Crítica: EL HOMBRE DE ACERO (2013) -Parte 2/3-

Crítica: EL HOMBRE DE ACERO (2013) -Parte 2/3-

ZACK SNYDER

 

Tendremos una primera muestra de las habilidades, poderes y
valores de Kal-El, de Clark Kent, en la estupenda escena de la refinería, que
se enlazará, mediante un “flashback acuático” (donde Clark también estará en
cruz), con el origen de la consciencia de su diferencia, el momento donde su
hipersensibilidad comienza a manifestarse repentinamente, en clase, el comienzo
de sus milagros (tiene 9 años). Pasado y presente de vincularán de forma
continua durante la narración, conectando momentos importantes de su vida con
actos que deberá acometer, donde veremos como uno influye en el otro. Un
autobús será el elemento que unirá el presente con el siguiente viaje al pasado
mediante un flashback. Aquí observaremos como este ser extraterrestre tiene
consolidados grandes valores gracias a sus padres terrenales, aceptará los
abusos de un compañero de clase, Pete Ross (el gran amigo de Clark), para acto
seguido rescatarle en el accidente (aquí tiene 13 años). En el flashback nos
presentarán a un personaje importante del universo Superman que aparece de forma
tangencial, Lana Lang (Jadin Gould). El chaval que interpreta a Clark sale muy
guapete en ocasiones.

Clark Kent, en el presente, se nos presenta barbado, sin
depilar e híper musculado, le salen músculos hasta de las encías. Posiblemente
se encuentre alguna otra civilización en la zona nornoroeste de su bíceps
derecho.
De alguna forma hay simetría en estos primeros pasos por la
vida de Clark, demostración de poderes en el presente para dar paso a un
flashback psicológico, y nostalgia al ver un autobús que nos llevará a otro
flashback donde en esta ocasión sí se demostrarán poderes. Detalles de
estructura característicos de Nolan, muy aficionado a la simetría en todos los
sentidos.

 

Snyder usa muy a menudo planos solitarios de objetos o
elementos de un decorado, bolsas de comprar, una taza, una cafetera, un
columpio, un pomo de una puerta que se cierra, unas veces como transición y
otras intercalados dentro de la escena. Planos “compresa”, muy esteticistas, que
en algunas ocasiones anticipan la escena de forma simbólica y en otros
simplemente pretenden subrayar sensaciones o sentimientos. Un brillante ejemplo
de esto, con contenido metafórico, lo tenemos en la escena que da paso al
retorno de Clark a la granja familiar. Unos planos aparentemente dispersos y sin
sentido, un juguete, el reflejo de un molino de viento y una mariposa con las
alas extendidas, en realidad introducen la aparición del héroe de forma
simbólica, el regreso al lugar de su infancia tras haber evolucionado, haberse
transformado, en un ser volador, ideas que encajan perfectamente con los
objetos mencionados, el coche y la infancia, el molino y el viento con el
progreso y sus poderes y la mariposa como su capacidad voladora y transformación…

 

 

Clark oirá las agudas reflexiones de su padre, Jonathan
(Kevin Costner), acerca de su poder, de lo que significa su persona, de ser
considerado un dios o el miedo que puede producir en la gente, el miedo a lo
desconocido, su trascendencia, la incertidumbre de la reacción de la gente,
algo que relacionaré con el mito de la caverna de Platón, presente en la cinta,
la conveniencia de mantenerlo en secreto… Costner, como si de un flashback se
tratara, llevará a su hijo al pasado, mostrándole la nave en la que llegó,
comenzando a hacerle consciente de su procedencia, de lo que puede llegar a
significar. Una vez más se vincula pasado y futuro, en esta ocasión a la vez,
en un buen detalle de guión que desarrolla este aspecto comentado.
Un superhéroe muy filosófico.
Este nuevo Superman es mucho más trascendente que el que
encarnó Christopher Reeve. A las mencionadas reflexiones e implicaciones
religiosas se añaden otras filosóficas con Platón como protagonista. No sólo
veremos a Clark leerlo en una escena en la que se contiene de los abusos de
unos chavales mayores que él, sino que algunos aspectos de la historia y de la
evolución de su personaje se podrían entroncar con tesis del clásico filósofo griego.
-La mencionada escena donde Clark se contiene del abuso de unos
chavales, concluirá con el apoyo del anterior abusón, Pete Ross, y más
reflexiones de su padre, necesarias para su madurez y enmarcadas en su
frustración abollando una valla con el libro de Platón al lado, todo muy
adecuado.

 

-La rígida organización prediseñada del planeta Kypton, ante
la que Jor-El no está muy de acuerdo, nos remite a la ideada por el eterno
filósofo como su sociedad ideal, en cierta medida. Jor-El y, posteriormente, su
hijo, Kal-El, son más de tendencia liberal. En Krypton todos los nacimientos
son artificiales, los individuos son destinados y dirigidos genéticamente para
dedicarse a algo concreto, científicos, dirigentes o militares. Una ordenación
rígida de la sociedad donde el arbitrio no tiene sentido, por ello supone una
perturbación tan grande el nacimiento natural de Kal-El. Platón planteaba así
también su sociedad perfecta, ubicando según las cualidades naturales a cada
persona, dirigentes, militares… Jor-El abogará por la libre elección, como su
hijo Kal-El, la educación en valores, la generosidad y la dedicación como opciones personales,
aboga por una sociedad flexible y libre. Tres niveles dividen la sociedad de
Platón y la de Krypton… Obreros, líderes, militares… Jor-El y su mujer
defienden la intervención del azar, la libertad de elección, así lo
manifestará, rebelándose contra el control preestablecido de la sociedad
kryptoniana. Un interesante enfrentamiento entre liberalismo y socialismo.

 

“¿Y si un niño soñaba con convertirse en algo distinto a lo que la sociedad tenía previsto para él? ¿Y si un niño aspiraba a algo más?”
Superman es, aparte de su concepción religiosa en la
película, el ejemplo perfecto para explicar el mito de la caverna
platónico. Superman inicia su tránsito vital inconsciente de su naturaleza,
asumiendo la propia en igualdad con la del resto de chicos y personas de su
alrededor, pero una vez su verdadera naturaleza comience a manifestarse tendrá
que replantearse su verdad, una verdad, una “realidad”, en continuo
cuestionamiento, de creerse normal a creerse un bicho raro, de creer estar
tocado por Dios a conocer su verdadera procedencia… Una vez esta madurez llegue
a su punto culminante se mostrará al resto… Platón incidía en las represalias
que ese conocimiento que el ser especial mostraría podrían tener, es lo que le
advierte su padre, Jonathan, pero el camino es necesario recorrerlo hasta el
final. Efectivamente, como en el mito de la caverna, tras replantearse la
realidad y alcanzar la madurez máxima, al volver, muchos se asuntan y desconfían,
pero finalmente Superman es aceptado, previa demostración de poderes, por todos. Un superhéroe de tintes
platónicos en su evolución.
El individuo, la sociedad, la identificación de ambos en una
persona y el peligro que ello supone, la concepción de sociedad como una suma
de individualidades… son temas que se contrastan y sobre los que se reflexiona.
Costner y Crowe son los dos padres que forman y educan a
Kal-El/Clark, sus valores y esa fusión entre divinidad, consciencia de ella y
la forma de gestionarla con generosidad, sin abusos. Los dos son
transcendentales en su maduración y crecimiento, para asumir y entender los
cambios. Muchos de estos cambios coinciden con su etapa adolescente, lo que en
cierta forma lo asimila con sus compañeros humanos, la aceptación, la búsqueda
de una identidad, la inseguridad… aunque de distinta naturaleza, une a Clark con
el resto de chavales. Un adolescente cualquiera más, aunque algo dopado.

En esta maduración y aprendizaje, esa asimilación de
valores, iremos viendo hacia donde avanza Clark, salvando a sus compañeros,
aunque lo maltraten, rescatando a los trabajadores de la refinería, actuando de
caballero protector de la camarera en el bar donde trabaja… Heroicos actos de
bondad en los que cuesta contenerse y no dar rienda suelta a su poder en
ocasiones. Así veremos cómo se contiene con los chulos del bar, ya mayor, y con
los abusones de joven, si bien es cierto que con los chulos del bar se resarcirá
de otra forma.

Presentando a Lois Lane.
La primera vez que veamos a la chica de Superman será
bajando de un helicóptero, sutil broma que remite a la escena del rescate de
Superman a Lane en la cinta original de Donner, así como por el hecho de que la
primera vez que la vemos sea dentro de un aparato volador, uno de los poderes
de Superman, ayudada por el propio Clark a bajar del mismo.
Lois es descarada, bravucona, chulita, intrépida, curiosa,
valiente, decidida… Una mujer de armas tomar. Esta fase de la película, en un paraje helado, rodeados de nieve y con el descubrimiento de una nave enterrada en el
hielo, nos remite de forma extraordinaria a esta joya de la ciencia ficción que
es “El enigma de otro mundo” (Christian Nyby, 1951) o a su remake “La cosa
(John Carpenter, 1982). De hecho Lois es una mujer muy hawksiana…

 

En las escenas en la nave el montaje resulta algo confuso o
engañoso, dando la sensación de que Lois descubrirá a Clark en cualquier
momento.
Puedo hacer cosas que los demás no pueden”.
En contra de lo que sucede en otras versiones de Superman,
Lois no tardará en descubrir la verdadera naturaleza del superhéroe, sus
superpoderes y su particularidad.  Como
es lógico y coherente con su condición de periodista, Lois escribirá un
artículo sobre su descubrimiento, pero ni siquiera su prestigio por haber
ganado un Premio Pulitzer conseguirá convencer a su director, Perry White
(Laurence Fishburne), para que lo publique. White, como el padre de Clark,
piensa en lo que supondría ese artículo, el impacto en la sociedad, y prefiere
no hacerlo público. Las justificaciones que Lois va dando para publicar su
artículo son un tanto débiles, con la ambición tendría más que suficiente.

 

Son varias las referencias que se pueden encontrar en “El
hombre de acero
”, entre ellas “Star Wars”. En este sentido el momento en el que
Jor-El le dice a su hijo, “Soy tu padre, Kal”, no puede más que producir una
sonrisa nostálgica en el espectador.

 

La íntima conversación entre padre e hijo en la nave vuelve
a jugar con ese vínculo pasado-futuro que se repite durante toda la película y
al que he hecho referencia en varias ocasiones. Allí el padre contará a su hijo
de donde procede, el pasado de su pueblo y lo que ocurrió con él, un flashbacks
sin irnos del presente… Como si de una película se trata, con representaciones
y aspectos de la historia que ya vimos al inicio.

 

Tras esta conversación Kal-El da un paso más en su
evolución, en ese replanteamiento constante de su realidad al estilo platónico
ya mencionado, y pasará a asumir su responsabilidad. Por fin veremos el traje,
casi armadura, para el superhéroe, que practicará el vuelo por primera vez,
aceptando su categoría de deidad en la Tierra. Un guía y una esperanza para la
gente, por eso es significativo que veamos el traje en este momento, por su
simbolismo, ya que se nos explicará que la “S” de su traje significa
“esperanza” en Krypton.
Así el padre acaba guiando a su hijo hacia esa idea liberal,
donde el desarrollo del potencial individual, bien encauzado, acaba
repercutiendo en mayor prosperidad. Aquí se funden los principios enseñados por
los dos padres. Un ser que no se somete a la sociedad sino que se desarrolla de
forma individual para mejorarla. En este caso al servicio del bien.

 

Dejaremos de ver al Clark barbado, ahora acicalado, en la
nave suponemos, y muy bien peinado para acometer actos heroico. Resulta
fascinante su primer vuelo, símbolo absoluto de la libertad adquirida en la
escena anterior. La fuente de la fuerza de Clark, el sol. Con todo,
lamentablemente, no faltará alguno de los planos «compresa» o anuncio
trascendente de coches en estos momentos…
Las prácticas de vuelo son excelentes, planos espectaculares
con zooms, grandes y bellas extensiones sobrevoladas, tierras, mar, espacio, la
sombra de Superman luchando por seguirle…Libertad, felicidad, desarrollo
individual.

sambo

There are 2 comments on this post
  1. Anónimo
    septiembre 15, 2013, 12:50 pm

    bolsonxx: ¿Que tal Mr Sambo? Como sabe escribo como espectador y no como crítico de cine, eso te lo dejo a tí que tan bien lo haces.

    La vi este verano en un cine de verano y disfruté mucho. Crecí viendo las superman de Reeves (varias en el cine) y la verdad es que la diferencia se nota… en todo.

    Me gusto mucho esta nueva versión y la verdad que el personaje se merecía una película así. El principio muy bueno, Kripton lo han definido de forma espectacular.

    Sigo leyendo el resto de partes de la crítica.

    Saludos.

    • septiembre 15, 2013, 5:58 pm

      Me alegra verle de nuevo, Bolsonxx. Así debe verlas y comentarlas, como espectador y disfrutando, yo también pasé un buen rato, aunque aquí le pongo distintos peros, ya sabe. En cualquier caso espero que encontrarse material y elementos interesantes en el análisis para complementar el visionado, que al fin y al cabo es lo que se pretende. El inicio efectivamente es esplendoroso y visualmente llamativo.

      Saludos!!

Leave a reply