MEJORES PELÍCULAS: 1945

MEJORES PELÍCULAS: 1945

CINE

 

 

 

 

 

 

El Cine Negro sigue regalando obras maestras como si no costara y directores de prestigio deleitan con varias obras de arte dentro de influyentes estilos, como es el neorrealismo italiano. Es un año espléndido, que constata la madurez que el lenguaje y el propio arte cinematográfico habían alcanzado.

Las comedias siguen su excelsa depuración y la 2ª Guerra Mundial se mantiene presente, como no podía ser de otra forma. El género musical, con un Minnelli que ya aparece insistentemente, era la perfecta opción evasiva. Ojo, el fantástico sigue regalando títulos. Es un aspecto muy interesante este para indagar.

Se ven dramas rurales y familiares, algunos mirando de lejos a “Las Uvas de la Ira” (1940), que van relatando las difíciles circunstancias de la época, aunque a menudo con una mirada esperanzada.

 

 

 

 

AGENTE CONFIDENCIAL, de Herman Shumlin. Nada más y nada menos que un thriller con Lauren Bacall y Charles Boyer con la Guerra Civil española de fondo. Y Graham Greene, que se adapta su novela. Perfecto ejemplo de estos años.

 

 

 

 

AL MORIR LA NOCHE, de Alberto Cavalcanti, Charles Crichton, Basil Dearden y Robert Hamer. Irregular y novedosa, ya que su estructura episódica no era muy habitual, fue elogiada por Buñuel e incluida por Martin Scorsese entre sus películas favoritas de terror.

 

 

 

 

ALADINO Y LA LÁMPARA MARAVILLOSA, de Alfred E. Green. La clásica historia de Aladino y el genio que tan célebre se hizo en “Las Mil y una Noches”. Meritorio trabajo en lo visual y artístico.

 

 

 

 

ALMA EN SUPLICIO, de Michael Curtiz. Cuando haces un repaso año a año sobre las mejores películas de la historia, te das cuenta de la categoría que tenía Michael Curtiz. Raro es el año en el que no deja una obra maestra o película sobresaliente. Este drama con tintes Noir basado en una novela de James M. Cain es sencillamente majestuoso. Mildred Pierce es un personaje que merece estar en las mejores antologías. La encarnación de Joan Crawford es maravillosa. El poder de la mujer en su máxima expresión. En épocas de feminismo mediocre, cintas como esta son las necesarias.

 

 

 

 

¿ÁNGEL O DIABLO?, de Otto Preminger. Magnífico Noir de Preminger, que ya había empezado a destacar en estas lides, con Dana Andrews (soy fan absoluto) de nuevo como perfecto cómplice. Siempre la incluyo en un dúo con “Cara de Ángel”, también de Preminger, realizada en el 52, que siendo mejor valorada me gusta algo menos que esta joya. Un clásico.

 

 

 

 

BREVE ENCUENTRO, de David Lean. El título que elevó a este incontenible talento a los alteres. Cumbre del melodrama, Lean vuelve a adaptar a Noël Coward hasta sublimarlo. Obra maestra de sutil sensibilidad y conmovedor retrato de sentimientos. Una estación pocas veces fue más romántica y desoladora. Profunda, bellísima, desgarradora, imprescindible.

 

 

 

 

BUGAMBILIA, de Emilio Fernández. La mítica pareja mexicana, que nos deja varios títulos este año, Dolores del Río y Pedro Armendáriz, trae aquí un estupendo drama en el que demuestran su innegable química.

 

 

 

 

CAMINO DEL INFIERNO, de Luis Saslavsky y Daniel Tinayre. Cinta argentina y negra con una mujer retorcida y manipuladora como protagonista, interpretada por Mecha Ortiz, una de las actrices más prestigiosas del cine argentino. Interesante.

 

 

 

 

CANCIÓN INOLVIDABLE, de Charles Vidor. Biopic del gran Frederic Chopin con un buen reparto y buen nivel, más allá de las licencias que frustrarán a algunos.

 

 

 

 

CARTAS A MI AMADA, de William Dieterle. Un buen título, un melodrama romántico con una Jennifer Jones acertada y el siempre impecable Joseph Cotten, donde además del tormentoso amor tenemos buen suspense.

 

 

 

 

CENA DE NAVIDAD, de Peter Godfrey. La Stanwyck, como bien sabéis, no sólo era fatal, le daba, y muy bien, a la comedia. Aquí tenemos una muy simpática y navideña donde muestra su talento, a una mujer fuerte… y algo mentirosilla.

 

 

 

 

CÉSAR Y CLEOPATRA, de Gabriel Pascal. Vivien Leigh y Stewart Granger encarnando a los históricos personajes. No es el mejor título sobre el tema ni sobre ellos, pero resulta estimulante.

 

 

 

 

CONCIERTO MACABRO, de John Brahm. Hay un toque de “El Fantasma de la Ópera” y otro de “Jekyll y Hyde” en este notable thriller psicológico y melodrama escabroso que resulta especialmente sugestivo. Nada mal. Muy buena y poco conocida.

 

 

 

 

CONTRAATAQUE, de Zoltan Korda. Un bélico de 2ª Guerra Mundial donde volvemos a tener una mirada amable hacia los soviéticos desde Estados Unidos. Paul Muni está al frente del reparto.

 

 

 

 

CREPÚSCULO, de Julio Bracho. Arturo de Córdova protagoniza este drama mexicano con toques negros. Un trabajo muy interesante en la mejor época del cine mexicano.

 

 

 

 

CUERDA ROSA Y CERA DE SELLAR, de Robert Hamer. Interesante retrato social de la última etapa de la época victoriana, entre tabernas y clases sociales altas, que termina en una espiral muy de Cine Negro. Es una producción de la Ealing, lo que siempre está bien.

 

 

 

 

DÍAS SIN HUELLA, de Billy Wilder. Wilder, siempre un adelantado, facturó este drama realista e intenso, alejado de sus comedias, para retratar la realidad de un alcohólico sin subterfugios ni simpatías, en todo su horror infernal. Ahora el retrato puede que resulte blando, pero es fácil entender la valentía y la dureza del mismo plasmado en 1945. Referente del tema junto a “Días de Vino y Rosas” en el clásico.

 

 

 

 

DIEZ NEGRITOS, de René Clair. Interesante adaptación de la obra de Agatha Christie que quizá queda lastrada por su infiel final. En cualquier caso, una apuesta siempre apreciable con René Clair a los mandos.

 

 

 

 

DILLINGER, ENEMIGO PÚBLICO Nº 1, de Max Nosseck. Corta y eficaz película sobre John Dillinger, uno de los criminales más famosos y que más interés, e incluso admiración, despertaron en su época. En clave biográfica.

 

 

 

 

DOMINGO DE CARNAVAL, de Edgar Neville. Uno de los grandes de nuestro cine, infravalorado hasta la nausea… Siempre mezclando géneros, alejándose de lo convencional, Neville realiza esta intriga con toque cómico, que siempre resulta agradable, aunque no convenza su desarrollo policiaco.

 

 

 

 

DOS PERSONAS, de Carl Theodor Dreyer. Una pieza de cámara del gran Dreyer con dos personajes, un escenario y sonidos lejanos (con alguna excepción al inicio e intercalada). Un asesinato, una denuncia de plagio y un matrimonio. No necesita más el director danés.

 

 

 

 

EL CABALLERO DEL OESTE, de Stuart Heisler. Western y comedia con Gary Cooper. No es gran cosa, pero, oye, hace que pases un buen rato. También tenemos a Loretta Young.

 

 

 

 

EL CAPITÁN KIDD, de Rowland V. Lee. Una de aventuras y piratas con todos los ingredientes, pero es Charles Laughton el que marca la diferencia.

 

 

 

 

EL CASO DE LOS DEDOS CORTADOS (Sherlock Holmes y la Mujer de Verde), de Roy William Neill. Otra de las de Holmes de la época. Ya sabéis, con Basil Rathbone. Cada uno tendrá sus favoritas.

 

 

 

 

EL DESVÍO (DETOUR), de Edgar G. Ulmer. Obra maestra del Cine Negro Clásico. Quizá la película del género más perturbadora y enrarecida, casi onírica, donde su pesadillesco expresionismo termina por fundir realidad y sueño en un conjunto perfecto. De obligado visionado.

 

 

 

 

EL ESTRANGULADOR DE BRIGHTON, de Max Nosseck. Amnesia, teatro y asesinos en serie. Buena mezcla. Para fans del género, aunque no esperéis excelencias.

 

 

 

 

EL GRAN FLAMARION, de Anthony Mann. Otra de ambiente escénico, un espectáculo de Music Hall, testigo de una trama típicamente negra de la época. Un buen film con Erich von Stroheim como protagonista.

 

 

 

 

EL LADRÓN DE CADÁVERES, de Robert Wise. El expresionismo de nuevo en su máximo esplendor para una cinta de terror en estado puro. Atmósfera enfermiza, viciada, claustrofóbica, agobiante… sutil. Magistral trabajo de Robert Wise demostrando su talento con pocos medios en la RKO. La interpretación de Karloff es soberbia. También aparece Bela Lugosi.

 

 

 

 

EL ORGULLO DE LOS MARINES, de Delmer Daves. Las consecuencias de la guerra. Un drama bélico sobre la integración del soldado, en este caso con discapacidad, ceguera. John Garfield y Eleanor Parker son los protagonistas.

 

 

 

 

EL RELOJ, de Vincente Minnelli. Un estupendo y desconocido drama romántico de Minnelli. El instante, lo urbano, lo inmediato y repentino. Una bella historia con Judy Garland.

 

 

 

 

EL RETRATO DE DORIAN GRAY, de Albert Lewin. Adaptación de la conocida e imprescindible novela de Oscar Wilde. Una de las más exitosas y prestigiosas, sobre todo en su día. Un gran George Sanders, buena fotografía y dirección.

 

 

 

 

EL SÉPTIMO VELO, de Compton Bennett. James Mason protagoniza este interesante film británico sobre talento e inseguridades. Es reveladora.

 

 

 

 

EL SOL SALE MAÑANA, de Roy Rowland. Entrañable cinta rural y familiar con el gran Edward G. Robinson como protagonista. Mirada infantil para una encantadora película que es muy poco reseñada. Merece la pena.

 

 

 

 

EL SUREÑO (El Hombre del Sur), de Jean Renoir. Un buen drama sobre el sueño americano y la vida rural y agrícola. Un más que notable film con la vida y la superación como esencia. Dirige Renoir, que es patente de calidad.

 

 

 

 

EL TRIGO ESTÁ VERDE, de Irving Rapper. Otra película que nos adentra en la vida rural y su dureza. Bette Davis decide escolarizar a los niños que trabajan en la mina cuando llega a una pequeña localidad galesa. Otro buen film.

 

 

 

 

EL VALLE DEL DESTINO, de Tay Garnett. Clásica historia de diferencias de clase y amores. Esta con Gregory Peck y Greer Garson. Un buen film, sin duda, con un magnífico reparto.

 

 

 

 

EXTRAÑA ILUSIÓN, de Edgar G. Ulmer. Ulmer y otro thriller de esos viciados, oníricos, extraños. No es “El Desvío”, también de este año, pero tiene su cosa.

 

 

 

 

FALBALAS, de Jacques Becker. Estupendo drama romántico poco conocido de Jacques Becker, que vuelve a volar alto con este triángulo amoroso.

 

 

 

 

FUGA EN LA NIEBLA, de Budd Boetticher. Poco más de una hora para este thriller. No es ninguna joya del género, pero es muy simpática y entretenida.

 

 

 

 

GARBANCITO DE LA MANCHA, de José María Blay y Arturo Moreno. El primer largo animado español. Sin ser una gran película, es realmente meritoria e histórica. Obligada.

 

 

 

 

KOLBERG, de Veit Harlan. Mega producción alemana, epopeya de propaganda nazi en la que Goebbels puso el mayor interés. Usando las invasiones napoleónicas pretende enfatizar el nacionalismo sin escatimar en nada.

 

 

 

 

LA BARRACA, de Roberto Gavaldón. Adaptación de la novela de Blasco Ibáñez. Notable film mexicano, que sigue entregando joyitas en estos años.

 

 

 

 

LA BRIBONA, de Mitchell Leisen. La bribona no es otra que Paulette Goddard. Un correcto film con toque de Pigmalión y Ray Milland acompañando.

 

 

 

 

LA CAMPANA DE LA LIBERTAD, de Henry King. Un título tan agradable como bienintencionado. Un contexto bélico para una simpática comedia dramática. Y encima disfrutamos de Gene Tierney.

 

 

 

 

LA CASA DE LA CALLE 92, de Henry Hathaway. Hathaway, que casi nunca falla, con un correcto thriller de propaganda con espías nazis y el FBI actuando en relación al “Proceso 97”. Basado en hechos reales.

 

 

 

 

LA CASA DEL MIEDO, de Roy William Neill. Aquí tenemos a Holmes de nuevo. Mismos ingredientes y responsables a disfrutar.

 

 

 

 

LA DAMA DEL TREN, de Charles David. Comedia en esta trama de thriller que no es gran cosa, pero se adecúa muy bien a lo que se llevaba en estas fechas. Trenes, Navidad, crímenes, romance…

 

 

 

 

LA DAMA DUENDE, de Luis Saslavsky. Adaptación de la obra de Calderón de la Barca llegada desde Argentina. Una comedia agradable y más que correcta.

 

 

 

 

LA DAMA SE RINDE, de Alexander Hall. Rosalind Russell vuelve a demostrar su talento cómico en esta discreta comedia romántica. La comedia americana funcionaba a la perfección incluso en títulos que se han ido perdiendo por ahí.

 

 

 

 

LA ESPADA BIJOMARU, de Kenji Mizoguchi. No es, ni mucho menos, una de las grandes obras del maestro Mizoguchi, pero tiene mucho donde rascar y por lo que disfrutar. Buenos personajes, samuráis, espadas, hondura, una horita de duración y la poética oriental.

 

 

 

 

LA EXÓTICA, de Sam Wood. Gary Cooper e Ingrid Bergman. ¡Menuda pareja! Un melodrama sureño eficaz, aunque poco brillante. Se esperaba más, pero el cinéfilo la disfrutará seguro.

 

 

 

 

LA ISLA DE LA MUERTE, de Mark Robson. Producción de terror de Val Lewton dirigida por el correcto Mark Robson y protagonizada por el mítico Boris Karloff. Película irregular que va de menos a más, con un comienzo interesante y un desarrollo excesivamente convencional, pero que acaba con un último tercio estupendo.

 

 

 

 

LA MADONNA DE LAS SIETE LUNAS, de Arthur Crabtree. Un gran éxito británico, ahora poco recordado. Phyllis Calvert y Stewart Granger son los protagonistas, lo que no está nada mal. Es un correcto drama.

 

 

 

 

LA MUJER BANDIDO, de Leslie Arliss. Otra cinta británica y otra con James Mason. Margaret Lockwood es nuestra protagonista, encarnando con acierto a esta malota mujer rebelde. Una de aventuras con su interés.

 

 

 

 

LA NUEVA LEYENDA DEL GRAN JUDO, de Akira Kurosawa. Seguimos en los inicios de Kurosawa con esta secuela de una cinta que traje en la lista del 43. Artes marciales y buenos valores, aunque inferior a la original.

 

 

 

 

LA TIERRA SERÁ ROJA, de Bodil Ipsen  y Lau Lauritzen. Cinta danesa ambientada en la 2ª Guerra Mundial, por lo que no será especialmente conocida… La resistencia contra los nazis. Un correcto film.

 

 

 

 

LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD, de Leopold Lindtberg. Cinta suiza, también ambientada en la 2ª Guerra Mundial, que ganó en Cannes aunque no sea muy recordada. Relata la huida de dos soldados, uno estadounidense y otro británico.

 

 

 

 

LA VIDA EN UN HILO, de Edgar Neville. Simpática comedia esta de Neville, que repite este año. Una comedia fresca y bastante adelantada a su tiempo, de ágil estructura y gran dinamismo. Merece la pena adentrarse en la filmografía de Neville.

 

 

 

 

LA ZARINA, de Otto Preminger y Ernst Lubitsch. Fueron varias las películas en la que Preminger y Lubitsch compartieron dirección, ya fuera por sustituciones o cualquier otro motivo (Margen de Error, de 1943, es otro ejemplo). Aquí nos deleitan con una comedia más que simpática donde ambos demuestran su buen hacer, si bien es cierto que el conjunto es puro Lubitsch. Llevamos al sonoro a personajes que Lubitsch ya nos presentó en “La Frivolidad de una Dama” (1924).

 

 

 

 

LAS ABANDONADAS, de Emilio Fernández. Otro título mexicano y otra película con Dolores del Río y Pedro Armendáriz, si bien casi todo el protagonismo es de ella. Peripecias de una mujer desgraciada. Un buen drama.

 

 

 

 

LAS CAMPANAS DE SANTA MARÍA, de Leo McCarey. Pretende seguir la estela de la encantadora “Siguiendo mi camino”, que os traje la semana pasada, logrando también ese encanto aunque quizá quede algo por debajo. En cualquier caso, es otra delicia.

 

 

 

 

LAS DAMAS DEL BOSQUE DE BOLONIA, de Robert Bresson. Segundo trabajo de Bresson. Un estupendo melodrama de venganzas románticas. Otro fascinante retrato femenino.

 

 

 

 

LAZOS HUMANOS, de Elia Kazan. Soberbio drama social de uno de los grandes directores de la historia, Elia Kazan, que comenzaba a dejar muestras de su desmesurado talento en este excelente debut. Retrato de una familia en Brooklyn y sus vicisitudes.

 

 

 

 

LEVANDO ANCLAS, de George Sidney. Clásico de la comedia musical para deleitarse con sus temas y coreografías. Gene Kelly y Frank Sinatra como seductores marineros en Los Ángeles.

 

 

 

 

LO QUE DESEA TODA MUJER, de Sam Wood. Ligera comedia romántica de enredos amorosos que sirve para pasar el rato, sin mucha más pretensión. Claudette Colbert y Don Ameche.

 

 

 

 

LOS GUERRILLEROS DE CHANTA, de Ray Enright. Discreta adaptación de la novela de Pearl S. Buck protagonizada por Randolph Scott. 2ª Guerra Mundial, drama amoroso, aventuras… son algunos de los ingredientes del cumplidor film.

 

 

 

 

LOS NIÑOS DEL PARAÍSO, de Marcel Carné. Magnífico drama romántico sobre la amistad y cómo el amor puede afectarla, sobre los silencios y las sutilezas de los sentimientos. Poética, profunda, sensible…

 

 

 

 

LOS PIRATAS DEL MAR CARIBE, de Frank Borzage. Aventuras marinas y piratas, lo que siempre es atractivo. Buen y entretenido film de género con Maureen O’Hara y Paul Henreid en los papeles principales.

 

 

 

 

LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS, de Antonio Román. Cinta española que relata el suceso histórico del Desastre del 98. Es un clásico del cine de aventuras español, que nunca se ha prodigado mucho en el género.

 

 

 

 

MÁS ALLÁ DE LAS NUBES, de Anthony Asquith. Un bélico de 2ª Guerra Mundial británico que cuenta la no siempre fácil convivencia entre estadounidenses y británicos en una base aliada. Un buen film con una temática habitual en estos años.

 

 

 

 

MI NOMBRE ES JULIA ROSS, de Joseph H. Lewis. Un interesante y desconocido thriller psicológico que guarda una mirada oscura hacia la familia. Lewis era un cineasta bastante interesante, sobre todo dentro del thriller. Film a descubrir.

 

 

 

 

MI NOVIO ESTÁ LOCO, de Allan Dwan. Típico enredo de comedia ligera y eficaz. Un poco de locura y desfase para pasar un buen rato. Sin más.

 

 

 

 

NO ERAN IMPRESCINDIBLES, de John Ford. Bélico de Ford, que parecía expiar sus experiencias en la guerra. Obra colosal con muchos adeptos, pero también detractores, que de alguna forma escenifica el cambio en el director tras su participación en la guerra. Indispensable.

 

 

 

 

OBJETIVO: BIRMANIA, de Raoul Walsh. Otro bélico de otro maestro. La guerra y la supervivencia a toda costa. Una nueva narración magistral de Walsh, puro vigor y energía.

 

 

 

 

PAINTED BOATS, de Charles Chichton. Documental y ficción, o documental dramatizado, para una cinta británica de la Ealing sobre los canales y su importancia en los conflictos bélicos. Dura una hora y es un buen trabajo.

 

 

 

 

PAMPA BÁRBARA, de Lucas Demare y Hugo Fregonese. Estimable Western argentino, que también había, pero que poco tiene que ver con los clásicos y tópicos. De interés cinéfilo.

 

 

 

 

PERVERSIDAD, de Fritz Lang. Obra maestra descomunal, y van… Una vez más Fritz Lang se regodea en la maestría y ejecuta una obra de arte en el género negro. Hermana casi gemela de “La Mujer del Cuadro”, con Edward G. Robinson de protagonista, la fatalidad y el pesimismo. Imprescindible.

 

 

 

 

PESADILLA, de Robert Siodmak. De nuevo Siodmak repitiendo con este oscuro drama donde el amor amenaza con liberar el yugo familiar al que está sometido el protagonista. Una película francamente potente y sorprendente. Estremece, si bien su final (cosas de la censura), puede decepcionar.

 

 

 

 

QUE EL CIELO LA JUZGUE, de John M. Stahl. Una obra maestra más. El gran John M. Stahl, al que reivindico hasta la saciedad, ejecuta otro melodrama con tintes negros, o un Noir con tintes melodramáticos, que es sencillamente magistral. Gene Tierney, una de las mujeres más bellas vistas en pantalla, cambia el registro y nos regala una interpretación ejemplar. La pura personificación de los celos. Uno de los títulos predilectos de Scorsese. Una obra de referencia.

 

 

 

 

RECUERDA, de Alfred Hitchcock. Hitchcock y el psicoanálisis. No es de las que más me gustan del maestro, a pesar de su colaboración con Dalí diseñando su mundo de pesadillas, pero es innegablemente interesante. Iba calando el tema del psicoanálisis en el cine, que asolaría con no pocas historias, muchas de ellas de un simplismo atroz. Gran película.

 

 

 

 

RETORNO AL ABISMO, de Curtis Bernhardt. Una estupenda muestra de Cine Negro con Bogart como protagonista y un ansiado crimen perfecto. No es de las típicas, desde luego.

 

 

 

 

ROMA, CIUDAD ABIERTA, de Roberto Rossellini. Revolucionaria película en la que Rosellini, desde la absoluta sencillez, reinventa la narrativa y sublima el neorrealismo. Cine auténtico, real, veraz. Una obra maestra más.

 

 

 

 

SAN ANTONIO, de David Butler. No es muy allá este Western que protagoniza Errol Flynn, pero es bastante divertido, por lo que cumple el cometido.

 

 

 

 

SANGRE SOBRE EL SOL, de Frank Lloyd. Entretenido film con mucho ego estadounidense sobre un plan japonés (que fue real) descubierto por James Cagney (en la ficción de la película). Otro entretenido film.

 

 

 

 

SÉ A DÓNDE VOY, de Michael Powell y Emeric Pressburger. El magnífico dúo británico con otro buen film. Un melodrama romántico donde seguimos las ambiciones de una mujer… y las cositas que las impiden.

 

 

 

 

SEPARACIÓN PELIGROSA, de Alexander Korda. Un drama bélico, de 2ª Guerra Mundial, por supuesto. Otro interesante título británico este año. Deborah Kerr y Robert Donat son un matrimonio a prueba de bombas, nunca mejor dicho…

 

 

 

 

SHERLOCK HOLMES: PERSECUCIÓN EN ARGEL, de Roy William Neill. Como churros caían las películas de Sherlock Holmes. Otra cinta entretenida, para unos algo mejor, para otros algo peor, con los personajes creados por sir Arthur Conan Doyle.

 

 

 

 

SIN AMOR, de Harold S. Bucquet. Una de las grandes parejas del cine, Spencer Tracy y Katharine Hepburn, en una comedia romántica con encanto aunque sin genialidades. Placeres del clásico.

 

 

 

 

STAN Y OLIVER TOREROS, de Malcolm St. Clair. El Gordo y el Flaco a torear a México. Una cita obligada con uno de mis primeros recuerdos cinéfilos, el de esta pareja.

 

 

 

 

SU ALTEZA Y EL BOTONES, de Richard Thorpe. El irresistible amor, que no conoce de clases. Tiene ciertas similitudes con la posterior “Vacaciones en Roma” (1953) en su trama, aunque está lejos de aquella. Hedy Lamarr y Robert Walker la protagonizan.

 

 

 

 

SU MILAGRO DE AMOR, de John Cromwell. Un estupendo y poco reseñado film. Drama romántico de un buen director y con un magnífico guión. A descubrir.

 

 

 

 

TAMBIÉN SOMOS SERES HUMANOS, de William A. Wellman. Otra bélica de 2ª Guerra Mundial. Un potente título de Wellman, que era un director soberbio. A tener muy en cuenta. Robert Mitchum y Burgess Meredith están al frente del reparto. Fue un éxito. Los G.I. Joe.

 

 

 

 

TARZÁN Y LAS AMAZONAS, de Jurt Neumann. Nos faltaba Tarzán con alguna de sus aventuras. No es de sus títulos más reputados, aunque en mi infancia me flipaban todos. Johnny Weissmuller lanza su grito.

 

 

 

 

THE POWER OF THE WHISTLER, de Lew Landers. Otra de la saga “El Silbador”. Thriller de serie B con su gracia. Para conocerla.

 

 

 

 

UN ESPÍRITU BURLÓN, de David Lean. Segunda aparición de David Lean, aquí con un título más ligero aunque también muy conocido y reputado. Una nueva adaptación de Noël Coward, en tono cómico y fantástico. Una agradable comedia fantástica.

 

 

 

 

UN PASEO BAJO EL SOL, de Lewis Milestone. Otro bélico de Milestone. Bien recibida en su día, es un correcto título, como tantos otros dentro del género en la época. Tiene, además, un notable reparto.

 

 

 

 

VENGANZA, de Edward Dmytryk. “Venganza”, sin estar entre lo más granado del género, es una muestra más que aceptable. Si bien es cierto que le falta fondo, profundidad, también lo es que tiene un esqueleto más que consistente y que hará disfrutar a todo amante del buen cine.

 

 

 

 

VOICE OF THE WHISTLER, de William Castle. Aquí tenéis otra de “El Silbador”, para que no perdáis el hilo… Apañadetes thrillers.

 

 

 

 

YOLANDA Y EL LADRÓN, de Vincente Minnelli. Estaba muy fogoso Minnelli estos años. No paraba de estrenar. Este es un musical, género en el que se movía como pocos, con Fred Astaire. Eso sí, no es de los mejores…

 

 

 

 

ZIEGFELD FOLLIES, de Vincente Minnelli, Lemuel Ayers, Roy Del Ruth, Robert Lewis, George Sidney, Merrill Pye y Charles Walters. Varios directores ponen su sello en este musical que, lógicamente, es algo irregular. Tiene muchos alicientes, eso sí, para los fans del género, por ejemplo, su extenso reparto.

 

 

Lista Anterior (1944)

Lista Posterior (1946)

 

Comments
Share
sambo

Leave a reply