Crítica: SIETE PSICÓPATAS (2012)

Crítica: SIETE PSICÓPATAS (2012)

MARTIN MCDONAGH

Está claro que la metaficción, el metalenguaje, en este caso
el metacine, nos está dejando los títulos más notables, un recurso que está
produciendo las obras más originales en esta época de sequía creativa. De lo
poco potable que se saca en guiones originales usan el recurso del metacine o
el metalenguaje de alguna forma. El caso que nos ocupa es buen ejemplo. Una
cinta que ha pasado algo desapercibida pero que está repleta de ingenio,
originalidad y grandes diálogos, una cinta plenamente tarantiniana, fresca y muy
disfrutable.
Siete psicópatas” sublima el metalingüismo cinematográfico,
una historia con psicópatas reales, psicópatas de ficción, psicópatas reales
que se confunden con otros de ficción, psicópatas de ficción basados en otros
reales… todo dentro de una trama desfasada y tan alocada como brillante.

 

Marty (Colin Farrell), trabaja en su nuevo guión llamado
Siete psicópatas”, pero no logra darle forma. Por suerte o por desgracia la
relación que mantendrá con su amigo Billy (Sam Rockwell) y el socio de éste en
el lucrativo negocio del secuestro de perros, Hans (Christopher Walken), sus
historias, vivencias y experiencias juntos, le servirán de inspiración,
especialmente cuando Billy secuestre al perro de un perturbado psicópata
mafioso.

 

 

La primera escena marca a la perfección el tono que Martin
McDonagh
quiere dar a la película, diálogos hilarantes y violencia repentina,
humorística, exagerada e ilógica. Michael Stuhlbarg y Michael Pitt conversan
despreocupadamente tras haber cometido un asesinato sobre ojos, disparos, formas de matar e incluso comunistas. Magníficos diálogos tarantinianos y detalles
de humor, como la broma con la corredora que se cruza con ellos. Todo esto se
interrumpirá con la repentina irrupción del psicópata número 1. Con el cartel de Hollywood presidiéndolo todo, como es menester en esta cinta. 

 

Marty y Billy, los dos protagonistas, Colin Farrell y Sam
Rockwell
, conversarán sobre la novia del primero, además de cosas varias,
mientras ven “Violent cop” (Takeshi Kitano, 1989). En esta conversación nos
quedará claro que ninguno de los dos está muy bien de lo suyo, especialmente
Billy, que comentará que tiene un negocio de secuestro de perros y una novia,
algo que el espectador no se creerá mucho pero que será radicalmente cierto en
un grandísimo detalle de guión. Los personajes son una panda de pirados, más
listos de lo que parece, demostrarán su inteligencia en variadas ocasiones,
perfectamente dibujados. El trabajo de los actores es espléndido, realmente natural,
como vemos en gestos de Farrell o Rockwell.
Marty es irlandés y escritor así que, como se dice en la
película, beber está en sus genes.
Walken, el socio de Billy con los perros, quiere recaudar
dinero para ayudar a su esposa, enferma de cáncer. Un personaje profundamente
religioso que se toma ciertas licencias legales por una buena causa. Billy
siente devoción por él, igual que por Marty. Un psicópata muy amigo de sus
amigos. El personaje de Walken es soberbio, tierno, inteligente, divertido… sus
disquisiciones teológicas junto a su mujer son realmente graciosas.
El guión es magnífico y teje una tela de araña
metalingüística tan delirante como brillante, hilos que se cruzan una y otra vez
en un juego virtuoso. Marty escribe el guión de “Siete psicópatas”, que es el
título de la propia película que nos ocupa, en él colocará varias historias,
una de ellas de un cuáquero, que luego descubriremos también le contó Billy al
que a su vez se la contó Hans, ya que la protagonizó él mismo con sutiles
diferencias a la relatada. A su vez Billy le comentará la historia de un
psicópata que mata a miembros del crimen organizado, refiriéndose a él mismo,
aunque como es lógico lo mantendrá en secreto hasta que pueda. Una de las
matizaciones que hará Hans a la historia que se nos cuenta, la del cuáquero, es
que no lo hizo solo sino en pareja, como la relatada por Zach. Marty comentará
cómo quiere que sea la estructura de su guión, algo que se cumplirá
escrupulosamente durante la narración de la propia película. Hans criticará los
personajes femeninos de la historia de Marty, dirá que mueren a los pocos
minutos y están muy mal tratados, justo como vemos en la película con la muerte
de Ann, la novia de Billy, o la de Myra, la mujer de Hans. El tiroteo inventado
por Billy para el final del guión y algunas de sus ideas casi serán recreadas
en la parte final de la película, aunque la cosa no salga ni sea igual. También
veremos como esas ideas van variando conforme Marty encuentre lagunas en las
mismas. En dicha narración los personajes serán plenamente identificados con
ellos mismos, eliminando distancias en ese sentido. Billy además es actor, para
rizar el rizo con todo este tema. Hans concluirá la historia del cura
vietnamita y logrará amalgamar todas las claves buscadas por Marty, cura, prostituta,
psicópata vietnamita que torna en budista y un sueño… una bella historia de paz
y sacrificio, lo que buscaba Marty, que será el legado de Hans

 

 

Woody Harrelson interpreta a Charlie, el jefe mafioso,
absolutamente pirado, un auténtico psicópata al que Billy le roba el perro.
Está espléndido también. La escena de su presentación, con las amenazas a la
mujer negra y la pistola que se encasquilla, es desternillante, una vez más el
humor, la violencia, que en este caso no se consuma, y el desprecio absoluto
por el otro. En su presentación comerá una fresa.

 

El reparto es excepcional pero es que además se nota que
están disfrutando, naturales, brillantes y muy divertidos todos.
El primer psicópata es el enmascarado asesino de mafiosos,
que también es el 7º, o sea Billy. El 2º es el cuáquero que acaba resultando
Hans. El 3º es Charlie (Woody Harrelson), el 4º el cura vietnamita. El 5º y el
6º son los amantes Maggie y Zach.
Otra gran broma será la escena donde Sam Rockwell, Billy,
hable a un espejo al estilo de Robert De Niro en “Taxi driver” (Martin
Scorsese
, 1976), otro mítico psicópata del cine. De hecho tienen el mismo apellido, Bickle, uno Travis el otro Billy. Es posible que el
personaje que interpreta De Niro sea una inspiración para nuestro protagonista,
ya que aquel acababa con toda una panda de chulos y proxenetas… el nuestro va a
por mafiosos. Que Billy sea inspirador del verdadero autor, Marty, recuerda a
la magistral comedia de Woody Allen, “Balas sobre Broadway” (1994).
Los tres protagonistas se encontrarán cuando los mafiosos descubran el lugar donde se esconden los perros secuestrados. Allí estaba
Marty y llevarán a Hans, el tercero en discordia será el psicópata
enmascarado, que en realidad es Billy. Los ruegos de Hans serán oídos. Dios
oye.
Todos los personajes están desquiciados, son extremos, otro
ejemplo lo tenemos en Zach, que acude al anuncio de Billy en el periódico
pidiendo psicópatas que cuenten su historia. Él contará su historia junto a su
amada, como se lanzaron a la carretera en una espiral asesina, pero la dejó
tras el último crimen. “El asesino de la luz de la luna de Texarkana” (1947);
El carnicero loco de Kingsbury Run” (1954); “Zodiac” (1975). En el último será
donde Zach coja cariño por los conejos. También veremos en este último
asesinato, que supone la separación de la pareja, a Gandhi, al que se referirá
una línea de diálogo posterior. Una triste ruptura de la que Zach se mostrará
arrepentido por no apoyar a su pareja en esa última muerte. Veremos a Zach marcharse tras
unos barrotes desde la ventana, como si del encierro de un perturbado se
tratara, aunque aquí todos lo están.

 

En la habitación de Myra (Linda Bright Clay), la mujer de
Hans, veremos crucifijos, varios, como corresponde al carácter religioso de la
pareja. Todos los personajes demuestran que dentro de su perturbación son
inteligentes, así Myra disimulará su identidad al ver entrar a Charlie, éste se percatará del engaño poco después y Hans disimulará, en un magnífico plano
general donde vemos como sale por la puerta de fondo del pasillo en vez de
entrar en la habitación al ver salir a Charlie, intuyendo lo que ha ocurrido
dentro. También es notable el detalle del pañuelo para el cuello que oculta la
cicatriz de Walken espantando a Harrelson y que nos delata el paralelismo con
el psicópata cuáquero sobre el que escribió Marty.

El retrato de Billy es magnífico, fiel amigo pero psicópata
perdido. Lo veremos matar a su novia mientras come gusanitos, sin despeinarse,
además de comprobar que el robo del perrete, Bonny, de Charlie fue completamente
voluntario. El asesinato a su novia, que también es la de Charlie, dibuja a la
perfección al personaje de Billy. Se venga a través de Ann, la chica, del
asesinato de Myra a manos de Charlie. Un frío psicópata que es un fiel amigo.
Además habrá un pequeño momento para indagar en su pasado a través del diario
que lee Marty, con una bandera quemada como protagonista. La elipsis con la
bandera es magnífica. Grandes detalles de humor gamberro salpicando toda la
cinta. Su asesino enmascarado se llama «el de la sota de diamantes», la carta que
deja en sus crímenes. Veremos un búho mientras elogia a su amigo Marty en su
diario, el símbolo de la sabiduría. Hay ciertos aspectos infantiles en el
retrato de Billy, lo vemos comer gusanitos, con un gorrito de mapache o de perro…

 

 

 

Habrá referencias a Patty Hearst, la nieta de Randolph
Hearst
.
Uno de los grandes rasgos estilísticos de la cinta está en
esa mezcla de tensión, violencia y humor, así como el estiramiento de los
tiempos tanto los de comedia como los de tensión que desemboca en violencia,
todo resulto de forma brillante.
La escena con el diálogo sobre Gandhi es hilarante
nuevamente. El momento de pausa donde Billy reflexiona sobre la frase de Gandhi
es excelente.

 

Hans: Como dijo Gandhi: Ojo por ojo y el mundo acabará
ciego
.
Billy: Eso no es cierto. Quedaría un tipo con un ojo.
¿Cómo va un ciego a arrancarle al último tuerto su ojo? Ese tío sólo tiene que
correr y esconderse tras un arbusto. Gandhi se equivocaba, pero nadie tiene los
huevos de decirlo
.
Las referencias religiosas son constantes, la fe de Hans,
los crucifijos, la conversación sobre el cielo y el infierno que desemboca en
la historia del cuáquero contada por Marty a Hans, Jesús, Gandhi, José, cruces
incluso en el desierto… Todos son contadores de historias, es una cinta que reivindica
el arte del relato, de la ficción, es su tesis principal. La historia del
cuáquero será el momento perfecto para que Hans muestre su cicatriz, él la
protagonizó al fin y al cabo. Su muerte será trascendente y celestial,
recuperando la fe. Farrell se santiguará al ver el cadáver de Hans. Hans y
Marty se vincularán a través de la grabadora, el legado del primero.

Cuando Marty hable de su búsqueda de originalidad en la
estructura de la película recibirá la radical oposición de Billy.
“¿Es que ahora hacemos películas francesas?”.
Las siete lesbianas”.

 

Como era el deseo para su guión, Marty, Billy y Hans se
retirarán al desierto, montarán su tienda de campaña y se dedicarán a conversar
de sus cosas, especialmente del guión, que intentarán terminar entre los tres.
Una cinta de psicópatas que quiere alejarse del tópico y volverse reflexiva en
la parte final. Entre las ideas para el final del guión, Billy recreará un
espectacular y surrealista tiroteo que irá variando conforme se encuentren
lagunas, el metalenguaje en todo su esplendor.

 

Por supuesto los diálogos y algunas de las ocurrencias son
muy brillantes, incluso veremos saliendo a Walken de una tumba, como si de un
vampiro se tratara.

 

Su conejo se salva, porque los animales no pueden morir en
una peli, sólo las mujeres
”.
Aquí se aprecia claramente esa idea metalingüística ya
destacada donde los guionistas son como dioses, creadores de un universo, sea
cual sea, en esta reivindicación por el arte de contar historias, de la
creación pura y dura, por absurda que parezca.
El amor al arte de Billy lo llevará a provocar que Charlie
vaya al desierto a recuperar a su perro, Bonny, exactamente como planteaba en
su idea de guión para tener su duelo y tiroteo final.

 

Marty: Los amigos no hacen que sus amigos mueran, Hans.
Hans: Los amigos psicópatas sí.
El uso de la ironía, tanto a nivel de narración
cinematográfica con el uso del metalenguaje como con los diversos temas de todo
tipo que se tratan en los diálogos, es constante, un ejemplo lo tenemos en ese
psicópata asesino, Billy, que  habla de
la defensa de los animales y las adicciones peligrosas.
Clamidia”.
“¿No viniste armado al tiroteo final?”.
Uno no lleva al villano al puto hospital”.
Una nueva demostración de inteligencia la tendremos con
Charlie, que va desarmado pero con una pistola de bengalas para avisar a sus
esbirros.

 

Toda la cinta está planteada en base a un macguffin lo más
absurdo posible, un perro, que será un sosegado espectador en el duelo final.
Pata”.
Los sueños, la narración, el cine… un guión acabado y un
perro, Bonny, en poder de Marty, que lo acaricia como hacía Billy. Un gran
juego de espejos. Atentos a la escena final.

 

 

Una virguería artificiosa y repleta de ingenio que usa el
metalenguaje con maestría, un entretenimiento inteligente, que no profundo,
pero francamente fresco y disfrutable. Una de las sorpresas del año que vuelve
a reivindicar el arte de contar historias.

sambo

There are 8 comments on this post
  1. abril 12, 2013, 1:37 pm

    Ni había oído hablar de esta peli, master.

    Pero tiene pintaza, he empezado a leer el artículo, y después de ver el trailer, la pongo en la agenda.

    PD: Prometheus peliculón, again. xDxDxD

    • abril 12, 2013, 5:08 pm

      A ver qué te pearece cuando la veas, crack.

      No me cabía la menor duda de que te iba a volver a gustar PROMETHEUS jajaja y bien que me alegro, la verdad.

      Un abrazo.

  2. abril 13, 2013, 8:04 pm

    Buenas otra vez master.

    He aprovechado mis 2 horas de vacaciones mensuales para ir al cine a ver oblivion…

    A nivel espectáculo me ha encantado. Esta hecha de puta madre, pero es que la trama no esta nada mal… sobre todo la primera parte, pero muy bien en general.

    A ver si la pispas pronto y te marcas la crítica rapidito… xDxDxD

    • abril 13, 2013, 9:00 pm

      Tengo muchas ganas amigo Taillon, me pareció muy prometedora y con lo que dices albergo aún más esperanzas de que pueda ser una obra de culto… Aunque las críticas no están yendo bien, lo cual no significa nada, claro.

      Intentaré verla pronto jaja.

  3. Anónimo
    abril 19, 2013, 6:56 pm

    Esta peli quise verla en cuanto vi el trailer pero enseguida la quitaron de cartelera. Habrá que verla en casita pero nada como el cine.

    El domingo pasado vi Oblivion. A mí me pareció un peliculon pero como siempre los prejuicios influiran en las críticas. Cuanto ha perjudicado su vida personal al pobre Tom. Las persecuciones de las naves geniales, parece un videojuego. Y pensar que el efecto del destructor imperial pasando por delante de camara en la primera escena de Star Wars fue un hito en los efectos especiales.

    bolsonxx

    • abril 19, 2013, 7:12 pm

      Ha pasado sin pena ni gloria, desgraciadamente, pero está muy bien.

      Tengo muchas esperanzas en esa cinta, y eso que las críticas no están siendo buenas. Adoro a Tom, me parece la última gran estrella y con una carrera ejemplar, la veré en breve y haremos el análisis, claro.

    • Anónimo
      abril 19, 2013, 7:21 pm

      No te la pierdas porque te va a encantar.

    • abril 19, 2013, 7:33 pm

      Dientes largos!!

Leave a reply