DESPERTAR

DESPERTAR

RELATO










Un tenue ruido pareció despertarla. Había tenido sueños
plácidos y agradables, sueños cumplidos de eternos anhelos en el mundo onírico.
Disfrutaba de esa sensación recostada en el colchón, paladeándola con deleite,
recordando esos sueños que a menudo se le olvidaban nada más despertar.
Hacía una temperatura perfecta y el cuarto permanecía
completamente oscuro, ninguna luz atravesaba sus párpados cerrados plácidamente.
Quizá despertó antes de tiempo, aunque se negaba a abrir los ojos aún para
comprobarlo, aprovechando la modorra y el bienestar.
En un rato, cuando sus pensamientos fueran llegando,
fluyendo, empezaría a sentir el impulso de lanzarse al día, pero mientras tanto
disfrutaba de ese momento de pausa, de la más absoluta y placentera nada.
Poco a poco la punzada de la curiosidad, de la inquietud,
fue perturbando su sueño. No había vuelta atrás, era el camino de no retorno
hacia la vigilia. Empezó a pensar en un buen zumo de naranja, en un café con
tostadas y en poder ir a la pista de tenis a jugar un partidillo dominguero.
Pensó en dedicar buena parte de la tarde a elegir un buen modelo que realzara
su figura para salir por la noche. Disfrutar, simplemente, de su fin de semana.
Y comenzó a moverse en el colchón…
Un olor a humedad empezó a filtrarse, sus sentidos
comenzaban a despertar, aunque al mismo ritmo que ella. Sus dedos tocaron la
manta que la abrigaba, le pareció tosca, basta. Oyó el apagado sonido de
tenaces y regulares gotas cayendo desde algún grifo. Sintió dolor en la parte
derecha del mentón al girar levemente la cabeza. Abrió ligeramente los ojos.
Todo estaba oscuro y comenzó a sentir una pequeña angustia,
una sensación claustrofóbica lejana, como si aún no hubiera vuelto al mundo
pero este pujara por entrar.
Repentinamente oyó una cerradura…
Y poco a poco comenzó a recordar. Por unos breves instantes
fue feliz porque pensó que estaba en su casa, junto a los suyos, y que al
levantarse encontraría a su familia, podría abrazarlos y besarlos, que podría
salir con sus amigas y jugar al tenis, por unos breves minutos fue libre, pero
cuando la puerta se entornó alcanzó a atisbar la funesta realidad en ese
lóbrego cuartucho en el que estaba.
El miedo la alcanzó a lazo arrancándola de aquella onírica
felicidad abruptamente cuando los pasos de su custodio golpearon en sus oídos
como mazas de acero, como había oído cada mañana ininterrumpidamente, durante los
últimos dos años, para ser sometida a su voluntad.

sambo

There are 2 comments on this post
  1. octubre 31, 2016, 8:46 pm

    Juer, q mal rollitooo
    Jajaja!!
    Muy bueno!!!
    Bss

Leave a reply