Crítica: CASABLANCA (1942) -Última Parte-

Crítica: CASABLANCA (1942) -Última Parte-

MICHAEL CURTIZ

 

Un final de antología.
Casablanca” es una película de interiores, pero sus
exteriores son realmente sabrosos y deliciosos. Un clímax tenso, emocionante,
emotivo, intenso… con movimientos de cámara fluidos y constantes, como cuando
salimos del interior del hangar al exterior, a la pista de despegue.
Travellings, panorámicas, acercamientos y alejamientos…

La decisión de Rick, cuando éste pronuncie los nombres de
Ilsa y Laszlo que son los que deben ponerse en los salvoconductos, pondrá todas las cartas
sobre la mesa, el gran plan de Rick al descubierto La airada reacción de
oposición de Ilsa será mostrada en primera instancia con un encuadre que
incluye a Bogart y Bergman juntos. Tras la intervención en la conversación de
Renault, Curtiz hará un marcado travelling de acercamiento desde la posición
del policía a la pareja, remarcando la tensión del momento.

A partir de ahí entraremos en el plano-contraplano.
Lo digo porque es verdad y ambos sabemos que tu lugar está
con Victor, eres parte de su obra, lo que le hace seguir. Si ese avión despega
y no estás con él te arrepentirás… Quizá no hoy,  quizá no mañana, pero pronto… el resto de tu
vida

 

Ilsa: ¿Y qué pasa con nosotros?
Rick: Siempre nos quedará París. No lo teníamos, lo
habíamos perdido hasta que viniste a Casablanca, pero lo recuperamos anoche
.
Ilsa: Dije que nunca te dejaría.
Rick: Y nunca me dejarás… Tengo una misión. No puedes
seguirme a donde voy. No puedes ser parte de lo que hago
.
No se me da bien ser noble, pero es fácil comprender que
los problemas de tres personas no son gran cosa en este loco mundo. Algún día
lo comprenderás. Es por ti, pequeña
El momento en el que Bogart levanta el rostro de Bergman, tocando suavemente su barbilla, ha debido producir escalofríos por la columna y
esfuerzos incontenibles por contener las lágrimas de millones de cinéfilos. Los
primerísimos planos de ambos son arrebatadores, especialmente los de Bergman,
que no puede estar más bella. Pura magia.

 

Es tremendo el amor que desprende la mirada de Bergman en
esos momentos, también la de Rick, es justo reconocerlo. Los planos y
contraplanos incluyen a los dos, salvo los últimos de Bergman, donde Curtiz se
solidariza con ella y nos la muestra sola en todo el encuadre. Muy
emocionante.
El espectador debe estar en un estado emocional muy
delicado, intenso e hipnotizado, completamente sumergido y a la vez
entristecido porque ese indiscutible amor no pueda seguir su curso. Las
miradas, el silencio… Todo nos envuelve. Todo ante la atenta mirada de
Renault.

 

Siempre he dicho que en “Retorno al pasado” (Jacques
Tourneur
, 1947) está una de las más bellas mentiras de la historia del cine,
pero la que Rick le dice a Laszlo aquí, en “Casablanca”, no le va a la zaga.
Una mentira para que no dude ni por un momento del amor de su amada.

Los primeros planos en “Casablanca” son una orgía de placer,
especialmente significativos son los dedicados a Ingrid Bergman, como he
comentado en muchos momentos. Su manejo es maestro y su belleza incalculable,
lenguaje cinematográfico sentido y brillante. Deléitense con esos primeros
planos, la emoción y el contenido que albergan todos ellos.
Las miradas finales, el primer plano de Ilsa bendiciendo a
Rick, cómo Rick los apremia para no ceder a la emoción, el solemne leit motiv
musical, el paseo del matrimonio seguido con un travelling de retroceso, donde
Curtiz se solidarizará con el desbordamiento de emociones que le salen por la
mirada y el rostro a Bergman, quedándose con ella en exclusiva en el plano, su
llanto incontenible… Todo es perfecto.

Del romanticismo pasaremos al drama y la tensión del
thriller con la llegada, afortunadamente tardía, de Strasser, al que su
cabezonería le costa la vida a manos de Rick. Este es el momento culminante de
la relación entre Rick y Renault, ¿lo delatará o no? Renault hará prevalecer su
amistad, en el fondo es tan sentimental como Rick. Es por ello que no es
gratuito suponer que en el fondo nuestro amigo Renault se deja engañar en un
maquiavélico y bondadoso plan que facilite el final que vemos, ¿por qué no?

 

 

Han matado al mayor Strasser. Arresten a los sospechosos
habituales
Las sonrisas de Bogart son míticas, imprescindibles para todo
cinéfilo, aquí en “Casablanca” tenemos varios ejemplos y cuando Renault lo
cubra y no lo delate lo veremos sacar otra cómplice, satisfecha e irónica.
Nuestros dos sentimentales unidos en la lucha. Como gesto simbólico Renault
tirará a la basura una botella de agua de Vichy, mostrando su desprecio al
régimen allí establecido. Sentimentales y patriotas. Y como siempre el uso de
la ironía.

 

El constante juego de miradas durante la cinta es asombroso,
he ido comentándolo en distintas ocasiones y aunque parezca imposible, debido a
la brillantez de los mismos, esas miradas dicen más aún que los diálogos. En
este sentido tendremos una última mirada de Rick, aliviada y nostálgica,
satisfecha y pesarosa, un contraste eterno, cuando mira al cielo, al avión que
se lleva a su amor y protege unos ideales. Ambos reconducidos idealistas,
Renault y Rick, se perderán en la bruma, en la niebla, como en un sueño.

Rick: Me debes 10 mil francos.
Renault: Y esos 10 francos pagarán nuestros gastos.
Rick: ¿Nuestros gastos? Louis… creo que este es el comienzo
de una hermosa amistad
.

Con esa mítica frase, una de las más famosas de la historia
del cine que se puso por casualidad, como explicaré en curiosidades, un
travelling, La Marsellesa y una espectacular grúa, se sella un plan para
marcharse de Casablanca por una temporada, una amistad y el final del mayor
mito del celuloide. “Casablanca”.“Casablanca” deja ciertas preguntas en el aire, nada
importantes pero que a los enamorados de la cinta seguro que intrigan y
reconcomen. Por ejemplo, la separación de Rick y Sam, ¿se hará efectiva?
¿Volverá a Casablanca alguna otra vez, a su Café?

 

Rick termina su viaje de madurez, es un personaje que parece
tiene todo controlado y no le influye nada, pero es todo lo contrario, toma
buena nota de lo que ocurre a su alrededor, es una esponja y no precisamente
insensible. Por eso le oiremos decir al inicio que “el no se juega el cuello
por nadie
”, luego le veremos escuchar con atención la historia del sacrificio
que la chica búlgara está dispuesta a hacer por su marido, a lo que responderá
que “nadie le ha amado así”, pero que no le dejará indiferente como demostrará
acto seguido ayudándoles. Es un primer paso en su evolución, en el despojo de
su coraza. Luego le oiremos decir que “la única causa que le interesa es la
suya propia
”, se mantiene a duras penas en sus trece ya que cuando Ilsa llore
no podrá contenerse y mantener su coraza. Ilsa le pedirá que piense por todos, le
contará una nueva historia de renuncia y sacrificio por amor. Rick obedecerá.
Poco después será Laszlo el que le ponga otro ejemplo de sacrificio, le dirá
que está dispuesto a quedarse en Casablanca, pero que haga uso de los salvoconductos
para sacar y proteger a su esposa, Rick le preguntará que si está dispuesto a
tanto por ella, a lo que el icono de la Resistencia responderá que sí. Rick mostrará
su cínica sonrisa pero a la hora de la verdad tomará buena nota de lo que ha ido
viendo y oyendo. Sacrificará su relación con Ilsa por amor, como hicieron
Laszlo, Ilsa y estaba dispuesta hacer la chica búlgara, una evolución
paulatina, que se va mostrando en pequeños gestos (la ayuda a los búlgaros),
para acabar con una rebelión total al final (matando a Strasser y dejando ir a
Ilsa). Así Rick comprende otro sentido del amor con el que no había contado, el
del sacrificio que le han ido demostrando el resto de personajes y que él no había
valorado, sólo sabía de fidelidad y entrega sin más matices.

El final de “Casablanca” ha dado mucho que hablar, mucha
gente quiere que Rick se quede con Ilsa y eso les perturba, pero es un final
que no puede ser más perfecto, es plenamente coherente, como si la inconsciente
genialidad siguiera un rumbo predestinado, negándose a tirar por lo fácil y
previsible. En contra de lo que se dice el final de “Casablanca” no es en
absoluto triste, es evidente que no es una fiesta ni lo que el espectador que
se identifica con los protagonistas, Rick e Ilsa, quiere, ya que lo que desea
es verlos juntos, pero el hecho es que todos y cada uno de los personajes
acaban la película mejor de lo que la comenzaron. Laszlo logrará escapar de
Casablanca cuando la incertidumbre y las circunstancias lo hacían casi
imposible. Rick e Ilsa podrán decirse lo que no se dijeron en París. Ella
sincerarse y aclarar las cosas, recibir un perdón y liberarse de la ocultación
a su amado. Rick cerrar una herida por la que no paraba de sangrar, cicatrizada
con una coraza de rencor hacia las mujeres y cinismo hacia todo. El poder saber
qué ocurrió, que en realidad ella lo amaba de verdad, igual que él a ella, cura
un dolor insufrible. A veces saber que nos quieren o nos aman es más que
suficiente.

 

Un final mítico, perfecto, de un romanticismo total y
desbocado. Sacrificado. Donde todos los personajes que vivían en la pausa y la
inacción se ven obligados a elegir, y eligen bien. Un final que acaba por
sublimar la cinta, por hacer de ella algo eterno.
Además tanto Rick como Renault se redimirán al volver a la
lucha contra la injusticia y el nazismo, un Renault que parecía ajeno a toda
complicación y que cuando acaba la película se funde con la niebla con mucha
mayor dignidad que cuando nos lo presentaron. Es decir…
¡Qué gran final!
Casablanca” es puro misterio, rezuma en cada segundo de
metraje, en cada plano, es lo que fascina y tiene entregado al público desde
hace 70 años, apareciendo ante nuestros ojos tremendamente moderna, mucho más
aún que el primer día, siendo a la vez completamente clásica. Las miradas que
dialogan, los silencios, lo inconcreto, los pequeños elementos que se dejan,
adrede, sin clarificar ni resolver, son parte de su esencia. Misterios sobre
qué pasó tras el beso de Rick e Ilsa, yo apuesto por sexo; cual es la causa de
que Rick no pueda volver a América; el aparentemente despreocupado
comportamiento de Laszlo ante la relación de Rick e Ilsa y a la vez su aparente
conocimiento de todo lo que ocurre; qué pensará Sam de la huida de Rick, él, que
siempre lo acompañó allá donde fue; ¿se volverán a ver los empleados con su
jefe?…¿Si volvemos a ver la película, Ilsa volverá a subir al avión o en esa ocasión se quedará con Rick…y con nosotros?
Curiosidades y detalles del mito.
Casablanca” fue un caos. Como he comentado, el rodaje y casi
todo el proceso fue improvisado, nadie tenía nada claro, la incertidumbre y la
aparente arbitrariedad parecían invadirlo todo, pero seguramente eso es lo que
la ha hecho tan mágica, tan imperecedera. Lo que pudo y casi debió matarla la
hizo eterna. Como es lógico, todas estas circunstancias se manifiestan en
muchas anécdotas y curiosidades que no han hecho otra cosa que aumentar el
mito. Aquí una colección de ellas.
-“Casablanca” surge de la obra no estrenada (aunque sus
autores fueron bien remunerados) de Murray Burnett y Joan Alison, “Everybody
comes to Rick’s
”, “Todos van al Café de Rick”, título que se homenajea en una
línea de guión de la cinta, al inicio, en boca de Renault. El origen del bar de
Rick puede que estuviera en un bar francés de refugiados frecuentado por
Burnett.
-“Argel” (1938), la cinta de John Cromwell, fue uno de los
referentes para la gestación de “Casablanca”. El romance y los paisajes
exóticos la causa. De hecho, se cambió el nombre original de la obra por el de
Casablanca” debido al éxito de “Argel”. Se pensó en Hedy Lamarr para el papel
de Ilsa, protagonista de “Argel”, pero no estaba disponible.

-“Casablanca” fue concebida como una cinta de propaganda
más. Hubo varias fases de guión antes del rodaje, pero durante el mismo las
reescrituras eran continuas, al igual que las improvisaciones. En muchas
ocasiones los actores no sabían qué iban a interpretar al día siguiente. Max
Steiner
, uno de los más prestigiosos compositores de la historia («Lo que el viento se llevó”, Victor Fleming, 1939), quería sustituir “As time goes by” por
un tema original suyo, el corte de pelo que se dio Bergman para el rodaje de
Por quién doblan las campanas” (Sam Wood, 1943), lo impidió (no podían volver a rodarse las escenas con esa nueva música). El tema fue un
éxito rotundo y Steiner compuso toda la banda sonora en base a ese tema y a La
Marsellesa
.

-Todo en “Casablanca” era tan imprevisible que incluso para
sus responsables fue una sorpresa su
éxito. Ingrid Bergman se mostraba tan irritada como sorprendida por los halagos
que recibía por este film, el más valorado por sus fans. Cuando la paraban para
recordarle su papel de Ilsa no salía de su asombro, anonadada, ya que hasta el
último día no sabía de quién estaba enamorada ni quien subiría al avión.
Bergman preguntaba continuamente a Curtiz que a quien debía mirar con ojos de
enamorada, a lo que el director, que no tenía ni idea porque aún no estaba
escrito en el guión, sólo podía decirle que siguiera así, que mantuviera la
incertidumbre. Bergman, como Greta Garbo, estudió en la Real Escuela de Teatro
Dramático. Ni guión ni historia, Bogart estuvo enfadado buena parte del rodaje,
Bergman confusa, las escenas escribiéndose y reescribiéndose a diario con nuevos
diálogos… gracias a Dios Curtiz estaba al mando.

 

-El personaje de Ilsa se llegó a plantear como una
cazafortunas que rompía el matrimonio de Rick y lo abandonaba por Laszlo, más
rico, del que sería amante. Esto fue censurado.
-Los hermanos Julius y Philip Epstein son los guionistas
principales, ellos fueron los que dieron ese humor irónico y cínico a los
diálogos, además de construir la trama. Howard Koch entró más tarde, cuando los
Epstein se fueron con Capra a realizar el documental “Why we fight”. Él fue el
que incluyó los elementos más políticos de la cinta y el pasado de Rick. Por su
parte, Curtiz se mostró firme para mantener los elementos románticos, así como
la permanencia del flashback, también muy desarrollado por los Epstein. Curtiz
y Koch no se llevaron precisamente bien. Casey Robinson, sin acreditar,
reescribió el flashback.
-La primera exhibición de la película fue en el teatro
Hollywood de Nueva York, el 26 de noviembre de 1942, para que coincidiera con la
invasión aliada a la costa norte de África y la captura de la cuidad de
Casablanca. El estreno general fue el 23 de enero de 1943, y aprovechó una
cumbre Anglo-americana entre Churchill y Roosevelt en el Hotel Anfa, en
Casablanca.
-Su recaudación inicial fue buena, pero no maravillosa, 3,7
millones en Estados Unidos. Ganó 3 Oscar: a la mejor película, mejor dirección
y mejor guión. Obtuvo buenas críticas de inicio.
Hal Wallis barajó varios nombres para la dirección, en
especial el de William Wyler. Eligió a Curtiz por su exigencia y brillante
dirección de actores. Aunque se ha hablado de que se barajaron los nombres de
muchos actores para el papel de Rick, el de Ronald Reagan por ejemplo, lo cierto
es que Bogart fue la primera opción de Wallis. Escrito a su medida. También se
habló de Ann Sheridan, Dennis Morgan, George Raft, Herbert Marshall, Michele
Morgan
, incluso de Lena Horne y Ella Fitzgerald para el papel de Sam
-La mayor altura de Bergman con respecto a Bogart generó
problemas durante el rodaje, del mismo modo que la peculiar nariz de la actriz
se los provocó al director de cámara.
Paul Henreid tuvo problemas con el resto del reparto por su
altivez y vanidad. Rechazó inicialmente el papel, lo veía todo ridículo, pero
la promesa de una buena posición en los créditos y ayuda con su visado le
hicieron cambiar de opinión. Claude Rains alcanzó el grado de capitán en la 1ª
Guerra Mundial, como Renault, su personaje en la película. Rains trabajó con
Curtiz en “Robin de los Bosques” (1938). Sydney Greenstreet, Ferrari en la
cinta, trabajó con Lorre y Bogart en “El Halcón Maltés” (John Huston, 1941).
Por su parte, Conrad Veidt, el mayor Strasser en la película, que trabajó en “El
Gabinete del Doctor Caligari
” (Robert Wiene, 1920), se fue de Alemania huyendo
del nazismo una semana después de casarse con una judía. Cuando llegó a América
insistió, sin miedo a encasillarse, en interpretar papeles de malvados nazis.
Veía en ello una forma de concienciar a la gente.
-El tema “As time goes by”, compuesto por Herman Hupfeld, ya
sonó en 1931 cantado por Frances Williams en “Everybody’s welcome”, y pasó
desapercibido. La canción que cantan los alemanes en la escena de La Marsellesa
es “Die wacht am Rhein” (El guardia sobre el río Rin). Se pensó en “Horst
Wessel Lied
” (La canción de Horst Wessel), segundo himno nazi, pero tenía
derechos de autor.
-La relación entre Bogart y Bergman no fue mala pero sí
distante. Bogart se pasó gran parte del rodaje en su camerino, entre otras
cosas por culpa de su mujer, Mayo Methot, que acostumbraba a pasarse por los
set de las películas de su marido e inventarse relaciones de éste que no
existían, en este caso lo hizo con Ingrid Bergman. Celos patológicos.

Dooley Wilson no sabía tocar el piano, se le enseñó a
disimular cómo hacerlo a última hora.
-Según Warner Bros. participaron hasta 34 nacionalidades
distintas en el rodaje.
-El último día de rodaje, Curtiz rodó planos de Bergman y
Henreid, así como las escenas que se ven al inicio con los refugiados huyendo
de la policía. Tres semanas después de “terminar” todo, Curtiz rueda la escena
en la que se menciona a los correos alemanes muertos y Bogart debe volver para
grabar la última frase de la película, “Louis, creo que este es el comienzo de
una hermosa amistad
«, que no fue escrita por ningún guionista, sino por el propio
productor, Hal Wallis, que la impuso con decisión. Una frase que se haría
eterna, aunque es difícil que alguno sospechara la dimensión que alcanzaría.

 

-Tras “Casablanca”, Bogart superaría a Errol Flynn como la
estrella más taquillera de Warner.
– Una copia del guión de “Casablanca«, al que se le cambiaron
los nombres y el título sin más, fue enviada por el periodista Chuck Ross a 217
agentes literarios. Sólo 85 la leyeron. 33 reconocieron el texto original. 38
lo rechazaron. 8 pensaron que se parecía a “Casablanca”. 3 pensaron que se
podía vender y uno sugirió que se convirtiera en novela. Un tanto lamentable.
-En Marruecos se vieron obligados a hacer un Rick Café y un
Loro Azul debido al turismo que llegaba en masa buscándolos.
-Se usaron enanos como extras en la escena final para que
pareciera que había más profundidad y lejanía en el decorado.
-Como se ha comentado en muchas ocasiones, en “Casablanca” no
se dice esa mítica frase que también ha pasado a la historia, “Tócala otra vez,
Sam
”. Lo que se dice es “Tócala, Sam. Déjame recordar”, entre otros variantes
aquí expuestos ya. Esta confusión es debido a la película de Herbert Ross con
guión de Woody Allen, que también la interpreta, “Sueños de seductor” (1972),
que en su versión original se llama precisamente así, “Play it again, Sam
(“Tócala otra vez, Sam”).
Bogart fue irónico con su éxito y la consideración de
hombre sexy que comenzaron a darle, bromeaba diciendo que no había hecho nada
que no hiciera en 20 películas antes, que cada vez que Ingrid Bergman mira a un
hombre éste se convierte en sexy.
-Con los nuevos doblajes se han cambiado frases que se han
hecho inolvidables para los amantes del 7º arte, lo más grave es cuando
incluso cambian su sentido. Aquí, en la parte final, cuando Renault no delata a
Rick, dice “Detengan a los sospechosos”, cuando en la versión original lo que
dice es “Detengan a los sospechosos habituales”, en una magnífica línea de
guión que explica cómo se hacían las cosas en Casablanca. Pierde, por tanto, el
sentido y esencia de la frase por una traducción lamentable.

 

Concluyendo.
«Casablanca» ejemplifica la honestidad y responsabilidad por
unos principios. Ejemplifica la decisión. Ejemplifica la necesidad de tener
unos principios. Una metáfora sobre la honestidad, la responsabilidad, la decisión
y los principios.
La decisión como única forma de vida reconfortante, como la
única forma en que la vida tiene sentido. La vida es decidir. Todos los
personajes deben decidir entre dos opciones, si tomar partido o no, si alemanes
o franceses, si un hombre u otro. Esto cobra mayor sentido al ser Casablanca un
lugar neutral, al ser Rick un personaje que no quiere decidir, o que eligió no
elegir, que es una forma de no decidir en realidad, de no vivir. Por eso está
atormentado. La película es una cinta sobre la incertidumbre, sobre las
elecciones y el tener que comprometerse y elegir, lo tiene que hacer Lazslo,
también Ilsa y el propio Rick. Quizá por eso funciona tan bien «Casablanca«,
por la incertidumbre, la necesidad de elegir, la esencia misma de la película,
estaba gestándose de igual forma fuera de la misma, donde los guiones se hacían
la noche anterior.
Casablanca” habla de muchas cosas y las reivindica con
profundidad y emoción. Del sacrificio; del cinismo como coraza, una coraza de
dureza y rudeza como protección vital; del patriotismo bien entendido; de la
necesidad de reivindicar los verdaderos valores, los de toda la vida; de la
libertad; de la amistad; del amor; de la renuncia, Rick e Ilsa renunciarán al
otro en dos momentos distintos de su vida como signo de amor, entregándose a su
dolor y su causa; de la belleza de la mentira; de la debilidad; de los recursos
del alma para sobrevivir; de la comprensión; de la generosidad; de la
fatalidad; de la inteligencia; de la nobleza; de la dignidad y el heroísmo; de
la redención y el perdón; de la necesidad de la gente que queremos; del
insatisfactorio egoísmo y de negarse a uno mismo; de la admiración como
motivación…
También es una cinta sobre el destino: “De todos los garitos
de todas las ciudades de todo el mundo, ella entra en el mío
”. Del amor
predestinado.
Es muy difícil que a los verdaderos amantes del cine no les
guste esta película, como igual de difícil es que la vean una sola vez.
Casablanca” es lo que se dice y lo que no se dice, lo que se ve y lo que se
intuye, lo que queda entre los silencios, las miradas y los tiempos muertos.
Todo importa, todo significa.
Si te gusta el cine te gustará “Casablanca”, porque el cine
es “Casablanca”. Vedla ya si no la habéis visto, repetiréis pronto. Los que ya
la conocéis id a verla de nuevo, sé que lo estáis deseando.

Será el inicio de una hermosa amistad.

Dedicada a Penny Lane y Pablo Lázaro, espero que si han llegado hasta aquí haya sido de su agrado.

sambo

There are 12 comments on this post
  1. abril 20, 2013, 4:16 pm

    Qué gran final, sensei!!!

    Qué gran final…

    La escena de la mano en la barbilla…

    Me emocionará esta peli, as times goes by…

    Mil gracias!!

    Besazos!!!

    • abril 20, 2013, 6:04 pm

      Tremenda cinta y cuando la analizas te das más cuenta aún.

      Gracias a ti Reina.

  2. FGLurker
    abril 26, 2013, 10:33 pm

    Magnífico. Muy trabajado; una crítica que le añade valor a la película. Cuando mis hijos tengan la madurez suficiente, les recomendaré que vean Casablanca (desde luego), y que lean este ensayo.

    Observo que lo has hecho en seis partes, como El Padrino y Blade Runner. 6, el número perfecto. Ya se te anticiparon en esto (hace eones), y puede que tengas que pagar derechos de autor. Está escrito: "el séptimo día, descansó".

    Plas, plas, plas.

    • abril 26, 2013, 11:03 pm

      Jajaja muchas gracias FGLurker, piropazo que me ruboriza ciertamente. Me alegra que te haya gustado, yo he disfrutado bastante haciéndolo. Han sido las 3 más largas, no pensé que ésta fuera a serlo tanto, pero fluyó todo muy fácil.

      Un abrazo fuerte.

  3. DAunes
    agosto 27, 2013, 5:49 pm

    Al igual que entonces no se hacían películas como algunas que se hacen hoy en día, en estos momentos no se hacen películas con el encanto global de Casablanca o el simbolismo perpetuo de Ciudadano Kane… y eso es una pena.

    • agosto 27, 2013, 6:31 pm

      Pues no le falta razón DAunes, te has pegado una buen paliza con este análisis jejeje

  4. Pablo / PBL
    octubre 24, 2013, 1:59 pm

    Sensacional, Mr. Sambo. Análisis absolutamente magnífico. Leyéndolo he disfrutado una vez más de la película como si la viera, pero con el detallismo que tus aportes suman al conjunto. Por cierto, Casablanca es LA película. No te canses de hacer las cosas así de bien, un abrazo.

    • octubre 24, 2013, 6:15 pm

      Hola Pablo, muchísimas gracias. Debo reconocer que quedé bastante satisfecho al terminarla, no por los datos o el tema técnico, sino porque sus personajes y relaciones me permitieron reflexiones que casi me inspiraban continuamente y según avanzaba me convencían… Algo un poco raro.

      Con ese aliento intentaré que sigan saliendo cosas parecidas, amigo mio. Ahora publico MEMENTO y RÍO BRAVO, que han sido duras.

      Suele ser la primera que cito entre mis favoritas, quizá por esa magia de la que hablamos, no sé…

      Un abrazo.

    • Pablo / PBL
      octubre 26, 2013, 8:23 am

      Personalmente cuando pienso en Casablanca la recuerdo como vista a través de una pátina especial, casi como la media que se decía que ponía la Montiel en la cámara para disimular las arrugas. Sé que es una tontuna, pero es como veo ese halo especial de esta película, que es una película de películas, una referencia a la que se imita hasta sin pretenderlo y a la que nunca se supera.
      Le hincaré el diente con gusto a Memento, cuyo análisis me parece difícil de construir a priori. Peliculón, por cierto.
      Me acabo de apuntar al facebook de cinemelodic, no sé si lo actualizas o no, pero no me había enterado de que lo tenías hasta ahora.

    • octubre 26, 2013, 10:29 am

      ¿Tontuna? Me pasa exactamente lo mismo!!! Comento la luminosidad de las escenas en París, la sensación cuando la recordaba de que era a color y esa sensación que dices, quizá influida por la seceuncia final con la niebla, siempre la tengo cuando la recuerdo.

      Memento no ha quedado mal, creo, precisamente estructurarlo fue lo duro…

      No lo usaba, pero voy colgando todos los días entradas pasadas hasta ponerme al día, a ver si se le saca partido jajajaja.

      Debería estar siguiéndote yo a ti también ¿no? Lo hago con cada aviso!!!

    • Anónimo
      noviembre 05, 2014, 9:25 pm

      cuales son los primerísimos planos de casa blanca

    • noviembre 05, 2014, 11:04 pm

      Un primerísimo plano es el que coge parte del rostro, en este caso me refería a los de Bergman y Bogart, en las fotos, con énfasis, no desde el aspecto técnico jeje.

Leave a reply