Crítica: LOS GOONIES (1985) -Parte 3/4-

Crítica: LOS GOONIES (1985) -Parte 3/4-

RICHARD DONNER

 

El humor constante y el sacar el máximo partido a todas las
situaciones es una de las muchas claves del éxito de la película.
La imaginería tenebrista y de terror es otro de los grandes
aciertos de la cinta, ésta no nos abandonará desde que nuestros amigos se
introduzcan en el restaurante donde están los Fratelli. Es necesario destacar a
este respecto la presentación, de espaldas, de Sloth, tan impactante como
terrorífica. 

 

El amor y el hecho de que tiran más dos tetas que dos
carretas provocará que toda la pandilla inicie su investigación. Todo impulsa a
huir, la lógica, el ambiente, las circunstancias pero… pero la fascinación por
el miedo, el riesgo, lo desconocido… es como una bombilla para un insecto.
Irresistible. Cada vez que se hace un descubrimiento se quiere más, como
adictos, cada descubrimiento es un aliciente para seguir. Los ruidos de Sloth,
el agua cayendo, un pozo… El ritmo es trepidante, las situaciones se suceden en
una gran narración regulada con magnífico pulso por Donner. No hay descanso y
la idea del “un poco más” es la filosofía a seguir… un cadáver, el encuentro
con la muerte, el regreso de los Fratelli… todo en 5 minutos.

 

Donner maneja los tiempos con total perfección, es la
escuela clásica de los directores modernos, con Spielberg a la cabeza, que
logra la perfección de ritmo, algo nada fácil de conseguir. Todo debe estar
bien medido, sin caer en el apresuramiento ni el exceso, tan común en el cine
actual. Esto se logra creando múltiples situaciones, estirándolas todo lo
posible, haciendo que la imaginación predomine, introduciendo elementos nuevos
de forma constante que compliquen las situaciones al máximo, pero sin
colapsar con montajes sincopados y dando el tiempo suficiente a cada elemento
para que el espectador lo disfrute, lo asimile y lo saboree. El sabor.

 

Aquí tenemos el ejemplo mencionado, la bajada por el tenebroso
restaurante, los ruidos de Sloth y su aspecto terrorífico, el  descubrimiento de un pozo, luego de un
cadáver, luego la llegada de los Fratelli… y todo tiene su momento justo.
También vemos una de esas licencias o trucos de guión que se
usan en las películas de aventuras en ocasiones, y es que resulta extraño que
nuestros protagonistas oigan a los villanos que se acercan pero no al
escandalosísimo Gordi que está en la cámara con el cadáver. Una cámara que ni
está insonorizada ni tan siquiera cerrada. Pequeños truquillos.
Gordi es posiblemente el personaje más recordado, sobre todo
por su relación con Sloth y su entrañable torpeza, lo cierto es que al pobre le
pasa todo lo pasable. Nos dejará un momento realmente hilarante con su
confesión a los Fratelli. En esta confesión, Gordi hablará de una falsa
vomitona, una travesura que en realidad fue realizada por el propio Steven
Spielberg
, y nos recordará a aquel otro momento escatológico, también con
vomitonas entre medias, de “Cuenta conmigo” (Rob Reiner, 1986), lo escatológico
siempre fascinando a los chavales.
La escena de las tuberías nos deja momentos del más típico
cine ochentero, esos tics tan característicos de aquella década, especialmente
en el cine juvenil. Las bromas con las consecuencias de remover dichas tuberías
y la frase ¡Vámonos- de aquí- ahora- mismo!, donde cada palabra es dicha por uno
de nuestros amigos, son ejemplos meridianos. 

Lo escabroso, lo pavoroso, lo terrorífico… son elementos
muy presentes en el cine de evasión, aventuras y comedia de Spielberg, los
esqueletos, las cucarachas, los murciélagos… todo eso que está tan presente en
Indiana Jones, aquí también lo vemos en primera línea, y resulta fascinante.
Todo esto encaja como un guante en el cine de aventuras.

El esqueleto que descubren nuestros amigos será el de Chester
Copperpot
, el aventurero que buscaba a Willy, el tuerto, y fracasó en el
intento, como comprueban. En su cartera verán un cromo de Lou Gehrig, famoso
jugador de beisbol que inspiró esa joya que es “El orgullo de los Yankees” (Sam
Wood
, 1942).

Muertos, trampas artesanales, Willy, el tuerto… Sabor a cine
de aventuras de toda la vida con el toque ochentero.
Hay mucho de “Cuenta conmigo” (Rob Reiner, 1986), “E. T. El extraterrestre” (Steven Spielberg, 1982), Indiana Jones, en especial “El templo
maldito
” (Steven Spielberg, 1984), “La princesa prometida” (Rob Reiner, 1987)….
De hecho en las de Rob Reiner hay mucho de “Los Goonies”, para ser exactos.

Extendiéndonos en los puntos de contacto con las películas
de Spielberg, la relación y continuo diálogo que mantiene Mikey con el
espíritu de Willy, el tuerto, nos recuerda de forma clara a la relación identificativa
que se crea entre E.T y Elliott en “E. T. El extraterrestre”. Un vínculo que se
acrecienta con el gusto de Mikey por los artilugios artesanales, como el que
vimos en su casa y que tendrá eco en las trampas de Willy.

 

La escena en el pozo de los deseos nos enseña otra de las
trampas artesanales que dejaron los hombre de Willy, el tuerto, y además
tendremos la resolución del triángulo amoroso, o pseudo triángulo, cuando Andy,
que quería salir de allí y vio la opción del insoportable Troy (Steve Antin),
como plausible, rectifica tras oír el emotivo discurso de Mikey. Se convertirá
en una Goonie tras pasar el juramento, que luego pondré. La chica es un poco
veleta y frívola, pero finalmente elige bien. El otro amor latente, el de
Bocazas y Stef, sigue como el perro y el gato. Mikey es un asmático muy
romántico.

Gordi es encerrado con el “monstruoso” Sloth, y harán buenas
migas, es difícil no tenerlas con el entrañable y deforme personaje con ese gusto cinéfilo que tiene. Está viendo
El halcón del mar” (Michael Curtiz, 1940), la banda sonora que oímos es la de
El burlador de Castilla” (Vincent Sherman, 1948). La escena que vemos en
pantalla tendrá un eco posterior, el irremediable poder evocador y seductor del
cine alimentado heroicidades.

Hay muchas referencias cinéfilas que iré comentando.

Aquí se inicia la relación entre Gordi y Sloth, que es quizá
uno de los puntos más recordados de la película, su vínculo a través de la
chocolatina y gusto goloso es delicioso. Los comienzos son difíciles, colocan al
pobre chico ante semejante criatura y el impacto es tremendo. Los villanos
tienen pocos escrúpulos.
Los villanos.
Los villanos, la familia Fratelli, son el eslabón más débil
de la película, su mayor defecto. Si bien es cierto que en el inicio parecen
tener cierto ingenio con la huida de Jake de la cárcel y las planificaciones de
mamá Fratelli, luego sólo vemos un comportamiento torpe,
estúpido, necio, tonto y ridículo, son excesivamente caricaturescos, casi de
cómic, y aunque puedan divertir en algunos momentos no resultan jamás una amenaza
para nuestros chavales ni para el espectador, la película funciona a nivel de
suspense y aventura con todo lo que tiene que ver con Willy, el tuerto, el
verdadero villano, en lo que corresponde a los Fratelli la cosa deja un poco
que desear. Con todo, hay que destacar que el casting es un verdadero acierto y
que esta crítica no anula su labor, que al menos cumple en cierto sentido. La verdad es que con unos malos que atemorizaran más la película sería
verdaderamente redonda.
Mama Fratelli.
El rostro de Anne Ramsey ya da miedo de por sí, es la que
mejor funciona de la familia y de la que te puedes esperar las peores
crueldades, pero poco a poco se va desvaneciendo. Su psicopática personalidad asombra, sobre todo en su relación con Sloth, al cual maltrataba
y dejaba caer cuando era un bebé. El tono de comedia sirve para aligerar
semejante barbaridad.

 

Jake.
Un rostro visto en mil películas, uno de esos malos con cara
de malo de toda la vida, aquí Robert Davi realiza un divertido papel en ese
delincuente aficionado a la ópera. Ideal para el papel, pero tratado de forma
muy caricaturesca.

 

Francis.
Joe Pantoliano, actor de culto al ser visto en “Matrix
(hermanos Wachowsky, 1999), o “Memento” (Christopher Nolan, 2000), es el
hermano más débil y más tonto, el que parece más inofensivo, la verdad es
que no tiene grandes cualidades como villano, al menos para atemorizar, salvo su
pistola.

Dedicada a Parisina y Luneseleva. Espero que la cosa esté cubriendo las expectativas.

sambo

There are 8 comments on this post
  1. septiembre 26, 2012, 1:36 pm

    Bien, bien. Gran crítica para una gran peli. Muy fan de Data. XD

    En los 80 se hicieron las mejores pelis para niños y adolescentes, las grandes aventuras, unas maravillas. Quién de esta generación no ha jugado con sus amigos a buscar el tesoro durante las vacaciones de verano? Son pelis que marcan, y que a veces es mejor no volver a ver de adulto. Mis favoritas son: los Goonies, La historia interminable, y dentro del laberinto.

  2. septiembre 26, 2012, 5:41 pm

    Así es Rincewindcat, quizá sea una de las peores décadas de la historia dle cine, pero tuvo en el cine de entretenimiento y pelis de este tipo un bastión, que por ejemplo en la pasada década ni si quiera hubo. DENTRO DEL LABERINTO, peli inquietante y oscura, sí jeje

  3. septiembre 29, 2012, 11:50 am

    Esa conexión que hay entre Mikey y Willy es una de las cosas que mas me fascinan de la peli, en mi entorno estábamos todas enamoradas de Mikey y de su gran espíritu Gonnie sin dejar de ser muy fans de los inventos de Data.

    hay unas frases que dices que me encanta "Todo impulsa a huir, la lógica, el ambiente, las circunstancias pero… pero la fascinación por el miedo, el riesgo, lo desconocido… es como una bombilla para un insecto. Irresistible. Cada vez que se hace un descubrimiento se quiere más, como adictos, cada descubrimiento es un aliciente para seguir…"

    Es como la vida misma.

    genial!!

  4. septiembre 29, 2012, 11:54 am

    Así es Luna, no hay cotos para la curiosidad de un nño. Gracias guapa.

  5. noviembre 23, 2012, 5:07 pm

    Joe Pantoliano es el terrorífico Ralph Cifaretto de Los Soprano, dicho sea de paso.

  6. noviembre 23, 2012, 5:21 pm

    Muchas gracias por el acertado apunte Nemo.
    Un saludo.

  7. Anónimo
    noviembre 25, 2012, 1:07 am

    deberían reeditarla para el cine como hicieron con ET, volvería a verla

  8. noviembre 25, 2012, 2:23 pm

    Comparto la idea, Anónimo.

Leave a reply