Crítica: ORIGEN [INCEPTION] (2010) -Parte 1/5-

Crítica: ORIGEN [INCEPTION] (2010) -Parte 1/5-
CHRISTOPHER NOLAN

 Christopher Nolan ha pasado de director de películas de culto al mainstream con una naturalidad pasmosa, como los grandes maestros, y lo que es más difícil, sin perder un ápice de su personalidad, rasgos de autor y constantes. Cuando supe que dirigiría la nueva trilogía de Batman la noticia me dejó desolado, no esperaba nada nuevo y un autor que estaba llamado a cosas grandes y originales se metía a dirigir un éxito veraniego… Cuando vi los resultados se confirmó que estaba ante una de las grandes voces del cine actual.

Nolan ha logrado mezclar con total naturalidad y maestría la comercialidad de películas accesibles a todo tipo de público con una complejidad conceptual e incluso narrativa del más sofisticado cine de autor, dejando a público y a crítica tan sorprendidos como encantados.
Nolan es un estudioso del cine, de sus límites narrativos, a los cuales reta y estira hasta donde puede, siempre procurando manejar los resortes de la narrativa, de las estructuras de guión etc. y darles un nuevo y original punto de vista. En el fondo sus películas hablan y reflexionan sobre el cine, sus resortes, sus trucos, sus límites y no límites, sus estructuras, sus tópicos… y juega a alterarlos en muchas ocasiones. Esta idea se sublima en “Origen”.

Tras la interesante “Following” (1998), y esa obra maestra que es “Memento” (2000), los cinéfilos deseosos de novedades de las que presumir adoptaron al director como uno de sus triunfos, le saludaron como un nuevo Stanley Kubrick y se regocijaban en la cantidad de historias perversamente inteligentes que nos podría dar, laberintos lógicos de giros inauditos y coherentes que estimularían nuestra inteligencia… entonces llegó Batman.

Temores, miedos, sospechas de haberse “vendido”… hasta que la vieron. Es increíble lo que Nolan ha hecho con la trilogía de Batman, coger un mito del cómic y manteniendo todo su interés comercial, llevarlo a su terreno de una forma tan radical como brillante.
Mientras nos regalaba capítulos del hombre murciélago, el director intercalaba entre entrega y entrega otros proyectos personales, así antes del primer Batman nos llegó otra estupenda cinta como es “Insomnio” (2002), y antes del segundo nos regaló la más irregular “El truco final» (El prestigio)” (2006). Después del bombazo que supuso el estreno de ”El caballero oscuro” (2008), la segunda entrega de la trilogía de Batman, y mientras los fans esperaban la conclusión de la saga, Nolan se desmarcó con otro proyecto personal, pero que ya no era una vuelta a cintas de intrigas más pequeñas, sino que su personal universo se expandió y replegó en sí mismo de forma descomunal con una historia que contenía todas sus constantes envueltas en el celofán más lujoso de un taquillazo veraniego. La pirueta con salto mortal había finalizado con una salida perfecta.
Christopher Nolan ha hecho de un decidido título mainstream un vehículo personal que esconde una idea, dentro de una idea, dentro de otra idea, en un sorprendente y fascinante ejercicio metalingüístico, metacinematográfico, que en general habrá pasado desapercibido mientras se disfrutaba del impresionante y entretenidísimo espectáculo que el director inglés nos ofrecía.
Origen” es una película interactiva, que habla al espectador de tú a tú y que le hace participar, siempre contando con las limitaciones que el cine tiene al respecto en estos momentos.
La idea clave, básica, de “Origen” es que Nolan nos quiere infectar la mente con otro “origen” a nosotros los espectadores, meternos una idea sencilla en la cabeza que nos replantee las cosas, exactamente como en la película, y para ello usa su medio, el cinematográfico.
El “origen”, la idea, que Nolan nos quiere meter en la cabeza es simplemente que “la realidad no existe”.
Una idea que, como los lectores del blog sabrán, no es especialmente novedosa ya que la mayoría de los grandes autores actuales, y no tan actuales, han reflexionado sobre ella, pero sí lo es la forma de tratarla y transmitirla.
Hay bastantes paralelismos entre Nolan y Michel Gondry en sus inquietudes sobre este tema (la reflexión sobre la naturaleza de la realidad y sus difusos límites), los dos se han enfrentado a ella introduciendo en sus tramas esos otros rincones de la realidad que a menudo no se consideran como tales, los sueños (“Origen” (2010), “La ciencia del sueño” (2005)), el cine (“Origen” (2010), “Rebobine, por favor” (2008)), la memoria (“Memento” (2000), “¡Olvídate de mí!” (2004)) los superhéroes como forma de evasión de la realidad (“Batman Begins” (2005), “The Green Hornet” (2011)). Los dos buscan los mismos objetivos aunque desde visiones radicalmente opuestas.

El cine de Nolan presenta unas constantes que se repiten en la mayoría de sus películas, un director que juega con el lenguaje cinematográfico, que lo estira y busca sus límites, sus películas son estudios sobre las claves de la narración cinematográfica. Es evidente que “Memento” trata de forzar esos límites desde el guión con su estructura caleidoscópica que se mueve hacia atrás y hacia delante en total coherencia con lo que cuenta, de igual manera que con sus Batman ha dado un giro a la visión que se había mostrado de los superhéroes hasta el momento… Con “Origen” va un paso más allá.

El pasado que vincula a sus protagonistas, como veremos en “Memento”, en la misma trilogía de “Batman”, en “Origen«… es imprescindible en todo el cine de Nolan, un pasado que los define e impulsa. La memoria, su funcionamiento, su posible manipulación que lleva a engañarnos a nosotros mismos, la naturaleza cuestionable de nuestros recuerdos… es otro tema siempre presente en el cine del director y que influye a sus personajes de muy distintas maneras, unas veces reconociendo los errores y otras entregándose al autoengaño (“Memento”). Los engaños, las manipulaciones, propias en muchas ocasiones, suelen ser recursos esenciales para estructurar las tramas de Nolan, (“El truco final”, “Memento”, “Batman”…). El sentimiento de culpa, la búsqueda de redención son otros aspectos comunes en las películas del director, uno de los motores que impulsa a sus personajes, casi siempre necesitados de perdón, una redención que encontrarán a su manera, con un viaje interior (“Origen”), con el autoengaño (“Memento”), o a través de una lucha personal y defensa de valores que se lo permita (“Batman”)… Todos estos temas vinculan a sus personajes y nunca les sume en la inacción, les impulsa hacia un destino incierto, en ocasiones bien encauzado (BatmanOrigen), en otras ocasiones mal (Memento).

Otro aspecto que suele aparecer comúnmente en las cintas de Nolan es la pérdida del cónyuge o de la pareja como desencadenante de muchos de los temas mencionados, lo vemos en “Memento”, en “Batman”, en “Origen”… un vínculo con el otro que al romperse fragmenta, quiebra y modifica el ser que se era, como si fueran un todo que al fracturarse desnaturaliza a los protagonistas.

 

Otro tema básico en el cine de Nolan es la muerte, y de formas distintas. La muerte es otro de los pilares que impulsa a los protagonistas de su cine, siempre está presente y los define de alguna manera, moviéndoles a la acción, perturbándoles, obsesionándoles o llevándoles a la locura o la redención. La muerte de los padres de Batman, y posteriormente de su enamorada, influyen básicamente en el personaje. La muerte de la mujer de los protagonistas de “Memento” u “Origen” acaba definiendo sus posteriores comportamientos. La muerte vuelve a estar presente en “El truco final. El prestigio”… Pero no sólo la muerte sirve como motivación a los protagonistas. Nolan usa continuamente en su cine el tema de la “falsa muerte o muerte aparente”, en este caso como recurso en la construcción de sus geométricos guiones. La geometría, tanto en lo visual como en lo conceptual, tan querida en el director. Los personajes de Nolan pueden llegar a morir en multitud de ocasiones, de igual forma que se despiertan y renacen… Así el policía interpretado por Gary Oldman en “El caballero Oscuro” fingirá su muerte, el personaje de Hugh Jackman morirá varias veces (sus clones) en “El truco final”, la mujer del protagonista de “Memento” parece que sobrevivió al ataque de unos asaltadores para morir posteriormente, de igual forma que el personaje interpretado por Guy Pearce mata en innumerables ocasiones al asesino que busca. En la última entrega de la trilogía de Batman tenemos otro ejemplo mayúsculo. En la película que nos ocupa los personajes también “morirán” todas las veces que haga falta porque es la forma de salir de los sueños… Y como la muerte los “despertares”, “resurrecciones” o “re-comienzos”. El protagonista de “Memento” no para de reiniciarse por su problema de memoria, de igual forma que los protagonistas de “Origen” no paran de despertarse o reiniciarse según entran o salen de un sueño, o según bajan o suben por los niveles de los mismos. Gary Oldman “resucitará”, de igual manera que Hugh Jackman parece eterno por la multitud de clones que lo hacen “revivir”. En “Insomnio”, de hecho, el despertar también parece eterno por la dificultad del protagonista para poder conciliar el sueño… Ahora con el final de la trilogía de Batman, veremos “renacer” a la leyenda. Un autor con un universo completamente personal, geométrico y coherente.

Evidentemente una película como ésta requiere una crítica especial, su particular estructura de muñecas rusas, no sólo estructural sino conceptualmente, me impulsa a crear una crítica también exclusiva.

Es evidente que cada uno tendrá sus ideas e interpretaciones, aquí desarrollaré la mía.
Este análisis se dividirá en tres niveles, como los de los sueños que propone Nolan, una estructura que debe seguir un orden preciso para comprenderse en su totalidad.
Así el 1º Nivel consistirá en el análisis y explicación de la trama, la historia explícita que se nos cuenta, el mundo de los sueños que ha creado el director.
El 2º Nivel será la interpretación METACINEMATOGRÁFICA que contiene oculta la película y que es clave, el vehículo de Nolan,  para inducir la idea final del tercer nivel, el vínculo entre sueños y cine, porque “Origen” no habla de otra cosa que de cine, el material del que están hechos los sueños.
En el 3º Nivel es la conclusión a la que nos empuja los dos anteriores, la interpretación METALINGÜÍSTICA. Aquí Nolan nos introducirá la mencionada idea. “La realidad no existe”. Los sueños, los anhelos, el cine, los recuerdos, son tan importantes y nos definen incluso más que nuestra vida cotidiana, con lo que el concepto de realidad se hunde como los edificios que vemos en el limbo, todo son distintas caras de un mismo dado.

Esto puede parecer complejo a priori pero trataré de explicarlo paso a paso.

He comentado que Nolan ha realizado una película interactiva, que nos hace participar de su juego y con sus reglas, pero para ello el lector pensará que nos falta, por ejemplo, un tótem para estar en igualdad de condiciones, y como el espectador no sabe a qué se va a enfrentar antes de la proyección es difícil que se lleve uno de casa. Esto lo ha pensado el director y nos suministra uno común para todos, para que no nos perdamos.
El anillo de Cobb.
Tres niveles e interpretaciones complementarias y que se necesitan las unas a las otras para concretar el majestuoso conjunto creado por Nolan, tan artificial y rebuscado como fascinante.

 

Nolan te presta un tótem, el anillo de Cobb, pero tanto si te percatas de él como si no, la función final estará conseguida de distintas maneras. Si no te percatas, la duda sobre si DiCaprio sueña te llevará a plantearte de forma continua lo comentado, la imposibilidad de discernir entre sueño y realidad, que no nos quede claro, es precisamente la tesis que busca Nolan. Si por el contrario te percatas serás igualmente consciente del hecho, habrás asistido al periplo de Cobb, pero tú habrás seguido tu propio periplo (aunque te identifiques con el personaje), el de espectador cinematográfico que despierta con una patada final, la canción de Edith Piaf que sirve como aviso al despertar y que suena en los títulos del crédito, momento en el que el espectador asume que puede despertar del sueño que es el cine. Nolan te dice que todo es ilusión, pero que esa ilusión te ha vinculado, obligado a reflexionar, meditar y plantearte la naturaleza de las cosas. Que influye en “tu realidad”.

Centrándonos en el análisis de la película al que corresponde este nivel, la misma comienza presentando todas las claves que variarán con ciertos matices en su desarrollo. Un sueño dentro de otro sueño. Así como en “Memento” vamos hacia atrás de alguna forma, nos veremos en el LIMBO, desde donde mediante una especie de flashback Nolan nos contará la odisea de Cobb.

¿Qué es el LIMBO? Pues subconsciente puro, el último nivel de sueño, donde se puede confundir la realidad con el sueño y quedarte allí atrapado de por vida, un lugar donde no hay nada más que lo que cree quien allí cae. Es el LIMBO de Saito, un japonés que conoceremos a continuación.

Nos introducimos en un sueño, pero Nolan nos presenta las cosas para ir sorprendiéndonos a cada paso, nada es lo que parece, se van levantando capas para que el espectador vaya poco a poco haciéndose una idea más clara del universo en el que está. Es decir, es la misma idea de siempre en una narración pero planteada al revés. Estamos en un 2º nivel de sueño.

Nolan nos explicará en multitud de ocasiones, o nos mostrará, las reglas de su mundo, pero siempre incluyendo algún matiz o aspecto nuevo de importancia narrativa. Quiere que todo quede claro, preocupado al máximo en que ese universo que crea quede perfectamente definido y nadie se pierda… aunque muchos lo hacen.

Origen” tiene una estructura circular y un epílogo. Comenzaremos en el LIMBO y acabaremos de vuelta en el mismo sitio, siendo el flashback que nos cuenta cómo llegamos hasta allí el grueso de la narración. Allí un Cobb casi ahogado verá a sus hijos con las ropas con las que los vio por última vez. Es frecuente ver a gente que cuando tienen mucha hambre o están algo hechos polvo comen sin que parezcan saber cómo se coge una cuchara, es el caso de DiCaprio en esta escena inicial cuando lo llevan frente a un envejecido Saito. La cámara antes de llegar a su cara se fijará en su reflejo en la mesa para luego ya sí, mostrarnos su rostro. Es una forma de mostrar visualmente su personalidad confundida, a la vez que la idea de que no es su yo real, como comprobaremos más tarde. Se usarán los espejos de forma interesante en la película.
  

En el flashback nos ubicamos en el mismo sitio, pero las cosas han cambiado. Un elegante DiCaprio negocia con Saito, joven, su contratación para protegerle de posibles “extracciones” a su subconsciente. A eso se dedica Cobb y su equipo, son capaces de bucear en los sueños y robar información secreta que guarden los sujetos en la cabeza. Eso pretende en su mascarada nuestro protagonista, en realidad. Cuando DiCaprio mencione la caja fuerte, Saito dirigirá una sutil mirada hacia el lugar en el que se encuentra, si bien Nolan no nos muestra el contraplano de la misma. Este tipo de sutilezas invaden “origen”. Posteriormente Cobb hará mención a esa breve mirada.

Nolan, a través de un Cobb que pretende convencer a Saito, nos va desvelando las claves de su propuesta. Esta misma idea se repetirá en infinidad de ocasiones para que el público sepa siempre dónde está y de qué se habla.

Cobb mirará un reloj que se altera de ritmo, es un sueño, por tanto tiene su propio flujo temporal, como nos explicarán, cuando se acelere Nolan nos sorprenderá mostrándonos otro escenario donde CobbSaito Arthur, la mano de derecha de Cobb que también vimos en la negociación, en realidad están dormidos en una habitación pequeña. Lo que veíamos era un sueño para extraer información a Saito. En ese lugar hay un «arquitecto» que vigila que el sueño del resto sea estable, allí el tiempo es distinto, lo que explica el recurso visual del reloj que veremos reducirse de velocidad para volver al palacio japonés de Saito.

 

Dedicada a Eddie79, que me da unas palizas con sus peticiones tremendas. No dejéis de visitar su blog  http://www.lalibretademou.es/






sambo

There are 26 comments on this post
  1. agosto 27, 2012, 7:56 am

    Pole!!!!

    Me la merezco!!! No comments por ahora… Te espero con las futuras entregas!

  2. agosto 27, 2012, 8:46 am

    Jajaja ahí estaremos para recibir tus comentarios. Polero jajaja

  3. Flint
    agosto 27, 2012, 10:20 am

    Mucho metalenguaje, mucha metacinematografía, mucho hablar de la muerte, etc… pero la realidad es que Nolan es un truño sobrevalorado que gracias a su barroquismo esconde muy bien sus deficiencias, y cuyas películas son aburridas ya que les sobra media hora larga a cada una.

  4. agosto 27, 2012, 10:37 am

    Siempre es de agradecer que des tu opinión de la realidad Flint, y siento que no te guste la crítica o Nolan o lo que sea jejeje

  5. Flint
    agosto 27, 2012, 10:52 am

    Bah, es que sé que tu parroquia es "Nolanófila" y a falta de Perci, es bueno que alguien remueva el avispero.

  6. agosto 27, 2012, 10:55 am

    JAJAJAJAJA creo que sí, la mayoría es nolanófia, así que haces bien. Con todo seguro que me las tendré tiesas cuando ponga el último BATMAN, al que pondré bien pero sacaré muchos defectos jajajaa

  7. flint
    agosto 27, 2012, 1:05 pm

    ¿Defectos del último Batman?: lenta, personajes mal definidos, la etapa carcelaria resulta más larga que un día sin pan, la muerte de villano más chusca y peor hecha de los últimos años, la sorpresa sobre la identidad del villano se ve venir desde el principio, y sobre todo ese epílogo vergonzante.

    p.d Parezco un pipero cinematográfico 🙂

  8. agosto 27, 2012, 1:26 pm

    jajajajajaa pipero total, va a estar salado esto. Concuerdo con algunos de los que comentas además.

  9. agosto 27, 2012, 2:19 pm

    Fostias como panes, van a darse aquí… COMO PANES!!! ;-P

  10. agosto 27, 2012, 2:48 pm

    callarse que el Madrid ha fichado a Modric

    y Nolan es Dios,punto y se acabo

    Origen es un peliculón, entretenimiento puro y duro, con un montaje que provoca que sea una película frenética y una música que te envuelve (prueba a escuchar la BSO del tirón,te agobias a la mitad).

    De Batman ya hablaré que me tenéis contentos con vuestras chorradas

  11. agosto 27, 2012, 5:32 pm

    Jajajajajajajaja hay que vigilar las idolatrías, salvo la de Mou.

  12. agosto 27, 2012, 5:55 pm

    Gracias MrSambo!!! XD

    Lo 1º, me declaro "Nolanófilo".

    Pero casi le doy la razón a Flint en cuanto a la última de Batman. Me gusta la peli, pero acusa todos los defectos que le achaca. Y no resiste comparación con las dos primeras partes. Muy, muy lejos de "El Caballero Oscuro".

    Origen, sin embargo, es un PE-LI-CU-LÓN.

    Lo dice alguien que ha experimentado un sueño con dos profundidades. 😛

  13. agosto 27, 2012, 6:11 pm

    El bueno de Eddie además de talento para escribir sobre fútbol tiene una sensibilidad cinéfila para acertar realmente magnífica. Concuerdo en todo lo que dice.

    Eso sí, aquí debes explicar lo del sueño en 2 profundidades cuando sea menester ajjaja

  14. R
    agosto 27, 2012, 6:19 pm

    Jorrrr como està el patio…

    Ni nolanista ni mourinhista, yo soy sambista.

    Y este análisis me parece un laborioso ejercicio muy acertado de dar claves de un modo de plantear el entramado, de desvelar las maneras de un estilo y poder ver mucho más completamente el trabajo q hau detrás de la cinta.

    Y esto es todo lo q voy a decir. Ahora a 'mirar y dar tabaco'

    Mua!!

  15. agosto 27, 2012, 6:24 pm

    Simplemente estaba soñando, y despertaba y fui consciente de que seguía soñando, porque las cosas que podía hacer y los sitios donde estaba, etc…, sólo son posibles en los sueños, por tanto, tuve un sueño, dentro de otro sueño, lo que en "Origen" serían dos profundidades. (Sin drojas, eh? XD)

  16. agosto 27, 2012, 6:35 pm

    R, exacto, dejando las cosas claras, aunque no te guste la película si te gusta el cine disfrutarás del análisis jajaja. Además cuando acabe será la CRÍTICA E INTERPRETACIÓN DEFINITIVA oléééé jajaja.

    Eddie, entiendo, jamás me ha pasado eso… ¿Sabes que me das envidia ahora?

  17. agosto 27, 2012, 6:46 pm

    Jajajaj… bueno, si te pasa nada más que una vez(que yo recuerde) como a mi está bien, lo malo es si empiezas a sufrirlo de modo recurrente… y con sueños digamos, no agradables, en los cuales para despertar tienes que "morir"… XDDD

  18. agosto 27, 2012, 6:57 pm

    Desde luego o cuando crees que estás depierto y resulta que el Madrid no ha ganado la Copa de Europa o cosas así…

    Lo que sí he sentido muchas vecs, como todos supongo, es la sensación de caída que provoca que despiertes, la famosa patada.

  19. agosto 27, 2012, 7:31 pm

    Buenas!

    Qué ganas de leer las siguientes entradas! y sobre todo leer lo que opinas sobre el final. Estaré atenta. Muy interesante conocer un poco mejor de el estilo de Nolan, que particularmente me gusta bastante. A mi 'Origen' me parece una maravilla de película, al igual que Memento y la trilogía de Batman.

    No eres el único en sentir la sensación de caída jeje Te dejo mi crítica en la que comento las "teorias" sobre el final. No está tan elaborada como la tuya, pero se hace lo que se puede http://bit.ly/inceptionmovienolan 😉

  20. agosto 27, 2012, 7:43 pm

    Naiara, te contaré un secreto, ya había leído tu entrada sobre la peli jajaja. Me gustó mucho y es muy completa. De los blogs de cine que miro el tuyo me gusta especialmente. Trataré el tema del anillo de forma exhaustiva y lo argumentaré todo para dar mi conclusión. Me mojo al final jajaaja

    Me alegra que te esté gustando, a ver si mantenemos el nivel.

    • agosto 27, 2012, 7:56 pm

      ¿Ya la habías leído? Ahora quedo como una pesada jajaja Me alegra que te guste el blog!! 😀 Es difícil hacerse hueco, y compartir opiniones cinéfilas siempre es un placer!

  21. agosto 27, 2012, 8:23 pm

    ¿Qué dices de pesada? jajaja no podías saberlo. Además pásate para mostrar tus entradas cuando quieras, sólo faltaría. El placer es mio.

  22. Amigo, entre Eva y el Grupo, ahora esto. Sólo te faltan los albóndigas en remojo para mantener el nivel
    agosto 28, 2012, 7:24 pm

    Chaval, esas puyas al último Batman ya las hice yo hace poco. Más que Batman en el bujero-prisión, parece Freud psiconalizando a un batallón de pirados.
    Origen me gustó, más que nada porque me pude tirar el pegote de ser el único que se percató de todos y cada uno de los saltos, y les tuve que estar explicado cómo, cuándo y porqué sucedían las cosas.
    Pretenciosa? si
    Buena peli? Muy buena.
    Y Leonardo que peazo actor, lástima de Titanic, que durante media vida lo ha marcado como un moñas.

  23. agosto 28, 2012, 7:44 pm

    Curré mucho este verano en el blog y acumulé buen material… ya se acaba, querido Rústico jajaja.

    Jajajaja tendremos polémica batminita, estará bien.

    Si las pretensiones acaban bien, ya se sabe… Lo de tirarse el pegote mola demasiado como para resistirse, pero sí, es verdad que la gente se pierde mucho y cree que está soñando el bueno de Leo a cada rato.

    Leonardo es uno de los mejores actualmente, como dices le perjudicó TITANIC en su reputación, película estupenda por otro lado, que recibió los mejores halagos, pero al convertirse en comercial y con muchas fans histéricas parece que también la peli debe pagar peaje.

  24. Pablo / PBL
    agosto 30, 2012, 2:09 pm

    Hola a todos, especialmente a Mr.Sambo.
    Aún no he leído esta crítica, así que hablaré antes y después de hacerlo. Para empezar, después de la magnífica crítica de Blade Runner soy un asiduo del blog y me declaro fan de Nolan. La peli a mí me parece buenísima, sin que le sobre un minuto, y tengo una teoría propia acerca del final.
    Respecto a la última de Batman coincido con mucho de lo que ha dicho Flint (creo que fue él) salvo el final, que a mí me gustó. Claro que uno tiende a disfrutar los finales Disney. Y decir también que a la última de Batman le perdono sus muchos defectos, sin dejar de rezar para que un director´s cut en BR palie todo lo que se pueda a base de meter minutos a la cinta. Se quedó en buena peli de superhéroes sin ser el colofón que esperaba a una obra de cine mayúsculo, y además de superhéroes. Pero dejemos la polémica para cuando llegue el análisis.
    Respecto a DiCaprio sufrió por Titanic, pero se lo tiene merecido. En mi opinión no daba el perfil para el papel. Casi que si se lo cambiase con el que hacía de malo, quedaría mejor. El caso es que tras mucho pelear ha conseguido una filmografía notable. Falta que Hollywood se lo premie, y esta película creo que merecía una nominación al mejor actor (no sé si la obtuvo).
    Espero disfrutar del presente análisis, un placer pasarme por aquí.

  25. agosto 30, 2012, 5:22 pm

    Muy buenas Pablo, espero que hayas pasado unas buenas vacaciones.

    Un orgullo haberte captado como lector. Espero que ésta la disfrutes tanto como la de BR, está currada también jejeje.

    Totalmente de acuerdo sobre Batman, a mí el final también me gusta. Sus defectos son los que se insinúan en otras pelis de Nolan, pero que allí encajaban muy bien o estaba muy bien usados. Aquí en cambio se ve demasiado el cartón. Demasiada verbalización, exceso de personajes, algunos mal desarrollados, cierta tendencia a olvidarse del personaje principal cuando más quieres ver qué hace y qué le pasa para centrarse en otras cosas menos interesantes que debió acortar… Ya las comentaré.

    Dicho esto decir que si bien tiene más defectos que las anteriores también tiene otras virtudes que aquellas no tenía, es más cruel, dura, profunda políticamente, hay una mayor complejidad y densidad conceptual en muchos momentos. No es perfecta pero es notable.

    Un abrazo y muchas gracias por pasarte.

Leave a reply