Crítica: CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN (2010)

Crítica: CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN (2010)

DEAN DEBLOIS, CHRIS SANDERS


 

Una verdadera joya increíblemente desconocida e infravalorada que es una auténtica delicia para jóvenes y no tan jóvenes. Entretenida, profunda y con una narración clásica francamente notable, sacando partido a todos los elementos, con calma, sabiduría, detalle y talento. Uno de los mejores logros de Dreamworks, sin ningún lugar a la duda, si no el mejor.

Aventuras, fantasía, emoción, amor, amistad, relaciones paterno-filiales… Todo con un ritmo perfecto, sin pausas, clásico y profundo, que deja saciado en todos los sentidos, conceptual, emotiva y ociosamente.

Hipo es un joven que desea cazar dragones como todos los miembros de su tribu, de la cual su padre es el jefe. Una dedicación de larga tradición entre el pueblo vikingo. Creerá haber acabado con el más perseguido de los dragones, un “Furia Nocturna”, pero en realidad lo que dará comienzo es un viaje hacia el conocimiento y la amistad.

La cinta se basa en un libro infantil de Cressida Cowell y va a tener hasta dos continuaciones, que sepamos hasta ahora, “Como entrenar a tu dragón 2” (2014) y “Como entrenar  tu dragón 3” (2016).

Dreamworks no es que haya tenido una carrera incontestable, precisamente, en títulos de animación, aunque algunos sí que han sido muy exitosos a nivel comercial. “Shrek” (Andrew AdamsonVicky Jenson, 2001) presenta ciertas similitudes, al ser del género fantástico también, con la que nos ocupa, pero donde la del ogro verde apostaba por ser gamberra, está apuesta por el clasicismo, que nunca debe confundirse con convencionalismo o falta de riesgo. Películas como “El espantatiburones” (Rob LettermanVicky JensonBibo Bergeron, 2004), “Bee Movie” (Simon J. SmithSteve Hickner, 2007) o “Madagascar” (Eric Darnell, Tom McGrath, 2005), son ejemplos de cintas de más o menos éxito, algunas con varias secuelas, pero que han resultado mediocres creativamente. Otras como “Wallace y Gromit: La maldición de las verduras” (Nick ParkSteve Box, 2005), “Shrek” (Andrew AdamsonVicky Jenson, 2001), “Antz, Hormigaz” (Eric DarnellTim Johnson, 1998) e incluso “El príncipe de Egipto” (Brenda Chapman, Steve HicknerSimon Wells, 1998) sí han resultado obras reconfortantes cuando no decididamente brillantes. “Como entrenar a tu dragón” estaría en este último grupo, quizá en el primer puesto.

Lo más fascinante de “Como entrenar a tu dragón” es su narrativa, clásica, profunda, pausada, calmada y de ritmo incesante. Toda la historia va evolucionando poco a poco sacando todo el partido a todos los elementos que la componen, desarrollando con precisión y detalle personajes, relaciones e historia. Esto no sólo es en líneas generales, sino que se toma casi como filosofía, ya que la historia tiene muchos elementos y líneas narrativas distintas y todas ellas tienen esa misma estructura, incluso como base de la historia. Una concepción casi metalingüística de presentar y desarrollar la película y que vemos en la propia historia que se cuenta, como explicaré.

 

La historia de la película es sencilla, una amistad y un conocimiento mutuos como tesis del film.

Todo evoluciona en esta película, así al principio Hipo, con una voz over, nos presentará su aldea, el conflicto con los dragones, cómo los cazan, su orgullo vikingo y su ansia por sumarse al resto de los hombres como cazador. Poco a poco la cosa irá cambiando conforme avance la narración y empiece a conocer, entender y entablar amistad con el aparentemente peligroso dragón. Ya no querrá cazarlos, sino disfrutarlos y convivir con ellos.

De igual manera los jóvenes deben aprender a cazar y así se nos mostrarán los entrenamientos, en divertidas escenas de acción, y las lecciones teóricas, donde se apreciará el mencionado mimo narrativo y por los detalles, ya que se desarrollará la mitología de la cinta al ser Hipo el que más interés muestre por esas lecciones, los nombres y cualidades de los distintos tipos de dragón etc. A todo este aprendizaje, basado en el prejuicio negativo hacia los dragones, Hipo añadirá la experiencia personal de su relación con “Desdentao”, el dragón que casi cazó, al que perdonó la vida y el que se la perdonó a él como inicio de una irrompible amistad. Todo este lógico aprendizaje desembocará en la batalla final, es decir, del entrenamiento a la batalla en una perfecta y coherente evolución narrativa y con respecto a las ideas de la cinta.

Las relaciones personales llevarán este mismo patrón, Astrid, una bella chica competente cazadora de dragones, mirará con recelo e indiferencia a Hipo, pero poco a poco según éste muestre sus habilidades la chica irá cobrando interés en él. Una relación perfectamente desarrollada, sin precipitaciones y con madurez, lo que la hace completamente creíble. El amor al final del camino. Será muy bonita la escena del vuelo de los dos sobre el Furia Nocturna, con ese nombre regulero en español de “Desdentao”.

La relación de Hipo con su padre, el líder de la tribu, Estoico, es difícil. Hipo no es el típico vikingo de portentoso físico, no es atlético y sus virtudes no son precisamente de ese tipo, lo que avergüenza de alguna manera a su padre. La evolución entre padre e hijo es de lo mejor de la cinta, con momentos duros y crueles, coherente con la rudeza vikinga, donde el padre primero mantendrá alejado a su hijo de los peligros por desconfiar de sus habilidades, luego decidirá confiar en él, para posteriormente avergonzarse cuando sus cualidades no sean las de un cazador, sino las de alguien que doma y entiende a los dragones… indignas de un belicoso guerrero vikingo. Un padre que pasa de avergonzarse de su hijo a enorgullecerse plenamente. La redención y la concordia, el amor, será el final del camino para los desencuentros de padre e hijo, cuando el primero entienda que su hijo tenía razón, cuando se resquebrajen sus prejuicios a través del entendimiento y los hechos.

Esto es extrapolable a toda la tribu, que ve a los dragones como una amenaza y aprenderán a convivir con ellos cuando vean que estaban equivocados a través del conocimiento. Un prejuicio que también tenían los dragones, aunque más lógico.

El retrato de Hipo es muy bueno, un antihéroe, débil físicamente y que, en otro momento duro, se quedará sin una pierna que será sustituida por una pata de palo, un chico normal, nadie especial, pero que tiene virtudes como la curiosidad, la afición por el riesgo y mente abierta para desechar prejuicios… algo que lo acaba convirtiendo en especial, sobre todo en la comunidad que retrata la cinta.

El miedo es uno de los temas indispensables de la cinta, reflexiones agudas se pueden extraer de ella. Un miedo que se opone a la civilización y que es causa de prejuicio y violencia, esencia del primitivismo. Ahí tiene su cuna la ignorancia, o más bien es ella la que alberga en su regazo todo lo anterior, que se superará con el conocimiento. El conocimiento, por el contrario, será vinculado con la civilización, el entendimiento y el progreso.

Todas estas idas están salpicadas de entretenidas escenas de acción, perfectamente integradas en una película realmente bien equilibrada, que sin prisas ni apresuramientos, saca todo el juego a sus elementos conceptuales y de entretenimiento.

 

La escena de presentación, donde Hipo quiere integrarse en la esencia de la aldea, convertirse en cazador, es estupenda, vibrante. Es fascinante la evolución de Hipo, cómo va conociéndose a sí mismo, como descubre que lo que creía que quería ser no es en absoluto lo que quiere ser. Una enseñanza que hubiera salvado muchas vidas y caminos, de la que tomar buena nota.

Curiosamente esta pasión frustrada será la que posibilite encontrar su pasión verdadera. La búsqueda del Furia Nocturna al que abatió será el inicio de su relación de amistad con el dragón y el futuro aprendizaje.

La evolución de su relación es sencillamente magistral, con escenas sin apenas diálogos y vínculos que se basan en gestos de generosidad e imitación, un aprendizaje mutuo. El vínculo además se afirma en pequeños detalles, “Desdentao” no puede volar bien por faltarle una parte de la cola, una pequeña aleta, lo mismo lo ocurrirá al final de la cinta a Hipo, cuando pierna una pierna. Ambas serán sustituidas por unos artilugios muy prácticos. Hipo diseñará una falsa aleta que le servirá para guiar a su amigo en los vuelos y él podrá andar gracias a una «pata de palo».

Las escenas de vuelo son francamente buenas.

Gran parte de la culpa en la evolución de Hipo, en su cambio de perspectiva, la tendrán los libros. Libros y experiencia personal. Es fascinante el momento en el que Hipo estudia lo que se conoce de cada dragón y él le acaba dando otro punto de vista. Escenas sobrias que no temen en ir mostrando un gran número de dragones distintos, cada uno con sus cualidades y características, una orgía de placer para los más entusiastas y fanáticos del universo de la película y el libro. Así contrapondrá la ignorancia de sus compañeros de aprendizaje, y la de toda la aldea en general, con sus propios conocimientos. Tiene mucho de humanista el bueno de Hipo.

La soledad del personaje de Hipo tiene mucho que ver con su desarrollo, no quiere decir que no se relacione, incluso se enamorará y enamorará a una chica, pero lo veremos siempre sólo, un tanto marginado y sin encajar ni con la aldea ni con sus compañeros, logrando su sitio junto a «Desdentao«, que será la puerta de una mayor aceptación general. Investigará, hará artilugios, estudiará… todo dirigido a mejorar su relación y entrenar a su amigo dragón.

El clímax final, con la unión e integración de humanos y dragones contra un enemigo común, donde el miedo que el desconocimiento mutuo había generado va desapareciendo gracias al conocimiento y el aprendizaje, es magnífico. Hay planos excepcionales, como cuando vemos una oscura cueva iluminarse tras lanzar una gigantesca bola de fuego y mostrar innumerables dragones durmiendo en ella, una virguería visual realmente sobresaliente.

El heroísmo y el respeto adquirido gracias al conocimiento y la valentía dan rúbrica al final y a la evolución de todas las relaciones reseñadas. Un heroísmo vinculado al conocimiento general y un respeto ganado en base al conocimiento de uno mismo.

Quizá le falte un punto de genialidad para rematar una obra maestra completa, pero no anda lejos.

Estamos ante una obra realmente excepcional, clásica, con enjundia, que con el tiempo irá aumentando su reconocimiento, adulta, madura y apta para toda la familia y todas las edades, que trata al espectador con sumo respeto y apela a su inteligencia. Una cinta de animación de verdadero talento y peso. Recomendable sin duda.

Feliz cumpleaños Nora. Espero que pases un gran día y veamos juntos muchos cumpleaños.

MrSambo92: 6 Dic 2013 a las 02:37

sambo

There are 10 comments on this post
  1. diciembre 06, 2013, 7:01 am

    Película que demuestra que se puede hacer una historia, que aunque parezca ñoña y para críos en un principio, guste a casi todo los públicos.
    Mr Sambo, mira que gazapo más divertido: "pierna una pierna" 😉
    Por cierto, de animación te recomiendo "Los mundos de Coraline" basada en un genial cuento de Neil Gaiman. Si te ha gustado esta yo creo que te encantará. ¡Venga, una crítica de las tuyas!

    • diciembre 06, 2013, 10:01 am

      Hola Nachop, así es, con la más completa sencillez y una seguridad en lo que se hace que asombra en estos tiempos.

      "La Pierna de palooo! jajaja

      He visto Los Mundos de Coraline y, efetivamente, me gustó!. La haremos.

      Un abrazo.

  2. Pablo / PBL
    diciembre 07, 2013, 7:11 am

    Hola de nuevo.
    Magnífica esta película. Lo primero entretenida, y lo segundo que se disfruta a cualquier edad. Es verdad que me gusta bastante el cine de animación, y que de hecho es uno de los géneros más en forma del momento, tanto por la cantidad de las producciones como por su calidad, pero en ocasiones hay películas que aportan un plus más, un equilibrio delicioso entre el entretenimiento, la simple diversión y la sensación de estar viendo un trabajo realmente bien ejecutado.
    Más que recomendable, aunque cuesta un poco hacer que la gente quite etiqueta de "peli para niños" a estos productos que sobresalen por sí mismos. Y además, gustan a los niños.

    • diciembre 07, 2013, 2:55 pm

      Es el gran problema, hay una mayoría que al hablarle de animación ya tiene prejuicios y lo identifica con cine infantilizado. Ésta es una auténtica joya, totalmente recomendable.

      Muchas gracias por el aporte Pablo, como siempre.

  3. Merce
    diciembre 26, 2013, 6:50 pm

    Hola!
    No había oído hablar de esta película, hasta antes de ayer, que a mi sobrino le trajo Papá Noel a "Desdentao" y me empezó a contar la peli y pensé que tenía que verla, y…. justo la emite Telecinco!
    Me ha gustado mucho, se hace bastante amena, la historia es muy bonita, y como bien dices, es una película para todos los públicos.
    Por cierto, el dragón de "Desdentao" de juguete es muy chulo, echa humo también!! jajajajaa
    Gran crítica, como siempre

    • diciembre 26, 2013, 7:11 pm

      Me alegra que te gustase Merce, es una pequeña joya que va creciendo con el tiempo. Cuando estuve en Cádiz vi en una tienda Disney a Buzzlightyear y a Woody… ¡los quiero! jajaja.

      Ese muñeco tiene que ser muyyy bueno jajaja. No me importaría tenerle también jajaja

      Gracias. Un besazo.

  4. junio 02, 2014, 9:00 pm

    La vimos con mi hermana y mi sobrino, cuando este último tenía 4 y a los tres nos encantó, es nuestra película animada favorita, todos y cada uno de los personajes me encantan las escenas del vuelo son de lejos las mejores, el escenario es perfecto, me sorprendió nunca pensé que haya una película animada tan magnífica y aún mejor para todas las edades, espero con ansias ver la segunda parte y, yo no lo sabía, una tercera.
    PD:Me gusta mas la versión original que la traducida

    • junio 03, 2014, 6:54 am

      Me alegra mucho que compartas la pasión por esta cinta, Lita, es una joya. A ver que tal salen las nuevas. Un abrazo fuerte y gracias por el aporte.

  5. enero 24, 2016, 2:33 am

    Me encanto me toco en lo mas profundo .un abrazo y gracias

Leave a reply