Crítica: GUARDIANES DE LA GALAXIA (2014) -Parte 1/2-

Crítica: GUARDIANES DE LA GALAXIA (2014) -Parte 1/2-

JAMES GUNN

 

 

Guardianes de la galaxia” no es uno de los cómics más destacados de Marvel, correspondería a un segundo nivel, quizá de culto, pero muchos intuyeron que su adaptación al cine podía dar buen resultado al ver el tráiler. Dicho y hecho, estamos ante uno de los mejores títulos que se han hecho sobre un cómic Marvel, una película francamente divertida y entretenida, su base, que lo es todo, pero además con un punto gamberro que la hace mejor aún.

Peter Quill (Chris Pratt), es un mercenario que recibe el encargo de conseguir una misteriosa y poderosa esfera. Una vez lo logra, muchos interesados buscarán arrebatársela. El mayor de estos peligrosos enemigos es Ronan (Lee Pace), más que nada porque con ella pretende hacerse el amo del universo. Para evitar tal circunstancia y su propia muerte, Quill se unirá a un ecléctico grupo de inadaptados, RocketGrootGamora y Drax. Un mapache gamberro, un árbol andante de poco vocabulario, una chica poco dada a sensiblerías y un vengativo hombre muy fornido. Cada uno de una raza distinta, pero destinados a colaborar juntos por el bien de todos y del universo.

Es normal que muchos desconocedores del cómic se asustaran al ver como protagonistas a un mapache con metralleta y un árbol humanoide, pero pronto se esfuman los prejuicios ante el derroche de descaro e imaginación.

El protagonista.

La escena de introducción es buena, con el plano subjetivo como rasgo predominante para la presentación de nuestro protagonista, Peter Quill, de niño (Wyatt Oleff). La subjetividad se marca con el uso de la música, recurso que es muy importante a nivel narrativo y psicológico, la música está vinculada a la humanidad de nuestro cínico protagonista, una banda sonora excelente, ya que pasará de ser extradiegética a descubrirse diegética con los walkman que escucha el chico y los auriculares que le quita su familiar. Hermoso tema. Otro plano subjetivo del chico se acercará a la cama de su moribunda madre, iluminada como si fuera un “ángel de luz”, frase con la que ella describe al desaparecido padre del crío. Antes de morir le dará un regalo, un cebo que tendrá su eco al final de la cinta, donde de nuevo la música será vínculo emocional que entronca con la parte más humana y sensible del protagonista. Una música que casi se convierte en el alma de su madre. Será la madre la que nos dé los primeros rasgos de la personalidad de nuestro joven protagonista, parecido en todos los sentidos a su padre, protector y vengador de ranitas indefensas… Otro cebo, ya que así se comportará.

Conocemos a nuestro protagonista en un trauma, en la muerte, la muerte de su madre, a la que se niega, enfadado absurdamente, a cogerle la mano justo antes del fallecimiento, lo que le lleva a la turbación y el remordimiento… y a una abducción. Es por eso que la música tiene tanta importancia para Peter, que se convertirá, 26 años después, en una amplia elipsis temporal cuando nos volvamos a reencontrar con él en la siguiente escena, en un héroe anacrónico, rockero y ochentero, que siempre llevará su walkman con la música que le regaló su madre, una forma de llevarla siempre consigo. Esta idea es clave para entender algunos de sus comportamientos. El director se centrará mucho en el walkman en todo momento, sobre todo en este inicio, para que reconozcamos al personaje como el niño de la escena inicial.

 

En la siguiente escena llega la acción, con lo que la película se inicia con un tono que tiene poco que ver con el que disfrutaremos el resto del metraje, drama y suspense. Estamos en el planeta abandonado de Morag. Allí se nos presenta al Peter Quill adulto con una coraza, con casco, algo que resulta simbólico si lo trasladamos al ámbito psicológico y emocional tras la primera escena con la muerte de su madre. Un cínico gamberrete, hedonista, tramposo y divertido. Un héroe con estupendos gadgets, pícaro y hábil en su trabajo de saqueador y mercenario. Una máquina que recrea el pasado vital del planeta abandonado, propulsores en su vestuario, el imán, la máscara… Allí cumplirá su misión con eficiencia, recuperar el “Orbe”. Una estupenda escena de acción de imaginativa evasión para huir de los villanos. Mención a las “Tortugas Ninja” y maltrato animal y digitalizado.

Ya en su nave seguiremos con la descripción del personaje, un macarrilla algo golfo que se divierte con las mujeres, por ejemplo con la que olvidó en su nave… Su nombre de saqueador es “Star-Lord”, aunque casi nadie lo recuerda.

En la cárcel veremos cómo no le gusta nada que le toquen su recuerdo materno, su música, su walkman, e incluso arriesgará la misión de evasión por recuperar esos preciados tesoros.

Los villanos saben que Peter tiene un acuerdo con “El Broker” (Christopher Fairbank), si bien no se explica cómo lo saben…

 

 

 

El grupo.

Uno de los detalles más inteligentes del guión, que se sirve a las mil maravillas del tono de comedia, es la forma en la que se une el grupo de los protagonistas. Huyendo de la típica estructura de reclutamiento, donde uno o varios personajes van reclutando miembros uno a uno, lo que si no se tiene cuidado puede hacerse repetitivo y moroso, aquí el grupo se reúne de forma conflictiva, por su ambición y búsqueda del mismo objetivo, el Orbe. Miembros diversos, eclécticos, de caracteres antagónicos, lo que favorece la interacción y que sus relaciones sean más interesantes, así, tras sus conflictos, peleas e intereses propios acaban unidos y convirtiéndose en amigos. Una unión que será en la cárcel y un reclutamiento que será de una tacada, ya que nos los fueron presentando anteriormente, en especial en la escena de la captura.

Gamora (Zoe Saldana): Hija adoptiva de Thanos, fingirá de inicio luchar a su favor para rebelarse y enfrentarse a él en busca de venganza. Será la motivación que la una a sus amigos. Busca traicionar a su padre adoptivo para hacer justicia. Experta luchadora, arisca, seria y poco amante de sensiblerías y bromas. Tiene la cara verde, pero está maciza.

Rocket (Bradley Cooper en el doblaje): Un mapache macarra, frívolo, cínico, charlatán, pícaro, gamberro, bromista… una coraza para ocultar la desazón por su propia existencia, consciente de su peculiaridad, de su excentricidad, de ser producto de un experimento. Un dolor interior que esconde evadiéndose de él y que sólo sale en borracheras. El más claro ejemplo, junto al protagonista, de lo mucho que esconde la película detrás en su tono desenfadado y cómico. Su espalda es fiel testimonio de ese sufrimiento, de las pruebas que hicieron con él. El más gamberro y divertido.

Groot (Vin Diesel en el doblaje): Bondadoso, simpático, lleno de sentido común, leal, íntimo amigo de Rocket, amistad correspondida, y de corto vocabulario, limitado a tres palabras: “Yo soy Groot”, pero que deben querer decir muchas cosas, ya que Rocket sabe interpretarlas de múltiples maneras. Él es el principal pegamento del grupo, la pura lealtad y amistad, el vertebrador y cohesionador de la banda. Pura sensibilidad. Aunque parece lento, cuando tiene que correr, moverse y luchar es una bestia parda, hace brochetas con tíos.

Drax (Dave Bautista): Musculoso, vengativo, rígido, carente de humor y la más mínima flexibilidad, sin capacidad irónica, tremendamente tozudo y sin capacidad de análisis, pero leal y familiar.

Todos tienen pasado, sus traumas, sus problemas, su peso, sus añoranzas familiares, sus chorradas y sus manías, pero también inequívocos trazos de heroísmo.

Conflictos familiares.

Guardianes de la galaxia” está repleta de seres desarraigados, causa por la que nuestros protagonistas acaban formando esa especie de familia disfuncional protectora del universo. Así el pasado y las familias rotas, con finales trágicos, condicionan a nuestro grupo de protagonistas, a todos ellos, con la salvedad de Groot, que casi simboliza la pureza.

Nuestro protagonista no tiene ni planeta al que acudir siquiera. De hecho la trama con su padre queda inconclusa y justifica la continuación de esta nueva saga. La añoranza de su familia genera ese apego a su walkman. Una madre que murió con él de niño, como vimos, y un padre que desapareció sin que llegara a conocerle. Otro huérfano.

Gamora explica su pasado a Peter, hija adoptiva de Thanos, vio como éste mataba delante de ella a sus padres y la torturó, hasta hacerla un arma viviente.

Rocket también hablará de su pasado, de su complejo, de cómo le manipularon genéticamente, le despiezaron y recompusieron hasta crearle. Un dolor que camufla con su cinismo y que sale a la luz con la bebida. Lo mismo hará Drax, el alcohol es lo que tiene, su tormento interior y su motivación, vengar a su familia, su mujer y su hija, a las que mató Ronan. Otro de nuestros héroes que perdió a su familia.

Colección de villanos.

Hay muchos villanos, algunos ambiguos, otros que varían o simplemente actúan de mercenarios buscando su beneficio personal. Así tenemos al villano que “robó” a Peter de la tierra con un encargo que no cumplió, Youndu Udonta (Michael Rooker), con su cara azul y su lapicero asesino a ritmo de silbido, que sólo le vemos usar una vez, aunque sí amenazar mucho con él. Su relación con Peter está muy bien, una relación de amor/odio. Se intentan matar pero se quieren. Éste no es nada comparado con Ronan (Lee Peace), que es el súper villano, el que quiere apoderarse del Orbe para conquistar el universo, destruyendo buena parte de él. Su nave se llama “The Dark Aster”. Thanos (Josh Brolin sin acreditar), es un malo aún más poderoso al que Ronan pretende derrocar. Hay otros villanos menores, esbirros, como Nebula (Karen Guillan), otra hija de Thanos, o Korath (Djimon Hounsou).

El miedo a Ronan es universal, su nombre causa pavor al nombrarlo, buen recurso para hacerle más amenazante, como comprobamos cuando Peter intenta vender el Orbe al Broker.

Habrá un duelo entre los villanos Ronan Thanos por culpa del Orbe. Aquí están todos contra todos y las alianzas se antojan débiles y temporales. El Santuario es el lugar donde habita Thanos.

Xandar es el planeta base, el planeta a proteger, los reclutadores de nuestros protagonistas. Allí nos presentarán a Rocket y Groot y capturarán a todos. También allí tendremos el cameo de Stan Lee, como viejo verde y recibiendo las burlas de Rocket. Allí conoceremos también a Dey (John C. Reilly) y a Nova Prime (Glenn Close).

Se nos presenta un mundo repleto de cazarrecompensas, donde todo el mundo tiene una misión, finge y nadie confía en nadie. Por eso cuestan tanto las asociaciones y se valora tanto la amistad, como la de Rocket y Groot o la que tendrán todos los del grupo de Guardianes… De hecho, Rocket Groot empiezan trabajando al servicio del cara azul de Youndu Udonta. Ellos, el grupo de nuestros protagonistas, irán encontrando los valores que tienen pero se han visto obligados a ocultar en su soledad, desarraigo y mundo en el que viven.

 

Aquí tendrá lugar otra estupenda escena de acción con multitud de personajes persiguiendo el Orbe y mostrando sus recursos de luchadores, cazarrecompensas y mercenarios, con gadgets, poderes y habilidades. El lazo electrónico es muy apañado. Así acabarán todos detenidos.

La prisión de máxima seguridad, llamada “The Kyln”, será el lugar de la reunión del grupo, de su vínculo. Allí conocerán a Drax.

 

 

 

Lee aquí la Última Parte del análisis.

MrSambo92: 5 May de 2015 @ 12:01

sambo

There are 4 comments on this post
  1. mayo 05, 2015, 1:26 pm

    Esta es una buena película, entretenida, con momentos divertidos, aunque ni tantos ni tanto como se decía. Algún momento, como el viaje al de la taverna donde intentan descubrir qué es el orbe no está muy bien explicada y cuando llegan no sabía qué pintaban, un poco como las de Transformers pero menos a lo bestia. Porque al menos cuando se ve ya a qué han ido se entiende por qué han ido, tiene toda la lógica y ya encajay bien. Mientras que en Transformers cuando ya han ido y han hecho todavía no se entiende qué narices pintaba que fueran allá, como gallinas sin cabeza, y sigue sin tener pies ni cabeza. O en la escena donde lo explican me falló el inglés o me distraje y por eso al principio no sabía qué pintaba que se fueran allá, que es posible.
    Realmente, lo único realmente malo de la película son las expectativas que crearon en torno a ella, incluyendo los críticos profesionales que la eligieron para hacerse los que saben ir con la corriente y no están contra un blockbuster. Le hacen a uno ir esperando una obra maestra que no es y, claro, la diferencia entre lo que uno esperaba y lo que finalmente se encuentra le hace tener una percepción más negativa – o menos positiva – de la película de lo que merece. Lo que no perdono es el mantra de comparar con "Guerra de las galaxias". Ni de coña. No hay nada que recuerde la otra. Salvo el típico de "Pacific Rim es una copia de Neon Genesis Evangelion porque hay mechas", "Kenneth Branagh es comparable con Lawrence Olivier por hacer películas de Shakespeare" y la comparación viene sólo porque está en el espacio, hay humanos y no humanos y uno de los protagonistas tiene mucho pelo y otro es uno muy grande con lenguaje tan aparentemente limitado que su compañero entiende que es como si fuera inarticulado¹. Y no, eso no justifica una comparación. Ni ningún guiño que pueda haber, como el abrigo del protagonista cuando se le presenta ya adulto podría serlo del abrigo del capitán Malcolm de Firefly/Serenity (si no recuerdo o vi mal es un abrigo beige de estilo semejante).

    ¹Dios mío, Rocket no es que sea el pelo de Chewbacca según eso, ¡por tamaño es un ewok! ¡Muerte a Rocket! 😛

    • mayo 05, 2015, 2:14 pm

      Jajajajaja pobre Rocket. Las expectativas son lo peor siempre, yo procuro contaminarme lo menos posible, especialmente de comentarios, cosa que logro casi siempre.

      Sobre la comparación de STAR WARS, no te falta razón, aunque yo sí la menciono al final de la siguiente parte, si no me equivoco, porque ese universo en expansión sí creo que convierten a esta en lo que fue STAR WARS en su día, salvo porque jamás sorprenderá algo de la misma forma que aquello.

    • mayo 05, 2015, 4:15 pm

      Bueno, lo que dices va por un camino que llamaremos meta, en el que puede que tengas razón. Mañana lo leeré con un bate en la mano XD Es broma, seguro que no lo necesitaré. >.>

    • mayo 05, 2015, 5:15 pm

      Jajaja me pondré casco por si acaso!!!

Leave a reply