BLAS DE LEZO Y SU LEYENDA, LOS PROYECTOS

BLAS DE LEZO Y SU LEYENDA, LOS PROYECTOS

SERIES

 

 

 

Al final, el rifi-rafe en la ceremonia de los Goya a tenor de la figura de Blas de Lezo (Pasaia, Guipúzcoa, 1689-Cartagena de Indias, 1741), militar español, va a suponer el impulso definitivo para poder ver en pantalla el proyecto que el productor Enrique Cerezo confesaba el pasado mes llevar preparando un año y del que el prestigioso pintor Augusto Ferrer-Dalmau hablaba ayer en su cuenta de Twitter, tras su reunión con el director cinematográfico Álvaro Sáenz de Heredia, con el que colaboraría.

La idea de Cerezo sería una serie de cuatro capítulos de hora y media sobre la vida del bravo marino: “Me parece una historia genial, importantísima. Y una historia que creo que se tiene que hacer. Gracias a él, y a todos los españoles que participaron en la batalla de Cartagena de Indias, junto con gran parte de colombianos, no pudo entrar la Armada inglesa y, a día de hoy, desde México hasta Argentina se habla español”.

No sólo la gente del cine se interesa por él, afortunadamente tiene custodios de su memoria. A tenor de la celebración del aniversario de su nacimiento (anteayer el 330, recogido en las efemérides de esta casa) se pudo disfrutar, el pasado año y de forma gratuita, de una exposición con un total de 100 piezas, entre pinturas (una de ellas de Augusto Ferrer-Dalmau) maquetas, dioramas, esculturas, restos arqueológicos, uniformes, estandartes y banderas que, organizada por la Fundación Blas de Lezo, se desplegó en la Casa de América. Itinerante, pudo verse a posteriori en diversas localidades de toda España.

 

 

,

La exposición coincidió en el tiempo con ‘Blas de Lezo, el cómic’, un proyecto de Guillermo Mogorrón (dibujante), Ramón Vega (documentalista) y Ángel Miranda (guionista) para trasladar a viñetas la vida y las andanzas de este marino que humilló a toda una Inglaterra. Dos volúmenes de 80 páginas financiadas mediante la aportación de 1.200 mecenas y que llegó al doble de los 19.000 euros que necesitaba para ver la luz.

Pero ¿quién fue Blas de Lezo?

Pues un bravo soldado español, de familia de militares, que a los 15 años ingresaba en la academia, a los 23 ya era capitán de navío, a los 25 estaba tuerto, cojo y manco, lo que le valió los apodos de «Patapalo» y «Mediohombre», y (entre muchos conflictos de la época en los que participó) a los 45 ya era Teniente General de la Armada… Así en 1741 y con tan sólo 6 barcos, venció a 200 buques de guerra ingleses en la defensa de Cartagena de Indias, en la llamada “Guerra del Asiento”, lo que le supuso la muerte por las heridas recibidas en batalla. Un gesta increíble de la que los americanos tendrían varios remakes y centenares de cintas relacionadas.

Los Goya, los premios de la academia cinematográfica española, suelen tener, al margen del cine, su parcelita de reivindicación político-social. No falla. Esta vez le tocaba a Blas de Lezo (en realidad en la gala le tocó a Israel), y todo debido a la pulla que Santiago Abascal, líder de la formación política Vox, lanzaba al sector cinematográfico al saber que no estaba invitado a la Gala de entrega de premios el pasado sábado 2 de febrero: “Queríamos recomendarles que hicieran alguna película sobre la gloriosa historia de España, Blas de Lezo, por ejemplo… porque los españoles volverían al cine y ellos dejarían de pedir subvenciones”.

Ante esto, el guionista Borja Cobeaga (nominado a los Goya por el guión de ‘Superlopez’) contestaba con displicencia en las redes sociales: “¡Gracias, Vox, no sé cómo no se me había ocurrido antes!”. Ya en la gala, en compañía de un risueño Diego San José, ante los focos y un micro, se vino arriba para apostillar “Si Vox quiere que hagamos una historia sobre un conquistador demediado, pues que la hagan ellos. No nos da la puta gana hacerlo”.

Pues parece que a ellos no, pero al final ese desprecio (la ignorancia es atrevida) igual va a suponer que se precipite el proyecto en el que estaría implicada TVE, que se denomina ‘Blas de Lezo. Half-Man Legend’ (Blas de Lezo. La leyenda del mediohombre’), debido a su apodo.

El mar sería el medio principal del rodaje y la historia narraría, además de las experiencias bélicas que le tocó vivir, su amor por Josefa Pacheco. Un ‘biopic’ y una cinta bélica e histórica cuya financiación se desconoce aún.

Películas de este calibre (‘Master & Commander: Al Otro Lado del Mundo’, Peter Weir, 2003) costaron más de 150 millones de dólares, pero claro, ya se sabe que estos proyectos en Estados Unidos están muy bien financiados y no tienen que lidiar con los debates acerca de las figuras históricas, que son encumbradas sin los complejos que en este país se tienen ante nuestra historia. 

Y es que, tal como decía Ferrer-Dalmau en las redes sociales: “Blas de Lezo es un personaje de novela y, sin embargo, fue real. Todo ello es un peliculón que si fuera de otro país ya se habría filmado repetidas veces”.

Y sí, da rabia pensar que Hollywood ya habría hecho de Blas de Lezo una leyenda de la pantalla.

Quizá ahora se encontrará financiación, quizá otro crowfunding…

 

MenudaReina

Leave a reply