BON JOVI. AL FIN, HALL OF FAME

BON JOVI. AL FIN, HALL OF FAME

MÚSICA



 

Esta banda, estos tipos, son con los que crecí, con los que maduré. Es una de esas cuatro o cinco cosas constantes, que llevamos muy dentro cada uno de nosotros a lo largo de nuestra vida, una de esas cuatro o cinco cosas que esperamos poder enseñar a nuestros hijos, nuestros amigos, nuestros seres queridos, para compartirlas, para que nos entiendan un poco mejor, nos conozcan, sepan de nosotros, qué nos gusta, con qué disfrutamos y sentimos esas emociones que ellos también tienen con sus cuatro o cinco cosas.

Los que sois fans de ellos lo entenderéis bien, los que no en realidad también, entenderéis al menos la idea, cada uno con sus pasiones. Entenderéis a la perfección todo esto, que me emocione sinceramente y a mi edad con tonterías como ver la complicidad en el escenario durante la actuación en el “Hall of Fame” entre Jon y Richie, a los que creía inseparables, los que son casi de mi familia.

A los que conocéis el blog sabréis que hay una amplia gama cultural y de gustos, una inquietud rica. Pues ellos fueron uno de los pilares y orígenes de todo esto. Fue la banda que hizo “click” en mi espíritu inquieto, los que cambiaron mi sumisión y me impulsaron a buscar, a indagar, que me alejaron de esperar a que me dieran, que “los 40” me dijeran…

Leer sobre el reencuentro de Jon y Richie hace un par de semanas para ensayar, dejando al lado cualquier cosa que no fuera el cariño cultivado durante más de 30 años, es emocionante. Un Jon que se acerca a Richie, le besa y le dice que lo quiere. Un Richie que le devuelve el beso y le dice que lo quiere también. “Fue grandioso”, ha dicho.

 

Ya consumía discos, pero por ellos me hice comprador compulsivo, vicio que mantengo, incluso en el apogeo de la piratería y las descargas de internet. Con ellos aprendí a saborear el placer de abrir un CD, quitar el precinto, el plástico, de beberme los libretos de los innumerables y desconocidos grupos que fui descubriendo. Es toda una vida, la que se llena de esos pequeños momentos, los importantes, muchos de ellos en la intimidad.

He buscado discos concretos por las tiendas más ocultas de Madrid, he encontrado mis pequeños oasis, he obtenido directos casi imposibles en los que el ansia viva me llevaba hacia casa para poder escucharlos en mi cadena… He llegado a saber en qué segundo justo había un detalle concreto o se iniciaba un solo, entraba un matiz de teclado, y no sólo de ellos, de cantidades ingentes de grupos y discos. Una pasión musical… que sigue vigente con ellos, el origen, y con tantos otros.

Esto, y muchas cosas más, son Bon Jovi.

Ya era hora.

Ya sabemos que para que te consideren un digno rockero algunos creen que tienes que tener una barriga cervecera, estar escuálido como si te quedaran dos juergas de vida o con el aspecto del que ha experimentado toda la depravación existente la noche anterior. No es el caso. Pecado mortal el de estos Bon Jovi, desde su nacimiento.

Siempre tan criticados como elogiados. Demasiado guapos, sonrientes, blandos, comerciales (sin comentarios)… mismos adjetivos que les fueron dedicando según avanzaba su carrera. «En los 80 sí que molaban«, aquella etapa en la que también eran demasiado guapos, sonrientes, blandos y comerciales… Blandos… comerciales… ¿Con respecto a quién?

Una de las bandas más longevas y exitosas, que mas giras han dado y más largas, la banda de los más de 3000 conciertos, una de las mejores bandas de Rock en vivo, con premios a su potencia (en el libro Guiness a la banda más ruidosa en directo en el 93); la banda de los casi  150 millones de discos vendidos (Guiness también al disco de oro más rápido de los 90), la banda de las giras más rentables del mundo musical, compitiendo sólo con The Rolling StonesMadonna, U2 y Bruce Springsteen

Una banda que nunca ha querido ser de reciclaje, aprovecharse del fan con recopilatorios y directos para hacer caja, sacando material original con una regularidad digna de encomio, ejemplo de profesionalidad sin parangón.

Una banda que casi ha hecho magia, manteniendo un sonido reconocible desde muy diversos estilos, sobreviviendo a cambios radicales, reinventándose como pocos, como nadie en la historia del Rock o el Hard Rock. Vientos, tempestades, modas, brits pops, grunges… nada ha podido con ellos ni con sus conciertos de más de dos horas y media, su actitud en las tablas, su calidad como músicos e instrumentistas, su versatilidad para tocar con éxito todas las ramas de la música popular, ya sea Hard Rock, Heavy, Rock, Rock melódico, AOR, Pop, Pop-Rock, Soul, Blues, Jazz Rock fussion, Country, Pop a lo Beatles, a lo Elton John… Un espectro musical asombrosamente amplio. Han compuesto para grandes artistas, compartido escenarios con grandes estrellas y los mejores grupos, han liderado los mejores festivales, creado himnos que son inmortales y otros que no son conocidos, pero sí igualmente excelsos.

Todos los premios y las nominaciones posibles, y aún así siempre la sensación de resultar infravalorados…

Van para 35 años de carrera, compartiendo casi toda mi vida. Bon Jovi engloba todo lo que hace grande a una banda: éxito de público, de ventas, en sus giras, longevidad, permanencia en el éxito, respeto público y también crítico, influencia, trascendencia… Personalidad, perdurabilidad, referencia, profesionalidad, variedad… Y muchos detractores… todo lo que forja una leyenda.

Ya era hora. Una de las más grandes bandas de la historia del Rock, referente indiscutible, icónica… ha llegado al fin al salón de la fama de los rockeros.

Barrieron en las votaciones al resto de opciones, con mucho más de un millón de votos, incluso a los otros que han seleccionado, aunque esto no siempre sirvió, ya que han estado nominados en otras dos ocasiones sin éxito. Es como esa reticencia de cierta crítica, a la que por fin se impone la tozuda insistencia de los hechos.

Es un honor además haber compartido esta inclusión con grupos de la talla de Dire Straits, que también han tardado, The Cars, The Moody Blues, Nina Simone y Sister Rosetta Tharpe, siendo los Bon Jovi la principal atracción y grupo estrella.

No me voy a extender sobre sus innovaciones, su influencia, su alcance y demás virtudes, ya lo hice en un artículo reivindicativo de la banda, de bastante éxito además, y que podéis leer pinchando aquí. Ahora simplemente se trata de gozar de la emoción y el reconocimiento que tantas veces se ha pedido, que muchos veíamos evidente, una reivindicación al fin escuchada.

Comentaba Richie que es difícil, cuanto menos, decir que alguien es el mejor guitarrista, pero que en algún momento, tocando con pasión, sentimiento, uno mismo, una noche, puede llegar a ser el mejor. Es cierto. Y nunca se sabe cuando pasará o si lo verá alguien.

Estoy convencido de que todos os habéis sentido especiales muchas veces escuchando vuestras músicas, vuestros grupos y vuestras canciones favoritas, cada uno las suyas, que os han hecho sentir mejores. Eso es impagable. Una deuda eterna.

Los fans estamos de enhorabuena por este reconocimiento y por la emotiva gala. Ya sólo queda soñar con una reunión que corrija esa separación que jamás debió darse, gozar de todo lo que nos ofrezcan… y de todo lo que nos han ofrecido para acompañarnos siempre.

 

 

 

sambo

Leave a reply