LA GALA ‘CATALUNYA AIXECA EL TELÓ’, DIO EL PISTOLETAZO DE SALIDA A LA NUEVA TEMPORADA TEATRAL EN CATALUÑA

LA GALA ‘CATALUNYA AIXECA EL TELÓ’, DIO EL PISTOLETAZO DE SALIDA A LA NUEVA TEMPORADA TEATRAL EN CATALUÑA

TEATRO

 

 

 

 

 

 

 

Asistimos ayer noche a la gala ‘Catalunya Aixeca el Teló’, celebrada en el bello y prestigioso Teatre del Liceu de Barcelona, y que supone el pistoletazo de salida de la Temporada 2019-20 que da comienzo este mes de septiembre.

 

 

Organizada por ADETCA (Asociación de Empresas de Teatro de Catalunya, una entidad creada en 1992 y que aglutina a 57 salas), junto con AADPC (Asociación de Actores y Directores Profesionales de Catalunya), fue una gala dinámica y divertida que entretuvo e hizo las delicias de los asistentes, entre los que estaba Cinemelodic.

 

 

 

Presentar una gala de esta repercusión (se grababa para ser emitida por la autonómica hoy), siempre provoca exposición mediática sujeta a críticas, así que el argumento que se planteaba en escena (en la que dos jóvenes regidores, “los ninja de la escena”, coordinaban entradas y salidas de escenario), partía de una reunión de producción buscando al profesional adecuado para realizar la presentación, en un momento en que aún no hay colegios, con lo que las logísticas obligan a llevar a los niños a entornos laborales, propiciando la “revelación” del talento de la joven actriz Nonna Carbonell (intérprete de la serie ‘Benvinguts a la família’ que se emite por el canal autonómico catalán TV3), que se veía “arrastrada” a escena por los organizadores.

 

 

Josep Maria Pou, director del Romea, subía al escenario e “inauguraba” oficialmente la temporada rompiendo una piñata y bromeando con el micro: “a mi altura, como me prometieron”. Fue prácticamente el único que mencionó montajes por venir –‘Vell amic Ciceró’, que estrenará en breve y que figura, como no podía ser de otra manera, en nuestra cartelera-.

 

 

 

También participaba la premiada, querida y veterana Inma Colomer (de quien hemos hablado en la reseña de ‘Un tret al cap’), que realizaba una bonita apología del teatro como juego en el que los niños tienen un privilegio por su capacidad innata para esa actividad, pero que deben trabajar para encontrar su voz propia y pulirla, llevándose a su terreno los textos a interpretar.

 

 

 

 

 

 

En todo momento la gala fue copada por la presencia infantil (en escena, dos gradas llenas de jóvenes actores del plantel de escuelas de interpretación aplaudía, jaleaban e interactuaban con la presentadora, además de haber un atril con el micro para las intervenciones que estaba hecho a medida de los pequeños actores, lo que provocaba divertidas situaciones), dado que se reivindicaba la capacidad de imaginar que reina la infancia, algo que se va perdiendo al llegar la edad adulta, a la vez que se ponía de manifiesto la magia del directo en las escenas teatrales, un lugar de alegría y verdad.

Si bien era una gala de “presentación”, estuvo planteada más bien como un divertimento simbólico de la diversidad de aspectos y técnicos que trabajan en la escena teatral, incluso los críticos, ya que un crítico infantil pinchaba continuamente desde un palco a la presentadora, y se decía de ellos “no son necesarios; bueno o sí, que también son personas” (¡GLUPS!).

Pocas veces se mencionaron los montajes que veremos a lo largo de los meses, lo que evitó estar expuestos a listados (que se hubieran hecho infinitos) de obras, fechas y salas, que para ello ya teníamos el documento entregado a la entrada, con un resumen de lo más relevante en los teatros. Y para eso también están las carteleras (como la que traemos mes a mes).

Como estamos viendo en las salas, de un tiempo a esta parte, en esta gala tuvo especial protagonismo el apartado audiovisual, con numerosos vídeos, algunos realmente muy divertidos, cuajados de nombres de la escena catalana: una divertidísima Ángels Gonyalons (declinaba la invitación a presentar la gala, haciendo los típicos ruidos de los problemas de conexión en un móvil).

Otro de los vídeos representaba la dificultad de realizar el ‘log line’ que deben defender los creadores ante los productores, con la teoría genérica de que los montajes deben poder captar la atención de la audiencia-tipo en un breve espacio de tiempo (como el que supone un viaje en ascensor). Así que encerraron a la abuela de la presentadora en un ascensor donde, por ejemplo, Pere Arquillué, con una gran vis cómica, proponía a la horrorizada abuela que, finalmente, declinaba el montaje, un musical sobre Edipo Rey (canturreando “me arranco los ojooos”). O un corpulento actor desnudo de cintura para arriba y armado de un gran timbal proponía a la espantada anciana tañerlo a dúo al grito de “destrucciooón”, muy en plan la ‘Fura dels Baus’. Otra de las filmaciones era una parodia del ‘acting’ en las escuelas de interpretación y la fama de los artistas, apareciendo en el vídeo Lloll Bertràn y David Selvas intentando seguir las directrices de un ‘método’ del endiosado maestro, que proponía inyecciones de botox, lo que impedía la gestualidad a los actores, ofreciendo otro divertido momento. También en vídeo se reivindicaba la necesidad de un teatro infantil serio y profesional: “basta ya de papel ‘pinocho’, cola blanca y ‘papel maché’, queremos la asignatura de teatro en las escuelas, pero no que el profe sea el de gimnasia, ni un padre enrollado, queremos profesionales”, pedían los niños.

 

 

Pero las actuaciones no sólo se produjeron en los vídeos. Aprovechando el “momento fama” se rompía la cuarta pared para interactuar en platea, así se revelaba la existencia de’ Famosos Anónimos’, una sociedad que supuestamente trata de paliar los efectos del complejo de superioridad de los actores: Iván Messegué animaba a Oscar Dalmau, (Premio Ondas por el programa televisivo ‘Caçadors de bolets’ -‘Cazadores de setas’-) y otros a referir sus progresos al respecto aunque, armado de su galardón, creaba un rifi-rafe con otros actores hasta el punto de amenazar agredirles con él, en un momento muy gracioso.

También desde platea se contaba con la colaboración especial de la cantante Núria Feliu, que “interpretaba” una sintonía que servía para cambiar de tercio durante los distintos momentos del evento y que fue muy aplaudida.

 

 

Y, de nuevo en el escenario, se pudo disfrutar de uno de los números del musical ‘Flor de Nit’ de Dagoll Dagom, a cargo de la cantante Pavvla (Paula Jornet), premio Butaca de la temporada pasada por su musical para la aplaudida ‘La importancia de ser Frank’.

El evento sirvió también para entregar los Premios Catalunya de Teatro, que fueron creados por ADETCA el año pasado. Tres en total: el primero al mérito a las Artes Escénicas y entregado a los miembros de El Tricicle, que fueron aplaudidos a rabiar cuando, al salir a recibirlo y al realizar la intervención en el pequeño atril, se pusieron de rodillas y hablaron con vocecitas infantiles, bromeando con que deberían partir el premio en trocitos.

 

 

El Premio a la Sala recayó en la Beckett, un espacio que nos encanta y con una programación siempre interesante en sus 30 años de historia. En la intervención de agradecimiento, unas preciosas palabras en reconocimiento de la función del teatro como refugio de verdad ante tanta falsedad tecnológica, ante tanta pantalla, en el que la dramaturgia y la interpretación son una mentira, sí, pero pactada, sin engaños: “el mundo necesita con urgencia la dramaturgia”, se afirmó.

 

 

El tercero de los premios, al Proyecto Artístico Singular, fue para La Calórica. La compañía alternativa, con 10 años ya de trayectoria, reivindicaba la creatividad innovadora y pedía en su intervención que las nuevas propuestas fueran tomadas en serio desde el principio.

 

 

Por concluir: una gala vibrante, divertida, original y dinámica, cargada de talento, a la que nos encantó acudir como uno más del mundo del teatro, que tanto nos apasiona.

 

 

 

MenudaReina

Leave a reply