GIANT: Last Of The Runaways (1989)

GIANT: Last Of The Runaways (1989)

 

Gigantesco álbum de este mastodóntico proyecto liderado por
uno de mis guitarristas favoritos. Dann Huff. Un disco que está en todas las
listas de mejores discos de Rock melódico, pero que imagino en el mundo
mainstream será poco o nada conocido.
Un Rock melódico muy americano con temas hardrockeros e
influencia del Blues y el Country, no en balde Dann Huff se ha hecho también un
nombre en el mundo del Country Rock como productor con trabajos para gente como
Keith Urban, el chico de Nicole Kidman, o Faith Hill. También ha participado en
la producción del “Lost Highway”, y otras cositas, de Bon Jovi.
Tanto Dann como su hermano David formaron parte de la
estupenda banda cristiana de rock White Heart, en sus inicios.
Músico de sesión en multitud de proyectos de rock melódico
y AOR, considerado uno de los mejores guitarristas de sesión del mundo del
rock, Dann Huff ha diversificado sus colaboraciones para otros artistas, desde
los mencionados Keith Urban y Faith Hill a gente como Michael Jackson,
Whitesnake, Whitney Huston, Megadeth… entre otros muchos.
Más
colaboraciones como productor y guitarrista, Sunstorm, LeAnn Rimes, Peter Cetera, Amy Grant, Jewel, David Foster, Celine Dion,
Billy Joel, Shania Twain, el aorero Mark Spiro, Rod Stewart, Johnny Van Zant, Kenny
G
, Chicago, Gregg Rolie, Rick Springfield, Donna Summer, Joe Cocker, Neil
Diamond
, Robert Tepper, Madonna, Barbra Streisand e incluso ¡Julio Iglesias o
Bruce Willis!… Entre
una infinidad más de eclecticismo absoluto como se puede comprobar. Aunque lo
suyo es el Hard Rock con melodía.
Giant es su proyecto particular, su obra más personal, su
grupo, en el que además canta y toca con su hermano David Huff, que se encarga
de la batería. Por si fuera poco participa Alan Pasqua, un magnífico teclista
(House of Lords, Rick Springfield, Santana, Bob Dylan, Van Stephenson, Allan
Holdsworth
…), que además participa en la composición de varios temas del disco.
Giant son puro Hard Rock melódico americano, contundente,
talentoso y que cuenta sus discos por obras indiscutibles. Tienen 4 en el
mercado, si bien es cierto que son los dos primeros las obras de referencia
(“Last of the runaways”, “Time to burn”, 1992). El 4º álbum (“Promised Land«,
2010), ya no contaba con Dann Huff, y aunque estaba el imprescindible Terry
Brock
, un disco de Giant sin Dann Huff es otra cosa distinta que se sirve del
nombre como reclamo. Un disco a años luz.
La clase de Giant se hace notar desde la primera nota hasta
la última, melodías cuidadas, sonido pulcrísimo, fuerza y potencia a raudales.
Sentimiento y autenticidad que mezcla a la perfección el Hard Rock melódico y
el AOR. Un grupo que acomete con el mismo acierto los temas más duros y rockeros
que las baladas, todas ellas espectaculares, o los medios tiempos. Todo con un
sabor blusero y country de fondo. No hay más que ver la portada.
Sorprende la labor vocal de Dann Huff, sin ser un cantante
espectacular está más que eficaz durante todo el disco. Lo de la guitarra ya
sorprende menos…
Es posible que a algunos les recuerde a los más potentes
Foreigner o al proyecto de Lou Gramm, Shadow King, pero lo cierto es que están
por encima (exceptuando algún disco de los Foreigner que están al nivel).
Mark Spiro participa en la composición de 7 de los 11 temas.
Tanto esta ópera prima como su 2º álbum son excelsos, y es
muy difícil quedarse con uno ya que siguen los mismos patrones y presentan la
misma inspiración, la decisión acaba siendo más una cuestión  de manía que de otras cosa… aunque bien pensado,
¿para qué hay que elegir?
Dann Huff a las voces y la guitarra solista, Alan Pasqua en los teclados, David Huff en la batería y Mike Brignardello al bajo.
I’m A Believer: Para empezar Hard Rock de primera clase con
todas las características que hacen grande al grupo. Una introducción magistral
y contundente de Dann Huff, exhibiéndose con la guitarra, nos prepara para el
placer del que vamos a disfrutar durante casi una hora. Un temazo
extraordinario. Para empezar una buena muestra del talento guitarrero de Dann
Huff
. Exóticos ritmos como avance de la entrada contundente de la
batería y la melodía llevada por los magníficos riffs de guitarra. Los teclados
de Pasqua muy presentes. La fiereza rockera estalla en el estribillo, magnífico,
con una mezcla de sequedad y fluidez melódica que es una de las señas de
identidad del disco. Brisa en la arena. Los riffs cobran más presencia en las
siguientes estrofas entrecortadas, como si temieran arrancar, hasta que se llega
a un puente que nos pone en el disparadero hacia el estribillo. El solo es
magistral, como casi todos los del disco. Estrofas más melódicas y muchos
matices de guitarra antes de llegar a un clásico parón que precede a la parte
final, al clímax rockero y melódico del tema. La guitarra haciendo armonías, la
batería más desbocada y subida de intensidad con solo final. Uno de los grandes
temas del disco.
Innocent Days: Seguimos con el rock. Riff de toques funky rock
muy melódicos que ceden a estrofas atmosféricas comandadas por un estupendo y
misterioso bajo, la progresión es magnífica. La guitarra lleva las siguientes
melodías creciendo en importancia, dirigiéndonos al puente y a otro estribillo
repleto de clase y calidad. El uso de los coros no puede ser más elegante. Los
matices de guitarra en el estribillo y su épica melodía hablan a las claras
sobre el talento del grupo. Hay que volver a destacar el trabajo del bajo de Mike
Brignardello
. Las estrofas evolucionan a la perfección ganando progresivamente
intensidad y matices instrumentales, sobre todo de guitarra. El puente es
inmejorable y el estribillo espectacular. Sensual y atmosférico solo de
guitarra, acompañado por el teclado y apoyado por ritmos suaves que pasan a ser
melódicos en un cambio de tono muy sugerente. Encaramos la parte final donde
los coros, el estribillo y una esplendorosa guitarra solista no nos abandonarán
hasta la conclusión. Inmejorable inicio.
I Can’t Get Close Enough: El arenoso sabor americano se hace
especialmente patente en el inicio de este tercer tema, una guitarra de sabor Country. Ritmos pesados y puramente hardrockeros con una guitarra blusera de
puro sentimiento. Las estrofas hardrockeras se suceden hasta llegar a un puente
muy lírico y melódico. El estribillo es seco y duro, pesado, de puro Hard Rock
americano que posee un cambio de ritmo hacia la parte final del mismo. La
estructura se repite hasta llegar al cambio de ritmo del estribillo donde los
teclados cobran importancia y Huff nos deleita con un solo de claros tintes
bluseros. Hard Rock de primer nivel que se dispara en otro cambio de ritmo en
el final con la entrada de la guitarra de Huff, ahora más vertiginosa
para despedirnos del tema.
I’ll See You In My Dreams: El gran éxito del grupo, una
Power Ballad clásica para enamorar novias y humanizar borricos. Curiosamente,
siendo un tema espectacular, prefiero “Love Welcome Home”, el penúltimo tema
del álbum. Ésta es una maravilla pero no me impacta tanto. La sutileza de una
solitaria guitarra rompe el silencio y da paso a la voz de Dann Huff, que inicia
así las primeras estrofas. Un acompañamiento ambiental nos crea la atmósfera que
se rompe repentinamente por el sonido de una batería que avisa con ganas de lo
que vendrá, un puente creciente y un estribillo memorable. Los coros, la
melodía y la progresión son de una elegancia y una clase primorosas. Impecable,
inmejorable. Las estrofas se suceden, ahora acompañadas por la batería y una tímida
guitarra, repitiendo estructura y elevando la canción hasta el puente y de nuevo
el estribillo. Os embriagará. Soberano solo de guitarra de sentimiento
exquisito. Estrofa intensa y épica que precede a un parón donde oímos el
estribillo que se repite, ahora con toda la explosión instrumental acompañando
para llegar al final, un final épico con cambio de ritmo incluido que pone la
rúbrica perfecta. Balada clásica, joya indiscutible.
No Way Out: Nuevo Hard Rock de esencia blusera en riffs y
ritmos pesados, además del sonido de órgano. Sonido muy americano que huele a
cowboy. Estrofas agresivas se van sucediendo, puente melódico y estribillo
puramente hardrockero adornado con buenos coros. Sequedad arenosa del viejo
oeste y calor del que cubrirse con un buen sombrero de vaquero. Gran trabajo en
los riffs y por parte del órgano que acompaña el tema constantemente. El solo
de guitarra es otra maravilla. Rock donde la autenticidad sale a raudales.
Muchos matices gracias al órgano de Pasqua y la impagable guitarra de Huff.
Gran Hard Rock melódico, con una melodía menos predominante, para paladares
curtidos.
Shake Me Up: La misma senda sigue este tema. Hard Rock auténtico
y de raigambre vaquera, muy americana, pero de ritmos más vivos. La melodía se
hace muy presente en el puente para llegar a un estribillo típico de los 80, el
título de la canción recitado a coro y contestado por el vocalista. Buenas
transiciones instrumentales y parón semiacústico. La guitarra solista se hace
con el protagonismo en la parte del clímax final, un gran clímax rockero. Otro
tema acertadísimo.
It Takes Two: Una de las grandes joyas del disco. Una vez
más el uso de la guitarra casi sin amplificar dota al tema de una autenticidad
blusera y country extraordinaria, que posteriormente se convertirá en tormenta
melódica de primera clase. Sugerente inicio, como un despertar que rompe una
guitarra solitaria. Un medio tiempo espectacular. Primeras estrofas baladeras
con la voz de Huff guiándonos, la cosa coge intensidad para llegar a un buen
puente que desemboca en otro memorable estribillo, uno de los mejores del
disco. La guitarra comienza a intervenir en el acompañamiento de estrofas. El
segundo estribillo, más intenso, cede a un solo de guitarra, marca de la casa,
repleto de virtuosismo y sentimiento, los toques de teclado son muy brillantes.
Parón con distorsión para el estribillo que se recupera para repetirse con toda
la fuerza y energía que tiene el grupo. Parte final con la guitarra como
protagonista de nuevo, Dann Huff luciéndose. Otra canción extraordinaria.
Stranger To Me: Bajo inicial que da paso a una blusera
guitarra, ritmos pesados y lentos y una guitarra que surca la melodía de forma
tan sensual como desgarrada,  la esencia
Blues abierta en canal. Dann Huff se adapta magníficamente a este estilo
también. El puente aumenta de forma rockera la intensidad y el estribillo
destaca una melodía estupenda. La guitarra hace transiciones talentosas para
continuar con las estrofas bluseras bañadas en rock. Pasada la mitad de canción
el ritmo se acelera, la batería se hace más frenética y los teclados cobran
protagonismo, momentos instrumentales que al perder fuerza hacen renacer a un
soberbio bajo y una guitarra llorosa que es puro talento. La parte final repite
estructura y el tema nos abandona con un ritmo más intenso y un nuevo y deslumbrante solo de guitarra.
Clase excelsa la de este grupo.
Hold Back The Night: Posiblemente el tema más brillante del
álbum, un hit total, una canción perfecta entre el medio tiempo y el rock melódico
más fresco e intenso. Inicio simpático con un chasquear de dedos y una guitarra
sin amplificación que explota en un potente riff. Punteo que marca el inicio de
las primeras estrofas que van subiendo en intensidad, preparando con maestría
el superlativo puente y el sublime estribillo. Un estribillo apoyado por
mágicos coros y teclados que son pura delicia, intensidad e inspiración. Para
oírlo una y otra vez. Cada vez que llega el estribillo no quieres que se acabe
o en su defecto que se repita de nuevo. Transición con una estrofa de melodía
distinta que precede, como mandan los cánones, al solo de guitarra, que una
vez más es realmente brillante. Parón acompañado de un inspirado teclado, un
clásico indispensable, y recuperación del tema con el estribillo de teclados
sublimados. La entrada al final de la guitarra es pura excelencia.
Imprescindible.
Love Welcome Home: Baladón. Si buena era «I’ll See you In My
Dreams
” ésta no le va a la zaga, personalmente me gusta incluso más. Balada
clásica de melodía exquisita, elegante y muy intensa. Repleta de matices,
detalles de guitarra y teclados, la melodía se va desgranando en una progresión
impecable. Hermosas estrofas iniciales que nos llevan con naturalidad pasmosa
al puente que pide a gritos un estribillo a su altura. Por supuesto lo está. Otro
estribillo perfecto de tremenda intensidad para derretir oídos. Tras el segundo
estribillo llega el solo de guitarra con distorsión que nos lleva con paso
firme a la apoteósica parte final, con Dann Huff forzando la voz y dotando a la
melodía de mayor fuerza si cabe, y una guitarra muy melódica haciendo
inmejorables armonías. Todo con absoluta elegancia y clase.
The Big Pitch: Vuelve el rock para despedir el disco.
Platillo preparándose para la marcha, riffs melódicos y toques acertados de
teclado. Hard Rock en las primeras estrofas en la onda más clásica, repleto de
grandes riffs que acompañan también al estribillo, agresivo y con una
acertada melodía que no resta fuerza alguna. La guitarra no para de dejar
detalles entre las estrofas hardrockeras, ni tampoco los teclados, aunque estos
en menor medida. Ralentización de ritmos para enmarcar el solo de guitarra de
Huff, estos ejercicios maestros de guitarra requieren que se los resalte como
Dios manda. Parón clásico con intervalos de riffs poderosos y nuevo arranque
donde la guitarra sigue exhibiéndose. La parte final se enfrenta sin pausa ni
descanso, sube la velocidad y la intensidad para dejar a los oídos más exigentes
plenamente satisfechos.
Estamos ante unos de los discos TOP de la historia del rock
melódico, siempre presente en las listas más exigentes, así que si te gusta el
rock y en especial este estilo dale una oportunidad a esta joya que no tiene
más que clase, talento, virtuosismo, melodías perfectas y una reputación
merecida de disco ejemplar.

sambo

There are 2 comments on this post
  1. septiembre 17, 2012, 3:35 pm

    Como fan incondicional del Hard Rock Melodico y el AOR, me intento ir más allá de lo mainstream (como has dicho al principio) y buscar bandas, que no por menos conocidas, dejan de ser tanto o más geniales que muchas otras.

    Entre estos grupos están Red Dawn, House Of Lords, Hardline, Harem Scarem, Bad English, y muchas otras, pero por supuesto GIANT.

    Bandaza con todas las letras, con un sonido como pocas. Enorme su trabajo, mis favoritas, Innocent Days, I'll See You In My Dreams, Love Welcome Home y Stay, que está en el disco de 1992.

    Gracias por sacar estos tesoros tan poco reconocidos!

  2. septiembre 17, 2012, 4:22 pm

    Gracias ti NoneGL. Así es, una súper banda que sólo es conocida, desgraciadamente, por los más acérrimos del estilo, pero desde aquí a tope para reivindicarlos a ellos y a otros muchos

Leave a reply