Crítica: BLADE RUNNER (1982) -Parte 5/6-

Crítica: BLADE RUNNER (1982) -Parte 5/6-

RIDLEY SCOTT






Los acontecimientos se disparan, Bryant volverá a hablar con
Deckard, con total naturalidad, de Rachel y su rareza, un nuevo aspecto a tener
en cuenta. En seguida aparecerá Leon que interceptará a Deckard mientras éste
persigue a Rachel, que estaba mirándole entre la multitud.
Es penoso vivir con miedo, ¿verdad?
¡Espabila! Es hora de morir.”
Ambas frases las dice Leon pero también serán pronunciadas
por Batty en su última escena, en un sentido inverso.
Leon ni se entera del puñetazo que le da Deckard y juega
zarandeando de un sitio a otro a nuestro protagonista. Rachel aparecerá en el
momento oportuno para salvar la vida a Deckard y matar a Leon.

La secuencia que sigue en casa de Deckard la he comentado
antes brevemente. Una secuencia memorable, hipnótica, donde los silencios y las
miradas cobran especial significación, donde los dorados resultan especialmente
acogedores, donde el relax tras la tormenta se hace especialmente palpable. Una
escena que es perfecto contraste con la violencia vivida en la anterior. La
secuencia está repleta de sutiles detalles, la sangre que se diluye en el chupito
que bebe Deckard y que tiñe de rojo el pequeño vaso, los focos de luz externos que
no paran de oscilar, una luz que en los planos cortos de Rachel llega a inundar
y cegar el encuadre. La intermitencia lumínica sobre el rostro de Rachel
remarca su incertidumbre, su conflicto y sus dudas internas.

 

Deckard también entrará en conflicto ante la frase de Rachel
Yo soy ese trabajo”. Ella es un objetivo pero se está enamorando y además le
ha salvado la vida. Es una escena de infinita intimidad, donde vemos la comodidad
de ambos, como ella se irá relajando, como él se lavará delante de ella,
buscando una depuración ante lo que acaba de hacer, y se dormirá, ella se
sentará a tocar el piano y se soltará el pelo…

La camisa de Deckard no deja de ser verdaderamente fashion.

Esta es la escena donde, además de a Rachel de nuevo, vemos
a Deckard, distorsionado y desenfocado, también con un cierto tono dorado en
los ojos cuando le dice que no la perseguirá pero que es posible alguien sí lo
haga. Además Rachel preguntará explícitamente a Deckard si él se ha hecho el
test Voight Kampff, momento en el que él no contesta y se queda dormido. Con
esos dos momentos la ambigüedad ya es más que suficiente para que el espectador
se plantee la posibilidad de que Deckard pueda ser un replicante y llegue a sus
conclusiones, para dar la riqueza necesaria a la cinta y que tiene la versión
original del film. No hace falta absolutamente nada más.

 

La secuencia está acompañada por un sensual saxo que da el
clima perfecto a estos sutiles, delicados e íntimos momentos. Rachel también
sabe tocar el piano.

Rachel fascinada viendo como Deckard se lava sus heridas,
intentando quitarle con delicadeza su chupito de las manos al quedarse dormido,
la forma en la que aparece Deckard tras el rostro de Rachel mientras ella toca
el piano sentándose al lado, el sexo… Momentos maravillosos.

Rachel dirá que recuerda sus lecciones de piano pero no sabe
si son reales o no. Una vez más el tema de la naturaleza de la realidad y la
esencia de la persona.

El espectador quedará embelesado.
La narración se centrará ahora en los replicantes. Pris se
pinta como un mapache, es su animal, y veremos el reflejo dorado en sus ojos,
sonará un reloj de cuco, símbolo de muerte, la escasez de tiempo. Pris
jugueteará alrededor de un Sebastian dormido a la espera de Batty, que parece
su amante. Sebastian siempre está rodeado de juguetes recalcando su carácter
infantil. El beso de Batty y Pris parece tirar por tierra las ilusiones de
Sebastian con la chica. Batty mostrará sentimientos cuando se emociona al
recordar a Leon, su evolución y desarrollo de sentimientos es evidente.

 

Pris juega con una muñeca rota, de alguna forma es
simbólico, ya que ellos son juguetes rotos, creados con una función concreta,
para la esclavitud, pero “averiados” al salirse de la ruta fijada.

La escena siguiente tratará el tema que ha llevado a los
replicantes a la casa de Sebastian, quieren que les ayude a entrar en la
Tyrell. Unos huevos hirviendo, que Scott usa como elemento de tensión, serán
usados por Pris para mostrar sus habilidades. Scott maneja los efectos de
sonido con una sensacional brillantez. Aquí los pantalones “pecheros” de Batty
son realmente impactantes…

Los replicantes se muestran algo ofendidos ante la petición
de Sebastian de que “hagan algo”, es su orgullo herido, son más que mascotas de
feria o simples robots, a pesar de todo Pris lo complacerá. Es extraordinaria
la ambigüedad y riqueza de los replicantes, y en especial de Roy Batty, del que
hablaré luego, son seductores, amenazantes, amables, crueles…

Toda la escena de la Tyrell, con la entrada de Roy por medio
de Sebastian, lleva los postulados de Nietzsche, una parte de la trama donde el
filósofo alemán cobra el absoluto protagonismo. Además cada elemento usado en
la puesta en escena es profundamente simbólico y hunde las raíces en los
conceptos y estéticas nazis también.

Un dios y su creación, que busca respuestas y que está
capacitado para hablar con él e incluso superar su dependencia. Es capaz de
matarlo porque, simple y llanamente, puede hacerlo. Esa creación, Roy Batty, se
elevará hacia el cielo en un simbólico ascensor para hablar con su creador, su
dios, que se encuentra allí. Su dios y su padre, como verbalizará el propio
Batty.

 

Roy Batty es perfecto en todos los sentidos, como la
personificación hecha carne del ideal nazi, ario, rubio, de ojos azules,
superdotado en todos los sentidos… la pureza de raza buscada por Hitler… Allí
intentará alargar su vida pero su creador se muestra incapaz. Batty fundirá sus
sentimientos ambivalentes en un mismo gesto, primero un beso y luego aplastará
la cabeza y hundirá los ojos de Eldon Tyrell, su padre. Es la muerte de dios
postulada por Nietzsche, Batty es el superhombre. Mata, hace cosas horrendas,
las hace porque puede, porque tiene esa capacidad. Pris también es una rubia
perfecta, su pareja.

 

 

La escena de la muerte está planificada en base a
primerísimos planos toda ella.

La llave de entrada a la “sala de dios” será el ajedrez, con lo que ello supone. En
la habitación de Tyrell veremos otro águila, símbolo que también recuerda a la
iconografía nazi, en esta ocasión está cayendo en picado. El interior de la
habitación de Tyrell es dorado, por tanto acogedor en teoría, nada hacía suponer
que algo fuera a pervertir ese lugar pero Batty lo hace, convirtiendo esa
habitación aparentemente inviolable en un lugar de violencia y muerte.

Yo quiero vivir más, padre.”
También veremos el famoso dorado de los ojos en Batty en
esta escena. Ridley Scott casi no mueve la cámara, una vez más, usando planos
generales de mucha profundidad, usando objetivos con mucha angulación para
definir todos los componentes del encuadre.
Los objetivos más comunes son el 9.8 mm, 18 mm, 25 mm, 32
mm
, 40 mm, 50 mm, 75 mm, del 100 al 250 mm… aunque esto va cambiando mucho. El
9,8 es el gran angular o denominado ojo de pez, el cual permite enfocar todos
los componentes del encuadre. Todos los objetivos tienen sus peculiaridades y
hay que saber usarlos. Los objetivos de 18, 25 y 32 mm son los que suelen
usarse para planos generales, los de 40 y 50 mm para planos medios, el de 75 mm
es el ideal para un primer plano etc.… Explico esto porque el uso de un
objetivo que incluya un primer plano pero en el que esté definido el entorno
tendrá una significación distinta que si este entorno aparece difuminado,
siendo el rostro lo único que se ve con nitidez. El uso del encuadre y su
significación por parte de Ridley Scott en “Blade Runner” es maestro, como ese
plano general donde se incluye a Tyrell en su cama y vemos ese águila a su
lado.

 

Batty descenderá frustrado y perturbado en el ascensor desde
un cielo estrellado, ha matado (también a J. F. Sebastian), pero ha matado por
impulso, es un ángel caído que en realidad ha iniciado su camino a la
redención.
La parte final será en el edificio Bradbury. Batty cambia de
actitud ante la vida en el último momento.

Esta es una parte de puro cine negro, tanto en la trama de
perseguidor y perseguido, de perseguidor que se convierte en perseguido, suspense,
asesinatos… como en lo estético, repleto de claroscuros, sombras y luces,
oscuridad, lluvia… Deckard lleva su gabardina, sólo le falta el sombrero.

Deckard llegará al edificio Bradbury, allí todo está repleto
de juguetes, sabe que allí hay uno de ellos pero no sabe dónde. Pris se camufla
como si fuera un juguete más, al fin y al cabo ella también es artificial.
Deckard entra en la habitación donde se camufla Pris, Scott encuadra en un
plano general, crea el suspense y nos sitúa, conforme Deckard se acerque a su
presa, que quizá sea más cazador que presa, los planos se irán haciendo más
cortos hasta llegar a primeros planos. La violencia, muy seca, irrumpe de
repente. Esta escena fue aligerada de violencia en esta versión. Pris apaleará
a Deckard para no perder la costumbre. Cuando Pris gira la cabeza de Deckard
siempre pienso que le está retorciendo el cuello, como no se ve el cuerpo… Me perturbó
la primera vez que lo vi. La muerte de Pris es tremendamente impactante.

 

A pesar de todo Deckard logrará su objetivo y esperará la
llegada de Roy Batty, su definitivo antagonista. Roy llorará a Pris y le dará
un beso con el que le introducirá la lengua en la boca, sus sentimientos a flor
de piel, la quería de verdad. Su amor por la vida es cada vez más pleno. Ahora
está solo, en teoría no tiene nada que perder, eso le llevará a apreciar la
vida más que nadie al final.

 

Batty parece jugar con Deckard, le perdona la vida en varias
ocasiones cuando lo tiene a su merced. Medio desnudo Batty se entregará a sus
instintos, su naturaleza más primaria, aullará como un lobo, este será su
animal, junto a la paloma del final, dos animales opuestos.

En estas escenas habrá algún travelling de seguimiento para
dar fluidez a la acción y aumentar el suspense. Los picados y los contrapicados
se multiplican, sobre todo en los exteriores, mostrando así desde la puesta en
escena, o en cuadro, la tensión y la confrontación. El gesto de Batty,
dejándose mojar por las gotas de lluvia que parecen relajarle, es mítico y
puede que inspirase a uno parecido que hace Heath Ledger en “El caballero
oscuro
” de Christopher Nolan (2008).

 

El sonido de la lluvia…

Luces, sombras, picados, contrapicados, la voz en off de
Batty, expresionismo… un mundo de pesadilla para Deckard.
Siendo una película tan estética lo cierto es que también
transmite con increíble potencia la fisicidad, el dolor, la lluvia, la
incomodidad, la humedad… todo traspasa la pantalla. Ridley Scott da una lección
de domino del tempo cinematográfico, de la pausa, del mimo por el detalle, un
ejemplo de todo esto lo tenemos en esa mano herida de Deckard que busca en una
cornisa desesperadamente donde agarrarse empapándose con la lluvia constante.

El salto de la azotea de un edificio a otro nos muestra, de
nuevo, la exagerada superioridad física de los replicantes con respecto a
Deckard, el policía no logrará alcanzar su objetivo completamente, quedando
colgado de una viga de la que se sujeta a duras penas, mientras que el
replicante salta al otro edificio con total suficiencia, sobrado. Batty parece
un atleta ario y griego al mismo tiempo, de los juegos olímpicos, medio
desnudo.

 

Los picados y los contrapicados se exageran.
Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad? Eso es lo
que significa ser esclavo
.”
Batty salvará a Deckard de su caída en el último segundo y
con su mano “crucificada”. Su gesto es casi instintivo y será el inicio de uno
de los grandes momentos de toda la historia del cine.

 






Es un ser perfecto y un ángel caído. No hay nada en Batty
que lo diferencie de un humano, esto acaba desembocando en reflexiones
existencialistas, de hecho el existencialismo, Sartre, son otra referencia que
se aprecia en “Blade Runner”. Batty se sabe superior física e intelectualmente,
no puede evitar esa prepotencia y hará cosas tan horrendas como brillantes. Su
inexperiencia vital, emocional, le hace gestionar mal ese poder. Mata porque
puede, impone porque puede, es el superhombre de Nietzsche. Cuando sepa que su
búsqueda es vana y sus preguntas no sean respondidas como quiere caerá en la
frustración. Todo esto es absolutamente humano, no hay nada que lo diferencie
de nosotros, ni su búsqueda, ni sus preguntas, ni sus angustias. Una vez tiene
a su merced al hombre que ha matado a sus seres queridos, su disfuncional
familia, se enciende en él una luz, la luz de la comprensión. Ha vivido con
miedo y odio pero eso no va a impedir lo irrefrenable, lo natural. Batty asume
que la muerte es parte de la vida y que el tiempo del que ha dispuesto y cómo
lo ha aprovechado ha dependido básicamente de él. Aprecia lo que ha vivido,
aprecia la libertad, lo grande de la vida, es por ello que aunque el cuerpo le
pidiera en un primer momento matar a Deckard entenderá que si tiene el poder de
matar también tiene el de perdonar, una vez más una idea muy cristiana. Como es
una idea cristiana que tras su redención su alma suba al cielo.

Batty se siente por fin humano, con todo lo que eso conlleva, en esos último momentos bajo la lluvia.

Batty rectifica y decide que no merece la pena matar, que la
muerte es inexorable y por tanto no tiene sentido precipitarla, que la vida es
lo más hermoso.
Deckard verá morir bajo la lluvia a Batty, una escena
inmortal, que estará en la antología de las escenas más hermosas, bellas y
emotivas de la historia del cine.

La interpretación de Rutger Hauer es absolutamente
maravillosa. Nunca ha estado más justificado definir una interpretación como “el
trabajo de su vida” como en esta ocasión. Uno de los grandes personajes, de los
grandes villanos, de la historia del cine, al que dota de una profundidad y
sensibilidad increíbles, tan tierno como violento, tan seductor como
amenazante, tan humano como frío. Una interpretación inolvidable.

De vuelta a su casa verá que Gaff ha estado allí, le
advirtió mientras Deckard veía morir a Batty. Su puerta está abierta. Teme que
Rachel haya sido “retirada” pero no ha sido así. El beso invertido de
Spiderman” también está en “Blade Runner”.
En su marcha encontrará el famoso unicornio que ha dejado
allí Gaff, una figurita en papel de aluminio que hará entender a Deckard que
han sido perdonados pero que deben irse de allí. Una vez más, la idea de una
muerte inexorable que es absurdo adelantar. Este perdón se relaciona con el
anterior de forma absolutamente coherente.
Deckard apreciará la vida también, una vida por la que ha
vagado amargado. Podrán vivir el tiempo que sea. En el montaje del director
este unicornio se relacionará con el recuerdo que vimos en una escena anterior,
lo que implicaría que Deckard es en realidad un replicante.

Se ha criticado mucho el final feliz de la cinta. No
entiendo el porqué. Es cierto que si ese final no estuviera no pasaría nada,
pero también lo es que no molesta y usa el contraste, de la oscuridad pasamos a
la luminosidad de esa escena y de lo urbano pasamos a paisajes naturales, para
afianzar, precisamente, las ideas anteriores. Es por tanto coherente con todo
lo contado. Un mundo inhumano del que salir, un tiempo perdido a recuperar y
disfrutar. Si no estuviera estaría genial pero estando no desmerece la obra,
además no creo que resulte más impostado que el famoso unicornio.

La escena donde Deckard y Rachel se prometen confianza y
amor mutuos es clave en el discurso.

Dedicada a Eddie79, que estoy seguro lo flipa con esta escena como todos a los que nos apasiona la película.

 

 

sambo

There are 14 comments on this post
  1. R
    abril 06, 2012, 10:10 am

    Grandioso, sensei.

    Un excelente y atinado estudio d personajes.

    Veo q, como a mí, esa escena íntima de Deckard y Rachel t encanta…me pongo esa música muches veces…

    La escena final de Roy….la redención, la asunción del tiempo, la humanización, la compasión…de las más poéticas del cine: delicada pero potente…

    Y el viaje d rachel y Deckard, tras el pequeno unicornio q siempre m pareció la ilusión, los sueños el futuro, yesverdad q la naturaleza contrasta con ese universo visual tan oscuro, pero precisamente por eso, después de tanta opresión el final es limpio, denota optimismo, esperanza, pese a la conciencia del tiempo…

    Gracias sensei!!!

    Ahora a x 6/6….

    Sniffffff!!!

    Un beso!!!

    R

  2. abril 06, 2012, 10:18 am

    Genial Master.

    Tengo listo el DVD de la peli lista para mañana por la noche. Entre tu análisis y los comentarios de la peña seguro que la veré con distintos ojos… solo añadir que Roy Batty sería un perfecto Mourinhista… xDxDxD

    Un saludo.

  3. abril 06, 2012, 10:22 am

    R, acertado resumen. La escena de Rachel y Deckard fue de las que más me impactaron porque me hiceron sentir físicamente lo mismo que transmitía, algo muy difícil. Como bien dices las críticas al final feliz son exageradas, no añaden nada especialmente significativo al final feliz anterior pero sí lo justo.

    Taillon, un placer verte de nuevo por aquí. Cuando la veas cuéntame que te pareció después del derroche de entradas que le he dedicado a esto jajaja.

  4. Es momento de ponerse serio
    abril 06, 2012, 1:48 pm

    Querido Mr, ahora mas que nunca,
    tengo la piel de gallina, estoy estremecido. Hacia tiempo que no veia esta escena, y estoy de piedra, emocionado, impactado, a punto de echar mi particular lagrima en la lluvia.
    No tengo mas palabras, dentro de unas horas comentare todo mas a fondo, pero ahora todo lo que diga desmerecera este momento, prefiero callar y ver la peli de nuevo, que la tengo en video y CD.
    Gracias, muchas gracias.

  5. abril 06, 2012, 6:49 pm

    Muchas gracias a ti por seguirlo día a día, en serio.Un placer, me emociona saber que te ha gustado. Un abrazo fuerte y espero que te explayes luego jejeje

  6. abril 06, 2012, 9:54 pm

    La escena de la muerte de Batty es una de las más míticas del cine. Al nivel del grito silencioso en El padrino ÍII, el final de Con faldas y a lo loco o la despedida en el aeropuerto de Casablanca. Escena TOP.

  7. Aportando una obviedad ambivalente desvinculada y rehibilitado antihomonima
    abril 06, 2012, 10:54 pm

    proxima votacion: las 10 mejores escenas, las totem, las sagradas, de la historia del cine. Puede estar chulo, quicir.

  8. Has puesto el liston muy alto, tal vez demasiado alto; piensa y elige bien tu proxima pelicula, amigo.
    abril 06, 2012, 11:49 pm

    Un pequeño aporte: una de las escenas que mas me impacto fue cuando Rutger, en la persecucion a Harrison, cuando se nota que la vida se le escapa entre los poros, se hinca un clavo enorme para sentir el dolor y asi sentirse vivo. Es tremendo.
    ¿Y en que supera un humano a un replicante? en inteligencia, no; en fuerza es evidente que tampoco; en sentimientos ni mucho menos, tremenda la escena de la muerte de Pris y el dolor de Batty.
    Solo en esperanza de vida ¿Y eso que es? nada, solo lagrimas perdidas entre la lluvia.
    Es el alma inmortal, la trascendencia sobre la propia existencia donde radica la diferencia, y mediante la redencion final de Rutger, sabe que tambien la posee, y muere.
    Joer, estoy con el tema de amor y de un blandiblub que no veas.

  9. abril 07, 2012, 7:35 am

    Rincewindcat, buen listado de finales, haré caso a Rústico y pondremos una encuesta de ese tipo, aunque será difícil la elección. Con todo os adelanto que la siguiente será de cine de animación que ya estaba planificada.

    Pasaré una semanilla poniendo cosas más light Rústico, ha sido la crítica más difícil y complicada, no muchas tendrán este grado de dificultad y extensión, seguro.

    La escena que comentas es otra de las que no se olvidan nunca, como saca el clavo medio oxidado y empapado y sientes el dolor al clavárselo. Inolvidable.

    De blandiblu nada, es que es así, una película de infinitos temas y visiones de ellos, desde los más elevados a los más duros. Te das cuenta de que podrías escribir un libro tranquilamente, con cualquier tema de los que salen en la película, un ensayo… Es un placer leerte querido Rústico.

  10. abril 07, 2012, 7:45 am

    Por cierto, disculpas por la tardanza en contestar, pero ayer quedé frito bien pronto, me vino un cansacio tremendo y para la cama como un nene bueno que me fui jejeje.

  11. Hrvln
    abril 19, 2012, 11:24 am

    Un apunte: El final de 'Blade Runner' puede verse casi fusilado en el final de 'Los Inmortales'. Liberados Ford y Lambert de sus cargas anteriores ven el resto de su existencia con otros ojos.

  12. abril 19, 2012, 12:11 pm

    Una buena comparativa. ¿Conoces la saga esta que se avecina de LOS JUEGOS DEL HAMBRE?

  13. Hrvln
    abril 19, 2012, 12:45 pm

    Pues no. Sólo he oído que es un fenómeno fan en los EEUU y que se pretende conseguir un efecto 'Crepúsculo' con su adaptación al cine. Es decir que sería un producto enfocado al público adolescente que son al parecer los que van a las salas de cine.

  14. abril 19, 2012, 1:37 pm

    Sí, van a hacerlo digerible para nenitos, pero claro yo lo decía por la trama, que también es de esas de "quedar uno" y claro, con chavalitos no es precisamente amable, y por lo que dicen los libros tampoco son "CREPÚSCULO" precisamente, a ver que son…

Leave a reply