

sambo

There are 2 comments on this post
  1. septiembre 30, 2016, 3:05 pm

    Ole!!!
    🙂
    Bss

Leave a reply