MEJORES PELÍCULAS: 1938

MEJORES PELÍCULAS: 1938

CINE

 

 

 

 

 

 

Finalizando los años 30 se van definiendo géneros que serán paradigmáticos, vertebrales y referenciales. Desde las comedias sofisticadas y las comedias locas, al Cine Negro, que va fusionando cada vez con más precisión su aspecto dramático, pasional y negro, hasta definir la que será una de las grandes columnas del Cine Negro clásico, la del hombre manipulado por la mujer fatal. Grandes maestros siguen entregando obras maestras, mientras que otros empiezan una pujante carrera tras haberse fogueado en el mudo y a la sombra de otros para terminar convirtiéndose en los merecedores del Olimpo, como es el caso de Hawks o Hitchcock.

Se aprecia también una tendencia social, así como un interés por los conflictos de clase y otros similares, que aparecen en un buen número de títulos de este año.

 

 

 

 

ALARMA EN EL EXPRESO, de Alfred Hitchcock. Una de las películas más conocidas y reconocidas del maestro en su etapa británica. Debo decir que es de las que más me gustaron en mi juventud de las que realizó en aquella época. Con sus defectillos e incoherencias, es absolutamente adictiva y seductora. No puedes sino sumergirte en la intriga y el misterio propuesto y desarrollado por el maestro, que ya demostraba una personalidad y estilo perfectamente definidos.

 

 

 

 

 

ALEXANDER NEVSKY, Sergei M. Eisenstein. Cine de aventuras, pero en clave de propaganda, como acostumbraba el maestro letón. Una de las grandes películas sonoras de Eisenstein, con una soberbia banda sonora.

 

 

 

 

 

AMANDA, de Mark Sandrich. Un musical con Fred Astaire y Ginger Rogers, o sea, un clásico. Elegancia, glamour y buen gusto, vamos, lo que se pide a estas joyas con estos actores. Las hay mejores, pero se ve con gusto.

 

 

 

 

AMBICIÓN ROTA, de Lloyd Bacon. Poco conocida, no es que sea algo excepcional, pero tiene bastantes alicientes, comenzando por Bogart haciendo de malote. Apreciable sorpresa.

 

 

 

 

ÁNGELES CON CARAS SUCIAS, de Michael Curtiz. Lo de Curtiz no tiene nombre. Es curioso que con la ingente cantidad de obras maestras o sobresalientes que tiene este director no se le sitúe de manera habitual entre los más grandes de este arte. Y en casi todos los géneros. Un artesano… puede, pero un maestro, es seguro. Aquí lo demuestra en clave de Cine Negro uniendo a Bogart y Cagney. Otra de las imprescindibles.

 

 

 

 

ARDID FEMENINO, de George Stevens. Y ahora Ginger Rogers con James Stewart, que no se baila, pero se disfruta también. Una agradable comedia romántica de la que gozarán los amantes del género con dos grandes de la interpretación.

 

 

 

 

ARGEL, de John Cromwell. Traje en el año anterior la original, “Pépé Le Moko”, y aquí os traigo el remake americano. Adoro esta película, antecedente de “Casablanca”, llena de encanto, romanticismo y una trama negra más que atractiva.

 

 

 

 

 

CALLEJÓN SIN SALIDA, de Tim Whelan. Aunque sólo sea por el excelso reparto esta cinta debe tenerse en cuenta. Charles Laughton, Vivien Leigh, Rex Harrison… y una buena historia sobre artistas callejeros. Ya sabéis.

 

 

 

 

 

CARMEN, LA DE TRIANA, de Florián Rey. Adaptando a Prosper Mérimée en coproducción entre Alemania y España, con ilustres nombres de nuestra copla como Imperio Argentina.

 

 

 

 

CHICAGO, de Henry King. Un auténtico clásico del género de catástrofes… que además tiene mucho de Western, drama familiar… Espléndida la secuencia del incendio que aconteció en 1871.

 

 

 

 

 

CORSARIOS DE FLORIDA, de Cecil B. DeMille. Una de aventuras absolutamente espectacular y épica, con 10000 extras y el maestro DeMille, que en estas lides no tenía rival. Aventuras marinas y piratas. Disfrutona.

 

 

 

 

CUATRO HIJAS, de Michael Curtiz. Un estupendo drama romántico donde destaca la labor femenina. Curtiz le daba a todo y en todo sacaba auténticas joyas.

 

 

 

 

CUATRO HOMBRES Y UNA PLEGARIA, de John Ford. Una de intriga de Ford, que aún no había centrado sus miras en el Western. No es gran cosa, pero es una mezcolanza de géneros curiosa.

 

 

 

 

 

CUENTO DE NAVIDAD, de Edwin L. Marin. Una de las infinitas adaptaciones de la gloriosa novela de Dickens. Para muchos es de las mejores.

 

 

 

 

EL AMOR MANDA, de Carol Reed. Los comienzos del estupendo Carol Reed. Un correcto drama romántico que fue una de sus primeras películas destacadas. Un buen trabajo.

 

 

 

 

EL ÁNGEL NEGRO, de H. C. Potter. Otro drama romántico con toques de comedia con James Stewart y Margaret Sullavan. Cumple sin alardes, pero se ve con gusto.

 

 

 

 

EL DIVORCIO DE LA SEÑORITA X, de Tim Whelan. Una elegante y sofisticada comedia británica protagonizada por Laurence Olivier. Este género, tan depurado ya en América, bien remedado como screwball con sus enredos y malos entendidos.

 

 

 

 

 

EL EXTRAÑO SEÑOR VICTOR, de Jean Grémillon. Un interesante film francés, poco conocido, que mezcla con acierto el drama con la intriga. Un estupendo juego de apariencias con bastante sabor.

 

 

 

 

EL GRAN VALS, de Julien Duvivier, Victor Fleming y Josef von Sternberg. Biopic del genial compositor Johann Strauss. Hasta tres directores para deleitar con la bella Viena y la música excepcional del autor.

 

 

 

 

EL HOMBRE PROPONE, de Michael Curtiz. La indispensable pareja Errol Flynn y Olivia de Havilland con su director de cabecera. Es de las menos destacadas de este maravilloso trío, pero no deja de ser una comedia con encanto.

 

 

 

 

EL HOTEL DE LOS LÍOS, de William A. Seiter. No es de las predilectas entre los fans de los Hermanos Marx, pero sigue siendo otra de sus joyas. Ya saben.

 

 

 

 

EL MUELLE DE LAS BRUMAS, de Marcel Carné. Otra magistral muestra de romanticismo y crimen, de amor y trama negra. Es una película arrebatadora, exquisita, de gran calidad. Apuesten por ella, que siendo poco conocida el placer es doble.

 

 

 

 

EL PAN Y EL PERDÓN, de Marcel Pagnol. ¡Qué poco conocida es esta gran película! Sencilla, tierna, entrañable, es una obra costumbrista de sensibilidad exquisita. Recomendable.

 

 

 

 

 

EL PLACER DE VIVIR, de Tay Garnett. Una comedia musical muy simpática y alegre con Irene Dunne y Douglas Fairbanks Jr.. También bastante desconocida, es una peliculita resultona y agradable.

 

 

 

 

EL SORPRENDENTE DR. CLITTERHOUSE, de Anatole Litvak. Una particular cinta de intriga protagonizada por Edward G. Robinson y Humphrey Bogart. Una obra entretenida que cumple y tiene sus alicientes.

 

 

 

 

EL VAQUERO Y LA DAMA, de H. C. Potter. De nuevo Potter, aquí con otro romance, pero en clave de Western y con Gary Cooper. Un sanote entretenimiento con enredos y lucha de clases.

 

 

 

 

 

EN BUSCA DEL ORO, de Michael Curtiz. Western aventurero de Curtiz con la Fiebre del Oro, las luchas de clases y las ambiciones políticas con vehículos de la trama. Sólo correcta.

 

 

 

 

FORJA DE HOMBRES, de Norman Taurog. Mi hermano me pasó esta película protagonizada por el gran Spencer Tracy, que encarna a un cura dispuesto a romper con el círculo vicioso que entrega a los chavales a la delincuencia y las mafias. No es una obra maestra, pero sí un título estimulante, edificante y entretenido.

 

 

 

 

HOTEL DEL NORTE, de Marcel Carné. Joyita de Carné, un grande del cine francés, englobable dentro del Realismo Poético, con variadas historias dentro de un modesto hostal. Notable melodrama.

 

 

 

 

INGRATITUD, de Clarence Brown. Brown es un director interesante, con bastantes obras reseñables. Aquí dirige este correcto drama protagonizado por Walter Huston y James Stewart sustentado en los conflictos generacionales y un sencillo costumbrismo.

 

 

 

 

JEZABEL, de William Wyler. Un vestido rojo en blanco y negro. Mítica película con la mítica Bette Davis. Uno de los personajes que la hicieron eterna… aunque estos fueron muchos. Obra maestra del melodrama y antecedente de “Lo que el viento se llevó”, con la que tiene ciertos parecidos. Indispensable.

 

 

 

 

LA BANDA DE ALEXANDER, de Henry King. Aquí donde la veis fue un gran éxito en su tiempo, de público y crítica, con seis nominaciones al Oscar. Un musical con auténticos temazos y Tyrone Power junto a Alice Faye y Don Ameche.

 

 

 

 

LA BARONESA Y EL MAYORDOMO, de Walter Lang. Muchas películas este año con los conflictos de clase y amores “problemáticos”. Una agradable comedia dramática con William Powell en el papel principal.

 

 

 

 

 

LA BESTIA HUMANA, de Jean Renoir. Una vez más romanticismo y Cine Negro, crimen y pasiones arrebatadas, en lo que iba definiéndose como un género que estallaría en los 40. La indagación de los lados oscuros de la personalidad a través de estos personajes es ejemplar. Fritz Lang hizo una memorable adaptación y remake en 1954 que traeré aquí con puntualidad.

 

 

 

 

LA CIUDADELA, de King Vidor. Excelente trabajo de King Vidor, uno más, sobre el mundo de la medicina y sus conflictos y problemas morales. Un mundo de contrastes y una buena reflexión vigente a día de hoy.

 

 

 

 

LA ESCUADRILLA DE LA AURORA, de Edmund Goulding. Es un remake del bélico aéreo que rodó Hawks en 1930. Y encima tenemos a Errol Flynn, David Niven y Basil Rathbone en el reparto. Muchos alicientes.

 

 

 

 

LA FIERA DE MI NIÑA, de Howard Hawks. Una de las mejores comedias de la historia. Punto. Casi todo lo que hace de Howard Hawks uno de los más grandes directores de todos los tiempos, posiblemente en el Top 3, está ya aquí. Y eso que a él no le convencía del todo… Una pareja eterna, la guerra de sexos, las mujeres fuertes y los hombres en su cómodo mundo burbuja que la fémina destrozará. Véanla hoy mismo, la hayan visto ya o no.

 

 

 

 

LA HORA RADIANTE, de Frank Borzage. Un interesante drama de triángulos amorosos, amores deseados y otros no correspondidos. Joan Crawford lidera un reparto que también reúne a Margaret Sullavan, Melvyn Douglas y Robert Young. Seguía en forma Borzage.

 

 

 

 

LA MARSELLESA, de Jean Renoir. La Revolución Francesa desde todos los puntos de vista con la mirada del maestro Renoir. Es una película interesante, pero bastante sesgada y, como correspondía a la época (seguramente a todas), sirvió también como mecanismo de propaganda.

 

 

 

 

LA OCTAVA MUJER DE BARBA AZUL, de Ernst Lubitsch. Joya de la comedia del maestro Lubitsch, donde su afamado toque deslumbra en un buen número de ocasiones. Humor fino, irónico, pícaro y sugerente con una inolvidable pareja: Gary Cooper y Claudette Colbert.

 

 

 

 

LA SENSACIÓN DE PARÍS, de Henry Koster. Una agradable comedia con dosis de picardía, sensualidad y encanto, llena de chispa y buenos diálogos. No es muy conocida y está infravalorada, pero merece mucho la pena. Seguro les gusta.

 

 

 

 

 

LA VUELTA AL NIDO, de Leopoldo Torres Ríos. Una opción argentina para este año. Una cinta sencilla pero bastante interesante respecto a los temas tratados y cómo lo hace. La cotidianeidad, la infidelidad, la alienación…

 

 

 

 

 

LAS AVENTURAS DE MARCO POLO, de Archie Mayo. Marco Polo, un clásico aventurero que con el rostro de Gary Cooper se hace más atractivo. Exotismo y aventuras para una cinta simplemente correcta.

 

 

 

 

 

LAS AVENTURAS DE TOM SAWYER, de Norman Taurog. Adaptación de la imprescindible novela de Mark Twain. Puro cine aventurero con la infancia y la libertad como pilares indiscutibles. Seguramente es la mejor adaptación de la novela, resuelta en poco más de hora y cuarto por Norman Taurog, que este año aparece por partida doble. Un director que se especializó en musicales y películas con grandes cantantes, como Dean Martin y, sobre todo, Elvis Presley. La infancia es un tema que aparece en los dos films que aquí os traigo de él.

 

 

 

 

 

LAS HERMANAS, de Anatole Litvak. No es nada del otro mundo, pero este drama reúne a Errol Flynn con Bette Davis, lo que me parece aliciente suficiente.

 

 

 

 

LOBOS DEL NORTE, de Henry Hathaway. Una de aventuras marinas con el gran Henry Hathaway y un duelo actoral por todo lo alto: George Raft y Henry Fonda. Más Dorothy Lamour. No es de las más brillantes en su género, pero se disfruta sin lugar a dudas.

 

 

 

 

LOS ALEGRES VIVIDORES, de Richard Wallace. Una comedia muy simpática con una familia de ladrones y sus quehaceres habituales… Tierna, pícara, ingenua, sencilla y encantadora. Janet Gaynor, Paulette Goddard, Douglas Fairbanks Jr…

 

 

 

 

 

LOS DESAPARECIDOS DE SAINT AGIL, de Christian-Jaque. Una de intriga francesa con el mundo de la infancia y misterios varios como núcleo de la trama. Una película muy desconocida que sin ser notable tiene cierto interés.

 

 

 

 

LOS MASAJISTAS Y UNA MUJER, de Hiroshi Shimizu. Otra pequeña y sencilla joya repleta de sensibilidad de Shimizu. Es muy cortita, pero tiene elementos lúcidos, tanto como ese invidente que parece ver más que cualquiera… No es de lo más brillante del director, pero…

 

 

 

 

 

 

MARIA ANTONIETA, de W. S. Van Dyke. Adaptando a Stefan Zweig, lo que no es moco de pavo, tenemos este biográfico poderoso que obtuvo varias nominaciones al Oscar y que cuenta la trágica vida de la reina consorte francesa en medio de la Revolución. Lejos de la obra de Zweig, eso sí.

 

 

 

 

MERLUSSE, de Marcel Pagnol. Otra comedia con la docencia como elemento esencial. Muy poco conocida. Una nueva cinta francesa de Pagnol, que repite en la lista de este año.

 

 

 

 

 

MUJERES QUE TRABAJAN, de Manuel Romero. Nos vamos a Argentina. Un título sobre trabajadoras, clasismo y cotidianeidad. Temas bastante recurrentes este año.

 

 

 

 

 

NUESTRO CULPABLE, de Fernando Mignoni. Correcta comedia española donde de nuevo se dan cita las diferencias de clase, sutiles críticas capitalistas y ritmo muy americanizado. No es gran cosa, pero, oye…

 

 

 

 

 

OLIMPIADA, de Leni Riefenstahl. Portentoso documental, uno de los grandes logros del género. Oda al cuerpo, al deporte, al esfuerzo, a la competición. Virtuosismo estético y técnico que eleva a Riefenstahl.

 

 

 

 

 

PILOTO DE PRUEBAS, de Victor Fleming. Una de aventuras aéreas con un reparto espectacular. Clark Gable, Myrna Loy, Spencer Tracy, Lionel Barrymore… ¿Las hay mejores en el género? Sí. ¿Pero quién leches le va a poner problemas a esto?

 

 

 

 

PYGMALION, de Anthony Asquith y Leslie Howard. El mito que eternizó Ovidio, que George Bernard Shaw convirtió en obra de teatro y que se hizo inmortal musical en 1964 gracias a George Cukor, tuvo esta primera versión sin música que, sin duda, es inferior al clásico protagonizado por Rex Harrison y Audrey Hepburn, pero tiene un indudable interés por su carácter referencial.

 

 

 

 

 

QUESOS Y BESOS, de John G. Blystone. Aquí os traigo otro encantador título de “El Gordo y el Flaco”, que se dedican a vender quesos entre algún amorío… Grandes momentos para los que disfrutan de la eterna pareja.

 

 

 

 

ROBIN DE LOS BOSQUES, de Michael Curtiz. Clásico absoluto del cine de aventuras, iconográfico al máximo. Robin Hood no ha sido otro que Errol Flynn, con su look, su gorrito, su agilidad y su habilidad con el arco. Deslumbrante puesta en escena y planos generales para la acción. Y de nuevo Flynn compartiendo plano con Olivia de Havilland. De las que se ven una y mil veces sin cansarse… Otra vez Curtiz, que las tiene a pares año tras año.

 

 

 

 

SI YO FUERA REY, de Frank Lloyd. Comedia y aventuras de la mano de Preston Sturges, que firma el guión, siguiendo a uno de los grandes poetas de la Baja Edad Media francesa, François Villon. Gran duelo entre Ronald Colman y Basil Rathbone.

 

 

 

 

 

SUBMARINE PATROL, de John Ford. Un Ford con aventuras bélicas submarinas. Un título poco trascendente en un género que también gustaba al maestro. Es cumplidora, pero lo mejor vendría a partir del próximo año…

 

 

 

 

 

SUCEDIÓ EN CHINA, de Jack Conway. Más de Gable, que protagonizaba todas las películas que se estrenaban estos años… Además, dando fama a su prestigio como galán aventurero. Aquí hace de periodista que cubre la guerra entre China y Japón mientras hace buenas migas con Myrna Loy.

 

 

 

 

TOO MUCH JOHNSON, de Orson Welles. Un incunable recuperado. Una obra de Welles antes de “Ciudadano Kane” que se creía perdida. Una cinta muda, comedia slapstick, que no es una película como tal, sino una especie de prólogo que se visionaría antes de una obra de teatro del mismo título. Tiene su interés por su autor y su rareza.

 

 

 

 

 

TRES CAMARADAS, de Frank Borzage. Un trío de amigos que deciden aunar fuerzas ante la precaria situación que viven tras la Gran Guerra en un país destruido por completo. Una mujer vendrá a complicar esa apacible relación. Interesante drama sobre la amistad y sus límites dirigido por Frank Borzage.

 

 

 

 

 

UN ROSTRO DE MUJER, de Gustaf Molander. Otra de las películas que dieron el impulso definitivo a Ingrid Bergman para triunfar en Hollywood. Un interesante drama sueco, que tendría remake americano (ambas son adaptaciones) mejor valorado de George Cukor y con Joan Crawford.

 

 

 

 

 

UN YANQUI EN OXFORD, de Jack Conway. Una simpática comedia sin mucha trascendencia sobre conflictos culturales entre americanos e ingleses. Además sirve para ver a un nutrido grupo de intérpretes de ambas nacionalidades. Robert Taylor, Lionel Baryrmore, Vivien Leigh, Maureen O’ Sullivan…

 

 

 

 

 

VIVE COMO QUIERAS, de Frank Capra. Capra, un imprescindible, entregando una majestuosa comedia alocada y sofisticada. James Stewart y Jean Arthur hacen una pareja inolvidable, en lo que es un nuevo clásico realizado por uno de los directores más brillantes de la historia del cine. Una de las comedias que figuran en cualquier antología del género.

 

 

 

 

VIVIR PARA GOZAR, de George Cukor. Y de una obra maestra de la comedia a otra para redondear este estupendo año de cine. Una de las grandes comedias sofisticadas y elegantes que ha dado la historia del cine con uno de sus mejores valedores, el gran George Cukor, otro de los directores que figura en el Top de los esenciales. En este caso la pareja es Cary Grant y Katharine Hepburn, por lo que tratándose de la mejor pareja cinematográfica de la historia, poco más hay que decir…

 

 

 

 

WERTHER, de Max Ophüls. Adaptación de la maravillosa novela romántica de Goethe por un director de altura, uno de los más elegantes. No resulta algo excepcional, ni mucho menos, pero sí estimable en su gusto y concepto.

 

 

 

 

 

YO ACUSO, de Abel Gance. Gance hizo este remake de su propia cinta de 1919. Un antibélico y un triángulo amoroso centrado en la Gran Guerra. No está tan valorada como la original, pero merece el interés.

 

 

 

 

YO SOY LA LEY, de Alexander Hall. Edward G. Robinson y el Cine Negro son uno de los mejores matrimonios que ha dado el cine. Esta no es de las más destacadas de su brillantísima filmografía, pero gángsters, mafia, juego y un abogado firme son buenos ingredientes.

 

 

 

 

 

YOU AND ME, de Fritz Lang. George Raft y Sylvia Sidney en un Lang no muy conocido y que no suele incluirse entre lo más destacado de su filmografía. Con todo, esta historia de pretendidas redenciones y presidiarios buscando una nueva oportunidad es interesante, aunque irregular.

 

 

 

Lista Anterior (1937)

Lista Posterior (1939)

 

sambo

Leave a reply