Crítica: VENGANZA (1945)

Crítica: VENGANZA (1945)

EDWARD DMYTRYK

 

 

El magnífico director Edward Dmytryk, nos ha dejado una enorme cantidad de grandes clásicos y otras películas menos conocidas de calidad extraordinaria. “Venganza” pertenece al segundo grupo, un título poco conocido pero de indiscutible calidad.
Dmytryk realizó grandes obras de cine negro como la alabada “Encrucijada de odios” (1947), o “Historia de un detective” (1945), adaptación de “Adiós, muñeca” de Raymond Chandler, por mencionar algún ejemplo. Si bien en la mencionada adaptación el mítico personaje creado por Chandler queda desnaturalizado por su falta de dureza y carácter nada idealista, en esta “Venganza” que nos ocupa el protagonista sí tiene la fuerza y dureza que hubieran venido bien en aquella, a pesar de no ser una adaptación de ninguna novela de Chandler. En ambos casos el protagonista está interpretado por Dick Powell.
Es cierto que “Venganza” no tiene la profundidad de las obras maestras del género y los matices en trama y personajes, pero también lo es que desde el aspecto cinematográfico, en ambientación, guión y ritmo es impecable. Siendo plana con personajes poco desarrollados, la historia mantiene el interés en todo momento y fascina hasta el final. Los temas y sentimientos que motivan a los personajes son claros y muy definidos, esto, aunque no logra que la obra se eleve a las más grandes cotas, define muy bien su solidez, una estupenda muestra de género negro perfectamente rodada por Dmytryk.
Un aviador, que participó en la recién acaba Guerra Mundial, dedicará su vida a encontrar a los asesinos de su mujer, que era componente de un grupo de resistentes y con la que estuvo casado tan solo 20 días. Su motivación será la venganza.
La película arranca como un tiro, se nos explica cómo el protagonista se financiará su búsqueda de venganza, su estado matrimonial y veremos escenarios desolados por la guerra. Los magníficos diálogos reseñan la determinación del protagonista, le definen como un hombre de una pieza, que hará de su objetivo casi una obsesión, aunque no se recalcará ningún aspecto obsesivo en él. No es una película, como mencioné antes, con profundidad psicológica. La trama es entretenida y la búsqueda a partir casi de la nada mantiene el interés en todo momento. Pistas como un cacho medio quemado de papel sirven para avanzar en la investigación.
A pesar de todo, los personajes sí mantienen una cierta ambigüedad que casi es síntoma de esos tiempos tumultuosos en los que se ambienta la cinta. Tiempos de desconfianza y corazas, así tenemos al padre de la chica que parece no querer colaborar con el protagonista, a Melchior Incza (Walter Slezak) que es la ambigüedad en persona, a Madame Jarnac que en un principio parece una enemiga para convertirse en aliada etc.etc.
La planificación es estupenda y es parte imprescindible para que la película mantenga todo su interés, así un inserto de un camarero nos intriga y posteriormente con el metraje más avanzado sabremos más  de ese personaje, un inserto que tendrá un eco, ganchos que mantienen el interés perfectamente integrados en la trama.
La película funciona muy bien en esa mezcla de trama de espionaje, de política y de investigación detectivesca clásica, como en ese seguimiento que el protagonista realiza a las cartas que le guiarán hasta el paradero de Madame Jarnac (Micheline Cheirel).
Dmytryk dota a la película de un ambiente de continúa tensión merced a esos personajes poco claros y a acertadas escenas de suspense que salpican la trama, también al recurso folletinesco de crear situaciones complicadas para el personaje de las que parece no poder salir, todo ello hace que la película avance sin darnos cuenta hasta su conclusión, todo funciona a la perfección.
Hay muchas escenas destacables, especialmente desde el punto de vista visual y de suspense, por ejemplo esa en la que el protagonista cree estar siendo seguido en un parque, con los planos cortos de los pasos (que sería del cine sin los pasos), la ambientación de la noche sólo iluminada con farolas y un decorado solitario, o la escena con mujer fatal, la señora de Camargo (Nina Vale), y la trama paralela que se sucede en ese momento que desemboca en la muerte del camarero… Por supuesto no se escatiman en sombras y contrastes lumínicos.
Magnífica es también la escena en el metro con la conversación interrumpida constantemente por los trenes que entran y salen, repleta de tensión y maestría en la puesta en escena, sabiendo cómo crear inquietud y desasosiego. Dmytryk hace gala de un gran dominio de los espacios, algo común a los maestros clásicos, casi siempre se sabe donde está cada personaje y por donde se mueven en el escenario, esto es especialmente eficaz en las escenas de suspense.
 Todo esto alcanza cotas extraordinarias en la secuencia final, Dmytryk pone todo su talento y la maquinaria funciona  a la perfección, una demostración de cómo funcionaban los estudios en la época dorada de Hollywood donde todo estaba en su sitio y se sacaba el máximo rendimiento a todas y cada una de las cosas que componían una película, la iluminación, puesta en escena, montaje, planificación, decorados… Todo sin apenas palabras. Cerca de 5 minutos donde las sombras, gente sospechosa que se cruza con el protagonista, puertas que hay que abrir, la noche cerrada, la oscuridad rota por una cerilla, un recinto desierto, suaves travellings y panorámicas inundan la pantalla, donde sólo oímos crujidos y pasos y no se dice nada. Una gozada. El resto, excelente, con una presentación del misterioso Jarnac realmente buena, donde se le ve brevemente el rostro con una cerilla.
En contra de lo que suele ocurrir en con otros finales en “Venganza” si parece estar bastante justificado el final feliz de la pareja, primero porque el protagonista se acerca a la chica con anterioridad y segundo porque una vez alcanzado el objetivo y liberada la presión al cumplir su venganza se entrega a la única persona que fue honesta finalmente con él. Un momento final donde nuestro protagonista se “ablanda” y cede a sentimientos menos agresivos. Se rinde y cae con gusto en un supuesto y esperanzado oasis amoroso.
Venganza” ofrece además la mayoría de las características del género, expresionismo, noches de calles húmedas, iluminación escasa, muchas sombras, contrastes lumínicos, mujeres fatales, trama enrevesada, protagonista duro… Todo lo que los aficionados al cine negro disfrutan, y todo muy bien hecho y ejecutado.
Dick Powell está muy correcto en su interpretación y mucho más ajustado, como comenté antes, que en “Historia de un detective”. Los demás aspectos también están a un nivel destacado, siendo reseñable el trabajo de Dmytryk en la dirección. Interesantes travellings, como en la escena final cuando Powell va a entrar en el bar en el que se oculta Jarnac, que junto a panorámicas lentas acentúan el suspense y crean una excelente atmósfera inquietante durante todo el metraje.
Venganza” sin estar entre lo más granado del género es una muestra más que aceptable, si bien es cierto que le falta fondo, profundidad, también lo es que tiene un esqueleto más que consistente y que hará disfrutar a todo amante del buen cine.

 

 

Ponle nota a la pelicula «Venganza»
0
1
2
3
4
5

 

 

>

 

sambo

There are 6 comments on this post
  1. Anónimo
    agosto 19, 2011, 10:30 pm

    Muy buen artículo amigo

  2. agosto 19, 2011, 10:31 pm

    Un gran acierto este artículo de la venganza 🙂

  3. Anónimo
    agosto 20, 2011, 11:21 pm

    Querido Mrsambo:Esto de las nuevas tecnologías en las comunicaciones,los blogs,las redes sociales,han cambiado tanto el modo de relacionarse,que yo sigo sintiendo un enorme asombro ante todo lo que se me ofrece.Además cada dia tiene uno mas frentes abiertos.Me gustaría una conversación sosegada y tranquila sobre cine y sobre muchas otras cosas…
    Es una pena que a este magnífico blog tuyo no le podamos dedicar todo el tiempo que se merece.La culpa la tiene el Twitter ese.Pero,por favor,sigue escribiendo aquí.Te leo con muchísimo interés.Un abrazo.Lunalia.

  4. agosto 21, 2011, 10:39 am

    .Hola querida Lunalia, la verdad es que sí, un mundo fascinante y variado, que también va de moda en moda. Las conversaciones sosegadas, evidentemente, son las mejores y hay muchos medios para poder tenerlas, seguro las tendremos. El blog va muy bien, quizá por el tipo no es dado a muchos comentarios pero incluso en eso es bastante aceptable el número que se produce. Lo importante es que parece que mucha gente lo visita y lee como tú, lo cual me alegra que gente tan excelente pase un rato agradable con lo que escribo una veces mejor y otras peor. Ahora me voy a tomar un café satisfecho con tu comentario jejeje. Un abrazo

  5. Anónimo
    septiembre 07, 2011, 8:12 pm

    Hola Mrsambo:

    Enhorabuena por el blog!

    Que spas que en el ranking de comedias echo de menos El Jovencito Frankenstein, La Escopeta Nacional (9.34), Atrapado en el Tiempo y, sí lo reconozco, American Pie. Un abrazo, Drow.

  6. septiembre 08, 2011, 7:35 am

    Lo sé Drow, en toda selección siempre quedarán algunas fuera, ya me atormentó en su momento jajaja. En un principio sólo iba a poner 5 pero no pude conterme y acabé colocando 10.

    ¿"American Pie"? Picaruelo jajaja.

    Muchas gracias Drow y espero que disfrutes y te pases mucho. Un abrazo muy fuerte.

Leave a reply