Crítica: LA RUTA DEL TABACO (1941) -Parte 1/3-

Crítica: LA RUTA DEL TABACO (1941) -Parte 1/3-

JOHN FORD




 

La ruta del tabaco” sería la hermana pequeña de “Las uvas de la ira” (1940), no porque sea una cinta menor o mala, sino porque la película protagonizada por Henry Fonda es tan gigante que la empequeñece. Una película notable sobre las consecuencias de la Gran Depresión, pero que queda lejos de la obra maestra citada e incluso de “¡Qué verde era mi valle!” (1940), otra cinta de temática social que Ford rodó de forma casi consecutiva junto a las otras dos.

 

La ruta del tabaco” cuenta la historia de una familia que vive en la mencionada ruta, otrora próspera y rica, pero que tras la Gran Depresión cayó en crisis, en un profundo y definitivo declive que obligó a casi todos a emigrar. Los Lester son la familia protagonista, que viven cómodamente en la miseria, trapicheando y robando lo que pueden además de vivir del cuento, pero cuando la amenaza del embargo de sus propiedades aparece, la feliz autocomplacencia llega a su fin, con lo que Jeeter, el padre de familia de los Lester, tendrá que encontrar medidas desesperadamente para poder mantenerse  allí.

 

Nunnally Johnson escribe el guión adaptando la obra de teatro de Jack Kirkland, que se basaba en la novela de Erskine Caldwell, que batió récords de permanencia en los teatros americanos, como se explica en los títulos de crédito.

 

Los planos iniciales son buena muestra de la precisión en la dirección de John Ford, no sólo uno de los mejores directores de la historia, si no es el mejor, sino además columna vertebral del denominado Séptimo Arte. Planos y estampas que retratan el declive de la ruta del tabaco, así como de las familias que allí viven, especialmente la de los Lester, que será en la que nos centremos.  Un declive que contrastará con el tono general de la película, que es cómico, caricaturesco, esperpéntico en ocasiones, donde la degradación moral, social e incluso sexual salpica toda la narración, aunque definirá un desencanto triste bien modulado. El analfabetismo… un retrato perfecto. La divertida música de David Buttolph, que acompaña las andanzas de Jeeter Lester (Charley Grapewin), marca ese tono desenfadado que tiene el film en buena parte de su metraje, retratando de paso a los peculiares lugareños que lo rodean y ese mundo que parece aislado, ajeno al resto.

 

 

Todo es miseria. Ford usará planos oblicuos e inclinados, ya que aunque el director es el paradigma de la sobriedad y el clasicismo, también tiene títulos y momentos profundamente expresivos y donde usa los encuadres marcados para señalar conceptos e ideas. Aquí tenemos un buen ejemplo: la presentación de la mujer de JeeterAda (Elizabeth Patterson), será usando uno de estos encuadres en un porche, los eternos porches fordianos, filmados como jamás ningún director los ha filmado. De hecho, los planos oblicuos se vincularán mucho con Ada. Estos extraños encuadres, poco habituales en el director, alejados de la invisibilidad, equilibrio y estabilidad que tanto propugnaba (nadie compone los encuadres como Ford), sitúan el drama en la mujer, en Ada. Las breves apariciones que tiene muestran el dolor y la tragedia real que subyace a pesar del tono frívolo y distendido de la película. Por ello le dedica planos oblicuos, porque ella es la anormalidad en esta historia, el sentido común, la sensatez y la dignidad. El plano bajo que Ford dedica a Ada cuando ve que ya no hay vuelta atrás, recogiendo sus más queridas pertenecías, escasas, consciente de todo, de que perderán su propiedad, es el perfecto retrato de la mujer fordiana, su estoicismo, su resignación, su fidelidad, su dureza. Otro maravilloso gesto de mujer fordiana que tendrá Ada lo veremos cuando llore por la forma de ser de su hijo Dude y hable de un traje bonito para ser enterrado con él, o cuando dice “gracias a Dios”, al saber que su hija pequeña, la de los 13 años, escapó del salvaje Bensey (Ward Bond).

 

Esa mezcla de miseria, comedia costumbrista, picaresca, toques grotescos, aparece casi en cada escena. Detalles como ese puente que aguanta a duras penas el coche que cruza sobre él, bueno, cualquier cosa que cruza sobre él, o la madera del porche que se levanta al sentarse Jeeter, son tan acertados como divertidos. Una madera continuamente erecta cada vez que Jeeter se sienta.

 

La descripción de los personajes es igual de eficaz y contundente, en pocos planos y con mínimos elementos quedan todos definidos. El pícaro y vago Jeeter, siempre prometiendo cosas que no cumplirá; la sobria y serena Ada, único personaje con algo de dignidad y sentido común, perfecto exponente de la mujer fordiana; el esquivo y relajado amigo de JeeterHenry (Slim Summerville), que se pasa la película evitando a la apasionada Bessie; los impetuosos Bensey (Ward Bond) y la hermana Bessie (Marjorie Rambeau), uno más bruto que un arado y la otra tan mística como sexual…

 

La picaresca, tan española, aparece personificada en Jeeter y su familia de forma continua, constantes planes y trapicheos para ir tirando o hacerse con lo que les interesa sin dar un palo al agua. La escena donde la familia unida, de los pocos momentos donde actuarán así, roba los nabos a Bensey, el rudo Ward Bond, es el primer ejemplo de esto. Los nabos son un bien muy deseado, en cambio la madera no hay forma de venderla. Estampas cotidianas y rurales de miseria.

 

 

Bensey, el personaje que interpreta Ward Bond, es fantástico en su simpleza, un bestia sin el más mínimo tacto, un garrulo machista espectacular que deja algunos de los momentos más hilarantes de la cinta. Sus diálogos iniciales despertarán la carcajada desprejuiciada a cualquier espectador.

JeeterBueno, a lo mejor no sabe lo que quieres

BenseySe lo he dicho de todas las maneras, dándole patadas, le he tirado agua por encima, le he lanzado piedras y palos y lo único que hace es berrear si le duele. Y eso no se considera hablar.

JeeterNo tienes que preocuparte, no debes enfadarte porque no te hable. Mira, Ada a mí tampoco me dijo una palabra en los 10 primeros años que estuvimos casados… y esos fueron los 10 años más felices de mi vida.

Bensey se queja de su esposa de 13 años porque no le hace caso y no le habla, y rechazará a Ellie May como sustituta porque la considera una vieja de ¡23 años!

 

 

Esto quedaría en anécdota si no fuera porque a Ellie May la interpreta la irresistible e indescriptiblemente bella Gene Tierney, que aparece sucia y desaliñada, incluso algo cortita, pero igualmente sensual y atractiva.

 

La novela de Erskine Caldwell tiene una sexualidad bastante explícita, grotesca y atrevida, ejemplo de la degradación en todos los sentidos de los personajes. Aquí está todo mucho más matizado, pero los detalles sutiles y atrevidos no faltarán, con habilidad para salvar la censura y plasmar la misma idea dentro de lo que cabe. Una transgresión y sexualidad con bromas en ocasiones divertidas, en otras grotescas, en otras transgresoras y en otras sacrílegas o blasfemas. Un humor y detalles que bien pudieron influir en el cine de Buñuel, no sería raro que hubiera visto esta obra y aplicado determinados detalles de tono y transgresión a “Viridiana”(1961), por poner un ejemplo. Así, ese momento en el que Tierney pide dar un mordisquito, seductora e insinuante, atraída por el chico, a su  nabo, no deja de ser tremendamente lascivo y pícaro, sobre todo porque la chica bebe los vientos por el rudo chico, aunque quizá los bebería por cualquiera. También es cierto que le apetecen nabos, así sin más, pero Ford juega con todo y Tierney más… así como el espectador.

 

 

 

En este mismo sentido y en un sentido más sacrílego y grotesco, tenemos la relación entre la hermana Bessie (Marjorie Rambeau) y el pequeño de la familia, Dude (William Tracy). Bessie es un personaje muy devoto, tanto como hipócrita, que enmascara en su efusivo y vigoroso proceder religioso, que busca limpiar el pecado por donde quiera que está, su intención de lograr todo lo que quiere… en nombre de Dios, eso sí. La secuencia donde Jeeter visita a Bessie para liberar su conciencia es excelente, con muchos puntos transgresores y degradantes. Una especie de ceremonia sacrílega en la que se comulga con nabos, nabos robados para liberar conciencias. La dirección es perfecta, como siempre, un plano general que muestra la situación y al esquivo Henry oculto mientras todo va sucediendo. Aquí Bessie se descubre como una religiosa tremendamente lasciva y salida. En su acoso poco disimulado a un jovencito, la diferencia de edad es mucha, Ford se mostrará pudoroso a la vez que cómico, al desviar el plano hacia el oculto Henry (Slim Summerville). Las referencias a tocar la bocina por parte de Dude Bessie son tronchantes, bromas sexuales con segundas intenciones, atrevidas y transgresoras.

 

Henry es un personaje que aparece intermitentemente y siempre se pondrá del lado más adecuado.

Guiños de humor costumbrista y satírico abundarán en la obra, por ejemplo la “limpieza” de Jeeter, su aseo personal y el tiempo dedicado al mismo. El arado siete años inactivo. Ver a Jeeter comiéndose el nabo robado mientras pretende liberar su conciencia. La escena de la ceremonia de matrimonio es igualmente hilarante, rodada en el imprescindible plano general fordiano, donde Bessie dará rienda suelta a toda su hipocresía religiosa para lograr sus propósitos, con cánticos e himnos eclesiásticos que emocionan y contagian a los presentes en el registro, que se negaban a oficiar ceremonia y dar su consentimiento. Lo mismo ocurrirá en el concesionario con el coche que ansía el insoportable Dude (William Tracy), que por supuesto tendrá bocina. Himnos que ablandan corazones, Bessie usando la religión para lo que le conviene. Magníficos gags.

-Más gags y escenas irónicas, realmente buenas. La petición de Jeeter de préstamo al banco al que le adeuda el dinero, pidiendo a quien le pide, francamente tronchante.

-La higiene personal, especialmente la de Jeeter, deja algunos simpáticos momentos de comedia también.

 

MrSambo92: 20 Jul de 2015 @ 19:09
sambo

There are 2 comments on this post
  1. julio 21, 2015, 6:22 am

    Símplemente genial.
    Ford…y ese B/N…
    Q bien q hay más partes!!!
    Tengo q buscarla!!! Esta no la vi!!!
    Mil gracias!! Me encanta empezar así las jornadas!!!
    Esperando las siguientes!!!

    • julio 21, 2015, 9:05 am

      Yeah! Me alegra que te guste. La tenía ahí en reserva y como he planificado otra de él le he dado salida antes del descanso veraniego.

      A ver si te gustan las siguientes!

      Besos.

Leave a reply